ESTE ES UN RETAZO DE POST ALGO PSICOSOCIASEXUALMENTE DESINHIBIDO SACADO DEL DIVAN QUE SE QUEDO EN LA CRIPTA

 01 02 03 04 05

Seguimos echando tecla, esta vaina te viene así…

Era el tercer día en su nuevo consultorio, la especialista Michelle, se había ganado cierto prestigio como colaboradora en programas de radio de corte juvenil, a pesar de ser solo psicóloga pues manejaba temas sexuales con buena mano y por eso se compenetraba con los sexólogos invitados en tres o cuatro programas de radio, donde se abordaba estos temas, ella le costó al principio, pero gracias a la desfachatez de los sexólogos, profesionales pero bien relajados, la niña se soltó y empezó a intervenir más activamente, los especialistas de sexo la vieron y le recomendaros que si podía se sacara unos diplomados o cursitos certificados, que le podían ser de una gran ayuda, ella lo pensó y decidió darle.

De eso han pasado ya unos 18 meses y la muchacha le ha ido muy bien relativamente, se mudó a un consultorio propio y poco a poco clientes aparecen, más que todo en el área de psicología, donde las tensiones en el país han afectado a un poco de gente de forma negativa y la sociedad se mantiene unida por hilitos más débiles, ella no es la que va a resolver ese peo, pero por lo menos pone su granito de arena, también ha habido un par de casos relacionados a la sexualidad, pero luego de dar un par de consejos, remite a uno de sus panas sexólogos que de ello saben ellos que jode, a ella todavía le falta algo de pericia.

Pero un día de esos, llegó un paciente que ahora era remitido por uno de los sexólogos con quien había hecho llave recientemente, se llamaba Bruno Sifontes, tenía algo más de 21 años, era bien apuesto, pero algo tímido, cuando lo hizo pasar ni siquiera levantó la cabeza y saludó con la voz bajita, lo mandó a sentar enfrente de su escritorio y le hizo las preguntas pertinentes para el registro que debía llevar, cuando le preguntó su problema, él le dijo que era adicto al sexo…

Qué????? Adicto al sexo????? Explícate chamo, se le salió el chamo por accidente, primero porque el muchacho solo tenía 21 años, aunque eso ya lo dijimos el párrafo anterior, y bueno que la palabra sexo combinada con adicto era un poco delicada para tratar y ella obvio que no estaba acostumbrada.

El chico le dice que nada, que cada vez que ve a una mujer muy atractiva, pues le invade un deseo sexual incendiario que lo controla y lo hace desearla, desnudarla, besarla, mamarla, penetrarla y cabalgarla salvajemente hasta saciarla y bueno saciarse él también, aunque como su deseo suele ser muy alto, le provoca hacerle lo mismo varias veces, que las parejas que él tiene, siempre se agradecen las enormes cantidades de placer que él les prodiga, pero el resto de los factores que mantienen un noviazgo se veían desplazados de forma dramática por las altas cargas eróticas y sexuales que transmite por medio de la unión de los cuerpos, algo así que el muchacho tira bien, pero tira demasiado y eso para las niñas era un problema, porque muchas de ella esperaban algo más luego de la intensa penetración e interacción sexual salvaje, incluso una de ellas lo llamaba sátiro, como ese personaje mítico que no recordaba de donde lo oyó.

Mientras las palabras del muchacho entraban por sus oídos, se sentía un poco turbada, ya que bueno la muchacha se había dedicado tanto a sus carreras y compromisos profesionales que había descuidado como mucha su parte personal entre eso, obvio estaba su parte sexual, porque quitando a ese medio novio que tuvo por los tiempos de las pasantías, no había mas nadie que hubiera entrado en su intimidad, a veces pensaba en que ese coñazo de trabajo y curso que hacía era para tapar esa carencia.

Pero mientras tanto sintió un calor demasiado arrecho, muy mal momento para que el aire acondicionado del consultorio se tirara tres, por lo que decidió sacarse la chaqueta que llevaba encima, cosa que se arrepintió a los dos segundos, porque se acordó que en vez de la chemise que se iba a poner hoy llevaba una especie de polera sin mangas, profesional, pero con un pseudo escote que estremeció a Bruno, tenía un maletín en su cercanías y con la excusa de buscar una carta que no encontró, se lo puso en el regazo, ella sabía que era para taparse la erección que ella sin querer queriendo le había provocado, eso la hizo calentarse un poco más, quiso apretar las piernas, pero se contuvo, ella era la profesional y tenía que comportarse como tal.

Luego de la conversa, ella le dijo que por lo que le dijo, habían algunos detalles psicológicos que debían pulirse, pero que no debía preocuparse, que era un hombre joven, bendecido con una gran energía y carga sexual, todo lo que tenía que hacer era saber controlarla y no dejar que lo avasallara, si lograba ese tópico, el resto no sería gran problema. Mientras eso lo decía, ella sentía las miradas de deseo que el niño Bruno le prodigaba a sus pechos, a su labios, ya algo brillosos y nerviosos y sus caderas anchas, donde le esperaba una entrepierna que ella sentía bastante jugosa, ella poco a poco sentía que perdía el control de si misma, pero no el aplomo y el control de la consulta, aunque ya el niño Bruno sabía que la estaba afectando cada vez más y de cuando en cuando en la consulta le lanzaba una que otra punta, la cual Michelle esquivó no con poca dificultad, luego de la hora de consulta, ella se despidió con educación y profesionalismo, pasaron unos minutos, mientras ella volvía a tratar de tener control de su cuerpo, sintió la tentación de masturbarse en ese lugar, pero decidió que lo haría en la comodidad de su hogar, porque necesitaría una buena sesión de dedos, y ese vibrador que tenía rato que no utilizaba al cual de seguro le compraría las pilas en la farmacia de cadena que está en la esquina.

Llegando a la casa, sabía que era seguida, sabía que era Bruno, que a una distancia que él creía segura, la veía a lo lejos mientras sentía la sangre que pasaba por su cuerpo enervarse hasta niveles que él nunca había creído llegar, su falo erecto estaba babeándose como un niño recién nacido, la veía, pero no tenía la confianza de acercarse a ella, mucho menos querer proponerle compartir cama, saliva y fluidos, ella llegó a la farmacia y entró, él se quedo afuera al otro lado de la calle, en una de esas una chica muy linda se le acercó y le pidió la hora, se la dijo, y se le quedó viendo unos segundos, tenía un culote impresionante, pero cuando volvió a la farmacia Michelle había desaparecido, desesperado se acercó corriendo a la farmacia, incluso entró y algo azorado pasó por los pasillos sin verla, luego salió algo cabizbajo de la farmacia, encontrándose a Michelle de frente… no me digas que ahora me sigues…

Él se quedó petrificado, no pensó, no dijo nada, como reacción primaria y directa le cerró la distancia y la besó, ella intentó resistirse, pero apenas sintió la dureza del falo presionarse hacia sus caderas pronto dejó de resistirse, lo abrazó y dejó que la lengua hambrienta de él se entrelazara con la suya, se despegó de él y lo tomó de la mano, te vienes conmigo, es momento de una terapia.

 08 09 11 12 16

Cuando entraron a su cuarto, ya no lo tenía tomado de la mano, lo tenía agarrado por el falo, que ya estaba lubricando como poseso, lo sentó en la cama y de rodillas ante él empezó a mamárselo lentamente y con intensidad, haciendo que él se agarrara del colchón de la cama y cerrara los ojos gimiendo y pidiendo más, la lengua traviesa de Michelle recorría el cuerpo cavernoso y erecto del falo del chico, se entretuvo como mucho succionado el pipe del chico, tanto así que él no pudo controlarse y gritando le dijo que se detuviera porque lo iba a hacer acabar, ella no se detuvo, sintiendo los chorros de semen invadiéndole el cielo de la boca, no le supo mal, y al final decidió tragar, le dijo que lo esperara allí y se quitara la ropa, que ella venía, fue al baño se cepilló los dientes y cuando se volteó vio que ya el muchacho desnudo y todavía con la erección se le fue encima, besándola en la boca furiosamente, de allí pasó a sus orejas, lamiéndolas y succionándolas, haciéndole cosquillas con la lengua en los lóbulos, bajó por su cuello mordisqueando su piel y llegó a sus pechos erectos, los cuales recorrió con la punta de la lengua, succionó con hambre y mordisqueó con malicia, saboreando su punta gruesa y apuntando hacia el cielo a donde ella se sentía que llegaba con la lengua del muchacho, bajó luego por su abdomen y su ombligo, llegó a la vagina de Michelle, la cual estaba húmeda y olorosa a sexo, respiró y se embebió de ella, y no pudo aguantarse, se levantó, se entrelazó con ella y la penetró con una facilidad que los sorprendió, se movían un poco torpe al inicio, así que ella decidió que era mejor que él se encargara de moverse dentro de ella, él se movía circularmente y con regularidad entrando y saliendo de su intimidad de forma continua y viciosa, haciendo que Michelle gimiera más y más duro pidiendo que le dieran más y más duro, él la tomó de los cabellos y ella lo miró a los ojos, mientras ya entendiendo como él chico movía la paloma dentro de sus labios vaginales se empezó a mover también, viéndose a los ojos, la cópula fue monstruosa, gimiendo y respirando cada vez más fuerte, hasta que ella vino y acabó brutalmente, él se sintió acabar y se salió, ella quedó de rodillas y vio el semen venir lo atajó con la mano, lo siento chamo, yo no soy actriz porno y no soy fanática de que me llenen la cara de semen, igual podías dejarlo adentro de mi porque tengo el método ese el que dura 10 años, no había peligro. Al final ambos se rieron, total el polvo había sido bueno.

Él se disculpó, no tenía pensado tener sexo con su terapeuta…

Si claro, dijo Michelle, me empezaste a desear desde el momento en que me quité la chaqueta en el consultorio, no te hagas…

Si, está bien, lo admito, pero no se, esto no debería ser así, dudo que esto me haga algún tipo de beneficio, porque no se como manejarlo…

Ella lo vio, encontró que su pene estaba erectándose de nuevo, así que lo tomó por la cabecita y lo llevó a la cama, le dijo que no se preocupara, que él lo ayudaría, pero antes, colocándose de espaldas a él y a cuatro patas, para que el se enervara viendo su vagina húmeda y su ano, vamos a seguir con el diagnóstico, sintió el falo erecto y furioso entrar en su vagina y ser tomada por la cintura para seguir la cópula.

 19 20 25 26 27

Un par de semanas después los dos no estaban en el consultorio, estaban de nuevo en su casa, la de él esta vez, porque vivía solo, él estaba desnudo, amarrado y con los ojos vendados, ella se estaba desvistiendo y totalmente desnuda tomó el pene duro del chico, estaba ya botando algo de babita…

Pero qué coño es esto, qué me piensas hacer, le preguntó Bruno.

Sencillo dijo Michelle, lamento decirte que lo tuyo no es una adicción al sexo, luego de estas dos semanas que me has estado fornicando sabrosa y salvajemente, por ahí estuve investigando y preguntando me encontré que tienes una especie de hipersexualidad latente, con tendencia a la eyaculación retardad, algo que le dan a los hombres luego de los 50, parecida a la satirizáis, para compensar la caída en la potencia y rendimiento sexual, pero como tú eres un chico joven que a pesar de tu alta producción todavía no has llegado a tu pico, bueno esto te abruma, así que nada vas a tener que aprender a controlar el guevo, en vez de dejar que el guevo te controle a ti… capichi???? Cuando él preguntó cómo lograría eso, sintió como la vagina caliente de ella cubría el pene de él completamente, el se enervó y pegó un berrido de placer, ella le dijo, bueno chamo, todo es cuestión de ritmo, debes aprender a controlar el ritmo, y chamo, aprende a ser un poco menos visual, eso te va a ayudar burda a controlarte, lo decía mientras con un papel en una mano decía, bueno, tiene que ser 60 movimientos pélvicos por minutos, aquí vamos, empezó a moverse, sintiendo el falo entrando y saliendo queriendo crecer para entrar más en sus adentros, solo pensaba entre las penetraciones que no debía ceder a la tentación de moverse más rápidos, por lo menos no todavía, ya a los 4 días se pudo dar ese lujo, sin tener que vendarle los ojos… siempre le decía, no te dejes controlar, controla tu y no te preocupes si te vas en semen, lo intentaremos de nuevo.

En una de esas conferencias de salud sexual, donde Michelle fue invitada, porque quitando las constantes cogidas de su paciente curado y convertido en pareja, la muchacha tuvo clientela diversa, logró sacar varios diplomados y se empezó a posicionar como una profesional bastante buena, llegó vestida preciosamente con vestido fino y con Bruno vestido de traje, ella lo presentó a sus colegas que lo saludaron y le dieron un trago, el Dr Ramírez lo vio y ella le dijo que debía conocerlo, porque él fue que lo remitió, él le dijo que sabía que ella tenía el toque para ayudarle, los demás rieron y ella también.

Cuando la fiesta se puso aburrida y estaban dando unos reconocimientos, el Dr. Ramírez fue abordado por Bruno, él le preguntó si el sabía que lo que pasó, porque el sabe de los desvaneos sexuales de él con su doctora. El le respondió que no, pero mal no salió, porque la Dra salió adelante y cambió las reglas del juego, pero sirvió porque ya se le ve mucho mejor, y ambos salieron ganando, él algo alegre le estrechó la mano, vio a Michelle algo aburrida acercándose a ellos, y al oído el dr le dijo al ex paciente.

Detrás del escenario hay un cuartico, espacioso y cómodo, además de discreto, porque no te la llevas allá y experimentas un poco eso del sexo en espacios públicos, les puede caer muy bien, ella llegó y lo tomó de la mano, le dijo que había encontrado un sitio acogedor que quisiera tirar, perdón, conocer, por qué no se viene con ella????? La escena se va a lejos con ambos sonrientes mientras el Dr. Ramírez brinda al cielo pensando, su madre y eso que yo quería brincarle encima, bueno mejor no, todavía estoy casado, no es conveniente, pero esperen a que me termine de divorciar, la próxima no la pelo.

 28 29 31 32 33 34 38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: