GILLMANFEST CARACAS 2013… WHEN THE EAGLES OF BRITISH METAL FINALLY HAS LANDED IN VENEZUELA

01

02

Ah caracha chico…

Luego de unos días bien estresantes de trabajo que jode, por fin nos llega el 30 de marzo en medio de la semana Zángana, fecha donde se nos llega el primer Gillmanfest del año, el Rock en la Capital, con la presencia distinguida de las Águilas de Plata del Heavy Metal Británico, hablamos de Saxon, banda que se había intentado traer para acá en varias oportunidades de forma infructuosa, sobretodo la última vez que fue el Gillmanfest de Valencia del año paso, aunque eso sirvió para que por fin Fear Factory se dignara a venir para acá, y por fin los íbamos a tener en nuestras tierras, para tan magno evento teníamos que estar allí, aunque tengamos años que no les seguíamos la pista y no nos dio tiempo de ponernos al día con Biff Byford y compañía, sobretodo con un álbum llamado Sacrifice que un poco e metaleros old school brutal pana de uno ha dicho que es muy bueno, así que nos fuimos, porque de cuando en cuando hace falta inyectarse algo de metal en vivo a todo volumen en las venas, más en los Gillmanfest, donde quitando los handicaps de siempre, uno siempre se encuentra una parranda de panas y coño e madres y se la pasa burda de pinga.

Así que nos llegamos al estacionamiento del Poliedro de Caracas más o menos como a la una de la tarde, porque luego de decir inicialmente que la cosa era en la Diego Ibarra, sitio que Gillman se descubrió y viendo que funciona bien lo han usado para unos cuantos espectáculos con buenos resultados, pues nos los cambiaron para acá; donde primero comimos y nos aprovisionamos de combustible para aguantar la faena, para luego entrar a las 2 de la tarde y ver la primera banda nacional, los panas de José Gamboa y el Magno, un Power Trio serio, bueno eso creo, que a pesar de tocar en la hora del burro se fajaron con un buen Hard Rock tocado con cancha y elegancia y contundencia, una media hora donde me acuerdo que tocaron Caracas Caracas y se hicieron un homenaje a Santana, sonaron burda de bien, incluso con un pana con una guitarra muy cuchi de  Hello Kitty rosadita, y en general los que estaban presentes les agradó burda, porque hay que decir que desde las 2 como hasta la hora que tocó Electrocirkus eso estaba como un peladero de chivo, como no vendían caña en lo adentros del recinto, un coñazo de gente sencillamente se quedó afuera jodiendo y cayéndose a cañita, a pesar de los continuos llamados de los animadores a meterse a disfrutar de las bandas y que como no había mucha gente en cola, podías entrar rápido y salir a beberte unas birrillas, me iba a poner a decir que con puertas abiertas a las 10 de la mañana podrían haber agregado aunque sea un par de bandas más, pero viendo el poco e gente que se quedó afuera sin pararle a las bandas de adentro, me quedé pensando algo como “pa qué???” para pensar un poco men.

Antes de seguir con la siguiente banda hablemos un pelo de locación y público, el estacionamiento del poliedro en general es burda de espacioso y con un coñazo de áreas para descansar, además de la ventaja en seguridad de tener una sola entrada y salida que además estaba bien custodiada (a diferencia de la Diego Ibarra el año pasado donde la gente entraba y salía y merodeaba por allí como muy a su bola), habría problemas con el asfalto caliente, porque tu sabes que con esa pepa de sol criminal que nos regalaron, al enfriar en la tarde el calor tiende a subir desde el piso al cielo, cocinando a la gente que está encima, que sino están bien hidratados puede ser bien feo, pero como no hubo tanta gente amuñuñada no hubo tanto calor, por lo menos hasta Saxon, igual por si acaso en el sitio habían unos cuantos puestos de ventas de comida y bebidas a precios bastante decentes, ventas de postres y por supuesto el Stand del Gillmanfest que no podía faltar vendiendo toda clase de material Pop, franelas, gorras, bandanas y la revista oficial del festival, allí podías encontrar de todo, obvio que todo menos caña porque el poliedro no lo permite y para más ñapa estábamos en medio de una ley seca medio liviana que hacía que tuvieras que buscarla tipo caleta y con sobreprecio, encontramos en general público metalero promedio, pero muchas familias, jóvenes rockeros con sus padres, padres, metaleros con sus hijos bien de pinga, y en general calculamos unas 6000 a 8000 personas, no dudamos que sean más, pero un poco e gente terminó viendo Saxon, o mejor dicho, oyendo Saxon desde afuera, no referimos incidentes de gravedad, solo algunas coñazas que se armaron pero que no duraron mucho y no pasaron a mayores por las intervenciones de los agentes de policaracas (aunque ya me pasaron el dato de que unos polis se portaron como mal en las afueras del recinto y qye luego se hicieron los locos, ah y la jeva Jacqueline Farías nos hizo el gran favor de dejarnos el metro funcionando hasta la 1 de la mañana, una buena ayuda para poder salir de allí, visto los crónicos problemas de tráfico que ese sitio tiene parea salir luego de terminados conciertos, y que bueno la zona donde se encuentra no es muy bonita que digamos, pero estuvo bien, ojalá recuperen el sitio para conciertos, porque ya le estaba saliendo como telarañas y a nosotros nos faltan sitios para descargar como Dios manda.

Dicho esto pasamos a la segunda banda, los panas de Aphelium, de pana no soy muy fanático del Heavy sinfónico, pero estos panas se dieron duro, con canciones en inglés y español, interactuando con el público y metiéndole chola al asunto, pues lograron hasta un buen poguito armar, búsquenselos en las redes sociales, que lo muchachos lo hacen de pinga.

Luego de unos 15 minutos de espera, porque entre banda y banda no perdían el tiempo, montaba equipo, probaban y a tocar, vino la gente de Human, que tocaban un Death Metal bien melódico, que creo que no sonó muy bien por un peíto de sonido en las guitarras, pero los muchachos no le pararon bolas y se fajaron, con una versión de un tema de Metempsicosis se fajaron y estuvieron bien, aunque creo que un poco de velocidad no les caía mal, pero los tendremos en cuenta.

Pero la gran sorpresa del día fueron los panas de Convoy, unos locotes que nunca en mi vida había oído, pero me encontré un pana de la universidad que anda con ellos y él mismo te puede decir qué es lo que es y citamos “marico estos chamos son así, se montan, ven a la gente toda aguevoneada y arrancan a toda mecha y siempre arman un poco de ollas con pogos y tremendo cogeculo siempre son así de arrechos” y eso fue exactamente lo que hicieron en su tiempo en el Gillmanfest, tocando un Hardcore puyado con esteroides y exceso de agresividad, los panas le zamparon una buena patada por ese culo a la gente que estaba presente, les quitó el agüevoniamiento que les había causado la mega pepa e sol que había y los puso a pogear como solo el Hardcore te pone a tripear, nada de finuras, estos tipos le pasaron una gandola de cabilla al público que se los agradeció con creces, de pana el momento épico del día fue esa mega coñaza que se armó con batalla campal de potes y zapatos al ritmo y la lírica de “curda, curda solo queremos curda” demasiado sádicos estos tipos, ah y si los vas a ver, llévate unos zapatos talla 45 para que se los tires al cantante, mira que dice que le hacen falta. Anótense este nombre por ahí, otros panas que la patean, y tu sabes chamo que el Hardcore es solo para rockero serio de pelo en pecho papá.

De allí vinieron los muchachos de Rencor, que tocaron medio extremo, pero el sonido no les ayudó mucho, en pleno medio la guitarra como que le dio ladilla tocar, igual no les paré mucho porque me salí un rato a farandulear con la gente que me encontraba por ahí, terminé regresando al recinto a tiempo para ver y tripearme a Electrocirkus.

Electrocirkus decidió hacerse para la ocasión un tributo a los panas de Ac/Dc, con los panas vestidos como los australianos y todo, y de pana hay que decirlo, les salió del carajo, trallazos bien tocados como Back in Black, Hell aint was a place to be, The Jack y sobretodo Let There Be Rock, movieron a esa gente como les dio la gana, obvio que el cierre fue con Highway to Hell donde brincaron hasta los que vendedores de los puestos de comida que estaban atrás al final, se hizo como corto, pero ni modo, valió la pena… sobretodo el pana que hizo que Angus Young, ese le echó una cerro de bolas. Ah y el gran dato, si la memoria no me falla, toda banda internacional de la cual Gillman ha metido un tributo en la programación del Gillmanfest, se ha dignado a aparecer y tocar en suelo nacional… así que a mantener la fe coño, que es lo único que se pierde…

Y antes de que viniera Gillman y su combo hicieron el reconocimiento respectivo, esta vez fue el turno del pana de Cineprensa, que se me olvidó el nombre, Edgar Alexander y Trino Mora, algunos pueden tildar esto de autocomplaciente, pero al final estuvo hasta simpático el momento, con todo y llorantina.

Y ya a eso de las 7 y cuarto viene Paul Gillman, con su acostumbrada intro de siempre, arranca con el vagón de la muerte, donde como siempre mueve a las masas, los pone a brinca, saca gritos y algarabías como siempre, con temas, como el Dr. Kanoche, el Hachador, El Poeta (con todo y la familia presente), Valientes, el Guerrero, el Regreso del Guerrero, El comegente, la llorona y otros más que no me acuerdo el nombre, el muchacho hizo un espectáculo en su línea de siempre, ni más ni menos, obvio que tocó la versión de la canción de los que mueren por la vida de Alí Primera, en honor al fallecido Hugo Chávez la cual ni me vino ni me fue, porque la versión no me cuadra, pero del resto bien chamo, una banda con pegada que sabe hacer el trabajo, donde seguimos destacando a la bella Roxana Herrera y además al pana Carlos “Kike” Campos, que también anda con la banda del Freddy “slave”, Resaca, unos panas que sirven que jode para oirlos bebiéndose una curda con los panas…

En fin, como siempre vino el cierre con Levantate y Pelea, con Himno Nacional incluido y listo casi 2 horas de concierto como siempre, donde hubo algunas sorpresas y en general un concierto de Gillman, tu sabes lo que pagas, aunque de pana extrañé burda asesino… ah y por cierto muy chévere eso de Daniel Siugza de que tenemos que “votar con madurez” le echaste bolas papá. Y coño men te voy a agradecer que te guardes el Imagine pa tu casa

Y bueno ya en la recta final, a eso de las 9:50 se montan los muchachos de la banda principal, directamente de Inglaterra… SAXON!!!!!!!!!!!!!!!!!

Los muchachos ante una gritería ensordecedora y luego de una intro, arrancan un Sacrifice que sonó mostro chico, no habíamos terminado de digerir que los teníamos enfrente cuando el pana nos pone a brincar como locos con Chasing the bullet, para pegarla de una vez con Power and Glory, el Heavy Metal de Saxon en muy buena forma, dedicado a todos esos que se llenaron la jeta con que ique la banda estaba quemada, no me jodan vale.

Canciones??? Bueno chamo te sirven Made In Belfast????? Wheels of Terror, To Hell and Back Again (esta sonó fue demasiado criminal)???? 20000 Fts???? donde los guitarras se dieron con todo incluyendo varios solos demasiado de pinga, el Byford bastante comunicativo con el público, chapurreando algo de español, lanzando botellas de agua al público, jugando con las franelas y la gorra que le habían lanzado, pero es que hasta sostenes le llegaron, bastante épico esa donde agarró un sostén negro y puso cara de “coño en estos cocos hay agua” obvio que llegaron banderas, una de Colombia, una del rock nacional y obvio que la bandera de este país, que pusieron en la batería.

Además tocaron y muy bien canciones como 747,  The Eagle has Landed, Never Surrender, Rock and Roll Gipsy, Wheels of Steel y sobretodo Crusader, donde unas canciones más atrás el Byford se encontró con un chamo vestido de legionario con todo y escudo de Saxon, lo vio, lo señalo, muy contento le hizo la seña de pulgares arriba y luego unas canciones más, Biff lo subió a la tarima y hasta le dio la mano, clase de gente vale, esa sería la canción con la cual cerraría el primer tramo del toque.

Ya unos minutos despues vendría el remate, con una presentación de que era una canción lenta los panas armaron la locura con Heavy Metal Thunder, cantada por ellas y por nosotros también, para luego sin descanso lanzar The Strong Arm of the Law, vaina pa buena. Luego vendría el momento de la alcabala, donde en medio de Denim and Eláter sale Paul Gillman a lanzarse una de protagonista, ni mal estuvo nos pusimos a cantar y a joder un ratico con Paul y Byford, antes del cierre con una mostro Princess of The Night tripeada y cantada a todo gañote entre público y cantante, con esta belleza y justo a las 11:55 de la noche se cierra el Gillmanfest Caracas 2013: Rock en la Capital con un balance muy positivo, bandas potentes, performance arrechísimos y la sensación de que cumplimos la misión, nos fuimos en el metro hasta Plaza Venezuela y de allí pa la casa, vueltos verga, pero burda de felices, eso al final es lo que nos importa.

Ah y obvio que agradecemos al coñazo de gente que nos encontramos y con quienes compartimos, ustedes son la ley bros… hasta la próxima cuerda e coño madres.

Llévatelo pues.

Ah, las fotos fueron sacada del grupo del Gillmanfest de Facebook (tomada por el Sr. Erasmo Sosa)aquí dejamos el link para que te vayas pa alla si gustas…

http://www.facebook.com/groups/gillmanfestvenezuela/

The Bonus: agarra ahì…

http://www.youtube.com/watch?v=qPkq13NMvZc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: