ESTE ES UN RETAZO DE POST ARMADO SUCIAMENTE DESDE LA CRIPTA… THE AFTER TALE

 02 04 06

Bueno, luego del cuento, venimos con el prólogo, que más o menos nos viene así.

Leonela luego de entrar en la organización, hizo una meteórica carrera como sicario, mientras se terminaba de hacer mujer de una belleza sin igual no descuidaba su letalidad al momento de realizar los encargos mandados de la alta gerencia de la organización, más que todo de parte del segundo, que se había vuelto el primero al mando, quien la cuidó y le dio todo lo que necesitaba para su vida, educación, hogar, comida, lo de siempre, a cambio Leonela se hizo su mano derecha en asuntos delicados, había que intimidar, ella iba, había que matar, también iba, todo depende de la víctima, si era necesario un tiro ella lo podía hacer, si no debía aparecer en las cercanías, pues para eso tenía un rifle de mira de alto alcance a la mano, y si quería la organización mandar un mensaje, pues para eso estaba el infalible cuchillo, el cual ya no debía guardar en el osito de peluche, porque tenía un estuche de cuero bien coqueto que podía ir en su cartera o también en un costado y a veces amarrado en una pierna, todo depende de la comodidad, lo que agarró de costumbre fue beberse un vaso de leche sin azúcar tanto al despertar a las 5:30 de la mañana todos los días, como al acostarse a dormir, que solía ser a las 10:30 de la noche en punto, tu sabes la disciplina siempre ha sido parte de su secreto para llegar lejos. Sin embargo en la parte personal la cosa era como ambigua, en general no tenía amigos, porque no le convenía, y por eso tampoco se le conocía pareja o algún amigo con derecho, o que le hiciera el favor, porque tu sabes que una mujer armada tenía que por lo menos tener un desahogo sexual de cuando en cuando pues.

Y obvio que al ser una mujer bella debía tener pretendientes, uno de ellos estaba dentro de la organización, se hacía llamar Diego el conde, tu sabes, fino, ricachón, pero no mucho y a veces demasiado engreído, intentó echarle los perros a Matilda el primer día que se vieron, pensando que era una chica de esas impresionables, se quedó de piedra cuando la vio sacar una pistola de un estuche y echarle plomo a unos peluches que intentaron robarla, ahí fue que supo que Matilda era Leonela, una experta leona en eso de cazar presas para la organización, que tenía unos años bastante tranquilos sin muchos aspavientos. Mientras tanto Diego trataba de buscarle conversa a Leonela sin éxito, y mucho menos eso de buscarle echarle los perros porque ella pasaba olímpicamente de él, eso le molestaba mucho a Diego, acostumbrado a que las mujeres caigan a sus pies y preferiblemente con muy poca ropa y dispuestas a abrirse ante él.

Un día estaba Leonela estaba en el mercado comprando algo de comer, cuando se le cayó una lata de conservados, algo de atún pues, no le había parado mucho, sabía que el chico aquel que hacía las compras también en ese sitio que siempre se le quedaba viendo, no le paró bolas, se había ido a pagar, cuando escuchó un “disculpa creo que esto es tuyo” la chica volteó y vio al muchacho que le había sacado la lata de donde se había metido y se la llevó, se le salió una sonrisa sin querer y no tuvo más remedio que darle las gracias, él le dijo de nada y se fue muy feliz porque por fin la pudo hacer sonreír, y la hizo reír más cuando el iba tan tranquilo y se tropezó, se echo rolo de matada quedando aturdido mientras le muchachas e iba a su casa con las compras de ese día.

 08 10 18

Sin embargo habían algunas nubes negras que se avecinaban en el horizonte, se hablaba de una gente allí, que buscaban tambalear el edificio bien estable de la organización, metiéndose en el territorio de ellos y buscando de quitarle los negocios, empezaron a meterse con la gente en la calle y a amenazarlos, que se pusieran las pilas, porque venían nuevos dueños de la calle, no tardaron en llegar a oídos del mandamás de la organización, el cual no le dio demasiada importancia a esos novatos, porque pensaba que solo querían joder la paciencia, cosa que le cambió de opinión, cuando le tiraron un atentado, en frente de la casa donde estaba la organización le echaron unos plomazos, al salir a averiguar lo que pasaba, una lluvia de balas adicionales sorprendió a los integrantes de la organización, quedando heridos unos cuantos, ya la cosa estaba poniéndose bastante fea, cuando empezaron a revisar los daños al segundo se le ocurrió preguntar donde estaba Leonela.

Leonela había ido a una discoteca, más que todo porque una conocida le dijo que debía salir un poco más de su caparazón y tener más contacto con el mundo exterior, divertirse pues, ella fue a la disco, como estaba bien vestida, más no sexy, los porteros la hicieron pasar rápido, entró al local, y lo vio atestado de gente, la música no la entendió para nada, era un peo para pedir un trago, y obvio los baños estaban atestados de gente y la cola era demasiado arrecha, estuvo como una hora sin hacer nada interesante y estaba a punto de irse, cuando vio hacia arriba por no dejar, algo le llegó a los ojos y volvió a ver, allí estaba ese hombre, que se le hace familiar, el cual no está solo, porque le coge las señas que hace a unos hombres que se encuentran del otro lado, y sabe que hablan de ella, hacen varias señas y ninguna le gusta, el detalle es que no puede hacer mucho metida en esta discoteca, piensa en algo, mientras le llega un mensaje, que hicieron un ataque a la organización que donde se encuentra para irla a buscar, cuando va a responder, se da cuenta que se ha quedado sin saldo, muy mal momento, justo cuando se estaba empezando a incomodar, él se acercó, estaba un poco pasado de tragos, hablaba con las palabras atropelladas y le costaba hilar las ideas, ella lo reconoció como el chico que le rescató la lata en el súper mercado, él se llegó y le preguntó si quería bailar, ella no estaba mucho por la labor, pero le pareció una muy buena idea para ganar tiempo, se lo llevó a la pista de baile y se puso a bailar con él, sin dejar de quitarle la vista a los tipos que no han dejado de verla, cosa que le costaba un poco a la chica, porque el muchacho medio curdo era un poco sobón, y se le iba una mano un poco más allá de lo permitido, y en una de esas accidentalmente una mano pues se le posó en una nalga, la muchacha perdió el estribo y lo empujó violentamente, le dijo que se quedara quieto, y no le dio tiempo de más nada, porque se dio cuenta que los hombres no estaban arriba, y que ya uno se le venía encima, tuvo que echar coñazo del bueno, porque eran 5 contra uno, o mejor dicho una, la cual los jodió a los cinco, mientras el chico se quedó en el suelo algo alucinado, le dijo que se tenía que ir, que lo llamaba luego… ehm mejor no, mejor que se venga con ella, no es seguro que ande solo por ahí hasta que averigüe lo que pasa, así se lo llevó a un lado desconocido, le quitó el teléfono para poder comunicarse con sus jefes, el que le comentó todo lo que sucedía, le dijo que se fuera a un sitio seguro, y que en la mañana se encargaría de eso, así que bueno terminó en una casa de esas sin muchas cosas con el muchacho, él todavía no entendía lo que pasaba, solo supo que no debía irse de allí sin que ella se lo autorizara si aún quería conservarse con vida, y mientras tanto que hacemos??? Preguntó él medio atontado, ella lo vio y pensó, no sería una mala idea conocerse mejor, total no era tan malo, era hasta apuesto.

 22 24 28

Es por eso que se le acercó y sin mediar palabra lo besó en la boca, como el muchacho se quedó medio paralizado y un poco nervioso cuando ella le puso la mano en el bulto que tenía creciendo entre sus piernas, pues agarró las manos de él y se las puso en los pechos para que se los agarrara, lo cual hizo pero como muy achantado porque solo le ponía las manos encima y no es que se los apretara mucho, ella un poco ladillada, decidió quitarse la franela y los sostenes para mostrarse ante él y que se animara pues, le costó un poco, te tuvo que casi meterle un pezón en la boca para que el chico se pusiera las pilas, y ya a partir de allí, el muchacho le lamió los pechos y se los chupó con más hambre, mientras las manos se concentraban en su nalgas, agarrándolas y apretándolas con más fuerza, lo que le agradó a Leonela la cual decidió darle algo más para que se emocione, terminándose de desnudar y quitándole la ropa a él, ya viéndolo desnudo y erecto, ella se le abalanzó y empezó a succionarle el falo erecto y que ya estaba botando babita, moviendo su cabeza con bastante ritmo, para que se entretuviera le colocó su vagina al alcance de su boca y sus dedos a ver que se le ocurría hacer, mientras ella mamaba con hambre, sintió como una lengua le recorría los alrededores de sus labios vaginales, para luego meterse dentro de ella, además de uno que otro dedo que se acercaba a los mismos, se los separaba y se ponía a jorungar a ver que se encontraba de bueno por ahí, obvio que también su clítoris recibió la visita deseada de las papilas gustativas del muchacho, quien se lo chupó bien rico haciéndola gemir y para no ahogarse con la cabeza del pipe del chico se lo manoseó hasta que decidió que era el momento de tener la acción e incorporándose encima de él introdujo su falo duro y expectante dentro de ella, sintió como se abría paso en sus adentros y la hacía vibrar como desde hace rato no lo sentía, por eso empezó a moverse lentamente, para disfrutar como el cuerpo duro del pene de su amante entraba y salía por cada milímetro de sus profundidades, hasta que el cuerpo le pedía que se moviera más y más rápido, mientras las manos de su amante se aferraban a sus nalgas y la boca se agarraba a sus pezones puntiagudos y endurecidos, así estuvieron un buen rato, hasta que ella acabó una vez, otra vez, luego él acabó, ella le dio tiempo de que se recuperara, le paró el guevo para ponérsele a gatas, para que él agarrara el turno y la embistiera, ella ayudó moviéndose con las caderas al ritmo que él la estaba cogiendo, para que sintiera más, así estuvieron hasta que ambos volvieran a acabar, y se quedaran dormidos abrazados en la oscuridad.

 36 38 40

Estaban varias personas metidas en una casa del otro lado de la ciudad, se encontraban revisando unos papeles y unas fotos, donde estaban los hombres de la organización, más o menos cómo eran sus familias y varias propiedades, habían unos planes y unas directrices, las cuales de seguirse, se le haría un gran daño a la organización, todo por ayuda de un elemento interno, el cual lo llamaremos el tercero, que por cierto se encontraba en ese inmueble dando los últimos datos para poder hacer el ataque, el tercero era hijo de un influyente funcionario de gobierno el cual quería algo de poder ilícito para su diversión y tenía la clave para eliminar a la organización y poner su organización al mando, estaban ultimando detalles de lo que sería los próximos ataques, cuando alguien llamó a la puerta, nadie esperaba visitas, y todos se pusieron alertas, con las armas apuntando fueron a abrir la puerta, mientras por el otro lado estaba Leonela, que estaba quitando los seguros de unas granadas fragmentarias que iban camino a las ventanas y luego al interior de la casa, es que siempre hay un soplón y como cosa rara a ella le toca resolver el entuerto.

Cuando el muchacho despertó eran ya las 11 de la mañana y estaba solo, vio a ambos lados y vio que solo estaba él y su ropa, vio un teléfono, su teléfono el cual empezó a repicar, algo atontado lo tomó y lo contestó, cuando dijo aló, era ella, le dijo que estaba listo, que ya podía irse a su casa que nadie le iba a molestar, lo malo es que ella tendrá que irse un tiempo, ya que tuvo que eliminar unos elementos sucios que eran muy apreciados por alguna gente, así que estará un tiempo afuera, eso si, le dijo que no se preocupara, porque lo de esa noche, ella lo quiere repetir…

 44 46 48 50

El Diego está en la calle, fumándose un cigarro, como cosa rara, algo intranquilo y algo impaciente, cuando ve que el chico se acerca por la calle él se incorpora y va hacia él, el chico lo ve y al notar que se acerca, le pregunta si es el Diego, que cómo lo sabe??? Bueno que casi todo el mundo de la organización lo ha ido a buscar, en conjunto con la policía lo ha ido a buscar, lo ha citado y lo han puesto al corriente con el caso de Matilda y el hijo del político que mató, pero que estaba metido en un negocio muy sucio, que igual no sabe nada de ella, pareció que se la tragó la tierra, así que si no tiene nada que decir, que le de paso que tiene que ir a trabajar.

A Diego le molesta que se le pongan muy gracioso, pedante y que se la sepan todas, como es él pues, pensó en meterle un par de coñazos o un par de pepazos, pero algo se lo impidió, le dijo que entonces ambos la estarán esperando, él muchacho le dijo que bueno, no queda más remedio, de ahí se fue, mientras el Diego se da la vuelta y sigue notando la luz infrarroja que le apunta al pecho desde un conjunto de varios edificios de muchos pisos, sacó la mano de la chaqueta mientras un mensaje llegaba a su teléfono, que decía… muy buen chico besos, pero de mi no tendrás mas nada papá hágase la idea y si puede la paja también😀 mientras del otro lado de la mira ella soltaba el rifle para tomar un vaso de leche bien fría que tenía a la mano, tu sabes para refrescarse.

54 58 62 64

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: