ESTE ES UN RETAZO DE POST CON AUTOESTIMA BIEN SUCIA SACADA DESDE LA CRIPTA

 st01 st02 st07 st11 st13 st16 st20 st23 st26 st29

Váyalo menor, esta vaina te viene es así.

Había llegado tiempos difíciles para Nelson Miranda, era la primera vez que se veía en una racha un poco bastante comprometida y no era para menos, desde que se había graduado de publicista en una reconocida universidad, lo suyo fue pegar en un empresa, cortesía de una “recomendación” de un compinche bastante influyente de su padre, y aprovechar que tenía unas muy buenas ideas que habían funcionado como que muy bien, y despegar supersónicamente en una empresa que poco a poco empezó a agarra el mercado de las campañas publicitarias para empresas grandes, y con una cartera bastante prestigiosa, las ganancias estaban aseguradas, pero la presión por la gran cantidad de dinero invertida en campañas y medios de publicidad, era bien arrecha pues, pero desde la llegada de Nelson el muchacho no había tenido problemas con eso, empezó como ayudante, y poco a poco, hasta hacía campañas solo, con resultados bastante buenos, logrando ascender entre otros publicistas, que lo veían con recelo por lo nuevo y casi caído de paracaidista, logrando la apreciación de clientes y altos directivos de muchas empresas que lo pedían a veces exclusivamente para sus productos y campañas de trabajo. Obvio que cuando eres exitoso en tu trabajo, con Nelson el resto venía solo, la casa, las vacaciones, los bienes materiales y también las mujeres, todo iba muy bien para el muchacho que iba viento en popa.

Pero en los últimos meses las cosas se han ido enfriando para el muchacho, porque sus últimas campañas para productos, como películas, relojes, carros y otros, habían tenido una recepción bastante tibia, por no decir fría ante un público con el que pareció perder la mágica conexión con quien le pagaba las facturas, léase el público consumidor, además que como el muchacho no era muy ahorrador que digamos, porque el se decía a si mismo que los ahorradores no suelen ser exitosos, por lo miedoso y conservador, empezó a tener problemas financieros, leves, pero para ponerle el ojo, más que todo por algunas apuestas que no salieron bien, y bueno, varios clientes empezaron a ver a otras opciones en la agencia en vez del muchacho, que quería demostrar que tenía todavía cuerda en una empresa que era famosa en levantar talentos de la nada y luego de que les sacaban la mierda los hundían hasta por debajo de la tierra, obvio que al faltar la plata, las niñas que lo rondaban para salir por ahí, empezaron a sacarle el culo bien boleta. El muchacho con tendencia a estar muy bien acompañado cuando estaba en las muy buenas, se empezó a ver solo cuando necesitaba algo de ayuda, como siempre, tuvo que empezar a recortar gastos  muy a su pesar, dejar las rumbas, la playa y el club, porque una amiga de esas que estaba por ahí le advirtió que si seguía así se iba a quedar sin real, y allí si no iba a volver a salir de abajo, donde estaba metido, así que le tocó.

Pero en una de esas estaba saliendo del trabajo y como iba en transporte público, porque decidió vender un carro a buen precio, porque jalaba mucha plata y sin lucirlo no valía la pena, se encontró a unos amigos de la universidad, con los cuales se alegró un buen rato, recordando los viejos tiempos que tan lejanos no estaban, una de las chicas, le dijo que se iban a un sitio a beberse unos tragos y a relajarse de la vida que cada vez se puso más arrecha, que si quería podía venirse, él se negó a la primera vez, porque no se sentía de humor para salir por ahí, la jeva al final le dijo donde iban a estar, que si quería se podía llegar con confianza.

Nelson llegó a su casa, estuvo un rato y comió la cena que tenía en la nevera luego de pasarla por tratamiento de microondas, pero antes de recostarse, veía la tele, lo pensó y al final se vistió y se llegó al sitio, pasó rápido y se encontró al grupo, bastante nutrido, con unos cuantos ex compañeros, algunos lo saludaron bien y otros lo vieron con algo de indiferencia y a veces comn algo de recelo, es que se acordaba que no se llevó lo mejor con todos, pero igual trató a todo el mundo bien de pinga. Saludó y pidió algo de beber, sencillo y que no lo emborrachara tanto, así estuvo mientras pasaba la noche.

En una de esas estaba conversando de lo que había hecho con su vida con una de sus compañeras de clase, cuando apareció, cabello azul, con algunos tatuajes y mucha mala actitud, se acercó a la jeva que estaba con Nelson y la saludó con un beso en los labios y se fue, él se extrañó. La chica lo vio y riendo le dijo que así era Charlotte, una de sus ex compañeras, Nelson la recordó, él estudió con ella, pero no le paró mucha bola, porque en los primeros semestres la chica era del tipo burda de galla y bien tímida, luego de unos semestres se desapareció, lo explicaba una barriga que llegó sin planificación y que vino sin permiso, de allí no supo más de ella hasta ese momento, la amiga le dijo que empezó a trabajar apenas parió, porque el padre del chico se fue par coño espantado por las dificultades y que la chica con su chamo de 4 o 5 años, le ha echado bola arrechamente y bueno, digamos que se fue por el camino de la locura administrada y poco controlada, pero de pana la chica le ha ido bien, en ese momento Charlotte apareció de nuevo y le preguntó al chico, que si él no era Nelson, si lo había reconocido, lo saludó un poco más afectuosamente y le dijo que había visto varias de sus campañas, que algunas les parecían aburridas, pero tenía algunas demasiado carteles, que es buena esa campaña de refrescos, le hizo reír burda, a él la alegró mucho que lo hayan recordado por esa propaganda, no le alegró tanto que haya sido hace unos cuantos meses  y ya no de plata.

Poco a poco los muchachos y muchachas se fueron iendo a sus respectivos sitios, la noche se hacía cada vez menos joven y habían algunas que tenían las responsabilidades esperando en su hogar, así que se quedaron unos pocos, Nelson y Charlotte, que ya medio sarataca de unos tragos de Cocuy se le abalanzó encima a Nelson sin querer queriendo, preguntándole si tenía pareja, y cuando él le dijo que no, le dijo que menos mal, porque ella tenía ganas de tirar con alguien exitoso a ver qué tal se sentía el pene de un hombre exitoso dentro de su vagina excitada, obvio que él no era muy exitoso en ese momento, pero igual no se lo dijo.

Luego de cerrar la llave de la habitación Charlotte se le fue pa encima y lo empezó a besar con mucha pasión y lujuria, más o menos como iban en el taxi, mientras Nelson le agarraba las nalgas y las tetas por encima de la ropa intentando mover las prendas, mientras la mano de ella estaba abriéndose paso por la bragueta y los interiores que dejaron descubrir un falo erecto y bastante tieso, que no tardó Charlotte en meterse a la boca y succionar con hambre y mucho placer, mamaba guevo mientras sus dedos jugueteaban con su clítoris inflado y la humedad entre sus labios vaginales. Luego de mamarle guevo un rato se incorporó y se le puso de espalda, ofreciéndose para que Nelson la embistiera con furia y mucha fuerza, cosa que no tardó en hacer, penetrándola desde atrás y jineteándola agarrándole las tetas paraditas y duritas que le agarró sobó y pellizcó haciéndola gemir un poco más, le empezó a coger frenéticamente haciéndola gemir más y más de placer, hasta que casi al mismo tiempo ambos estallaron en un climax bastante intenso, después de eso, la muchacha, con ganas de querer más machete se le encimó encima y se hizo un solo de cabalgata salvaje, donde acabó un par de veces más en el ínterin, mientras bajaba y subía el ritmo para mantenerle la erección y así poder agarrarse más placer hasta que el muchacho no pudo más, quedándose dormido sin darse cuenta.

Cuando despertó veía a Charlotte vestirse rápidamente, le dijo que el sexo estuvo bueno, pero se tiene que ir, porque tiene algunos asuntos que atender, que lamenta irse así, en ese momento la muchacha lleva una especie de franela larga que se le pega al cuerpo y le llega hasta más debajo de las nalgas, tapando y tallando su cuerpo, con algunas imperfecciones producto de un embarazo hace unos años, pero detallándola se dio cuenta que en la parte de debajo de la camisa/vestido había una frase “believe in yourself” en la parte de adelante en la parte trasera, las palabra “if you dont who?” se notaba que estaba escrito a mano, le preguntó antes de irse sobre esas palabras y Charlotte le dijo que nada, se le habían ocurrido y que son sus palabras para los momentos más bajos, él le pidió permiso para usarlas, ella no tuvo problema, pero si tiene éxito, le toca su buena tajada…

Y vaya que le sirvió, porque vino un cliente enorme, una compañía de ropa deportiva que quiso estrenar campañas con la compañía y pidió varias ideas, se les vino como anillo al dedo, la campaña “Believe in yourself… If you dont.. Who????” la cual fue usada para zapatos, uniformes, accesorios en general, y con la ayuda de varios deportistas profesionales que conectaron de inmediato y usaron los productos de la marca de forma inmediata, la marca se metió casi sin ayuda, y la campaña fue un éxito, teniendo una duración de unos cuantos años, donde el niño Nelson tuvo el mando, en relación de propagandas, diseños y todo lo demás que se tiene relación con la publicidad, el muchacho volvió a la senda del éxito y le volvió la musa, volviendo todo lo que toca en oro, bueno casi pues. Obvio que volvieron los lujos, los carros, los viajes, la rumbas, y las mujeres, pero no tanto, total, sabía que estaban allí por su dinero y su éxito, además de bueno, algunas revistas y reportajes que se le dedicó como el más prometedor publicista del momento, una vainita pues.

Pasaron un par de años, donde el muchacho estaba tranquilazo tomándose un café y terminando una reunión con unos posibles clientes, luego de terminada la reunión de forma exitosa, estaba organizando sus cosas, cuando a lo lejos reconoció a Charlotte, se sorprendíó, se restregó los ojos como loco y luego de pagar la cuenta se fue corriendo hacia ella para alcanzarla, le pegó un par de gritos para que lo viera y ella se espabiló y lo saludó, le preguntó que cómo estaba y demás, ella le dijo que bien, en lo que cabe, que sabía de la campaña y que había tenido un éxito arrechísimo, que no pensó que iba a durar tanto y que iba a producir tanto, sino lo hubiera intentado ella, pero bueno que más, que la disculpara por tener que irse, pero tenía prisa… él lo vio y le dijo que él y ella tenían que hablar, luego de darle su teléfono y pedirle el de ella para contactarla, que le dijo que él no la había olvidado luego de esa noche, que le debe muchísimo a ella y que iba a hacer todo lo posible para corresponderle la gran ayuda que le brindó desinteresadamente, que logró el haberle sacado del hueco donde se había metido él mismo por ser un soberano idiota, además, necesitará algunas ideas, que ella misma le puede dar, o le puede inspirar, quién sabe. Al final ella lo vio y le dijo que está bien, se encontraron luego por ahí y de ahí salieron unas cuantas buenas ideas y una gran sociedad que benefició a los dos, en todos los sentidos.

 st30 st33 st35 st38 st39 st41 st43 st46 st48 st49

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: