ESTE ES UN RETAZO DE POST ALGO LOCOTE Y SUCIO DESDE LA CRIPTA

 01 05 06 08 12 13 15 17 18

20 22

Bueno pues, seguimos, here we go…

El reputado psicólogo había recibido y remitido ya varios pacientes, con algunos detallitos que tenían en el cerebro, nada que no se pudiera arreglar, pero sin embargo vio el expediente de esa carajita y se le quedó viendo, adolescente que tenía varios problemas de conducta, que no le obedecía al papá ni a la madre, que tuvo algunos arranques que causó algunas alarmas y en general que pensaban que con algo de medicación y control podían mantenerla controlada, había algo de agresividad, bipolaridad, ya auto destructividad, producto de una relación con los padres bien conflictiva, además de varios problemas familiares, el caso es que el psicólogo decidió encargarse del caso, nadie sabe porqué decidió eso, y nadie decidió preguntar, cuando eres un profesional de prestigio tienes esa clase de deferencias. Por eso vieron eso como una especie de favor o acto de buena fe, que nunca imaginaron cómo terminaría.

Estaba el doctor terminando unas notas cuando al muchacha llegó. Era mucho más bella que la foto, la invitó a pasar y sentarse en el diván, ella no quiso sentarse allí, pero al final lo hizo, vinieron las presentaciones, ahí sabemos que la niña se llama Sarai y el Dr. sería el doctor Gómez, la primera sesión era para hablar de ella, de su niñez, parte de su adolescencia y en general cómo están las cosas por su casa y su colegio, en el colegio la muchacha es bien retraída y asocial, se cambió recientemente de colegio y no había hecho amigas ni compañeros de trabajo, hacía las cosas sola, pero le daba como caligueva estudiar, porque no le veía utilidad, sabiendo que no tenía mucho chance de quedar en la universidad, pensaba que era mejor irse y buscar un trabajo de lo que sea y empezar a buscar la independencia.

De su familia, es la hija única, pero sus padres se la pasan peleando, ella cree que él le monta cachos con otra, cosa que él niega, pero ella cree que si, porque sus padres no tienen nada en común, bueno si ella, una vez el padre todo molesto y rascado hasta las metras le dijo que si no hubiera sido por ella, no se hubiera casado con su madre, al día siguiente se arrepintió y pidió disculpas, pero ya la marca había sido hecha, y obvio sería imborrable. De allí vinieron otros problemas, una mudanza, algunas restricciones, que no podía tener novio hasta la mayoría de edad y otras ladillas, de todo tomó nota con atención y empezó a hacer anotaciones, pasó la hora volando y la despidió hasta la próxima sesión, cuando ella salió pasó un par de minutos, el doctor abrió la caja que tenía guardada en un escritorio, sacó una de las pastillas que tenía guardada en ella, se dio cuenta que era la última y eso le preocupaba, porque el fármaco con que se automedicaba salió del mercado por motivos sanitarios, no importaba que él fuera la imagen del laboratorio, sencillamente pasaría un tiempo antes de volver a poder meterse unas pepas como esas, cosa que le preocupaba mucho, porque no podía trabajar para resolver los conflictos de la mente de los demás si la mente suya empieza a fallar, cosa que pasó luego de la separación de su mujer con sus hijos, que no terminó muy bien. Como unas cuantas cosas de su vida, las cuales está cubriendo a punta de pastillas, muchas pastillas.

Vinieron las otras sesiones, donde el doctor va ahí medio avanzando con Sarai, que sigue rebelde y con pocas ganas de cooperar, en una de esas estaba como ladillado de estrellarse con la rebeldía y la ladilla de querer trollear y se acordó de un fármaco de esos polémicos que tenía por ahí, una caja de 40 pastillas, agarró una de esas y luego de triturarla la colocó en un vaso de chocolate que él suele tener por ahí, como la chica le dijo que le gustaba el chocolate caliente, pues cuando llegó y el doctor le ofreció la bebida, la tomó no con poca sospecha, pero la bebió lentamente, no le sintió el sabor de la pastilla, la cual hizo efecto en unos 3 minutos, que se puso bien pasiva, no respondía por nada y seguía órdenes al pie de la letra, le hizo varias preguntas y le contestó con la verdad, ahí fue que se enteró, que tenía una vaina con el papá, que estaba todavía enamorado de él, al no tener otra presencia masculina dominante como él, pues estaba pegado a él, que le confesó que cada cierto tiempo se masturbaba pensando en él, pero le tenía arrechera a su madre, además de los maltratos, por castrar a su padre, el cual se encontraba muy infeliz a su lado. Que quería hacerlo feliz, si es necesario sacrificándose ella misma y pudiéndolo liberar de su pena, todo eso ante los ojos de el doctor Gómez que la veía como un alma al cual manejar a su antojo, la tentación fue demasiado grande y las pastillas que le mantenían controlado y dormido el demonio que se estaba alborotando que tenía a sus adentros no estaban para detenerlo.

La agarró por los hombros, se le plantó en frente y la besó en la boca, un beso furioso, invasivo, le metió la lengua dentro del cielo de la boca y la exploró como le dio la gana, estuvo varios minutos degustando la sensación de una lengua joven y rendida, la cual estaba su merced, hasta que en un momento de medio claridad abrió los ojos, vio a los de la niña Sarai cerrados siguiendo la corriente y se separó de ella aterrorizado y muy turbado, dijo que mejor dejara la sesión de esta forma y le dijo que pensaba que era mejor referirla a otro especialista que pudiera ayudarla en su terapia, ella no entendía nada porque todavía estaba bajo los efectos de la droga, eso piensa él.

Lo que no contaba el Dr. Gómez, es que la droga que le echó a Sarai, tenía importantes efectos secundarios que no estaban en el récipe, y bueno hicieron que la chica se pusiera peor de lo que estaba, que no es que fuera mucho, fue por eso que la mandaron de emergencia al doctor, más que todo porque ella lo pidió.

Por eso cuando el doctor tuvo a Saraí en frente de su humanidad, le dijo que quería algo más de ese chocolate que le dio, porque sabía que tenía algo más, que lo sintió y la liberó de sus angustias dejándola en paz por unas horas impagables… y que bueno si lo hacía estaría allí dispuesta a hacer lo que él deseara, el obvio que se negó a primera vez, pero cuando Sarai se despojó poco a poco de las ropas, la razón estaba abandonando al doctor, que sacó la caja de pastillas y le dio una a la chica en la boca, ella la tragó con agua y poco a poco se adormeció en el diván, para que el Doctor Gómez se acercara a ella y la empezara a besar y a manosear, tocando sus pechos pequeños sus caderas en proceso de formación y su entrepierna virgen, la cual se dio el lujo de saborerarla centímetro a centímetro, en conjunto con el resto de su cuerpo, a la hora le chica se levantó aún bajo los efectos de la droga, y se fue no sin antes darle un beso en la boca al doctor, el cual no se esperaba y lo estremeció, esa sería el acuerdo de otra sesión a solas con él.

Durante las otros dos sesiones que tuvieron ambos, la tocó, la beso, desnudó completamente disfrutando de su cuerpo de niña queriendo ser mujer, la mamó, lamió y obvio que al final no se pudo controlar y decidió poseerla para quitarle la virginidad, ella sintió el dolor del himen roto, pero como muy lejano, casi imperceptible, mientras el doctor la penetraba en pleno sangrado hasta sentirse saciado, y sin querer quedó adormecido, cosa que aprovechó Sarai para ver el cajón donde el doctor tenía las pastillas, y tomó varias, las guardó en sus cosas y decidió tener sexo otra vez con él, antes de irse a su casa. El Doctor Gómez se sintió demasiado mal por haber cruzado esa línea, que nunca debió cruzar, pero qué coño estuvo demasiado bueno, porque le hizo lo que le dio la gana. Llegando a la casa se encontró con su ex esposa, que quería hablar con él, que lo necesitaba, era el comienzo de una reconciliación que ella necesitaba y a él le caía bien, por eso se ausentó unos 4 o 5 días, los suficientes para armar el infierno.

Cuando volvió se enteró que lo han estado llamando como loco, que Saraí, empezó a ponerse mal, por un dolor muy arrecho, que encontró unas pastillas de un fármaco y se zampó varias de un solo coñazo, que le quitaron el dolor, pero le ocasionaron una gran cantidad de alucinaciones y cefaleas, que la volvieron incontrolable, por eso la metieron en el centro de salubridad mental, donde el doctor Gómez la vio metido en un cuarto amarrada a una cama, que la tenía inmóvil y sedada, se acercó mientras sentía que la sangre se le estaba helando, se acercó lentamente a verla, sus lágrimas empezaron a bajar por su rostro, ella abrió los ojos, y sonrió, dijo que sabía que él vendría a buscarla, que vendría a salvarla de ellos, ellos????, si le dijo ella, ellos que vienen a buscarla y llevársela lejos, bien lejos a donde no pudiera regresar a verlo a él. Le dio las gracias por todo, que aún se acuerda de sus momentos juntos en el consultorio, que a pesar de estar adormecida, siempre estuvo allí, sintiendo todo lo rico que le hizo, que nunca olvidará esos momentos donde creyó estar cerca del amor, ese amor que desde niña soñó, que espera que la venga a buscar, porque aquí le hacen muchas cosas malas, los enfermeros, quieren ir por ella y hacerle lo mismo que le hizo él, pero con maldad, no con amor como fue con él.

El, intentando componer las palabras, le dijo que si, que ella la vendría a buscar, que haría los trámites de salida de la instalación mental, que incluso iba a ayudarla a olvidarlos a ellos, mientras la busca, mete la mano en su bolsillo y saca una cápsula, era para ella, quien sonrió y la recibió en su boca, la tomó y tragó en menos de lo que canta un gallo, y de allí él la recuerda sonriendo, pero la sonrisa poco a poco desaparece y la vista de ella se pierde en un punto del cuarto, queda adormecida una vez más, mientras el doctor sale del cuarto rápidamente, siente miedo, arrepentimiento, vergüenza y todo combinado… sale del centro de salud sin decirle a nadie, no volvería a recibir otra llamada de ese sitio.

Después fue que supo que luego que las pastillas hicieron efecto, Sarai se puso mucho peor, peleando con los enfermeros y doctores, rehusándose a tomar medicinas, a menos que se las diera el Dr Gómez, cada vez gritaba más, se ponía más histérica y difícil de controlar, hasta que la amarraron de forma permanente a la cama, allí fue donde la encontraron, le habían rasgado la camisa de fuerza y el uniforme y había sido violada varias ocasiones, en una de ellas se mordió la lengua y se ahogó con su propia sangre, siendo un tremendo escándalo, porque varios enfermeros fueron inculpados de esa vaina, y que había sido repetido varias veces, ellos dijeron que ella pedía que fuera el Dr. Gómez, pero nadie pudo recordar y corroborar eso con propiedad. Mientras tanto el Dr. Se había ido lejos por unas semanas, necesitaba estar lejos, y bien lejos de todo eso.

Cuando llegó a su casa entró y vio todo normal, pero cuando entró a su estudio, donde tenía el consultorio, vio que el cajón había sido violentado, abierto y que faltaban las pastillas, había una nota cada palabra y cada letra se le metió en el alma como un puñal de hielo y veneno, primero las pastillas y luego tú… mi amor… en uno de los cuartos que estaban desocupados, Sarai abrió los ojos lentamente y sonrió… ninguno de los dos volvió a salir de la casa, por lo menos con vida…

 23 26 31 32 36 37 39

41 42

44

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: