ESTE ES UN RETAZO DE POST ALADO SACADO DESDE LO MAS SUCIO DE LA CRIPTA

 01 02 04 06 07 08 09 10 11

Seguimos viendo suicides y ellas me dan ideas para desarrollar y postear en ese miserable blog del coño, mas fino… y dice no joda…

Nadie sabe como llegó, pero lo cierto es que ella sintió el frió piso en su mejilla, bueno en todo el cuerpo, porque estaba desnuda totalmente, se cubrió intuitivamente con las enormes alas que le salían de la espalda, pero cuando abrió los ojos, sentía que alguien se acercaba, ahí cayó en cuenta que no estaba en el cielo, se había ido pa abajo por pensar en pecar y ahora por pendeja cayó en la tierra un lugar muy peligroso para ángeles, no ángeles como ella, pero igual había que estar mosca.

Todavía con algo de aturdimiento, sintió que la estaban agarrando, que la estaba tocando, le estaban manoseando los pechos duros y las nalgas redondas, sintió que le estaban metiendo unos dedos por la cuchara, igual eso no la espabiló, lo que si la espabiló fue que agarrándole las alas uno de los que la tenían le quitó una pluma, el dolor fue tan arrecho que se soltó con una fuerza inhumana, intentaron atraparla, pero los 5 hombres fornidos que estaban a su alrededor no fueron nada para ella, al último que era el que tenía la ropa más cercana a su talla, le dijo, desnudate… tus ropas…

Se vistió lentamente, intentando acostumbrarse a los sentidos y a la gravedad, llevaba botas, jeanes una franela ancha y una chaqueta, obvio que para ponerse estas dos prendas tuvo que ocultar sus alas en su espalda, tenía rato que no lo hacía, porque le gustaba tener sus alas extendidas, porque el volar libre era una sensación exquisita, muy parecida al llegar al orgasmo.

Luego de que se vistió, agarró al hombre, que solo se quedó en interiores y le dijo… gracias, pero por si acaso le metió una mano y le borró los recuerdos, igual nadie le creería que fue atacado por un ángel, pero había que cerciorarse, mira que el que está allá arriba, es muy estricto.

La chaqueta estaba muy bien y los zapatos algo grandes, pero los jeanes o mejor dicho la costura, le incomodaba burda por el roce directo con su cuchara, porque no usa ropa interior, aún así se medio acostumbró al roce de la costura aunque deseaba que fuera un poco más adelantico, porque allí tenía el clítoris que se le estaba empezando a inflar. Pero había que pensar en frío y conseguir un sitio donde pasar la noche, camino por la calle y al final doblando a la derecha estaba un local, que por cierto estaba a reventar y tenía mucha música, se llegó hacia allá, la cola era enorme, pero apenas apareció los de seguridad le dieron para que pasara, algo tenía que los encantó y no pusieron reparo.

Ella entró al local y vio entre tanta oscuridad, gente contoneándose entre si y moviendo sus cuerpos al ritmo de la música a gran volumen al ángel, que lo podríamos llamar Matthias, para recortarlo a Matti, solo le molesta que el bajo le retumbe en el pecho porque un poco más y le va a jamaquear las tetas de la potencia del equipo.

Se puso a ver por ahí, unos cuantos que ya le han puesto el ojo, la miran, la excrutan, la acarician y casi la penetran con la mirada, no les interesa, la cópula humana no ha sido algo de mucho interés para ella, ve varias parejas en la oscuridad por las esquinas, unidas por los genitales, el movimiento de las caderas, el sudor, los gemidos y los fluidos, se ve bien eso, a lo mejor lo pruebo.

Pero mientras tanto se llegó al bar tender, una chica preciosa llamada Marly, le preguntó que quería, le pidió que le recomendara algo de tomar, le sirvió un trago de pasión, debe ser por la parchita, con un buen toque de alcohol, se bebió tres, en una de esas copas estaba una tarjeta, que tenía su número de teléfono, la chica la vio con deseo y le mandó un beso, bueno se besó los labios con un dedo y se los llevó a los labios de Matti, ella se los relamió, pensó en que podía ser ella, pero más tarde.

Caminó para el baño a lavarse la cara, porque la tenía empegostada del calor y la humedad, vio por el espejo y vio salir a una chica acomodándose el vestido, y un tipo acomodándose la ropa, vio a Matti y le dio una nalgadas, la chica se sorprendió, le dijo que tenía un tremendo culo, que si no le gustaría divertirse, el angelito Matti se volteó y lo agarró por los testículos, que ya había acabado con ella, no tenía suficiente, que deje la ladilla, se fue afuera de nuevo.

Tenía que encontrar una víctima, perdón alguien, empezó a ver a los lejos, y allí lo vio, a lo lejos, estaba sentado solo, y bebiendo un cóctel de esos baratos para niñas, decidió acercarse, él no la había visto, se sentó sin pedir permiso, le preguntó si podía sentarse luego y si podía pedirle una copa, una sola solo por si acaso. Él estaba sorprendido, había ido varias veces, porque le dijeron que era un buen sitio para pasarla bien, aunque él estaba aburrido, pero le brindó el trago y como él estaba como callado, ella fue la que le sacó conversación, hablaron más que todo de él, porque ella no tenía mucho que contar, obvio el cielo a Matti, le parecía un sitio bien aburrido, seguro pero aburrido, y nada le hablo de su trabajo, su proyecto, sus sueños y demás cosas, aunque su vida era aburrida, mala no era, ella lo vio y lo sacó a bailar, pero él no sabía, ella tampoco, debe ser por eso que congeniaron bien.

Iban caminando por la calle, hablando de todo un poco, él un poco mareado y ella un poco extasiada, era por el exceso de alcohol que como enerva las alas, por eso en una de esas, le dijo al chico, por favor llévame a tu casa, él algo sorprendido, no pudo negarse.

Un poco muy tímido abrió la puerta del apartamento y entró con ella, ella pidió algo de tomar, agua si era posible y él fue a buscarla, en ese momento sintió que no podía con la espalda, se arrancó la chaqueta y la franela quedando desnuda de la cintura para arriba, las alas salieron de su espalda extendidas completamente, ella se sintió mucho mejor, pero cuando el chico llegó a la sala para darle el agua, se quedó tieso, se le cayó el vaso con agua y cuando iba a decir algo, Matti le cerró la distancia y le tapó la boca con la mano, iba intentar zafarse, cuando Matti cerró las alas alrededor de él. Coño vale quédate quieto, cualquiera cae que nunca habías tenido un ángel en tu casa vale. El chico con la mano en la boca se negó, ah con razón, y por lo que veo, ni has tenido una chica tampoco aquí verdad, él algo apenado dijo que no, ah bueno, creo que es mejor que te quite la mano de la boca y te ponga algo mejor, quitó la mano y puso sus labios con los de él sin dejarlo de abrazar con las alas, él sintió los pechos duros contra su pecho, y ella sintió su corazón acelerado y la erección de su pene, voy a soltarte de mis alas, pero si no te vienes conmigo e intentas huir de mí, te voy a joder, que te quede claro, abrió las alas sin dejar de besarlo y el rodeó la cintura de ella para agarrarla de nalgas, ella le soltó los botones y la correa de sus pantalones mientras él vio sus pechos duros y paraditos, le puso las manos encima, se los beso, lamió y succionó con delicadeza y firmeza, mientras ella empezaba a sentir algo de placer, se quitó los jeanes y lo pegó de la pared, esta es la primera vez que hago esto, vamos a ver que talco…

De pie contra él se acercó y con un movimiento de caderas introdujo su pene tieso dentro de su intimidad angelical, la sensación le llegó a lo más profundo de la cuca y directo al cerebro, él se movió lentamente mientras ella se agarraba a él y extendió las alas lo más que pudo, se movían al unísono después, le dijo que no se cohibiera que la cogiera duro, y el obedeció metiéndolo bien duro y haciéndola gemir, pero no pudo contenerse y acabó muy rápido, ella lo vio, estas falta de práctica, que no se preocupara, ella se encargaría de terminar, en ese momento sintió un calorcito demasiado rico que dentro de la totona cubría su falo, el cual se erectó en pocos segundos, el sin dejar de besarla sonrió y volvió a moverse, con un poco más de calma y control, pero sin dejar de hacerla gemir, hasta que en unos eternos minutos la que acabó fue ella, fue muy rico, ella lo disfrutó, pero quiso más y por eso se lo llevó a la cama donde lo acostó boca arriba y ella lo montó agarrada de la cabecera de la cama, agitando sus alas al ritmo de la cogida, el polvo fue el doble de bueno, los dos acabaron como tres veces y sin sacarlo antes de quedar dormidos.

Cuando el despertó un poco aturdido, vio a Matti, acostada a su lado, sin cobija en posición fetal, y cubierta con las alas para el frío, él se levantó, tomó la cobija y con delicadeza la cubrió, ella sonrió y siguió durmiendo mientras él se fue a preparar el desayuno, porque le tocaba trabajo.

Despertó con un olor delicioso en sus narices, se puso de pie y caminó un poco atontada por la casa, entró a la sala que comunicaba todas las habitaciones del apartamento y allí vio al chico, que se llama Leandro, él la vio y la saludó, se acercó para llevarla a una silla que le puso y le sirvió algo de comida, panquecas y revoltillo, ella nunca había comido, pero primera vez que tenía hambre, comió con apetito, le dijo que nada, que tenía que trabajar, pero si quería quedarse podía hacerlo, porque no creía que un ángel tuviera hogar por estos lares, cuando le preguntó si podía estar sin ropa por la casa, él la vio, le dijo que bueno si, pero si va andar por la casa con las alas extendidas mejor que cierre las ventanas, no es cosa que alguien la vea, le dio un beso en la boca y se fue.

Ella se recostó un rato para descansar, pero luego de un par de segundos, se acordó tomó los viejos jeanes que había agarrado y tenía la tarjeta, vio el teléfono y medio se acordó, por eso llamó, le contestaron a la tercera vez, un poco malhumorada, dijo que era la chica y que si quería podía ir a verla o venir, ella dijo que bueno, si la dejaban dormir allá un rato antes de trabajar porque no.

Cuando Marly abrió la puerta del apartamento estaban Matti recostada de una pared con una toalla tapándole los senos, le dijo que pasara y que viniera hacia ella, cosa que hizo, pero antes de llegarle ella caminó hacia ella dejó caer la toalla y dejó ver las alas, ella se quedó impresionada, lo suficiente para que ella pudiera  rodearla con las alas y la besara en la boca, beso que ella respondió…

13 14 15 16 18 19 24 25

 

Luego de un rato las dos estaban desnudas en el medio de la sala, Marly se quedó dormida, y ella la vio con ternura, por eso con suavidad la tomó la levantó y la llevó a la cama donde tuvo sexo desenfrenado con Leandro, la acostó allí y se puso a su lado, abrió las alas y la cubrió ella también se quedó dormida. Tanto así que cuando Leandro llegó las encontró a ambas desnudas y las alas rodeando a la chica. Se impresionó y ellas se despertaron de la sorpresa, Marly estaba apenada, pero ni modo, Leandro fue a buscar un café, ofreció a las otras dos si querían, Marly aceptó, Matti pasa porque no le gusta, igual Marly le había quitado toda la ropa en la sala y ni modo, se acercó a la cocina desnuda a buscar su café, Leandro la vio y no pudo dejar de verla, se disculpó porque no estaba acostumbrado a tener mujeres desnudas en su casa a menudo, eso bajó la tensión, igual tenía que tomar el café rápido porque tenía que ir al local a trabajar, pero iba retrasado, Matti le dijo que ella podía llevarla, cuando ella preguntó cómo la jaló hacia la parte de arriba del edificio, se abrazó a ella desde atrás de brazos alrededor de su pecho y entrecruzando las piernas, abrió las alas, y se la llevó volando, primero Marly gritó de pánico y luego lo disfrutó… después de llevarla volvió al apartamento, donde explicaría a Leandro lo que pasó y luego… bueno se lo volvería a coger hasta la saciedad. Marly apareció a la tarde.

Y así estuvieron unos 4 o 5 días, en una de esas, estaban Marly y Leandro conversando mientras Matti hacía malabares para bañarse cuando una luz resplandeciente los encegueció, vio la figura imponente con alas y espada, no tuvo que preguntar, cuando señalaron a la puerta del baño, en ese momento salió del baño, solo pudo despedirse y decir que algún día se escaparía de nuevo y los buscaría, hasta entonces que se cuiden, los besó a ambos en la boca y se fue con el arcángel hacia arriba abrazado a él.

Y ahora que hacemos, dijo Leandro…

No se tu chamo, pero, que vas a hacer esta noche????? Le dijo Marly, podríamos salir. Si te apetece, espero que hayas aprendido a tirar como los ángeles porque tienes un estandarte bien alto al cual llegarle… le sonrió y le dio un beso rápido en la boca antes de irse, no sin antes decir que venía luego.

 28 33 38 39 41 44 46 47 50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: