ESTE ES UN RETAZO DE POST VANIDOSAMENTE SUCIO DESDE LA CRIPTA

 01 05 06 07

Ok esto viene así pues…

Francisca es una chica joven, muy linda, algo creída pero todavía es una nota, a pesar de tener sus pasados 17 años, casi mayor de edad, todavía tiene algo de candidez en el alma, y todavía la maldad y el hambre de vivir intensamente a toda velocidad sin pensar en las consecuencias, no le ha llegado, para fortuna de sus padres, que saben que el mundo se ha vuelto un lugar no muy bueno para si bella hija de sus ojos, ya hecha una mujer bella, preciosa, deseable y cogible.

Sin embargo, ya la niña le han cortejado, sin resultados que alarmar, pero además la chica quiere salir por ahí a rumbear, estar con sus amigas y compartir con sus amigos, algunos de ellos que están pendientes de ella porque quieren con ella y burda.

Y bueno como la muchacha le encanta verse muy bien, porque de su madre sacó la coquetería y el querer llamar la atención a donde vaya, pues se la pasa mucho tiempo probándose ropa y maquillaje y accesorios frente al enorme espejo de su cuarto, siempre suele ser lo mismo, en frente de él, se mira un rato, detallándose desde el peinado que lleva, el largo de sus pestañas, el grueso de sus labios, su ombligo, si tiene cañones en el área del pubis, porque suele rasurarse el papo cada semana porque le gusta como se le nota peladito y suavecito como culito de recién nacido, el largo de las piernas y los dedos de los pies, le encanta verse un rato, a veces más de la cuenta y siempre se pregunta, espejito, bello espejito, quien es el culito más bonito??? Y ella misma se responde, como siempre tu mi bella Francisca, ok eso está muy bien, se acerca al espejo y se da un besito, antes de empezar a desnudarse, cambiarse y probarse la ropa que escoge para ponerse y salir por allí. Que suele ser una combinación de varias cosas y varias pruebas que se tardan lo suyo.

 08 10 12 13 14

Una vez estaba Francisca en el baño, se había bañado, y hace rato se había cerrado el agua de la regadera, pero pasaban los minutos y nada que la muchacha salía del baño, por eso sus padres se preocuparon un poco, le tocaron la puerta del baño para que dijera que pasara y nada de respuestas, pensaron que la chica se había desmayado o le había pasado algo malo, por eso abrieron la puerta del baño con la llave que tenían de respaldo, la encontraron, estaba muy bien, pero se estaba viendo en el espejo de cuerpo completo totalmente desnuda y con unos audífonos en los oídos mientras se hacía morisquetas, luego fue que se dio cuenta que habían entrado al baño y pegó el grito, hubo reclamos de parte y parte, hasta que la madre le dijo muy seria que debería dejar de estarse viendo tanto en el espejo, porque eso es soberbia, y la soberbia nunca ha sido una buena consejera en la vida, que tenga cuidado, porque puede terminar muy mal, la chica no le paró mucha bola a la advertencia de la jeva y al final salió del baño, no sin antes echarse un ojito a su culito redondito y guiñarse el ojo, ella se volteó y no vio cuando su reflejo le mandó un besito y un movimiento perverso de lenguita.

 15 17 19 20

Pasaron los meses y la chica más o menos había bajado la intensidad de su vista en el espejo, porque los padres la tenían a monte y además bueno se había ocupado en los estudios, logrando cupo para la universidad y todo, además de uno de sus amiguitos salió un pretendiente que se había logrado llamar la atención de Francisca y se habían hecho noviecitos, aunque la parte del sexo estaba latente allí, pero ella se hacía la loca para esperar un poco más de tiempo hasta que estuviera un poco más preparada, a pesar que casi todas sus amigas no eran vírgenes y le sonsacaban a que saliera de ese trámite, ella decía que ya va, cuando sus amigas le dijeron que cómo hacía para aguantar el queso, ella se decía que bueno, para eso tenía los dedos pues, esos saben hacer el trabajo, todas las chicas se rieron y es que bueno también para ellas era verdad.

Así que el día ese cuando iba a salir con su noviecito lindo y bello, y sobretodo tomar una decisión de si se lo iba a dar o no, se paró temprano y se hizo algo de comer, y se empezó a preparar desde temprano para la gala, decidió bañarse y echarse las cremas esas que compró a escondidas de buen olor dulce y suave, luego de ducharse y asearse bien, de rasurarse y echarse el champú salió del baño para secarse y salió a su cuarto, estaba sola en la casa.

Pasó por el espejo de su cuarto y se vio, no pudo evitar la tentación se llegar, y pararse de nuevo frente de él, y verse, tenía su rostro bello, sin marcas de espinillas y se veían sus labios como con un brillo que los hacía más y más bello, se vio de arriba abajo, para quitarse la toalla que le cubría el cuerpo, se siguió viendo, sus tetas eran redondas y paraditas, pero parecían elevarse un poco más y tenerlas más duritas, sus picos estaban gruesos y apetecibles, hasta para ella misma, que se llevó sus dedos a ellos y sintió un pequeño corrientazo sabroso apenas se los tocó con las yemas de los dedos, se los empezó a rozar desde la aureola hasta el pico de forma circular mientras en el espejo se veía relamerse los labios de lo rico que se sentía, imaginó que sus dedos no eran los suyos, sino de alguien más, preferiblemente ese actor de cine que a ella le mojaba las pantaletas, se los imaginaba apretándole los pechos erectos, sobárselos, apretárselos y acariciárselo sin importar que estuviera lo más erectos posibles, se mordía los labios para no gemir.

Las manos luego empezaron a bajar y con los ojos abiertos veía en el espejo como sus manos haciendo como si fueran las manos de alguien más, y con ellas bajó por su abdomen y se recorrió el ombligo acariciándoselo en forma circular y hecha la loca introduciendo uno que otro dedo para hacerse cosquillas y excitarse un poco más, agarró sus nalgas y se las apretó, dándose una que otra nalgada suave pero firme para hacerse gemir un poco más, hasta que las manos llegaron a su entrepierna, la cual tuvo acceso, al separar las piernas y dejarse ver por medio del reflejo del espejo, sus ojos se deleitaron viendo como uno de sus dedos jugueteaba con su clítoris y sus labios vaginales entrando un poco, pero un poco más cada vez y haciéndose estremecer con sus propias caricias, al rato ya estaba acostada y mientras con una mano se acariciaba el cuerpo desde los pechos hasta las nalgas, con la otra se masajeaba la vagina y se masturbaba lentamente, mientras se imaginaba a un hombre a su lado, su chico, el cual la besaba tocaba y cuando entraban los dedos entre sus labios vaginales ella imaginaba un falo erecto, rasurado cabezón y circunciso; todo para que el placer que ella disfrutaba fuese estirado hasta que no pudiera evitar sentir estallar desde sus adentros hacia las afueras de su piel, en pleno orgasmo no pudo evitar soltar un pequeño grito bien gemido mientras aún sentía el temblor de su intimidad retumbar en ella, había sido bastante bueno, y aún sentía en su imaginación que su chico la estaba viendo y sonreía mientras ella todavía contraccionaba, creyó que el reflejo que había en el espejo le sonreía y le guiñó un ojo, pero son vainas de ella, eso fue lo que ella pensó.

2123 24 25 29

Al minuto se levantó lentamente y sonriendo se vio en el espejo, desnuda y con la piel como brillando y bien tersa, su sonrisa era más blanca que de costumbre, su cuerpo de hembra, parecía ponerse más rico y bueno como de hembra satisfecha sexualmente, no pudo evitar acercarse al espejo y verse un ratico, pensaba que su madre tenía razón y no debía verse tanto en el espejo, porque es en verdad una pérdida de tiempo, pero ella se valía la pena para perder el tiempo, así que se acercó y como cosa rara se dio un beso en el espejo, pero esta vez algo pasó, no se separó del espejo rápidamente, sino que se quedó unida por los labios a su reflejo, cerro los ojos y quedó como paralizada por unos segundos, hasta que abrió los ojos de súbito, se separó lentamente del espejo y sonrió, se dijo a si misma que por fin era libre, que estar del otro lado del espejo era un suplicio que daba demasiada ladilla, ahora iba a vivir la vida a lo acabatrapo, como se dijo que lo iba a hacer apenas saliera de allí, se vio al espejo y le dijo al reflejo que no se preocupara, que un día de estos iba a volver, pero mientras tanto ella iba a hacer unas cuantas cosas de las cuales Francisca no tenía todavía las agallas de hacer, pero que no se preocupe que no le va a pasar nada de lo que ella no quiera, ya verá. Mientras se empieza a vestir, se maquilla y se coloca los accesorios antes de salir le dice a su reflejo, que de pana si perdía el tiempo probándose guevonadas, que todo le queda bien, solo tenía que ser más sencilla y más directa, total es que su madre tenía razón la soberbia y la vanidad combinadas no son muy recomendables, pero qué demonios gracias a ella fue que salió….

 33 37 43 44

La nueva Francisca salió de la casa y hubo un cambio de comportamiento en ella, se hizo un poco más agresiva, mucho menos inocente y más maliciosa, ese día a pesar de ser todavía virgen, se le abalanzó a su noviecito y se lo cogió de un salvaje que dejó loco al muchacho, empezó a vestirse un poco más provocativa y a ser más abierta, sus padres no creían lo que veían, pero la muchacha a pesar de todo se portaba bien, por lo menos a cara de sus padres, porque cuando daba la espalda, el sexo, el alcohol y alguna que droga ligera hacían contacto con ella, obvio con moderación y algo de descontrol que no tuviera efectos colaterales que lamentar.

Cuando tuvo un celular de esos con cámaras, no crean que ella no dejaba de verse en el espejo, de cuando en cuando lo hacía y saludaba a Francisca que se mantenía atrapada en el espejo y siendo la única testigo de las marramucias que hacía su reflejo con el cuerpo que ella tenía; pues la muchacha también empezó a tomarse fotos usando su espejo para ayudarse a verse, se las tomaba con ropa y sin ropa, estas últimas fueron contactadas por un servidor checoslovaco de pornografía amateur y le ofrecieron un trato por unos cuantos billetes verdes del Tío Sam, cuando llegaban los billetes, pues ella se compraba ropa y algunos accesorios caros que le quedaban muy bien.

Hasta que vino un día que se estaba tomando un conjunto de autofotos para enviarlas por correo al servidor checo, había la última donde la chica se tomaba una foto besando su reflejo estando desnuda, acercó su rostro al espejo y paró la trompita para el lente, luego le dio al flash de la cámara y este tomó la foto antes de caer en el piso, al pasar unos segundos, fue recogido por Francisca que vio la foto y la mandó, justo después dijo, de vuelta por fin luego de tanto tiempo, es momento de recuperar el tiempo perdido, no sin antes ver el reflejo y guiñarle un ojo sonriendo diciéndole al reflejo en el espejo que no se preocupe que volverá a su mundo pronto, porque lo que hay del otro lado, digamos que le agradó, porque al final uno tiene que tenerle miedo a lo que hay del otro lado del espejo, o a veces te aterroriza o hay veces que te seduce.

 46 48 49 50 51 52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: