ESTE ES UN RETAZO DE POST ARMADO SUCIAMENTE DESDE LA CRIPTA

 01 03 05

Ok, pues esto te viene es así.

Había sido llamado por su nuevo jefe, a Leonel de verdad no es que le agrade el hijo de su anterior jefe, que murió por una larga y penosa enfermedad que lo hizo vivir miserablemente muchos años más de lo que él quiso, pero ni modo era el nuevo jefe, y había que obedecer al nuevo jefe, son las reglas de la organización. Siempre han sido así desde que fue reclutado cuando tenía 14 años y era un harapiento niño de la calle que intentó robarse unos panes de un negocio y fue atajado por el Don que lo vio robar, lo atraparon y le dieron dos opciones, o trabajaba para él o sería abandonado muerto en un basurero, como la opción que había anteriormente era la segunda, pues el muchacho obvio que terminó trabajando en la organización, como era alguien sin estudios, pero astuto y bastante ausente de emociones, pues terminó haciendo carrera en un negocio que se le vino muy bien, léase sicariato, volviéndose mano derecha del Don para esos casos, los más delicados del tipo que nadie los quiere hacer y son muy dolorosos, como aliados y manos derechas que saben demasiado y son muy peligrosos que habían que eliminar no es cosa que caigan en las manos equivocadas y sus palabras sean oídos por las personas más inconvenientes, el caso es que fueron años, donde pasaron por sus armas, consejeros, policías, asistentes de jueces, jueces, chantajistas y mucha gente que estaba aliada a la organización y en contra también.

El caso es que luego de la muerte del Don, su hijo por consanguinidad le tocó agarrar los negocios, si el Don era un hombre de honor y que sabía a quien conservar y a quien no, el hijo era un soberano creído que pensaba que el mundo debía estar a sus pies, pero a veces como no sabía donde estaba parado se metía en líos constantemente, más de una vez el mismo Leonel le tocó irlo a sacar de unos peos bien pajúos que le hijo se buscó de gratis, y lo peor, cada vez que Leonel lo rescataba, recibía de Damián, que es como se llama el hijo, una mirada de rabia y desaprobación, como que cada vez que él le hace el favor de sacarlo de líos su odio de respuesta fuera mayor con cada día, la muerte del Don significaba que la zona de confort, por así llamarla, de Leonel se había acabado, algo le decía que venían tiempos difíciles para él, por lo menos los trabajos de Damián eran bastante molestos, léase matar a un poco de gente que no había que matar, pero como Damián le importa una mierda quien vive y quién muere, los manda a matar y ya. Mientras tanto Leonel obedece, no tiene más remedio pensando en que haciendo los cálculos y atando cabos, más temprano que tarde vendrá su turno.

 09 15

En una de las reuniones secretas de la organización las palabras iban y venían… “es que Leonel es nuestro mejor elemento”, “la crisis de la organización hace que tengamos que depender de nuestros mejores hombres”, “eso era antes, es mejor hacer cambio de guardia, un cambio implica eliminar lo viejo para colocar lo nuevo”, “Leonel es un elemento valioso, de la vieja escuela”, “Leonel sabe demasiado, es peligroso que tengamos gente como él en la calle a merced de la policía”, “Leonel moriría antes de delatarnos”, “no, es que Leonel morirá antes de cualquier cosa”, “es sencillo su tiempo se acabó, se acabó cuando mi padre se murió”, “y ya está programado”

Leonel llegó a la oficina vetusta y llena de polvo, donde siempre suele ir a buscar los trabajos y asignaciones que le mandan de la organización, en general siempre recibe un sobre con las personas a quienes va a minimizar, además un sobre con la mitad del pago, más unos billetes que el Don le llamaba gastos operativos, él sabe, desde la mañana Leonel se ha sentido muy raro, ha tenido pesadillas, donde se ha visto lleno de sangre, acompañado por pólvora y vísceras y encima de todo en todos los sueños siempre se ha visto una figura femenina, menuda, de estatura mediana y cabello corto, aunque no se le ven las facciones ni la ropa.

Le dieron un encargo, una familia completa, el jefe de la familia debe un poco de plata por cuestión de drogas, y como el resto de la familia tiene antecedentes de drogas y consumo de estupefacientes, es obvio que debieron perderla entre sus narices, el jefe los quiere todos muertos, incluso hasta los más pequeños, ah y el jefe quiere que te lleves un ayudante, para que lo vayas entrenando en eso de matar gente, aquí está, cuando termines pasa de nuevo por aquí por tu paga. Leonel se va y el ayudante se va detrás de él, él lee los labios, sino lo matas, no se te ocurra volver aquí. Leonel vio por medio del reflejo de un vidrio, solo tuvo que ver los labios y leer las tres primeras palabras. No dejó de caminar y de pensar qué es lo que iba a hacer.

 17 19 23

Matilda estaba en la casa de sus nueva familia de acogida, luego de ser abandonada por sus padres y estar en varios albergues de menores, donde la pasó bastante mal, llegó a una casa, donde pensó que las cosas iban a ser mejor, no lo eran, los abusos de sus nuevos hermanos, que se burlaban y la trataban como una esclava, su madre que la insultaba y la humillaba todos los días al tenerle un odio visceral, gracias a más que todo, su padrastro, que se encariño mucho con la niña, que ni tan niña era, tenía 14 años, a la cual le cerraba el paso, la intentaba besar a la fuerza, le intentaba acariciar lascivamente en contra de su voluntad y obvio que cuando venía pasado de tragos se le intentaba meter en la cama para buscar de cogerla, ella no se dejaba, él le pegaba y luego la madre la remataba cuerazo limpio, no era una situación nada buena para ella. Matilda solo tenía de posesiones materiales, aparte de algo de ropa, una planta que estaba casi seca, pero que parecía negarse a morir mientras Matilda sea su dueña y un peluche de osito. Recuerdo de su otra familia, la que la dejó de querer hace poco.

Pero ese fatídico día estaba Matilda como siempre limpiando la casa completa, porque la familia era una cuerda de asquerosos, y trabajando full, sudando la gota gorda limpiando y acomodando la casa que estaba hecha un desastre, cuando por fin parecía terminar y creía que habría un tiempo para descansar, llegó el padre, que venía fúrico, lo había despedido del trabajo, según ique por robarse unos alimentos y ser cachado infraganti, intentó formar peo, pero en vez de eso, le entraron a coñazos y lo sacaron a patadas del negocio, entró y lo primero que hizo fue tirar unas cosas que estaban en la mesa, preguntó por su mujer y Matilda le dijo que no lo sabe, él la cacheteó y la hizo caer al suelo, vio el peluche de oso a unos metros de sus manos intentó ir hacia él, pero otro coñazo la hizo caer al suelo cerca del peluche, y más que todo al cuchillo que había guardado dentro de él, para la próxima vez que el infame padrastro le viniera a montar la mano encima, pero justo cuando lo tenía al alcance, sintió el coñazo duro en toda la base del cráneo y perdió el conocimiento, bueno casi, porque todo se le vino a negro y sintió como la arrastraron por el suelo, la levantaron, la lanzaron a la cama, le rasgaron las ropas, el olor del aliento a curda que la ahogaba por la boca, la lengua que la lamía asquerosamente en sus partes erógenas, y la invasión violenta y con saña en el medio de sus piernas, luego las manos en su cuello, luego de medio oír las palabras… ah con que no eres virgen??? Sabía que eras una rolo de putica barata.

La madre y los hermanos sorprendieron al padre con las manos en la masa, bueno en el cuello de Matilda que estaba encontrando muchas dificultades para respirar y con el pipe erecto introducido entre los labios vaginales de su hijastra, se armó un rolo de peo, donde la madrastras se le fue encima al padrastro y le cayó a coñazos, mandaron a los hijos al cuarto, mientras Matilda casi desnuda, con las pocas fuerzas que le quedaban se fue a rastras oyendo los regaños y los reclamos, y obvio las palabras de la madre que luego de terminar con su esposo, la iba a reventar a coñazos por destruir la familia, vio el osito cerca y se lo llevó, se metió en el baño y con mucho esfuerzo se puso de pie para abrir la regadera, antes abrió el oso, lo dejó en el piso luego de sacar el cuchillo, vio sus muñecas y sintió el deseo visceral de abrirse las venas de par en par y dejarse desangrar hasta largarse al otro mundo, en ese momento se escuchó el timbre de la casa y luego el primer golpe.

 25 33

Leonel había llegado al edificio donde vivía la familia, por no dejar le preguntó a la doña que estaba en la puerta, la cual conocía bien, por una familia, la vieja luego de verlos a ambos con cara de que sabía lo que iban a hacer, les señaló el apartamento, les dijo que tenían suerte, están allí por el escándalo, subieron las escaleras lentamente mientras cada uno sacaba un arma de gran peine y muchas balas, se escuchó un escándalo del otro lado de la puerta, y casi desde el pasillo, Leonel respiró hondo y al llegar a la puerta tocó el timbre, una vez, y otra también, los gritos y reclamos callaron, de una patada tumbó la puerta, el ayudante a la pareja, que Leonel se encargue de los dos hijos, y así fue, el ayudante vio a la linda parejita y de un disparo a la cabeza mató a la mujer y dos tiros al hombre, con saludos de la organización, mientras Leonel se encontró a uno intentando meterse debajo de la cama y el otro jugando con la computadora con los audífonos puestos, un tiro a cada, uno, pero la regadera, por qué está abierta si ninguno de los dos se estaba bañando.

El ayudante vio a Leonel pasar al baño, lo siguió silenciosamente, cr2yendo que el trabajo número 1 estaba listo era el momento de hacer el trabajo número 2, dentro del baño, Matilda la había sorprendido, asustado y la había paralizado el sonido de 5 disparos muy cerca con los gritos de piedad y el ruido de los pasos que se dirigían al baño, estaba agachada con el cuchillo en la mano, se puso la mano en la boca para no hacer ruido y tuvo la ventaja que el baño estaba a oscuras porque el bombillo se había quemado, escuchó la madera de la entrada crujir cuando la pisan y la puerta abrirse, mientras Leonel se acerca a la ducha el ayudante va detrás de él, con el arma cargada y en camino a apuntarle. Leonel ve la cortina del baño, pero detrás de ella no se ve nada, Matilda por medio del poco de luz que viene del exterior ve la sombra acercarse y aprieta el cuchillo con fuerza, mientras Leonel siente al momento que remueve la cortina de la ducha que le viene por detrás, mientras el ayudante va por él acercándose por la espalda, quita la cortina y se quita, mientras de la ducha sale Matilda con el cuchillo en la mano, el cual se lo mete en el pecho al ayudante, atravesándole el corazón ante la mirada asombrada de Leonel que queda paralizado por primera vez, la sangre se le mete en la garganta al muchacho ahogándolo, pero aún así busca apuntar a la chica con al pistola, ella con un movimiento de manos le voltea la pistola hacia él y el gatillo se jala solo, la bala se estrella contra la cabeza del ayudante haciéndola añicos y cubriendo a Matilda de sangre y sesos mientras el cuerpo cae el piso inerte. Leonel se le queda viendo a Matilda, cubierta de sangre y otras cosas desnuda y con el arma en la mano, ella se da cuenta de la presencia de Leonel y que tiene una pistola, como una especie de alma en pena se voltea hacia él y él la apunta, se sigue acercando hacia la pistola, hasta que esta tenga contacto con su cuerpo, el cañón apunta justo a la frente de la muchacha, suelta la pistola que tenía en la mano y sonriendo cierra los ojos, es hora de entregarse a los brazos de la muerte.

 35 39 43

Entra a la ducha, báñate y sácate la sangre, tienes 3 minutos para hacer eso y vestirte, si no estás lista en ese tiempo vas a morir, le dijo Leonel, el cual por primera vez no pudo jalar el gatillo, y sintió un escalofrió recorrerle cada una de las vértebras de la espalda, quiso jalar el gatillo, la mente dio la orden pero la mano no quiso obedecer, eso le molestaba burda, porque una de las cosas que pensaba Leonel es que ya no tenía tanta capacidad de matar como cuando estaba más joven, siempre le venía un momento de duda antes de empezar a jalar el gatillo y poner la pistola a escupir plomo, pero lo que ya lo había marcado fue un trabajo que tuvo que hacer unas semanas antes que el jefe se muriera, era una vidente, que hacía algunos trabajos para la organización, y bueno la policía la había contactado para hacerla cantar, Leonel llegó a una esquina de donde ella vivía y de forma sorprendente fue descubierto, la bruja llegó desde atrás y le dijo que la muerte no suele esconderse como rata, solo va y hace su trabajo, le dijo que no hay problema, que sabe que viene a asesinarla, y que ya llegó su hora, solo le pide tomarse una taza de té que le queda pendiente y luego podrá hacer su trabajo, Leonel no es que deja a la gente hacer su última voluntad, pero en ese caso ella podía. Entraron a la casa y ella tomó su taza de té y se la bebió con calma, luego de beberla, le dijo que estaba hecho, él la apuntó y ella antes de recibir el balazo, le dijo que todavía le quedaba gente por matar, porque ese era su misión en la vida, que no escogió a él, pero llegará un punto en que una vez no podrá jalar el gatillo, desde ese momento empezará su perdición, pero esa persona, tal vez si los Dioses te tienen piedad, te liberará de tu tormento, tal vez.

Matilda salió de la ducha totalmente desnuda y se metió al cuarto, Leonel atento la siguió con las dos pistolas en la mano, cuando se asomó vio que se puso una franelilla blanca, las pantaletas, unos shores de jeans, unas medias blancas hasta casi las rodillas y unas botas de cuero que le quedaban grandes, él la vio y ella le dijo que si no había tiempo, se pondrá lo primero que encontró, antes de irse pasó por el cuarto de su hermanastro, se detuvo, entro y vio que tenía ese collar de perro, de uno que tuvo hace muchos años, que se llamaba Blackie, lo tenía en el cuello, se acercó al cadáver lleno de sangre y le quitó el collar, que ahora tenía unas puyas a los lados, se lo puso ella en el cuello, le quedaba algo grande, ahora si vámonos. Salieron rápidamente del edificio y la vieja los vio, ella la odiaba, pero aún así se despidió con una sonrisa, ah y obvio que se llevó la planta y el peluche de oso, con el cuchillo dentro de él solo por si acaso.

Salieron del edificio y se fueron a buscar los reales de la agencia, porque el trabajo estaba hecho, tomaron el vehículo y Leonel en compañía de Matilda fueron a la oficina, estuvieron en silencio, hasta que ella preguntó, cómo se llamaba, él no respondió, ella le dijo que si él no le dice como se llama no importa, igual ella se llama Matilda, pensó que debía saber cómo se llama eso solo, le dijo que por favor callara un rato, que tenía cosas que pensar, ella obedeció se quedó callada, hasta que llegó a una oficina, le preguntó si va a entrar allí, y él le dijo que si, le dijo que en ese edificio, va gente muy mala y pasan muchas cosas malas, Leonel dijo que si, que lo sabe, igual tiene que entrar, le dijo que por favor esperara dentro del vehículo que él ya venía, va a buscar algo y regresa, que por favor no salga para nada del vehículo, que es peligroso, en ese momento Leonel sale del carro y entra al edificio, al minuto ladillada Matilda abre accidentalmente la guantera del carro y ve por el rabillo del ojo como varios hombres entran por un lado del edificio.

Ya adentro del edificio varios hombres agarraron a Leonel y lo sometieron, le quitaron las armas y estaba un encargado nuevo del negocio, el dijo que órdenes eran órdenes, que igual si él no venía ellos lo iban a buscar, total, hay un nuevo orden en los negocios, así que bueno mandara a matarlo y desaparecerá el vehículo, que gracias por eliminar al ayudante porque era muy metiche y burda de jalabola, por no decir que también era un inútil para todo, cuando iba a dar la orden de matar a Leonel la puerta de la oficina se abre, una voz de chiquilla dice buenas tardes, el encargado sale con unos hombres a ver quien es, mientras deja a unos con Leonel, el encargado ve a la niña, bueno ni tan niña, se le queda viendo los pezones marcados en la fina franela blanca que lleva puesta, y se le acerca sonriente a la muchacha y le pregunta qué desea, ella dice que se ha perdido, que si no sabe si su padre andaba por allí, él le dice que no, pero que la puede ayudar, pensando en todas las marramucias que le va a hacer cuando le ponga las manos encima, ella le sonríe y él ve el collar que tiene en el cuello, y quién es Blackie mi amorcito??? Ella sonriendo le dice que es su osito, que si lo quiere ver, él sonriente con los demás le dice que si acercándose a ella, ella le da el osito, mientras saca de él una pistola que apunta al encargado, Leonel detrás se libera de sus amarras y ataca a quienes los cuida, mientras oye unas cuantas detonaciones, al salir encuentra a Matilda con dos pistolas y el resto de los hombres muertos, menos el encargado que tiene las manos en la entrepierna tratando del parar el sangrado por un balazo en la pelvis, cuando Leonel le dice para irse, Matilda le dice que ya va, se acerca al encargado, que ve el vacío helado de la mirada de Matilda quemarle el alma antes de meterle un plomazo en el medio de los ojos, al salir Leonel le dice que le dijo que se quedara en el carro, ella le responde que si no hubiera entrado los dos estuvieran muertos en ese momento. Él le quiso responder algo, pero qué demonios tenía mucha razón.

 45 47 49

Luego de unos cuantos minutos en el camino llegaron a un viejo apartamento y algo abandonado, donde se escondieron, Matilda vio que no había anda de comida en el apartamento y le dijo que si no tiene algo de dinero para ir a comprar algo, Leonel la vio y ella le dijo que no se preocupara, que no se va a escapar, total no tiene familia a donde ir, tomó unos billetes y se fue a una tienda que estaba en la esquina, compró algo de comida y al llegar a la casa se puso a cocinar, había pasado mucho tiempo desde la última vez que Leonel había comido alimentos hechos en forma casera, ambos comieron en silencio y con apetito, cuando ambos terminaron, ella preguntó, y ahora que vamos a hacer, Leonel la vio y le dijo que ella durmiera en el sofá, mientras el lo consultaría con la almohada, algo se le ocurriría, ella no estaba muy convencida de lo que dijo.

Era la medianoche y el sueño le había quedado bien pesado a Leonel, que por primera vez en unos cuantos meses estaba durmiendo de corrido, sin pesadillas, sin sobresaltos, debe ser por eso que no sintió cuando la puerta se abrió, ni los pasos de Matilda que descalza iba lentamente hacia la cama donde estaba Leonel, cuando él abrió los ojos, vio que Matilda estaba encima de él, cuando le preguntó qué pasaba le dijo que ella había pensado algo mejor, que le tenía un trato, una especie de intercambio, le dijo que él le enseñaría a ella, las cosas de sicariato, nada muy elaborado, solo lo básico, que lo más probable es que lo necesitara, cuando él preguntó que le daría ella a cambio, le dijo que nada, se convertiría en su mujer, en ese momento Leonel sintió el falo endurecerse con el contacto de la abertura vaginal de Matilda, que estaba húmeda y muy caliente, la cual lo abarcó con una facilidad que asombró a Leonel, sintió el beso de la boca de Matilda agarrar sus labios y su lengua con la de ella, se besaron apasionadamente mientras ella movía las caderas un rato, cuando él se incorporó y se le montó encima para seguirla fornicando ella entendió que el trato estaba hecho.

Por más o menos una semana y un poco más, los dos se levantaban a las 4 de la mañana y salían a trotar por el parque y las calles, regresaban a hacer ejercicio en la casa, abdominales, sentadillas, flexiones y esas cosas, para luego dar las lecciones de defensa personal, que serían la base para luego las lecciones de cómo matar, con manos, cuchillo y arma de fuego, reconocimiento de situaciones de peligro y algunos procedimientos de actuación, prácticas y demás, ella cocinaba desayuno, almuerzo y cena, haciendo las compras, porque Leonel no traía las cosas que ella quería, mientras tanto los dos, desnudos y sudorosos y lujuriosos, se entregaban a los placeres de la carne en los mediodias antes de comer y en las noches luego de cenar y hacer algo de entrenamiento, la chica cada vez más hambrienta lo cogía con mayor pericia y más hambre, mientras Leonel disfrutaba de todo el sexo que se había perdido en varios años mientras se mataba trabajando para la organización, en una madrugada luego de una sesión maratónica, donde Matilda se montó en el falo de él y no lo soltó sino hasta acabar como por tercera vez, quedó prendada de él y le dijo que lo quería, Leonel la vio y besándola le dijo que él también la quería….

 51 53

Todas las armas los estaban apuntando a ambos, con los gatillos listos para ser accionados, lo único que evitaba que a Matilda y a Leonel los cocieran a plomo, fue que tenían a Damián, el jefe de la organización con el cañón de una pistola apuntándole a la sien, el cual había sido sorprendido cuando fueron a buscarlo a la vieja casa de Leonel, justo cuando atraparon a Leonel y lo iban a matar, apareció Matilda con el jefe atrapado, soltaron a Leonel, el cual tomó la pistola y se le puso en la cabeza a Damián que no dejaba de gritar que no dispararan, que no debían dejar que ellos salieran vivos de aquí, mientras tanto llegó, el que llamaban el segundo, porque en general era el segundo al mando de la organización, Damián lo había dejado al margen de las operaciones y él sabía que pronto lo mandarían a matar, llegó y preguntó qué quería, Leonel dijo que quería liberarse de esto, que ya no quería seguir trabajando con la organización, que lo habían traicionado y no dejaría que eso lo afecte, el segundo lo vio y le dijo que si, está bien, pero que a cambio tenía que dejar un reemplazo, que sea de confianza, Damián le dijo que si le deja un reemplazo lo mandaría a matar a él como su primer encargo, ah y que sabía lo que pasaba, que podía ser una buena oportunidad para que el segundo tome el mando, pero que ni lo sueñe, primero muerto.

El segundo, lo vio y dijo, es una situación bien complicada, verdad Leonel??? Leonel le respondió que si, que nada, en este momento solo había una forma de resolver esto y que todos quedemos en buenas, pero todo depende de la decisión de una sola persona, esas últimas palabras le atravesaron la piel y se le metieron en el corazón como flechas de hielo, verdad Matilda???

Damián abrió los ojos como platos, mientras una lágrima, la única salió de uno de los ojos de Matilda, quien sin mediar palabra, quitó la pistola de la cabeza de Damián, la puso en la sien de Leonel y jaló el gatillo, mientras este por la acción jaló el gatillo de su pistola, ambos terminaron yaciendo, muertos uno al lado del otro.

El segundo se acercó a Matilda que todavía tenía la pistola en la mano, con una seña, dio la orden de que todos bajaran las armas, la vio y le quitó la lágrima que le rodaba por la mejilla y besándola en la frente le dijo, está bien Matilda, vámonos a casa, a tu nueva casa, ella lo vio y le dijo, ya no me llames Matilda, ella murió, a partir de hoy me vas a llamar Leonela, salió del edificio y se montó en una de las camionetas de la organización y se fue rumbo a su nueva vida, llena de las vidas salientes de muchas personas que tendría que eliminar.

 55 57 59 63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: