ESTE ES UN RETAZO DE POST SUCIAMENTE EN JAQUE MATE

 01 02 03 04 05 074 08 10

Esta vaina te viene así…

Era un torneo de ajedrez el cual era por invitación, una reconocida marca de computación había desarrollado un brutal microprocesador, el cual podía desarrollar millares de procesos a la vez antes de hacer una decisión para un proceso y qué mejor para probarlo que en partidas de ajedrez, juego de estrategia bien sádico solo para mentes ágiles y bastante inteligentes, decidieron hacer un torneo amateur, con un premio en metálico bien generoso para aquel que quisiera probar y lograra ganarle a la máquina, la cual le había precargado todas las partidas más importantes en la historia del juego de reyes y reinas, peones, alfiles y torres entre otros.

Obvio que la convocatoria fue importante, de lo más granado de los rankings de jugadores de ajedrez de Europa, América, la madre Rusia y sus países cercanos, todos se enteraron de la máquina suprema y el gran microprocesador, no era el primero que se había usado en esos menesteres y probado con grandes ajedrecistas, luego de unas grandes victorias por parte de la máquina, que daba las órdenes a un jugador designado, poco a poco le humano cortaba la ventaja y lograba dominar a su oponente tecnológico, los creadores del microprocesador sabían eso, por eso habían desarrollado el microprocesador para que no fallara donde sus antecesores cayeron.

A causa de la gran convocatoria de jugadores que se quisieron medir contra el procesador, decidieron hacer el torneo en un centro de convenciones de la ciudad, lo suficientemente espacioso para poder atender la cantidad de gente que estaba pendiente de probar sus habilidades, los inicios eran con jugadores amateur de ajedrez, que pagando una pequeña suma, podían probar sus jugadas contra la máquina, que estaba conectada a una pantalla, daba la instrucción por medio de la pantalla para un jugador que solo movía la pieza de acuerdo con lo que pensaba la máquina.

El caso es que luego de dos días invicta contra varios jugadores que no vieron luz contra el microprocesador, decidieron hacer las partidas simultáneas contra 5, 10, 15, 25, 50 y hasta 100 jugadores al mismo tiempo, el microprocesador se adaptó rápidamente a las jugadas de todos, y a todos los venció, algunas partidas más rápidos que otras, pero con una solvencia casi infalible, lo cual sorprendió e impresionó hasta a sus mismos creadores, porque no pensaron que su procesador creara tanta inteligencia artificial y pudiera seguir tantos procesos a la vez.

Luego vino el turno de los jugadores profesionales, primero varios jugadores jóvenes de parte media de los rankings de varias partes del mundo, no fueron competencia para él, los jugadores de varios países y de tipos de juegos diferente fueron subiendo a las mesas a enfrentarse a la máquina, los cuales fueron cayendo con mayor rapidez y pericia ante una máquina que parecía vacilante en los primeros compases de juego y luego de desarmar y analizar el tipo de juego de cada jugador en conjunto con las distintas estrategias que podía utilizar, pues se adaptaba y al final vencía por medio del check mate o del retiro del jugador cuando se veía ya vencido y sin opciones.

Los últimos días de juego, eran contra los pesos pesados del ajedrez mundial incluso con un ex campeón ruso que se había retirado y estaba preso por delitos que no vale la pena mencionar, todos y cada uno de ellos se enfrentaron al microprocesador y todos iban perdiendo hasta llegar a ser vencido por el computador, llegaron incluso al reto final de jugar varios campeones a la vez formando equipos para tratar de vencer a la máquina, la cual luego de un par de juegos en tablas, arrasó con todos los equipos venciendo sin piedad y sin vacilación, no parecía haber forma de vencer a la máquina, la cual con cada partida, almacenaba los movimientos que había hecho tanto ella, como sus oponentes para análisis posteriores que hacía mientras jugaba otras partidas contra otros oponentes, hasta un legendario jugador ruso de ajedrez, el que estaba preso fue puesto como último recurso, el orgullo del humano, se veía seriamente comprometido, mientras los diseñadores del microprocesador se frotaban las manos sobre los países que les estaban tocando la puerta para averiguar el precio de un procesador así, que si hacía esas cosas con una partida de ajedrez no se imaginaban qué podían hacer, con estrategias militares en tiempo real.

Al final el hombre se tuvo que rendir, porque la máquina le desarmó la estrategia y lo hizo jugar como ella quería que jugara, salió profiriendo maldiciones y diciendo que las máquinas pronto dominarían al humano, ya no quedaba nadie más a quien enfrentar, el dueño de la compañía que hizo el microprocesador preguntó si quedaba alguien más que dudara de la superioridad de respuesta de su procesador, que si había alguien más que quisiera retar a su creación…

Bueno si… yo…

Todos se voltearon, era una chica, que estaba vestida de chaqueta, falda de cuero y gorra, le preguntaron su nombre y le dijo que no importaba, que si podía intentarlo, total no tenían nada que perder, total ya les ganó a casi todo el mundo y su compañía ya había hecho la tarea que era mercadear el equipo para otros fines. El dueño de la compañía le molestó la manera desafiante en que la chica se mostró y le dijo que estaba bien, que jugara, total no creía que iba a lograr vencer.

Le pusieron el tablero y la chica empezó a jugar con la máquina, con jugadas muy básicas y predecibles, nada muy elaborado, obvio que la máquina se adaptó a su forma de juego casi inmediatamente y empezó a moverle y quitarle las piezas del tablero y la chica ni siquiera se molestó en molestarse, solo hacía su juego.

Cuando a la muchacha solo le quedaban un alfil, y el rey, y con la máquina volándole el alfil y diciendo jaque, le tocaba el turno a la muchacha, ella tocó el rey y lo llevó un paso adelante e inmediatamente de un manotazo voló todas las piezas del tablero, el arbitro que estaba pendiente de la partida lo tomó como una falta y la amonestó, la chica le dijo que no había problema, que ella misma colocaba las piezas como estaban, porque ella se acordaba y el microprocesador, que incluso el mismo procesador puede indicar donde poner las piezas para terminar la partida, el arbitro dijo que está bien y le dieron la orden al procesador de dar el esquema de cómo estaban las piezas puestas al momento de que la chica, las volara del tablero.

La computadora recibió la orden, estuvo pensando un buen rato, y no dio respuesta, quedándose pegada, los técnicos empezaron a revisar los procesos y encontraron que el procesador había dado error y se había quedado pegado con la falla, que había que reiniciar el equipo para ver si podía arrancar de nuevo y seguir trabajando, cosa inaceptable, porque así no se podía terminar la partida, al final la decretaron tablas, ella no se ganó los reales del premio, pero le quitó el premio gordo a la compañía que vio como su obra maestra tenía un punto débil imperdonable para estrategias mundiales.

La chica salió siendo felicitada por mucha gente, que se había molestado con la superioridad insultante del microprocesador y salió del centro de convenciones, se encontró con su novio un chico geek, que la vio y la besó con cariño, le dijo que si la vaina funcionó, ella dijo que si, y él se alegró, se fueron caminando por ahí, recordando que a veces la mejor estrategia es la que nunca se espera tu oponente, y esto vale en cualquier ámbito.

 14 16 22 24 29 34 37 38 40 44 49 50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: