ESTE ES UN RETAZO DE POST MAL OPERADO SUCIAMENTE EN LA CRIPTA

 Ok, esta vaina te viene es de esta manera…

0 (1) 0 (2) 0 (5) 0 (6) 0 (7)

Los 5 amigos, habían entrado juntos a la escuela de cirugía de la universidad más reputada de la ciudad y si acaso del país, algunos por méritos, pero la mayoría por palanca, o padres muy influyentes, el caso es que por lo menos los muchachos estaban justificando sus estudios y estadías en la casa de estudio por medio de notas bastante altas y prácticas bastante buenas, los 5 tenían la estima de varios profesores, los cuales los veían como representativos de una generación de nuevos cirujanos que podían sacar la patria en una profesión que, desde el auge de las cirugías estéticas, se había vuelto demasiado superficial y artificial, pero también muy prestigiosa y sobretodo muy solicitada porque daba burda de real.

A pesar de que los 5 habían tomado varias ramas de la cirugía, no podían dejar de oír los cantos de sirena de los centros clandestinos de cirugía estética, y como ya sabían burda los procedimientos quirúrgicos y las formas de intervención de cuerpo, más que todo en la clínica donde los habían contactado por medio de un emisario hacían colocación de implantes mamarios, liposucción, aumento de labios y de nalgas, con alguna que otra jeva que se hacía retoques menores en la vagina, como colocación de himen, procedimientos que si bien no eran tan onerosos como en centros médicos de alta categoría, la gran demanda de operaciones suplía el precio con cantidad, ver la posibilidad de ganarse ese coñazo de plata, fue una tentación que los 5 muchachos, que estaban con ganas de comerse el mundo y cogérselo también, no pudieron resistir por mucho tiempo, cuando el primero agarró los primeros cobres de su primera operación de aumento de busto, los otros 4 también se unieron.

Alternaban sus estudios y prácticas, con operaciones en el centro clandestino, ubicado en la entrada de una zona populosa de la ciudad, un edificio de tres plantas, donde los consultorios estaban en la planta baja y las salas de operación, o lo que habían dispuesto para eso, estaban en los pisos de arriba, la gente llegaba, pagaba y para arriba, unas horas después eran despachadas por la puerta trasera, con sus vendajes, modificaciones físicas y las recomendaciones de rigor, bueno los 5 muchachos se las daban, porque el resto de los fulanos especialistas no hacían eso.

El dinero llegó y a manos llenas, los muchachos primero se lo rumbeaban a full trapo y se los gastaban en lujos y vainas de moda, incluso más de una vez se consiguieron a una ex paciente de ellos rumbeando en las discotecas donde ellos iban, más de una de esas veces se cogieron a la ex paciente ahora convertida en una más de la cuenta de polvos, además que las muchachas tuvieron la buena de referir más y más pacientes que iban a la clínica pirata y con eso las ganancias aumentaban para los dueños del local y con eso los cobres de los 5 amigos que estaban bien tranquilos.

 0 (9) 0 (10) 0 (14) 0 (15)

Obvio que esta buena racha no podía durar para siempre, había llegado un médico nuevo, el cual de médico no tenía nada, y empezó a realizar unas cuantas cagadas, con resultados desastrosos, o sea volvió mierda a unas cuantas jevas que querían ponerse más buenas y terminaban peor de cómo empezaron, eso trajo consecuencias, líos, visitas de la policía, demandas y demás, pero los dueños de la vaina lo sortearon todo, soltando real en banda a todos los implicados, y es que lo podían hacer, porque la clínica a pesar de los escándalos bajo cuerda, todavía estaba produciendo real por coñazos, solo hubo que bajar los precios un pelo y sacrificar beneficio por operación por número de operación. Ah y el fulano médico del coño termino botado para la verga, luego de medio matar a una paciente por exceso de anestesia.

Pero el fulano dejó un último regalito indeseable, una noche oscura y solitaria donde el dueño del local o mejor dicho representante de los dueños que estaba muy contento con las ganancias que estaban dejando los 5 nuevos, que eran sus niñas de los ojos, pensaba en subirles las comisiones y ganancias, y por si acaso les tenía unos contactos para entrar a unas clínicas muy prestigiosas en el extranjero cuando sacaran el grado, pero justo en el momento de que iban a estrechar manos, llegó una chica, de manos de las enfermeras, estaba acompañada por otra jeva, que estaba muy mal y se había operado en ese lugar, que tenían que hacer algo, muy mal.

Por eso a los minutos la chica estaba en una de las salas de operación, los 5 estaban intentando desesperadamente salvarle la vida, la habían visto y estaba toda desfigurada e hinchada por una mala praxis bien reciente, pero el detalle es que estaba muy descompensada, por tensión y posiblemente por pérdida de sangre masiva, lo intentaron por todos los medios, pero la chica estaba demasiado fea para la foto, cuando la chica entró en crisis en minutos cuando empezaron a operar, los muchachos se cagaron y feo, llegó el dueño y les dijo que había que irse, uno de ellos se quedó porque tenía que salvarla, los otros cuatro se quedaron viéndolo, pero cuando el dueño dijo que la policía venía en camino se fueron, mientras el que se quedó intentó desesperadamente salvar a la chica, pero vio como perdió todos los signos vitales, el muchacho se quedó frío por unos segundos, cuando reaccionó y buscó de irse, se dio cuenta que había sido encerrado en el quirófano desde afuera, mientras la policía estaba llegando al sitio. Mientras tanto el dueño del local con los otros 4, estaba en una camioneta en camino a puerto seguro, les dijo que no debían decir nada, total las pruebas los apuntan a ellos, él no aparece por ningún lado, y nada, cualquier cosa el tiene los contactos, ellos se callan, ellos ganan, una relación que era muy beneficiosa.

El local fue cerrado y clausurado, es más lo desvalijaron y luego lo derribaron para hacer un conjunto de mini tiendas, a los dueños les dictaron orden de captura, pero ya estaban fuera del país, el único que terminó condenado por lo que pasó, y que además tuvo que enfrentar unas cuantas demandas, fue ese chico que encontraron en una de las salas clandestinas de operación al lado de una chica muerta, con las manos en la cabeza y lágrimas en los ojos, las mismas que salieron mientras entraba a la prisión del estado donde estaría metido por unos cuantos años.

 0 (16) 0 (17) 0 (18) 0 (19)

Los 4 muchachos que quedaron intentaron lo posible por continuar la vida, dejaron de hacer operaciones clandestinas, por consejo de un amigo que sabía lo que hacían, bajaron los gastos y las salidas para cuidar las apariencias y se fajaron para terminar de graduarse, cosa que lograron con altos honores, por eso con los contactos que les dejó el dueño, entraron en diferentes clínicas como residentes y poco a poco agarraron reputación de buenos cirujanos, algunos se casaron, otros siguieron con sus vidas de soltero, y lo más importante, nunca fueron alcanzados por la investigación que se hizo a fondo por los médicos cirujanos piratas, donde muchos profesionales y estudiantes eran interrogados o interpelados, cayendo varios, tanto con carcel como con suspensión de la licencia de práctica, la vida parecía sonreírles y burda, aunque a más de uno las pesadillas de lo que pasó en esa sala de operación les visitaba como una especie de advertencia de que esa deuda no se quedaría así. Que por alguna manera ellos debían responder por esa clase de pecados.

Uno de los chicos estaba metido en una de esas fiestas brutales Vip de discotecas tipo puticlub que eran muy exclusivas, donde con un coñazo de plata, podías controlar un culo, llevártelo lejos y cogértelo como te daba la gana, Francisco, que es el nombre que le vamos a poner al muchacho, era frecuente visitante de ese local, y ya las chicas sabían de él, pésimo amante, eyaculador precoz, pero generoso en los reales que suelta luego de soltar el lechero por el pipe, pero esta vez el muchacho quiere una chica diferente, una con quien no haya estado, está de suerte, una jeva llegó y anda por ahí, no está tan explotada, pero le puede gustar, él la vio sentada en la barra tomándose unos cócteles y le agradó, se acercó, se presentó, empezaron a charlar y luego de unas palabras, desaparecieron del local. En otro lado él se acercó a ella y ella se le fue para encima y lo besó apasionadamente en la boca mientras las manos de él se aferraban a las nalgas de ella para luego darle un par de nalgadas, le bajó el vestido y luego de apreciar sus pechos de buen tamaño, se los sobó, tocó luego empezó a mamar, mientras empezaba a deleitar su lengua con la punta de los picos empezó a sentirse adormecido más y más hasta que no supo más de él mismo.

 0 (25) 0 (27) 0 (35) 0 (36)

Ronald se despertó con una pesadez mucho más heavy de lo que estaba acostumbrado, es que en las últimas semanas había dormido muy poco y trabajado mucho, mientras que las labores del hogar lo habían estresado burda, la mujer estaba embarazada y se había vuelto un beta bien loco y su vida estaba patas arriba, pero intentaba llevar las cosas, bien, ese día había terminado temprano porque un cliente que se iba a hacer un procedimiento tuvo problemas con el crédito que le habían aprobado para ello y se suspendió la operación, con algo de alivio Ronald se dirigió  su vehículo y se metió en él, el estacionamiento estaba lleno de vehículos, pero solitario en general, el muchacho encendió la radio, estaba sonando esa canción pop que parecía decirle que todo iba a salir bien, se recostó en el espaldar de su carro y cerró los ojos se sentía mucho mejor, más relajado.

Cuando abrió los ojos todo estaba muy oscuro, y el olor era muy húmedo, sintió una gran pesadez en el cuerpo, y que tenía varias cosas pegadas en su piel, las cuales palpó con sus dedos, pero no las reconoció a simple reconocimiento, que por cierto le dolían que jode a donde las tenía pegadas, se encontró que no es que estaba desnudo, pero le habían roto toda la ropa con jirones, a rastras se fue por el piso de la oscura habitación buscando algo que le alumbrara, se puso en pie como pudo, mientras intentaba entender qué demonios había pasado, y cuando encontró el encendedor de la luz de la habitación se encontró con el horror…

En el cuerpo tenía pegadas con grapas y costuras varias partes del cuerpo, tenía brazos y piernas pegados en la espalda y costado y se encontró que lo que tenía cosidos a los hombros eran dos cabezas tapadas con unas vendas, las agarró y arrancó para darse cuenta que eran sus compañeros de estudio, las cabezas y las partes tenían tiempo porque empezaban el proceso de descomposición, empezó a gritar y a llorar dementemente, hasta que encontró cerca de donde estaba un bisturí, lo tomó y empezó a cortar las grapas y las uniones cosidas para intentar quitarse las partes que tenía pegadas, lo único es que cuando empezó a cortar, la sangre empezó a brotar por coñazo, pero eso no lo detuvo estaba desesperado, cuando se sacó la primera cabeza el sangrado y el dolor recrudecieron y cuando intentó cortar las uniones de la otra, ya veía todo borroso y perdió el pulso y la capacidad de manejar el bisturí, ya en plena agonía por desangramiento vio la imagen borrosa de una persona que se le acercó y le dijo que era una pena, que iba a tener que pegarle la cabeza de nuevo, cómo le había costado, igual todavía quedaban espació para pegar otras cositas. Que fue lo que encontraron en el sótano de la construcción de al lado de donde estaba la antigua clínica, lo encontraron como una especie de frankenstein con muchas partes sobrando y cosidas de forma grotesca, cuando identificaron al muerto y a los pegados y eran reputados cirujanos la cosa se puso bien sensacional, aunque digamos que el caso nunca se resolvió, no habían huellas, ni indicios, nunca se lograron conseguir a los afectados de la clínica y todo derivó como una leyenda urbana que de cuando en cuando era utilizada como temática por grupos de Brutal Death Metal y Grindcore matraca.

 0 (41) 0 (43) 0 (45) 0 (47)

Y bueno nos queda un último muchacho, porque el tercero se fue del país antes que lo fueran a investigar de nuevo, porque se le iba a ir el yoyo seguro, el muchacho se mudó de la ciudad a un sitio mejor y más discreto, donde veía a pacientes por encargo, estaba llegando a su consultorio a preguntar por nuevos pacientes, cuando se dio cuenta que no había nadie en el consultorio, le extraño que su guapa secretaria no hubiera llegado temprano, porque una de sus virtudes era la puntualidad, cuando fue a ver donde estaba el teléfono vio a una chica vestida como su secretaria, no le dio tiempo de decirle nada, porque sintió un puyazo y luego una ida a negro.

Cuando abrió los ojos de nuevo estaba en su escritorio, intento hablar pero estaba amordazado y amarrado a una camilla, cuando intento moverse a los lados se dio cuenta que si secretaria estaba en una camilla a su lado, también amarrada a ella, intentaba pedir auxilio pero la mordaza que ella también tenía se lo impedía, se asustó más cuando sintió los pasos caminar hacia donde estaban ellos, entraron dos personas, vestidas de enfermeras, un chico y una chica, la chica se le acercó y le dio los buenos días al doctor, le preguntó si la reconocía, y como este negó con la cabeza se quitó el tapaboca y ahí la reconoció era la hermana de aquella chica que dejaron abandonada a la muerte en el consultorio, le dijo que se imaginaba que podía reconocer a su compañero, el mismo que también abandonó en el consultorio, lo miró, pero él no le respondió, vio la seña que le dio su compañera y tomó uno de los bisturís que estaban allí, se acercó a la chica que estaba toda cagada y con el filo del bisturí empezó a cortarle las prendas hasta dejarla totalmente desnuda, luego de acariciarle el cuerpo mientras la muchacha le decía que siempre había tenido buen gusto para las mujeres, el chico tomó el marcador para hacer las marcas de operación y empezó a marcar el cuerpo de la muchacha, mientras ella gritaba por ayuda, gritaría más duro cuando el hombre sustituyó el marcador por el bisturí ante la mirada aterrada del chico…

 0 (51) 0 (52) 0 (53) 0 (54)

Le Bonus: cuando vio la primera vez que el que era su amigo introdujo la punta del bisturí en el pecho de sus asistente para empezar a cortarla el sonido del grito amordazado le llegó al oído, haciéndose más estridente mientras el bisturí cortaba la carne y se introducía en el cuerpo sometido de la chica, hasta que vino un grito tan fuerte que se sintió despertar con un sobresalto, sudaba frío y el corazón le latía rapidísimo, se incorporó y al ver a los lados y comprobar que estaba en su cuarto y solo no pudo evitar dar un suspiro de alivio, aunque la culpa todavía la tenía agolpada en el pecho, eso creía él, porque sentía unos bultos en el pecho, cuando se puso las manos abrió los ojos como platos, miro para abajo, ahora tenía par de pechos de buen tamaño, se los tocó y se los palpó, no parecía entender que pasaba, de pronto cayo, se llevó las manos hacia su entrepierna y se dio cuenta, ya no tenía pena, tenía una vagina, gritó de horror y agarró las almohadas, detrás de ellas estaban escritas dos cosas, la primera, “eso no fue un sueño” y la otra “te quedan bien las tetas de tu asistente” el grito de no retumbó en las paredes de la habitación además de el de auxilio mientras afuera se escuchaba la voz que le decía a otra personas, no te preocupes ya yo tuve mi venganza, ahora es que viene la segunda parte de esto, que será tu venganza. El hombre asintió sonriendo, pensando en que ha pasado mucho tiempo que no le mete el guevo a un papo que fuera virgen…

 0 (55) 0 (56) 0 (57) 0 (59) 0 (61)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: