ESTE ES UN RETAZO DE POST SATANICAMENTE SUCIO DESDE LA CRIPTA INFERNAL

 01 04 05 07

Ok, esta vaina viene así pues…

Las pesadillas habían vuelto luego de unos meses, o años, de paz o de normalidad, aunque la normalidad no es algo que le sea muy característico de Betzabeth Alejandra, ya que desde niña se tuvo que acostumbrar a ver cosas, que bueno las personas normales no ven y se dio cuenta que si no moría callada, pues la iban a tomar como loca, se lo recordó uno de ellos, que se había suicidado cortándose las venas, desangrándose hasta el punto de no retorno entre la vida y la muerte, ahí los conoció, los no vivos, los perdidos, los transparentes, los casi ángeles y sobretodo los demonios, esos últimos son los que ella ve en sus sueños y antes la molestaban, le daba miedo y algo de pavor, ahora le fastidian porque le interrumpen el sueño y Betzabeth es una mujer muy ocupada en su trabajo y sus estudios, por eso se despierta con un gran dolor de cabeza bien caliguevudo, se pone de pie y descalza camina hacia la cocina donde sin prender la luz llega a la nevera, toma un vaso, lo llena de agua bien fría y se lo bebe, agarra otro y lo bebe también porque se siente la garganta seca, seca como un coñazo de grama, se la aclara y camina al baño a lavarse la cara con agua porque se la siente como pegostosa. Cuando entra al baño sin prender la luz y abre la llave, escucha la voz desde el fondo del pasillo, Hola Betzabeth, ella al darse el guamazo de agua en la cara dice que tenía mucho rato que no aparecía, ya se había olvidado de que de cuando en cuando debía pasar por aquí… le dice que está muy bella, ella le responde que gracias, le pregunta que porque no se cubre como las otras ocasiones, Betzabeth desde que se levantó y anda por su casa está totalmente desnuda porque es su casa pues; ella le dice que sabe que desde el otro lado él la ve, la ha visto bañarse, vestirse, masturbarse y fornicar con sus amantes, tanto mujeres como hombres, así que no vale la pena, total, ya la conoce y la ha visto, que sabe que tiene ganas de poseerla y penetrarla, pero como todavía no se encuentra en este mundo, pues no sabe lo que se pierde. El del otro lado le dice que si las cosas no fueran como son, con gusto, le brincaría encima y la cogería bestialmente hasta hacerla gemir hasta el infinito, pero sabe que eso sería su muerte, la de él, ella ríe, igual dice que hay algunos que se pasaron para su lado, que le va a tocar trabajo, ella sonríe, han pasado unos dos años, ya no es una niña, ya aprendió del negocio y cómo trabajar, sabe que pronto la van a llamar, se encamina a la cama y pasa por la radio, esta se enciende, ahora no está de humor para mucho rock y metal, porque es de madrugada, así que mejor aprovecha la radio y que no hay locutores ladillas que se las quieren tirar de ser muy cool y son unas ladillas, y disfruta esos temas viejos o pasados de la rotación que como ya no los ponen 25 veces al día y hacen que Betzabeth los odie tanto como un mal sexo, pues le caen bien, para relajarse, y poco a poco quedarse dormida por lo menos hasta la hora en que la alarma suene y le toque despertarse para ir a trabajar.

 11 13 17 25

Betzabeth Alejandra Martínez, es una chica linda, cabello largo blanquita y cuerpo menudito pero con algunas curvas de caderas y pechos más o menos pronunciadas pero no exageradas, que se viste bastante elegante cuando le tocan cosas finas del trabajo, cualquiera creería que es una chica normal y común de esas que solo llaman la atención al pasar por su belleza, pero por debajo de las ropas y detrás de la piel hay mucho más, hay tatuajes en los tobillos, en los brazos en la espalda y los costados, piercings en el ombligo, parte baja de la espalda, en los dos pezones y en el capuchón que le cubre el clítoris en conjunto a uno de los labios vaginales, el mayor, con las uñas pintadas de color negro, tanto las manos como los pies, y fanática de usar lentes de contacto de colores bastante variopintos, amante de la música más extrema que siempre lleva en sus audífonos y reproductores, cuando la ocasión la hace ir más relajada, siempre anda en jeanes rotos, camisas de grupos de death y thrash metal, cinturones de balas y botas, suele ser muy encerrada en si misma, vagueando en sus propios pensamientos, pero siempre con la atención suficiente para esquivar agresiones y contactos indeseables desde el exterior de su coraza de chica introvertida y poco social, porque Betzabeth no suele ser muy conversadora, le fastidia el contacto con otras personas, porque en general no tienen nada bueno para aportarle a sus cosas personales y tampoco es que tenga muchas cosas en común con la gente de su entorno, a veces Betzabeth se siente que cayó en el país equivocado, con la gente equivocada, y con el trabajo equivocado, pero ni modo, hasta que no pueda mejorar su situación económica, que ha estado peor en otras ocasiones, no podrá largarse de aquí.

Llega a su trabajo, a la oficina donde ve a ese poco de guevones que la ven y la morbosean, le ven las tetas y el culo, con ganas de agarrárselo, besárselo y apretárselo, así como ven a cuanta hembra que les pase por el frente, con hambre casi caníbal, pero como se ponen como viejos impotentes sin dientes, a veces les parece chistosos y a veces patéticos. Entra a la oficina donde está su jefe, al lado está otra persona, el jefe le dice que quieren hablar con ella, es un superior a él así que no puede hacer más nada que irse y dejarlos a ambos solos, el jefe a veces no sabe que hacer con esa chica, es una muy buena trabajadora, pero tiene graves problemas de actitud. Más cuando él ha intentado hacerle operación colchón como con otras empleadas y ella lo ha mandado a mamarse una gandola de machete y no de buena manera.

 27 28 34 37

Betzabeth se sienta, cruza las piernas y se le queda viendo al chico que le pregunta si sabe quién es él, ella le dice que no, pero se lo imagina, y también a que viene, cuando le pregunta cómo lo puede suponer, ella le dice que por el espíritu que tiene a su diestra, el cual se nota que tiene muchos años a su lado, el chico mira a su diestra y ahí está, él también lo ve, así que deciden saltarse los protocolos e introducciones, cosa que a Betzabeth le agrada bastante, le dice que tienen unas asignaciones para ella, cosas un poco delicadas, y que ella es la que tiene mejor capacidad espiritual y mental para poder manejarlas, así que bueno, espera su colaboración en esos asuntos, ella lo ve y le dice algo tipo, “cómo si tuviera muchas opciones…” el muchacho le da una carpeta con unos datos, ella la tomó se despidió de ambos y se puso unos audífonos, el chico le hace señas y le pregunta si es necesario que ella oiga esa clase de música tan ruidosa y tan estridente, ella se voltea y sonríe, le dice que para el caos enorme que retumba entre pecho, espalda, cráneo y cerebro, necesita algo o mejor dicho mucho caos a alto volumen para poder mantenerse a flote, sino hace rato estuviera vuelta loca como otros que ella sabe que tienen lo mismo que ella y no lograron superarlo, así que eso es lo que hay, le preguntó si tenía alguna otra observación, el chico dijo que no, ella se desapareció mientras el transparente le dijo al chico que ella era bien peligrosa, ella lo oyó del otro lado de la puerta, el hombre dijo, es peligrosa pero imprescindible.

La escena se traslada a un claro en un valle de una montaña a las afueras bien lejanas de la ciudad, por allí van 5 o 6 chicos caminando por el camino que da a una de las entradas del valle, pero no son ellos nada más, además hay una chica, que anda en contra de su voluntad, amarrada de muñecas y amordazada es jaloneada por los demás y obligada a caminar con ellos por la vegetación, mientras el resto ríe, habla y bebe de una bebida alcohólica, mientras además se fuman unos porritos, hasta que llegan a un punto donde hay una especie de piedra grande, a donde con unas estacas y una cuerdas atan a la chica que sigue amordazada tratando de pedir auxilio de forma infructuosa, mientras los chicos, agarran un radio, colocan música pagana, siguen bebiendo, siguen fumando, tienen unas aves, las cuales matan y les sacan la sangre, depositándola en una especie de bol para usarla luego en sabrá Dios qué coño.

El que es lider del grupo pide silencio y atención, empieza a agarrar un libro que está con la portada toda decolorada y lo abre en una página y empieza a leer, de una forma un poco lamentable con unas cuantas oraciones e invocaciones, grita a todo pulmón y se coloca encima de la chica, a la cual le abre el vestido para colocarse un símbolo pintado en el pecho, ella está aterrada porque no entiende lo que le van a hacer, pero sabe que es muy malo, el chico empieza a hablar en un idiota initeligible y eleva el cuchillo, justo en ese momento una voz femenina le grita, que debería detener eso, porque no sabe lo que está haciendo, todos se sorprenden de haber sido encontrados, porque se suponía que nadie sabía de sus actividades.

Aparece Betzabeth, caminando lentamente y con una tranquilidad pasmosa, le dice que debería dejar de hacer eso que cree que va a invocar al demonio y ese poco de paja loca, que no es nada conveniente, porque puede traer consecuencias desagradables, él la ve y le pregunta quién demonios es ella para decirle lo que tiene que hacer manda a los chicos que están con él a que la agarren, y ellos van a su encuentro, ella los mira y solo extendiendo su mano los para en seco y los mantiene paralizados en contra de su voluntad, se acerca rápidamente al que es líder del fulano clan y este intenta llegarle con el cuchillo que tiene en la mano, con muy poco esfuerzo ella se lo quita y de una patada lo baja de la piedra donde estaba encaramado, ella toma el libro y lo pasa a una página, le dijo que no diga que se lo advirtió, le pregunta que si él es tan satánico que si quiere conocer al amo de las tinieblas, él se ríe, que no sabe lo que está hablando, que no???? Ya verá, abre el libro y empieza a leer continuamente, las palabras que salen de su boca suenan cada vez más y más duro y el tiempo se pone más y más picado, el chico que está cerca de ello hace rato que ha perdido la seguridad de si mismo y se empieza a asustar, cuando se intenta poner de pie y va a intentar correr, el piso debajo de sus pies se abre y se forma un hueco que lo va tragando poco a poco, el chico pide auxilio hasta que desaparece de la tierra en camino a sus profundidades, ante la mirada aterrada de los demás que están más cagados todavía, ella pregunta si alguien más quiere conocer al demonio, todos como pueden se niegan, y ella les quita el conjuro que los mantienen inmóviles no sin antes decirle que no los quiere volver a ver por esos lares, porque si los llega a atrapar se van a ir por el mismo camino que se fue el carajito, que ya debe haber llegado al infierno a ser recibido por el señor del fuego de muy mala manera, porque a él no le gusta que lo estén invocando de forma idiota, los carajitos se largaron corriendo bien asustados, dejando a Betzabeth sola con las cosas que dejaron, en las cuales habían unos discos de Black metal bien cacherosos, el libro, unos artefactos inútiles y obvio la chica, que aún se encuentra amarrada a la piedra, ella le quita la mordaza y le dice que ya todo está bien, que no tenga miedo, que se calme y se quede quieta, que ya la va a soltar para que se vaya por ahí libre y segura y sobretodo ilesa, pero antes… un pequeño gustico luego del susto.

Decide besarla en la boca, ella es sorprendida por la unión de los labios de ella con los suyos, además de la lengua que se entrelazaba con la suya, mientras la prisionera seguía amarrada y accesible, por ello Betzabeth la recorría con la boca, le metió la mano por detrás de la espalda para despojarle del brasier y descubrirle los pechos, los cuales le besó, lamió y chupó deleitándose con la dureza que iba agarrando poco a poco, mientras una mano traviesa se le metió por debajo del vestido a la prisionera, quitó por un lado la bluma y empezó a jorungar en su intimidad haciéndola respirar fuerte y gemir cada vez más, ya luego Betzabeth bajaría su boca a la vagina caliente y húmeda de la chica, para saborearla, mamarla y masturbarla por un largo rato, hasta hacerla estremecer de placer un par de veces y ella saciarse del sabor de los líquidos vaginales de su prisionera que iba a ser libre en unas horas.

Ya al final de la tarde iban las dos caminando hacia la ciudad, y ella le pregunta y ahora qué, ella le responde que no se preocupe que nada le pasará, sin que le de tiempo de preguntar algo más, le estrecha la distancia y la besa en la boca apasionadamente, a lo que ella se entrega sin poder resistirse, cuando Betzabeth termina de besarla ella se queda como paralizada, abre los ojos y le pregunta, te conozco. Betzabeth le dice que no, que solo iba de paso. Bajando camino a la ciudad.

 39 40 42 45

La casa ha estado muy acontecida desde el inicio de los sucesos, varios que no se puede explicar por lo menos de forma científica y todos alrededor de la niña de la casa, que ya no es tan niña, porque tiene ya 17 años, pero se pierde en las calles, la han visto flotar, hablar en lenguas desconocidas, levantar objetos de forma inexplicable, hasta que un día sencillamente amaneció endemoniada, hablando con furia, destruyendo objetos y maldiciendo a diestra y siniestra, por eso la tuvieron que encerrar en el cuarto, ella se rió diciendo que no la podrán detener mucho tiempo, mientras las doñas del barrio se ponen a rezar de forma frenética, los testigos de Jehová y varios sacerdotes no saben que hacer, hasta que uno de ellos recibe una llamada, dice que una chica, o una mujer joven va para allá, que la dejen hacer su trabajo, y sobretodo que no interfieran, si quiere cuidar de la mujer que se encuentra poseída, todos se ponen de forma desconfiada, total, según ellos qué sabe una mujer de tratar con demonios, mientras tanto Betzabeth recibe las instrucciones y sale de donde estaba trabajando, escuchando sus discos de Deicide para un camino que se hace bien ladilla, primero el metro, luego subir en jeep hasta la parada y luego bajar un coñazo de escaleras hasta la casa, en el camino se encuentra unos malandritos que intentan decirle algo, ella no les para bola, uno le dice que él es el hampa, ella se voltea y le dice que si él es el hampa ella es la muerte, que si quiere apostamos a ver quien queda de pie, el chico se queda mejor quieto, algo en esa chica le perturba y le da miedo, se voltea y al seguir caminando le dice que si él o cualquiera de ellos toca o intenta tomar la pistola que tienen ahí, se van todos al purgatorio, donde sufrirán por el resto de los días, no terminó de decir eso, cuando se fueron corriendo para arriba en el barrio.

Cuando por fin llega a la casa se encuentra de frente con los Testigos de Jehová, los cuales la ladilla, y las viejas que están rezando, les manda a salir porque los rezos en ese caso no sirven para media mierda y sobretodo le molesta el padre, nada más y nada menos que Ángelo Pagán, uno de los más ladillas, que la conoce y sabe de la vida muy libertina de la chica, la ha mandado a hacer comunión y un poco de penitencias, pero en general le ha dicho ya varias veces que ella está condenada a arder en el fuego eterno del averno y un poco de mierda más que ella no le interesa, ella vino a atender ese asunto, y el padre se niega a dejara hacer lo que sea que vaya a hacer, le llega una llamada a su teléfono, le dicen que la deje proceder, que sus acciones ya fueron sobrepasadas por el poder del mal concentrado allí, él a regañadientes acepta, pero ni sueñe que la va a dejar con la chica, los testigos algo envalentonados deciden quedarse también, Betzabeth Alejandra sonríe, pensando en el espectáculo que van a ver.

Entra al cuarto de la chica, donde se encuentra encerrada, la ve levitando en el techo, ella empieza a hablar en lengua muerta, y Betzabeth le empieza a responder, todos ven como las dos chicas empiezan a discutir, la poseída baja del techo y se le coloca en frente de ella, Betzabeth la ve, se le acerca y la agarra por la cara, la besa en la boca, de forma viciosa, hasta que la poseída se suelta de ella y se va para atrás, Betzabeth sonríe y en su lengua le dice que si no sabía las delicias de la tentación, mientras se despoja de todas las ropas y desnuda se le acerca a la poseída la mira a los ojos y le dice que sabe que la desea, por qué no sale de ese cuerpo femenino y toma el suyo, que está pendiente de un falo demoníaco grandote y venoso como debe tener el de él.

En ese momento la chica levanta y levita del suelo, la luz se va se escuchan muchas voces en muchos idiomas, se sienten truenos y muchos ruidos estridentes, mientras los hombres que están en el cuarto están bien asustados, hasta que al volver la luz, detrás de la poseída está él, de más de dos metros de estatura, con burro de cuernos, musculado y con mamarro de guevo ya erecto, Betzabeth lo ve y dice que es justo lo que estaba esperando, se acerca al rojito y lo besa en la boca, siente como la lengua casi la ahoga entrando en su boca llegando hasta la garganta, luego por lo largo, una lengua que dejaría como novata a la de Gene Simmons, la lengua baja de su boca a sus pechos y luego se le mete entre sus labios vaginales.

Luego a los minutos ella se le encarama al demonio y se introduce con algo de dificultad el falo enorme, para empezar a cogerlo, se mueve frenéticamente mientras el demonios con sus uñas largas rasguña a Betzabeth, haciéndole cortadas de diversa consideración, pero a pesar que está sangrando y más o menos Betzabeth no deja de fornicar al demonio, los que están  allí no pueden sino persignarse una y otra vez ante la blasfemia que están presenciando, evitando el ver la bizarra y abominable acción aunque la tentación sea arrecha de presenciar un acto tan horrible y a la vez tan maravillosamente placentero, ella mueve más y más rápido sintiendo placer y algo de dolor a la vez gimiendo y gritando màs duro ante los presentes que no dejan de impresionarse, hasta que se siente acabar, al igual que el demonio, cuando ella siente el climax venir y ser llenada de semen demoníaco, ella abre los ojos en par y su corazón se detiene, por la pérdida de sangre, el demonio sigue cogiendo a la chica enbravecido hasta que acaba estruendósamente dentro de una inerte Betzabeth que cayó de espaldas en el suelo, en el lago hecho de su propia sangre, el demonio sonríe pensando que fue muy buena la cópula, que a lo mejor debería aprovechar que tiene a la otra prisionera en el cuarto para castigarla, lo pensó tanto que no se dio cuenta que pisó el charco de sangre que se había formado, cuando fue a levantar el pie, no podía, sintió una fuerza descomunal del charco de sangre, que por cierto iba regresando al cuerpo de Betzabeth y entrando por las heridas que le hizo el demonio en la cópula, el demonio fue atrapado por la sangre y parecía deshacerse en el mismo charco, hasta que desapareció entre el rojo de la sangre que primero se hizo casi negra y volvió de nuevo a su color rojizo, entrando en el cuerpo de Betzabeth que se levantó poco a poco, luego de regresarle a la vida, se medio compuso y se vio al espejo, luego de la sangre regresarle al cuerpo, las heridas que tenía en el cuerpo, en los costados, en las piernas, brazos, espalda y demás, parecieron cicatrizar rápidamente, despertando con un suspiro y un grito parecido al del orgasmo, luego se calmò y se medio estiró como tratando de acostumbrarse al regreso de la vida a su cuerpo, se vio sudada, desepeinada pero demoníacamente hermosa, antes de vestirse, vio a la chica que volvió a la conciencia, le dijo que si todo se había acabado, ella se acercó y la besó en la frente, le dijo que por el momento estaba a salvo, que no debía preocuparse, pero si ellos vuelven a buscarla, ella volvería a rescatarla, la chica la abrazó y le dio las gracias, se vistió rápidamente y se fue de allí sin despedirse de los hombres que se quedaron bien patidifusos, el padre Pagán le fue a acercar y le dijo que eso no se va a quedar así, que ella pronto arderá por lo que hace, ella se volteó y mirándolo a los ojos, le dijo que se cuide, que los de allá abajo les encanta gente como él y que lo tienen entre ceja y ceja, así que será mejor que se ande con cuidado… mientras va caminando por las escaleras se encuentra a ese viejo amigo, que está del otro lado, ella se hace la loca oyendo la música que tiene en los audífonos, le dice que para ellos es peligrosa, porque es impredecible, poderosa y sobretodo mujer, ella lo ve y le dice que lo sabe, pero ni modo, vienen más demonios en camino, y no cuentan con más nadie así que para ella, que le mamen el papo bien mamado, se la tienen que calar, porque no tienen más remedio.

Bonus: llegó a la iglesia entrando por la puerta trasera, era la media noche, las monjas la recibieron asustadas y persignándose, fue llevada al catre del Padre Pagán, lo vio a ella y dijo un poco de cosas ininteligibles, Betzabeth lo vio y sonriò, tomó un trago del vino que había agarrado del altar de la iglesia y brindó con él y por él, pensando… te dije que ibas a caer, es que los que se las tiran de más puros son los primeros en ser corrompidos… jajajajajajajajajajaja

 47 49 50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: