ESTE ES UN RETAZO DE POST SANGRIENTAMENTE ASESINO DESDE LA CRIPTA MENTAL

 01 03 04 05 08

Pues, aquí vamos, esto dice así.

Era la última paciente del doctor que había tenido bastante trabajo ese día en su consultorio de psicología ubicado en un anexo de su casa, por eso podía extenderse y trabajar un poco más de la cuenta, como había tenido unos meses duros con el divorcio y todo lo demás. Pues había encontrado en los desórdenes mentales de los demás algo para ocuparse mientras trataba de arreglar los peos mentales que tenía el mismo, que eran bastante complicados pues.

Así las cosas luego de despachar a Ramón, que ya estaba ladilla con el mismo cuentico y pensaba mandarlo a otro especialista para que se encargara de arreglarlo y sacarle los reales, se encontró que ya era casi de noche, pensó en retirarse, pero se encontró que había una última persona que atender y a esa hora, su nombre era Gabriela Rodríguez, no tenía más datos de ella, porque salió de una cita bastante express, que quería una consulta y si se podía algo de terapia, ya el doctor determinará cual será la más adecuada.

El Dr. Hanny no esperaba que la chica apareciera, total era muy tarde, el tráfico pintaba muy rudo, había tiempo bastante oscuro y en general el día había sido pesado y él no estaba muy de humor para atender a un paciente con el que había que empezar casi de cero, pasaron unos 10 minutos de la hora y el empezó a relajarse, se sacó la corbata que siempre lleva amarrada perfectamente al cuello, en conjunto con la ropa de vestir perfectamente planchada por él y combinada según los viejos estándares de la moda, que siempre se mantienen no importa el avance de los tiempos, justo cuando iba a la cocina a prepararse algo para cenar y ya había sacado algo de champaña para beber y relajarse suena el timbre, el timbre del consultorio, eso le timbra los sentidos y lo incomoda bastante, siente la tentación de no abrir la puerta, pero como un fantasma se acerca a la puerta y la abre…quién es???? Buenas doctor soy yo Gabriela, teníamos una cita de control hoy, pero me retrasé por el tráfico, aún así pude llegar, aunque no se si usted quiera atenderme, sino podemos reprogramar la cita para otro día, el Doc Hanny se queda como petrificado un par de segundos, en los cuales la muchacha le pregunta si le sucede algo, él le dice que no hay problema, que puede pasar, que la va a atender en esa hora si no le molesta, entra agradecida al consultorio, cuando se va a acomodar la corbata suelta que lleva en el cuello, ella le dice que no le importa si la lleva así, que no hay problema que si quiere que se la quite, el Doctor Hanny es un maníaco del control y le molesta cuando las cosas no van como su libreto mental lo dicta, pero aún así se sorprende cuando se quita la corbata y se va a buscar la libreta de notas con que toma los datos del paciente y la información clave para trabajar con ellos.

 09 14 12 13 18

Entran los dos al consultorio, él le da la opción al paciente que se coloque en la tumbona o si quiere se siente en cualquiera de las sillas que el doctor tiene dispuestas para sus pacientes, el consultorio es un cuarto bastante grande, con una enorme biblioteca que tiene libros de todos los colores y tipos, organizados primero por temas y luego por orden alfabético, algunas esculturas de tamaño reducido a escala, algunas pinturas y las paredes de color neutro. Gabriela entra y ve la tumbona, decide no acostarse sino sentarse en ella, le dice que si se puede poner cómoda y el doctor le dice que no hay problema, por eso se quita la chaqueta que ella lleva puesta y además se quita los zapatos y las medias, ha tenido los mismos todo el día y le están matando los pies, por eso se los descubre y se los soba para medio paliar el dolor, el doctor no deja de verle los pies de tamaño mediano y de dedos alargados en perfecto orden y uñas con brillo, luego abre una gaveta y saca un ungüento mentolado, el mismo que usa él para sus constantes cefaleas de los últimos meses y se lo alcanza, mientras ella le agradece y toma un poco para pasarlo por la parte superior y el lado del dedo más gordo, mucho mejor.

Luego él empieza a tomarle los datos a la mujer, Gabriela Rodríguez, 24 años, soltera, que vive sola, en un conjunto de apartamentos al otro lado de la ciudad, trabaja y termina sus estudios de administración en la universidad, con un para de hermanos mayores y ella es la única hembra de la familia, sus padres han sido buenos, en lo que cabe.

Ahora empezamos, la infancia de Gabriela fue un poco complicada, una madre algo ausente, producto de una crianza deficiente, un padre machistas y unos hermanos algo abusivos, por eso pasó algo de trabajo tanto en la niñez como en la adolescencia, cuando la quería mantener encerrada en la casa, para que no cayera presa de alguno de los chicos del vecindario y la desgraciaran como le hicieron a su madre hace ya unos cuantos años, ella se portó bien, hizo su tarea, tenía un gran rendimiento académico, ayudaba a la madre con los quehaceres domésticos y a veces ella los hacía sola y además también atendía a sus hermanos mayores, les cocinaba, limpiaba y acomodaba aunque ellos a veces la trataran de esclava, aún así ella siempre fue marginada por todos, como era de la que todos dependían, esa dependencia parecía despreciarla desde su altísima posición de poder, como ella era maltratada más psicológicamente que físicamente ella intentaba conseguir alguien o algo a quien dominar para pasar su frustración, decidió atacar animales, pero no cualquiera, en general eran mariposas, porque cuando era niña y su madre la trataba bien, le decía que era una oruga que pasaría ser una bella mariposa que brillaría ya atraería la atención, por eso ella agarraba las mariposas que estaban en su casa, y luego de atraparlas, pues las tomaba lesa arrancaba las alas y las desmembraba, e incluso hubo una que atrapó y era hermosa, demasiado para ella, le recordó a las palabras de su madre, por eso la tomó y la atravesó con un alfiler en una cartelera que tenía en el cuarto para dejarla aleteando hasta que se le fuera la vida, su madre la vio y horrorizada le dio una paliza. Le dijo que esas cosas no son de niñas buenas.

Ya cuando tenía unos 17 años, y estaba pensando en estudiar, el padre le dijo que las chicas solo estaban para trabajar en la cocina, limpiar, cocinar y tener hijos, algo así como la inútil de su madre, ella no se iba a quedar con esa, pero necesitaba un pretexto, y lo tuvo con Orlando el amigo mejor amigo de su padre, el que siempre iba a la casa a beberse las cervezas de su padre y comerle la comida que el padre mandaba a hacerle para ver el juego de béisbol que se tripea con sus amigotes, Orlando siempre veía a Gabriela, la vio crecer, le vio como le salían y le crecían las teticas y las caderas, hasta que en una fiesta que se borrachera, donde los menores no tenían nada que hacer, ella salió a buscar algo de tomar y se lo encontró de frente, borracho, libidinoso y sabrosón, le cortó el paso, la intento besar a la fuerza y ella no se dejó, el hombre con su fuerza le pudo colocar las manos en las nalgas y en las tetas por debajo de la franelilla que llevaba y que él rompió por uno de los lados para dejarle un seno descubierto, hasta que la chica encontró un punto débil y le metió un rodillazo por las bolas y lo dejó privado, cuando se volteó vio a su padre que no supo que pensar, la madre la vio, no sabemos si con comprensión o con odio, ella pensó que era lo segundo, así que así de sencillo se fue de la casa, el padre le dijo que si se iba que no volviera, ella le dijo que con gusto… no volvió a esa casa más nunca ni cuando supo que, primero su padre y luego su madre al año, sus padres habían fallecido y los hermanos la estaban pasando mal, tratando de mantener la casa y mantenerse a ellos, porque eran mantenidos y nunca consiguieron un trabajo para agarrar la plata que siempre le daban los padres para sus cosas. Bien merecido, se dijo ella mientras deslizaba una sonrisa ante la cara serena del doctor Hanny.

 21 24 28 30 35

Sigue contando, terminó viviendo con una amiga mayor a ella el resto del año que le quedaba para irse a estudiar en la universidad, pero primero le tocó conseguir un trabajo en una cadena de comida rápida porque era lo único que podía darle trabajo sin tener experiencia, allí empezó de lo peor, trabajando 14 horas diarias sin días libres el primer mes, limpiando baños, friendo comida y atendiendo a la gente que era bastante déspota y coño e su madre, pero ella tenía sus pequeños placeres escupiéndole los refrescos, llenando de aceite la comida y sirviendo ensaladas un poco pasadas de vencidas, los clientes no se daban cuenta de eso y solo comían mientras ella se sonreía pensando en lo que comían, era buena reciclando la comida servida y que quedaba en la mesa, la arreglaba y la volvía a colocar de comida a los clientes, ninguna se quejó, los empleados que estaban con ella, no supimos como, pero se le pusieron de su lado y la ayudaban, solo había una sola jeva que estaba antes que ella y le ladillaba que ella hubiera venido y le quitara el puesto de hembra mayor en el restaurant, una vez le hizo una jugarreta en el baño, poniéndole en el espejo que era una puta del coño, que era una maldita y que sabía lo que hacía, ya verá que le iba a echar paja, Gabriela vio el mensaje, no se asustó.

Un día de trabajo normal cuando estaba cerrando la tienda, y era momento de hacer el inventario, ella aprovecha para fumar un cigarro, porque la jeva fuma como una puta presa por días, se va y le dice al encargado que iba a ver una vaina en el depósito, él le da el permiso, ella se va caminando y saca el cigarro y el yesquero, abre la puerta del depósito y no cae en cuenta del olor a gas, cuando le da al yesquero, una explosión la zarandea,  y le llega las llamas a la cara y al cabello, quedando un poco quemada y un incendio que se extinguió bien rápido, la chica la iban a botar, porque se determinó que hubo una bombona abierta de gas que se quedó en el depósito y ella estaba encargada del orden del sitio, además que era política del restaurante no fumar, al final decidieron pasarla a otra tienda y darle un arreglo ahí, la chica vio a Gabriela antes de irse, la vio con odio, ella le respondió con la mirada algo así como, la próxima vez no voy a fallar cuenta con eso maldita.

 38 40 42 47 51

En ese momento ella se detiene en el relato que le cuenta al doctor Hanny, le dice que lo que viene es mucho más delicado, que si le cuenta algo terrible él le va a decir a alguien, el doctor dice que siempre tiene que haber estricta confidencialidad entre paciente y doctor, pero si sale una investigación judicial debe dar los datos que él piensa que son relevantes para ayudar a la autoridades competentes en la  investigación que deban realizar, ya lo que venga a contar es cuestión de ella, ella lo piensa una y otra vez, hasta que decide empezar a soltar las palabras.

Hubo un novio, un chico bello y precioso, que la cortejó porque según él se enamoró de ella apenas la vio por primera vez, ella aceptó ser su novia, luego se dio cuenta que ella era la otra y tenía otra relación más seria, por eso lo mandó a volar, pero él no quiso aceptar que lo dejara y trató de todos los medio hacerla volver, hasta una vez le pegó sin querer dijo él, pero ella sabía que no era sin querer, era queriendo, lo mandó a volar de nuevo, solo lo aceptó cuando el chico no pudo echarse para atrás y decidió terminar con su novia de varios años, para volver a ella, que lo recibió con muchas reservas, pero al final lo aceptó.

Fue una relación agridulce, porque él a veces era romántico y en otras era seco, poco a poco se echó a perder, le sacaba el culo y se iba con sus amigos a joder por allí, sabía que la ex del muchacho lo buscaba de cuando en cuando para reavivar la pasión que no se había apagado, pero apenas ella se ladillaba de ese peo y amagaba para irse pal coñop lejos de él, el muchacho se ponía tranquilito, pero ya las últimas veces se medio ponía violento y en una de esas le dijo que ella era solo de él, que si no era de él no sería de más nadie, pero igual a la semana volvieron, una reconciliación apasionada y muy placentera.

Cumpleaños número 22, un día bien chévere, tenía varios planes para ese día y entre ellos una cena con salida con su noviecito, planificada desde hace un par de semanas, pero a las 5 de la tarde, casi 6, recibe un mensaje, su novio que le dice que se le presentó algo, algo feo y tiene que quedarse trabajando hasta tarde, ella le cae de la patada eso, pero ni modo, le dice que está bien y le tranca el teléfono, le da hambre a las horas, y decide hacerse un pollo, el cual está entero y por eso le toca con el cuchillo destazarlo, lo hace y le suena el teléfono varias veces, varias personas que han hecho felicitaciones y saludos a la chica que las recibe con agrado, no se había dado cuenta de un mensaje multimedia en el teléfono, cuando lo abre es una foto, su novio en una cama de hotel, acompañado por una chica… se le viene el mundo a negro, pregunta quién es, le responde, le pregunta por no dejar donde están, ella le responde si es capaz de venir, y ella dice que si… responde. El negro pasó a rojo, rojo sangre, desde que vio el mensaje y se levanta. Ni siquiera tiene que cambiarse. Pensando màs que todo en la fulana prueba de amor que le había pedido como con demasiada insistencia.

 53 56 58 59 60

La escena empieza en el interior del carro donde se encuentra Gabriela, se estaciona lentamente en frente del hotel tirístico donde se encuentra su amado y la amante, se baja del mismo y camina lentamente cruzando la calle desierta y un poco oscura, ve las habitaciones, oye los gemidos y los gritos de varias parejas que están en diversas etapas de la cópula carnal, hasta que llega a la habitación 17, donde según la amante se encuentran los dos tirando, la puerta está abierta, solo tiene que empujarla un poco entre el espacio del marco y la puerta se ve están ambos, él, su novio tiene a la chica en cuatro patas y se la está cogiendo haciéndola gemir y pedirle más guevo parejo, él con gusto obedece, mientras ella los ve, siente un vacío en el corazón, la cabeza y el cerebro le late más y más fuerte retumbando en los oídos y cuando se abraza por el frío que le invade siente el cuchillo que lleva en un costado, el mismo que usaba para picar el pollo.

El agua de la regadera cae de forma continua, mientras Gabriela se ve en el espejo del baño, está cubierta de sangre desde la cara hasta un poco más arriba de la pelvis, sus ropas están rojas de la sangre, la sangre de ambos que salió a chorros, primero de él luego de que entrara como una exhalación al cuarto y lo apuñaleara varias veces sin piedad, la chica que estaba en cuatro patas solo se dio cuenta cuando sintio la sangre caerle al cuerpo, intentó voltearse, pero el mismo cuerpo de su amante y su peso le estorbaron para siquiera intentar un escape, el cuchillo entró decenas de veces en su cuerpo, cuando ella se calmó, la sábana y la cama estaban enchumbadas de sangre por no hablar de ella y los amantes estaban a un lado, él encima de ella, lleno de sangre y vacíos de vida.

Así caminó hasta el baño, con las ropas puestas y abrió la regadera, se metió así mismo y entre las gotas de agua bajaron las lágrimas por su rostro, lloró por un rato, no mucho, hasta que sintió una fuerza o algo dentro de ella que la movió, empezó quitándose toda la ropa que tenía encima rompiéndola con fuerza luego de estar desnuda se vio todavía cubierta con algo de sangre que el agua no había removido, se vio más bella que nunca, tomó un jabón y se lavó y se limpió de toda la sangre de ambos del cuerpo y aprovechó para acariciarse un poco, se sentía muy bien, luego de bañarse, se secó con una de las toallas que había en el baño y luego tomó las ropas de la amante, que tuvo suerte, porque le quedaron bien, se vistió, tomó el cuchillo, las ropas que eran de ella y las sábanas y se marchó silenciosamente con rumbo desconocido, se sintió más viva que nunca. Pensó que luego de encontrar los cuerpos, como pasó a los dos días, la iban a arrestar, pero solo la encontraron llorosa, porque había descubierto la infidelidad de su novio, eso fue suficiente para que la descartaran, solo tomó un par de declaraciones y listo.

 62 65 70 73

El Doctor Hanny le tomó notas de todo lo que había oído, o mejor dicho lo que le interesó, luego de terminar de oírle decir todo lo que dijo, le preguntó entonces para qué vino a la consulta, ella le comentó que tiene ganas de repetir la experiencia, cada cierto tiempo le entran ganas de matar y asesinar de forma muy dolorosa, pero todavía no se atreve, sabe que la suerte le perdonó esa vez, pero duda que ella la perdone la próxima vez que caiga en la tentación, porque ya lo hizo una vez, el año pasado, con su anterior doctor de cabecera, el cual por cierto también aprovechaba para sacarle favores sexuales a cambio de sus terapias.

El doctor Hanny le mira, la chica no expresa mayor emoción más si un poco de alivio, el doctor de forma premeditada le dice que le de un poco de tiempo, porque necesita un poco de café, se levanta y le da la espalda, da un par de pasos lentamente y siente que la chica va por él y le viene encima, él anticipa el movimiento y lo esquiva, la toma por el cuello, y con una apretada en cierta parte clave, esta poco a poco se queda dormida sin oponer resistencia mientras cree que ve al doctor sonreír por primera vez desde que entró al consultorio.

Cuando abre los ojos está no en el consultorio del doctor, ahora se encuentra en una especie de sótano, está amarrada a la misma silla que vio en el consultorio, le habían despojado de todas las ropas que cargaba, y además no está sola, hay otra persona que está amarrada a una silla enfrente de él y que se encuentra con la cara tapada con una capucha, la persona está despierta, y empieza a gritar por el medio de la mordaza y a moverse lo que las amarras lo dejan, a los minutos se oyen unos pasos bajando una escalera, es el mismo Doctor Hanny, pero un poco más cómodo y con una especie de peto plástico que le cubre. Le dice a Gabriela que la disculpa por haberla puesto inconsciente, pero era mejor eso que asesinarla con el mismo cuchillo con que la atacó, e igual necesitaba hacerle esa pequeña prueba, porque si hubiera ido a la cocina, hubiera regresado con u  par de tazas de cafè, le hubiera dado una, la hubiera bebido y se hubiera ido a su casa no sin antes haberla asesinada también, pero eso no pasó ahora ambos tenemos un gran dilema, el cómo deberá actuar él sabiendo el secreto de ella, es una pregunta con una respuesta nada fácil, así que para esos casos él tiene un trato que hacer con ella, hay que hacer una especie de equilibrio, tu sabes un secreto mío y yo se un secreto tuyo, no revelas mi secreto y yo no revelaré el tuyo… más le vale cumplir, porque sino, habrá consecuencias. Por lo menos me mentiste con la prueba de amor, porque te revisé y eres virgen todavía, una virgen asesina… suena bien, muy bien.

En ese momento el doctor toma a la persona que tiene enfrente Gabriela y la descubre de la capucha, es un hombre común y corriente, de esos que deben trabajar en una oficina de 8 a 5 de lunes a viernes, le coloca la mano encima de la cabeza y medio juega con él, toma un cuchillo que tiene a la mano y antes de clavárselo al hombre le dice a Gabriela…

No quiero que dejes de ver… no me mires a mí, míralo a él…. porque se que te gusta

Ella hasta el final… obedeció lo que el doctor le ordenó abriendo los ojos como platos y sintiendo mucho placer sexual mientras el bisturí entraba en el cuerpo de la víctima de forma muy dolorosa pero evitando lo más posible la muerte, ganándose su confianza mientras trabajaba en su víctima con mucha calma, sufrimiento y sangre… ya a la próxima ella sería la que tendría el cuchillo… y quien quita que una vez futura, la víctima sería el doctor… o tal vez ella misma, todo depende de la relación de dependencia sangrienta y de quien sea el primero que quiera dar el paso al frente.

 75 78 79 80 81

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: