ESTE ES UN RETAZO DE POST MEDIO ZORRISTICO Y SUCIO SACADO DESDE LAS PERVERSAS PROFUNDIDADES DE LA CRIPTA

01 02 03 05 08

Pues si, seguimos chico, y dice!!!!!!!

Fernando, más bien conocido como Fernandito, y entre las amigas más íntimas como Nandito o Nando, podíamos decir que el muchacho no es que tuviera mucho compromiso con esa cosa llamada fidelidad cuando le encontrabas por una relación de pareja, por no decir que el muchacho era un singón y bien puto del coño, por tener debilidad por las mujeres y adicción a los bulticos que le salen del pecho, naturales están bien, pero artificiales y enormes está mucho mejor, y hambre insaciable de probar y saborear y poseer todas las frutas femeninas que suelen tener ocultas entre sus piernas, es por eso que no importa todas las novias que ha tenido desde que ha tenido uso de razón y hormonas que le provocaran una erección y atracción a las féminas, pues siempre ha tenido claro que una sola hembra no es suficiente, siempre han tenido que ser dos, a veces han sido tres y algunas infamias han sido 4, a veces lo cachan y sencillamente lo mandan a volar, pero luego la víctima vuelve para una reconciliación que suele venir acompañada por un intercambio de sudores, fluidos y mucho contacto piel a piel, para luego de calmada la tormenta por medio de la cópula y un poco de tiempo de paz, que solía ser proporcional al tiempo de satisfacción que sentía en la punta de la cabeza del guevo, pues el hambre volvía a hacerse presente y Nandito salía de cacería, por una pechuguita, que quisiera agregarse a la kilométrica lista de chicas que han pasado por el machete del Nando.

Y bueno hubo una chica, la llamaremos Altagracia, una niña preciosa, bella, hermosa y que parecía que se había ganado el premio mayor, un Nando enamorado, encucado, y sobretodo fiel, porque se había portado de un bien que hasta a sus amigos los había sorprendido, habían quedado algo atrás, las putas de la playa, las amantes del río, esa amiga del trabajo cuando se iba de viaje a las otras ciudades, los contactos de chat con quien solía tener sexo digital o virtual, todo eso parecía quedar a un lado y la relación entre este par de enamorados parecía ir demasiado viento en popa, incluso habían hasta planes muy embrionarios de boda, de tener hijos, vivir juntos, compartir el resto de los días y toda esa verga que la gente enamorada suele decirse, porque bueno el amor suele hacer que la gente diga muchas idioteces, y lo peor es que Nandito aceptó pues, llenando a la muchacha de alegría, claro primero la había llenado de semen en un hotel tirístico cercano a la capital, no se equivoquen que la niña se cuidaba, porque idiota a veces, pendeja no, bueno no tanto.

Pero como los finales felices no nos sirven para los relatos, por lo menos no tan temprano, hubo que aparecer una tercera persona que se encargara de agarrar ese amor que se veía tan fuerte y tan durarero y de un solo coñazo hacerlo volar en pedazos, ocurrió cuando los compañeros de trabajo de Nando lo convidaron para una fiesta para celebrar algo de la compañía, y se suponía que el muchacho no iba a ir, porque tenía un compromiso con los padres de Altagracia previamente acordado y él tenía toda la intención de acercarse para allá, pero hubo un cambio de planes, la muchacha quedó indispuesta y no se dio, él decidió ir a la reunión y tomarse unos tragos, tenía rato que no bebía en una discoteca, que no dejaba que el sonido a todo volumen de la música lo rodeara y flotara a su alrededor, estaba tranquilo viendo a sus compañeros de trabajo bebiendo y jodiendo, cuando uno de ellos se le acercó y le señaló una hembra que estaba bailando en la pista, rodeada de varios hombres, que la veían pero no se atrevían a acercarse para bailar con ella, la vio, con camisa sin mangas, botas de tacón a medio tobillo, jeanes, cabello recogido y con un movimiento animalmente sexy, Nando tomó el trago y se lo bebió de un solo coñazo, respiró hondo y le dijo a su amigo que ya venía, mientras lo vieron irse a la pista y más en concreto hacia la muchacha, los amigos de Nando se vieron y todos con un movimiento negativo de cabeza decían lo mismo, es que Nandito, siempre será Nandito, está en parte de su naturaleza.

Se acercó lentamente a la muchacha, pero no frontalmente sino desde la espalda, se le llegó así con suavidad, pero con algo de malicia y firmeza, ella lo sintió venir y lo dejó acercarse sin dejar de moverse sensualmente, los dos parecieron acoplarse como piezas de un sencillo engranaje que no dejaba de dar vueltas, y ambos bailaron, bailaron y siguieron bailando, ante una audiencia que les hizo una rueda de pescado para que ellos se pudieran destacar, él con sus manos recorrió de manera muy sexual el cuerpo de la chica, y ella lo dejaba sentirla, como su piel le electrizaba los receptores de los sentidos que tenía en las yemas de los dedos, mientras más la tocaba Nandito se extasiaba más y más, mientras ella sentía un gran placer creciente al sentir la fuerte respiración y la sudoración de Nando mientras ella le bailaba., hasta que vino el momento que la agarró por detrás, ella lo tomó por la parte de atrás del cuello y ambos unieron sus labios mientras los que los rodeaban pegaron un grito de aprobación entre la música ensordecedora.

 13 14 18 23 25

Se encontraban ya los dos bien junticos  en el cuarto de un hotel, que no era desconocido ni para ella ni para él, se besaban apasionadamente, mientras las manos inquietas de Nando avanzaban hambrientas entre las ropas de la chica, que se dejaba hacer, quedó en topless y él se maravilló por el par de tetas grandes, paraditas y naturales con que habían sido bendecida, ella sintió como su amante se guindó de ellas y se las apretó chupó y mamó con locura haciéndola empezar a gemir, luego de un rato, los dos estaban desnudos, él tenía su falo erecto y echando babita, y ella estaba de espaldas a él ofreciéndose para que él se acercara y la penetrara salvajemente, justo antes de que el pene de él tuviera el primer contacto con la vagina húmeda y accesible de ella, se lo preguntó y le pidió la verdad, que si él era comprometido, que no importaba que podía ser una salvaje noche de placer y luego ella no jodería por eso, él igual le dijo que no, que estaba solo, soltero, sin compromiso y solo para ella, justo antes de sentir como el falo erecto avanzaba embravecidamente entre el calor y la humedad que había en su cavidad vaginal que recibió las embestidas pidiendo más… y apretando con fuerza cuando iba a explotar de placer con el resto del cuerpo de ella.

él se despertó, algo atontado, pero pletórico de placer, la cópula había mundial, varias posiciones, mucho placer, varias acabadas, los pechos de ella en sus manos, en su boca, en su lengua, el falo de ella, en su boca succionando como una aspiradores y luego en su vagina donde lo prensaba una y otra vez cada vez que ella sentía que se iba a acabar, la vio salir del baño, desnuda completamente recién bañada, juró que le olía a flores o a campo, lo saludó con una sonrisa y ella lo vio con indiferencia, le preguntó que cómo estaba y ella dijo que ahí más o menos, él se puso de pie y se le acercó y ella lo esquivó, lo intentó de nuevo y ella le dijo que no, le preguntó qué pasaba que la noche había sido demasiado buena, y lo que hicieron fue demasiado rico, que nada podía ser mejor.

O peor, dijo ella, sabes que me mentiste carajito, y te dije que no había rollo.

El se acordó, vio que tenía el anillo de compromiso, que entre tanta desesperación y hambre de placer se había olvidado de quitar del dedo de la mano, como lo hacía en los buenos tiempos cuando signaba carajitas y loquitas a indiscreción y en forma continua. Ni modo, era la falta de práctica, había sido cachado en el acto, de pana como decía la canción, no estuvo correcto, no estuvo bien, pero de pana estuvo muy bueno.

Él intento pedir perdón o disculpas, más que todo porque su mente pensaba que lo que pasó en la noche y madrugada había que repetirlo, y le dijo que bueno si, está bien que hizo mal, pero que por favor lo perdonara, que no sabía pues y bueno era demasiado bella y se dejó llevar.

Ella estaba desnuda todavía porque se estaba secando, le había dado la espalda, más que todo para que él se quedara prendado del sabroso culito que ella se gastaba, no muy grande, pero redondo y paradito, le dijo que está bien, no habría problema, ella lo disculpaba, se dio la vuelta y de frente le dijo que la que pensaba que no lo iba a perdonar era su novia, él en ese momento cayó en cuenta, le dijo que ella no se tenía que enterar de lo de ellos, ella sonriendo le dijo que ya lo sabe porque ella mismo se lo dijo cuando la llamó en la mañanita preguntando por él, le dijo que no sabía como lo había tomado porque le apagó el teléfono, que debería llamarla porque eran ya pasadas el mediodía y ella le contestó la llamada a las 7 de la mañana. Nando sintió como un vació iba del estómago al resto del cuerpo, como un frió recorría su espinazo, se paró y rápidamente se vistió y salió corriendo de allí, mientras la chica, que la llamaremos mientras tanto Romina, sonreía mientras se empezaba a vestir, pensando que sorpresa sería peor, la destrucción de su bella relación o que le había sacado los reales de las tarjetas que le sacó y clonó mientras él dormía pletórico de placer, quién lo mandó a andar singando con desconocidas pues…

27 29 30 32 33

6 meses después del cataclismo, Nando sigue en las discotecas, resumimos que la jeva lo mando a mamarse un guevo y le cortó las patas, no le dio tiempo de intentar una reconciliación porque se fue par coño, y bueno mientras estaba pasando el guayabo, le salió una morena por allí que bueno, le dio cuca parejo para que se le pasara el despecho o por lo menos la pudiera coger a ella pensando en su ex, eso se le quitaría en una reunión con los panas de siempre, que le dijeron que bueno le tocaba echar pa lante y volver a ser el mismo Nandito de siempre, el que sale, bebe, jode, baila y coge, una y otra y otra y otra vez, porque sencillamente es su naturaleza y no podía hacer nada contra ella.

Así que por eso el muchacho está camino a la discoteca, había cuadrado con unas panas y a la vez había cuadrado con unos culitos que conoció por una red social, les vio las fotos en traje de baño y las contactó, buscando una salida y luego empezar a realizar sus movimientos de siempre, las chicas aparecerían en la discoteca, mientras tanto los muchachos, léase Nando y sus amigos iban en camino de la rumba, con una curdita en la mano y jodiendo, en pleno pre despacho, llegaron a la discoteca, entraron sin esfuerzo, saludaron a los panas de siempre y empezó la rumba cuando vieron a las chicas en la barra, se acercaron ellas los reconocieron, saludaron y para la mesa.

Pasó la noche, entre tragos, más tragos, un par de conversaciones muy banales, y sobretodo bailes, las parejas se armaron en un 2 x 3 y bueno el muchacho Nando quedó muy bien emparejado, y nada se habían tomado unos tragos, se bailaron un par de piezas y en el momento justo y exacto y correcto, él tomó la iniciativa y la besó en la boca, un beso en la oscuridad y en el medio de un set de reaggeton que puso el romantiqueo al límite, ya lo que venía después era de trámite, cuadrar, irse cada uno con su respectiva y al desnudo bailar al ritmo de las pasiones lujurias y caricias, eso decía la teoría.

Pero hubo un cambio en el juego, sucedió cuando el muchacho estaba buscando unos tragos para los amigos y amigas, y allí a lo lejos la vio, era la misma chica que dejó en el hotel aquel día infame, con la diferencia que tenía más cuerpo de hembra, tenía más culo y algo más de cintura, estaba en un uniforme de promotora, con una licra, botas altísimas, y el cabello suelto, que le llegaba a más allá de media espalda, la luz le pegó para que él la pudiera ver mejor, y se veía mucho mejor, no pudo evitar acercarse, ella lo vio, lo reconoció, pero no le paró bolas, él la saludó y ella ni pendiente, le dijo algo que no le paró bolas, intentó seguirla pero tenía los tragos, así que se fue a donde sus amigos, los hombres habían visto la escena y no les gustó para nada lo que vieron, le dijeron que se olvidara de ella, porque ya había cuadrado un culo bien, que podía salirle bien para la noche y lo que vendría después de la noche, pero obvio que Nandito, estaba pendiente y no quería perder la oportunidad de conseguir a esa chica de nuevo, más cuando la vio bailar en la barra con otras compañeras de trabajo, donde en unos pasos frenéticos, empezó a despojarse del uniforme y se quedó en un traje de baño muy chico, que solo tapaba lo que tenía que tapar.

34 39 40 41 42

La otra chica quedó en el olvido, el chico volvió por sus fueros, y logró que la chica le diera una oportunidad, otra que él no se merecía, le preguntó si estaba solo y le dijo que si de nuevo a sabiendas que estaba mintiendo, se fueron a otro sitio, donde bebieron, en otro sitio se besaron, se volvieron a besar de nuevo más apasionadamente y bueno a hacer la diligencia de nuevo pues, en una habitación donde las ropas sobraron, se desnudaron, ella le mamó el guevo con intensidad y lentitud para hacerlo ver las estrellas, se le montó encima y lo cabalgó sin piedad, mientras él le apretaba las nalgas y le daba unos cuantos azotes con la mano, le apretujaba las tetas y ella se las acercó para que se las besara, lamiera y a veces se las mordisqueara para hacerla ronronear y se moviera más rápido teniendo el pipe de él en sus adentros, se movió como un ciclón para hacerlo acabar y perder el control, ella luego quedó encima de él algo cansada.

Pasaron unos minutos y él le dijo que ella era un amor, que era lo mejor que le había pasado en la vida, ella se quedó callada, le preguntó si le pasaba algo y ella le dijo que seguía siendo un mentiroso, cuando él le preguntó el por qué le dijo que recordara la mañana esa cuando su ex le descubrió que estaba con ella y él se fue corriendo a intentar salvar infructuosamente su matrimonio, dijo mientras esperaba el ascensor que ella fue lo que peor le pudo haber pasado, todo por andar con esa zorra. Él no supo que decir, pero ella siguió diciendo, que está bien y aún así se lanzó a buscarla de nuevo apenas la vio, ella no pensaba que pasaría y no le paró bolas, pero nada aquí está de nuevo, debe ser por algo, él le dijo que tenía que ir un momento al baño, pero cuando fue a ponerse de pie, sintió que la chica que tenía encima tenía una fuerza inusual que lo atrapó como una presa.

Ante sus ojos vio como un pequeño tatuaje que tenía en uno de los lados de la espalda, que tenía la forma de un zorro, se le hizo más grande y empezó a abarcar el cuerpo de la chica que empezó a estirar los brazos y las piernas, mientras se le ponían bien vellosos y a sacar de su rostro aparte de unas orejas puntiagudas un hocico de dientes muy filosos, lo vio antes de terminar la transformación y con los ojos brillosos y muy abiertos con los que le destrozó el alma de miedo, le dijo…

Sabes qué comen las zorras Nandito???? Pues te digo ellas comen ratas… ratas como tú.

 43 45 46 47

Unos días después Romina, que es como se llama la chica que empezó a protagoniza esto estaba en un supermercado comprando algo para el mercado de la semana y sin querer tropezó con otro carrito que venía en sentido contrario, se disculpó con la otra chica que estaba manejando el carrito y ella se le quedó viendo, le preguntó si conocía a Nandito, ella se sorprendió y era mejor no negarse, le dijo por el collar que le vio en el cuello, que ella, que era Altagracia se lo había regalado en un cumpleaños en los tiempos en que pensaba casarse con él, así que no le extraña que se lo haya dado a alguien más, Romina le dijo que bueno, Nandito siempre ha tenido mucho problemas para enfocarse en una sola mujer, que nada iba a cambiar eso, todo mientras pensaba en que fue una mala idea rescatar ese collar entre el charco de sangre que quedó en la cama luego de soltarle su furia. Al final le dijo que si quiere se lo devolvía, total no significa nada para ella, Altagracia le dijo que no, que por ella se lo puede quedar, aunque le gustaría saber cómo lo consiguió de Nando, solo por curiosidad, Romina la vio a los ojos y se le pusieron de otro color, le dio el collar y le dijo que no querría saber eso, al final Altagracia tomó el collar, le dio la mano y le dijo que fue un placer haberla medio conocido, se despidieron y cada uno en su camino, el collar al final terminó en el fondo de una papelera.

48 50 51 52 53

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: