ESTE ES UN RETAZO DE POST SUCIAMENTE INDOMITO DESDE LO MAS SALVAJE Y REBELDE DE LA CRIPTA

Ok pues, venimos con esto, debe venir así!

 01 02 03 04

Algo que siempre ha caracterizado a la historia del hato de la Implacable, es una historia llena de polémicas y muy poca paz, desde su inicio y formación, que fue cuando un terrateniente que tenía varias tierras, hizo una alianza o un negocio con otros terratenientes para aliarse y evitar la invasión de los europeos que venían a colonizar y conquistar, fueron meses, diríamos años, de luchas encarnizadas, para echar al enemigo de la tierra propia, sin importar si había que regarla con la sangre de los caídos en combate, hasta que por fin lograron las tropas de aquí, vencer, o mejor dicho aguantar hasta que el enemigo se diera cuenta que ganando salía perdiendo, cuando los invasores se fueron, se hizo una gran fiesta donde estuvieron las familias celebrando, con sus hijos y sus relacionados, justo cuando estaban haciendo el brindis por la victoria y la llegada de unos mejores tiempos, con mucho dinero, oro, recursos, vida y salud, irrumpieron varios hombres armados hasta los dientes en el gran salón y sin mediar palabra acribillaron a todas las familias que se encontraban allí, luego de unos eternos minutos de plomazón descarnada, se hizo alto al fuego, los hombres empezaron a revisar los cuerpos de los muertos, y los heridos fueron rematados con tiros de gracia, decidieron sacar los cuerpos y quemarlos en un granero que se encontraba en las afueras, luego de empezar a mandar a limpiar la sangre y las balas del salón se fue a un salón que había cerrado con llave hace un par de horas antes, metió la llave y ahí estaba uno de sus sirvientes más leales, le preguntó si todo estaba arreglado, y el sirviente asintió, el dueño totalitario abrió la puerta y entró.

De las 5 familias que había sido masacradas, habían secuestrado a una de las hijas, en edades adolescentes pues (14 a 16 años en general), las que había estudiado más y tenían más futuro como casaderas para obtener beneficios de la familia como yerno, estaban amarradas una al lado de la otra y amordazadas para que no gritaran y pidieran auxilio o avisaran a sus familiares, el dueño total de la finca, que lo llamaremos Don Gabriel pasó entre las chicas y ellas lo vieron con horror, les dijo que habían sido escogidas por ser la mejor representación femenina de cada una de las familias de las que vienen y que bueno, con ella se terminará de realizar la fusión de las 5 familias para tener el control de la tierra y sobretodo sus recursos, que se preguntarán por qué y como se hará esa fusión, bueno, digamos que hay una especie de vacío de poder, que había que llenar.

En ese momento llegó un sirviente con una bolsa de piel, que tenía el fondo llenó de rojo sangre, sacó de allí las cabezas de, vaya la redundancia, los cabezas de familia y dueño de los terrenos, las cuales había sido cercenadas de los cadáveres llenos de plomo que habían sido masacrados en la fiesta de la victoria de la batalle terminada hace poco, les dijo a las chicas que como únicas herederas ellas eran lo único que interferían entre ser el dueño máximo de todo y solo tener una parte de eso, y como no podrían administrar las tierras, por ser mujeres, y que según Don Gabriel las mujeres no saben un coño ni de la tierra, ni de los animales, ni del dinero ni las obligaciones, pues tampoco esperará por algo de tiempo para que aparezcan pretendientes que quieran ponerle las manos a la tierra que él le tiene el ojo montado, así que él tomará a las 5 hijas y le hará los herederos del enorme terreno, porque el que quiera competir por la tierra será fusilado, pero primero lo primero, hay que hermanarlas a las 5 para la historia.

Sacó una navaja de una gaveta que tenía por allí y se acercó a cada una de ellas, con esa navaja las despojó de los vestidos y la ropa interior que llevaban debajo, para dejarlas solo con los zapatos y medias, luego de desnudar a las cinco niñas casi mujeres, fue a donde estaban unas brasas, encontró 5 fierros encendidos al rojo vivo previamente, tomó el primero y se acercó a una de las chicas, que veía al hombre con horror, pero no podía moverse mucho, Don Gabriel se acercó a la muchacha que en la mordaza gemía de miedo y pedía piedad, él la abrazó fuertemente y le pegó el fierro rojo intensamente en una nalga, la niña gritó por medio de la mordaza y luego se desmayó, luego él la dejó no sin antes ver con satisfacción la marca de la figura quemada recién hecha y que tomaría un par de semanas cicatrizar y quedar permanentente, para buscar otro fierro y marcar a otra muchacha, al rato el Don Gabriel, se acercó a unas sirvientas, les dijo que recogieran a las muchachas y las limpiaran, para luego atarlas a los catres previamente armados, que el tomaría la pócima de poder, porque tiene 5 hembras suculentas y vírgenes que tiene que inseminar, es momento de hacer el linaje…

 08 09 06

De eso han pasado unas cuantas generaciones, la leyenda se ha magnificado, ampliado, cambiado, evolucionado, etc, ya han pasado decenas de hijos, porque Don Gabriel tuvo a las 5 hijas como un harén y a cada una las trató como una reina, pero a distancia; de ellos un coñazo de nietos y bisnietos, los años pasaron y el país cambió, vino le tecnología, el progreso, el hambre del oro y de la plata, las guerras por la dominación del país, los años de la hambruna, pero nada de eso ha podido con el fundo de Los implacables, símbolo de la región de los llanos centrales, la entrada del fundo, tiene un busto de Don Gabriel que simbolizó el estatus del terrateniente, antes de ser asesinado en extrañas circunstancias ya pasado de viejo, aunque sin dejar de ser el patriarca todopoderoso que no dejaba nada para nadie, sus esposas, decidieron para evitar problemas mantenerse juntas con sus hijos, como una especie de gran familia, para poder enfrentar los factores de poder que codiciaban esas tierras y sobretodo el poder intrínseco que venía al poner la bota encima de ellas. De cuando en cuando el espíritu de Don Gabriel aparecía o parecía reencarnar en parte de su descendencia, por lo menos en este caso, en Don Ramón, quien había quedado a cargo de la hacienda, más que todo, porque en esos tiempos tan confusos, el tenía las bolas suficientes para poder mantener el orden y la sumisión del personal y familiar, usando todo lo que fuera necesario, así fuera la fuerza bruta, o con fusta, o con látigo, o con porra, o si no entendías, con cuchillo (su favorito) o pistola, siendo famosas esas historias no oficiales sobre cómo redujo a sus enemigos a la mínima expresión cuando no aceptaban unirse a él, que en general era como rendirse, dejando todo a su cargo y quedando como adorno.

Pero Don Ramón no era eterno, algunos atentados, el stress, las incontables horas de no dormir, la sobrecarga de trabajo, hicieron que Don Ramón empezara a desgastarse, además no ayudaba un cuerpo endeble y débil que pareció no aguantar la fuerza incansable e imparable del carácter y la rabia que tenía en sus adentros, procedente de las burlas y abusos que recibió por parte de su familia y sus compañeros; y por eso enfermó y gravemente, aún así no dejó la hacienda sola o descuidada, porque habían varios pretendientes que querían ponerle la mano encima, antes eran unos que querían ponerle la mano encima a toda la hacienda, ahora varios se han puesto de acuerdo y pensaban que podían dividirse la hacienda y hacerla pedazos para eliminar el poder que daba esa gran extensión de tierra, que a veces era un estorbo para poder dar paso al avance indetenible del progreso total, que tocaba la puerta ya con insistencia y mucha impaciencia.

El caso es que una noche Don Ramón tuvo una crisis, una ya bastante grave, y a pesar de la insistencia del señor de no ir al hospital, lo trasladaron en contra de su voluntad en la única ambulancia que había llegado al pueblo, la cual salió de la hacienda y por la rústica carretera que iba hacia el pueblo más cercano, pues fue emboscada para obligarla a detenerse, cosa que hizo al caer en un bache, cuando abrieron la puerta para rematar al viejo, ya estaba agonizante, pero con una pistola en la mano, no le dio tiempo de sacarla del estuche cuando dio su último aliento, había dejado de existir, solo y como siempre buscando defenderse de sus eternos agresores que no lo dejarían en paz

 11 13 14 15

La desaparición física de Don Ramón terminó de disgregar una familia demasiado grande y que estaba unida por la dominación, por la fuerza y el amor desmedido y adictivo al poder y al dinero, pero los miembros más jóvenes le habían perdido el respeto y el amor a la hacienda, seducidos por otras cosas más modernas, producto de viajes al exterior del país o sino la ida a las capitales más modernas y más divertidas o más seductoramente atrayentes, pero todos estaban pendientes de qué iba a pasar con las tierras y sobretodo, qué había escrito el Don Ramón en su testamento, el cual había sido guardado en una bóveda con estrictas instrucciones de no ser abierto y leído hasta el día de su muerte, nunca le dijo a sus hijos ni a su esposa, cómo haría la repartición de tierras en caso de su muerte. Por eso llegaron los abogados que eran de confianza de Ron Ramón y en compañía de los hijos y la familia completa fueron al banco de la ciudad, más cercana donde Don Ramón llevó el testamento, esa fue la única vez que el se acercó a la gran ciudad, más que todo porque le tenía repulsa al smog y al progreso en forma de hierro, electricidad y esas cosas que era demasiado viejo para entender, y al mostrar la credencial de la familia, se tuvo acceso al archivo, donde estaba el testamento, el cual fue trasladado hacia la hacienda, donde se abrió y empezó a darse lectura de las palabras escritas en el papel y firmadas con el puño, letra y sangre del mismo Don Ramón.

Las palabras dejaron a todos de piedra, había dejado a cargo de la hacienda de forma sorprendente a una mujer, y una que casi nadie conoce, nada más y nada menos que Teresa, una hija no oficial, la cual vino de un affaire, de unos cuantos que tuvo Don Ramón cuando era más joven aunque no mucho, quien estaba por fuera de la ciudad, pero que se había enterado de la muerte de su padre y ya había avisado que aparecería en la hacienda al cabo de un par de días, muchos protestaron, otros dijeron que no estaban de acuerdo, y que iban a esperar a la mujer esa para pedir su parte y largarse. Total ese pedazo de tierra para ellos no les vale nada, lo que importa ahora es el dinero, y ahora que el viejo no estaba para guardarlo lejos de las manos codiciosas de la familia, se iba a tener que repartir, y la tal Teresa no lo iba a evitar.

 22 24 19

En la mañana de ese día, estaba llegando un taxi, o un rústico viejo, que aún así le costaba pasar por el camino bastante averiado que daba hacia la hacienda de los implacables, muchos se quedaron extrañados del vehículo y solo podía significar una cosa, que por fin la señorita Teresa, porque había investigado a la persona y la misma no se había casado, había hecho llegada a la hacienda para poner orden en ella. Se sabía que tenía ya unos 24 o 25 años, que su madre fue una de las mujeres que visitaba Don Ramón en los burdeles cuando estaba de malas con su esposa, más cuando esta falleció prematuramente luego de dejarle unos 4 retoños que no sirvieron para un coño relacionado a la hacienda, aunque siguen jodiendo, y que nada unos años después la vio con unos 11 años y ya estaba asomando por debajo de la ropa y el cabello la mujer que iba a hacer, decidiendo tomarla a su cargo y darle educación y herramientas para que pudiera defenderse, obvio que luego de unas primeras lecciones supo que había en esa chica, el heredero que su mujer nunca le dio, e irónicamente la falta de bolas que había en sus 4 hijos, ella las tenía con creces a pesar de llevar par de tetas y totona, el rústico se puso en el frente de la entrada de la hacienda y lentamente la muchacha se bajó, tenía la cara bonita y buen cuerpo con el cabello largo, eso si sus ojos daban a entender que había vivido mucho más de la edad que su cuerpo transmitía al exterior, fue recibida por una comitiva conformada por los administradores y personal de la hacienda, quienes le ayudaron para asentarse en una habitación al lado de la que era de su padre, a donde se dirigió para terminar de asentarse y cambiarse.

Apenas llegó decidió cambiarse, el calor seguía siendo una ladilla para Teresa, la cual decidió antes de empezar sus labores, tomar un baño, se había cambiado y quedado en bata, cuando sintió los pasos y como abrieron la puerta, ella estaba sentada y de espaldas a la misma cuando entraron, varios hijos y esposas de hijos que fueron a verla y a reclamarle su parte, que ella no era tan hija de Don Ramón como ellos, ella levantó la cara y se puso de pie, volteándose.

La bata medio transparentosa dejaba ver al traslucido unos pezones gruesos y un poco oscuros, esta estaba abierta y dejaba a la vista una vagina con un pequeño camino de vellos encima del pubis, caminaba descalza, con pies de mediano tamaño y dedos pintados de morado, en perfecto orden de tamaño del pulgar al meñique, caminaba ligeramente, pero pisando fuerte, se acercó al muchacho que le había hablado, le preguntó si era Armando el hijo mayor, cuando le dijo que si, con un movimiento rápido, lo agarró por las bolas y se las prensó con mucha fuerza, haciendo que el chico se privara… le dijo que su padre tenía razón tenía las bolas bien blanditas, debió ser por eso que la señalaron a ella y no a él para que se encargara de la hacienda, le apretó las bolas más duro todavía y el chico empezaba a gritar de dolor, le dijo que no esperaba que la respetara, pero si esperaba de él que entendiera una cosa, que nadie le iba a decir lo que tenía que hacer, porque ya Don Ramón le había dejado las instrucciones antes de partir al otro mundo, y que no se preocupe que luego todos obtendrían lo que se merecieran en el caso de él, a menos que se porte bien, no recibiría nada, o mejor, tal vez un par de plomazos en la sien de su misma mano, porque se los merece por carajita, le soltó las bolas y lo agarró por el cuello con una mano, se dejó desnudar y le dijo que no se fiara por este bello cuerpecito, que hay mucha maldad detrás de esa piel, que no fue como ellos que lo tuvieron fácil, ella se sudó y sangró y burda lo que tiene ahorita, y ningún niño ruquito se iba a poner a decirle que hacer. Lo soltó y todos se fueron ella agarró y desnuda entró al baño, necesitaba un baño relajante, bueno necesitaría unos cuantos en esos días.

 25 27 28

Fueron unos días bastante intensos, entre las instrucciones dadas por su padre, era el negociar la hacienda a unos compradores extranjeros, los cuales vieron el potencial de las tierras no para la siembra, sino para extracción de petróleo y gas, cosa que no le gustaba a Don Ramón, porque pensaba que la extracción del Petróleo era la muerte de la ganadería y las costumbres del campo, pero como el ya no estaba vivo, ya no importaba pues, los compradores llegaron pronto y empezaron a entregar los folios, donde estaban las distintas ofertas de pago y negocio, donde aparte de la compra de las tierras, se les pagaba una parte de los beneficios de la explotación como compensación de las pérdidas de los negocios del campo, los porcentajes y las condiciones de pago variaban, por lo que había que revisar cláusula por cláusula y según su padre conseguir las más favorables para aceptar y empezar las negociaciones.

Estaba revisando unos papeles con unos números y gráficas y en general Teresa estaba bien concentrada cuando escuchó un escándalo, se acercó al sitio donde pasaba la vaina, cuando vio a varios trabajadores discutiendo, se acercó y preguntó que pasaba, le dijeron que estaban molestos porque Don Ramón dejó a una mujer encargada de la hacienda, y eso no debía ser, que debía ser un hombre el que se encargara de la hacienda, porque una mujer no sabe nada de eso.

Teresa cargaba unos lentes oscuros, porque el sol solía enceguecerla, se los quitó y le dijo al hombre que bueno, que hacía una vaina, que iban para una pelea mano a mano, si el ganaba, pues ella le cedía sin chistar la hacienda para que el la llevara, pero si por Dios no quiera el llegaba a perder, pues lo iba a castigar con saña, él se rió y le dijo que no pelea con mujeres, ella lo retó con la vaina que tenía miedo a pegarle a una mujer, de seguro le pega a su mujer y a la otra que debe tener, o es que le faltan las bolas para intentar pegarle, el hombre se arrechó y se fue a alcanzarle, no lo logró, y ella no lo peló, le dio una coñaza bien sabrosa, hasta que le dejó medio inconsciente en el piso, le puso la bota en la cabeza y le dijo que si esperaba que esto fuera lo peor, que esperara a que terminara de leer, mandó a varios de sus hombres que lo llevaran al patio y lo amarraran desnudo a una columna, que dentro de un rato iba a llegarse con un fuete y ahí si le iba a dar con todo para que aprenda a respetar, en esa vaina, cuando la espalda del infortunado estaba hecha jirones, les dijo a todos que no tenía que pasar esto de nuevo, que por las buenas era un pan de dios, pero por las malas era el puño de hierro del mismo demonio, así que mosca pues.

 29 31 33 34

Las negociaciones iban más o menos avanzada, había un comprador de la ciudad, que tenía acciones en una petrolera y estaba comandando la representación de esa empresa para intentar adquirir las tierras, había puesto unas condiciones bastante buenas, pero no perfectas, pero al muchacha le había agradado las negociaciones y más que todo las atenciones que le prodigaba el señor, que la tenía como una reina en tacita de plata y la trataba como una diosa, mientras ella se hacía la loca, pero él pensó que la estaba enamorando.

El día anterior a dar la decisión de quién iba a comprar la hacienda y luego cómo se iba a repartir el dinero de la venta, él señor se apareció en la habitación de la mujer, y ella lo esperaba en bata transparente, sin nada abajo, y rodeada de flores, el llegó la besó le despojó de la bata y luego empezó a tocarla, besarla y lamerla, todas esas cosas que se le hace a alguien cuandos e le hace el amor, una vez, dos veces y una tercera vez por si acaso, donde ella se dejó hacer gimió que jode y fue llevaba al éxtasis unas cuantas veces, ya en las últimas estaban los dos abrazados en la cama, cuando ella le dijo que lo amaba, él le dijo que también la amaba, ella le dijo que no,  que sabe que no es cierto, él cariñosamente le dijo mientras la abrazaba más, que de que hablaba, si él la ama desde la primera vez que la ve, ella le dice jodiendo que no, que siempre supo que sele había acercado por interés, interés en la hacienda y en los reales de la venta, y sobretodo en la parte que le toca a ella, terreno incluido, que era lo que estaban buscando los compradores y que seguiría perteneciendo a la familia, cosa que no había pensado bien cuando mandaron a asesinar a Don Ramón, que pena si hubieran esperado un poco más él y sus socios tendrían el premio mayor, pero… en ese momento cuando el amante se puso muy tenso, ella tenía algo en la mano que sacó de una de las almohadas que lo llevó todo borroso y luego a negro.

El incendio empezó en la habitación donde estaba durmiendo Teresa y pasó rápidamente al resto de la casa, la cual hubo que ser desalojada rápidamente, la familia entera vio como las llamas devoraron la casa por completo y rápidamente hasta dejarla en los cimientos, empezaron a preguntar por Teresa y nadie la vio, dijeron que había un cuerpo totalmente calcinado en la habitación, quemado hasta los huesos, el cual pensaron que era Teresa, lo cual significaba que al morir el encargado de la hacienda esta pasaba a un limbo legal, que podía durar unos cuantos años, que dejaba a toda la familia en la calle, todos se vieron a las caras, ahora si venían tiempos muy duros.

Mientras tanto a lo lejos, las botas iban caminando por la carretera, una chica con chaqueta y bolso, con unos cuantos papeles importantes entre otras cosas iba con paso rápido, a lo lejos veía un camión algo desvencijado que iba lentamente pasando los baches, ella le sacó la mano para pedir la cola, se detuvo, ella saludó, le preguntaron a donde iba, y respondió que al pueblo más cercano, le dijeron que la iban a llevar y se subió, le preguntaron cómo se llamaba y ella contestó Tatiana, que era su segundo nombre, y se fue por el camino, mientras el conductor decía que con el incendio de la hacienda de los Implacables, se abría una nueva era, no sabía si más clara o más oscura, pero le habían dicho que un cambio, muy de cuando en cuando, era bueno, ella lo pensó y le dio la razón al final mientras el humo se veía desde lo lejos por su retrovisor, y luego desde el tren que la llevaría lejos, demasiado lejos de allì para no volver jamás a ver a esa gente.

 36 39 42 44 45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: