ESTE ES OTRO RETACITO DE POST MEDIO ENFERMITO

02 04 07 08 09 10 15 16 23 27 31 34 35

Ok, esta vaina debería ser más o menos así…

Había tomado esa guardia para que una de sus compañeras pudiera hacer unas diligencias, y como ella debía un favor, no le caían mal unas horas extras de trabajo en el hospital de la ciudad, en general el día estaba tranquilo, algunos pacientes con dolencias menores, nada que debiera salir de la rutina. Hasta que lo vio por primera vez.

Había sido remitido de un centro de especialidades, tenía un conjunto de síntomas bastante extraño, y un diagnóstico poco favorable, sus padres que ya no sabían que hacer con él, decidieron llevarlo allá, más que todo para que pudieran tenerlo cerca de la casa y estar con él, a la muchacha le dio como un poco de pena con el chico, que se debía sentir incomprendido y bastante solo, así que cuando le dijeron si podía atenderlo ese día, había falta de personal, pues no tuvo problema en hacerlo.

Cuando entró a la habitación el chico estaba dormido y acostado de lado, ella entró sigilosamente, pero igual tenía que despertarlo, lo hizo con suavidad, aunque él igual se sobresaltó, cuando ella lo vio, estaba bastante impresionada, blanco con rulos y catire, ojos grises y rayaditos, estaba algo flaco y no era muy alto, tenía cara de niño, pero en la mirada se le notaba que había vivido más de lo que muchos creían, no sabemos cómo, pero bueno, lo había hecho.

Se presentó como la señorita Mendoza, supo que se llamaba Juan, que tenía unos 15 años y que bueno, le gustaba leer, ver algo de televisión, y buenas películas, le fue a llevar los medicamentos que le tocaba tomar en el día, ella se los dio, él los vio y se los tomó no con poco desgano, cuando ella le dijo que se los tomara para sentirse mejor, él la vio y le dijo que él no volvería a sentirse mejor, que ya lo sabe, aunque sus padres se lo nieguen, como si haciendo eso, postergaran lo inevitable, ella lo vio, algo desenfocada y le dijo que bueno, será, aunque sea que se tome las pastillas para postergar lo inevitable unos días más, que uno nunca sabe lo que se puede encontrar en esos días, él vio y nada le dio las gracias, ella le preguntó si le podía buscar algo más para que esté mejor, le preguntó si tenía algo de comics para pasar el rato, ella le dijo que haría lo que pudiera, que fue unas revistas sacadas de un viejo consultorio que sacaron la pata del barro, él se alegró un poco, leyó, comió la cena que le dieron y se acostó a dormir.

Al final la Srta Mendoza quedó en la guardia de esa ala del hospital, así que visitaba a Juan regularmente para averiguar qué le podía traer, él le pedía caramelos, algunas chucherías y revistas de cualquier clase, ella salía en sus horas de descanso y luego de comer y tomarse un café, iba al kiosco y le conseguía las cosas, pasaba por el cuarto y se las dejaba por allí caleta, porque los doctores eran medio ladillas con lo que el carajito consumiera, seguía estable, pero lo que tenía todavía no se sabía.

La Srta Mendoza se la pasó más y más con el chico Juan, se ponían a hablar de todo un poco, de la vida, del deporte, de la música y los artistas, se le veía de buen humor, aunque tenía esa pesadez tan característica de la desesperanza que se posa en el alma de los que saben algo que no les gusta y no pueden cambiar, pero aún así, la Srta Mendoza se afanaba en mantenerlo lo más tranquilo y contento posible, por ella Juan por lo menos se fumó, o mejor dicho le dio una calada, a un cigarro y vio las primeras y únicas mujeres desnudas de su vida, por medio de una revista para adultos que ella le compró y le regaló, él se sorprendió y le dio las gracias.

En una de esas estaba la Srta Mendoza haciendo su ronda, cuando la llamaron de emergencia, el chico Juan estaba muy ansioso y pidió si la podían llamar, cuando llegó estaba muy asustado, le dijo que le daba miedo estar solo, que sentía la cercanía de la muerte irlo a buscar, que por favor no lo deje solo, ella le dijo que eso no era así, que la muerte no solía operar de esa manera, pero igual le pidió que se quedara con él, por lo menos hasta que se quedara dormido. Ella al final decidió hacer algo, lo arropó bien arropado y lo acomodó, se metió a un lado de la cama y lo abrazó contra si, para que durmiera cómodo, como si estuviera cerca de su madre, lo único fue que ella sin querer se quedó dormida abrazado a él, ella se despertó a las horas, lo vio profundamente dormido, le acarició el cabello y lo besó en la frente, en ese momento él abrió los ojos, ella lo vio abrirlos, lo vio a los ojos, y nada, decidió besarlo en la boca, un beso suave y corto, sintió un escalofrió ir de ella hacia él, él sonrió y ella sintió que nunca debió darle el beso, pero era tarde. Sonriendo Juan le dio las gracias y se quedó dormido otra vez.

Una semana después, se celebraban los funerales de Juan, el cual nunca despertó desde que se quedó dormido, una enfermedad degenerativa de tipo desconocida fue la causa de muerte, la Srta Mendoza se quedó todos los días hasta tarde esperando un despertar que nunca llegó, la última noche que se quedó con él, ella lo sintió, que los segundos de vida del chico estaban llegando a cero, se acercó, le acarició la cara por última vez y lo besó en los labios, juró que sintió en los suyos el último suspiro de vida del chico, como diciéndole que su último estertor de vida era un regalo para ella, dejó de respirar y dos lágrimas silenciosas salieron de sus ojos y cayeron en el rostro inerte de Juan, salió de la habitación y no volvió más al hospital, sabía que no volvería a aguantar otro suceso como ese, porque era la segunda vez, no tendría guáramo para la tercera….

40 41 44 46 50 53 56 58 61 64 65

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: