ESTE ES UN RETAZO DE POST MEDIO MUERTO QUE SALE DESENTERRADO DE LA CRIPTA

Ya saben como viene??? Pues si no esto viene así…

 0 0 (2) 0 (3) 0 (6)

Ah, Fernanda… qué demonios tenías que hacer allí???? Bueno si no hubieras estado allí, nada de lo que pasó hubiera pasado, o hubiera salido de otra forma porque era inevitable, o sino quien quita que esta historia nunca hubiera salido…

Habían ido a la morgue, esa que está en las afueras de la ciudad, un sitio tétrico, decadente, oscuro y muy silencioso, si de día era un lugar espeluznante, de noche lo era aún más, pero ni modo, allí habían ido los chicos de la universidad, para una de esas estúpidas iniciaciones que le hacían a los que querían entrar a una fraternidad, porque para eso, es que se entra a la universidad verdad.

Así que estaba el hermano de Fernanda, que era el que quería entrar a la universidad, con cuatro aspirantes más, acompañados de los miembros de la fraternidad, Fernanda???? Bueno estaba a cargo de su hermano mayor, quien no se le ocurrió una idea mejor que llevársela al sitio, donde Fernanda se sentía incómoda, porque ella para más ñapa los ve, pero no le puede decir a nadie, porque sus padres ya la han castigado que jode y la han mandado a psicólogos para que la curen y eso, era mejor hacerse la loca, verlos pero no decir que los ve…

Mientras tanto los miembros de la fraternidad les tienen una broma bien chévere, tu sabes salirles por ahí vestidos de muerto y eso, para echarles un buen susto, estaban detrás de una de las cámaras, esperando que los muchachos anden por ahí y lleguen al sitio específico, mientras tanto en una de las cámaras donde guardan los cadáveres una bolsa que estaba medio cerrada con los ruidos se empieza a mover, más frecuentemente.

Mientras tanto Fernanda intenta mantenerse tranquila, cosa muy difícil cuando ve ese poco de locos alrededor de ellos, quemados, acuchillados, disparados, estrangulados, con los ojos vacíos y la boca seca bien abierta, ellos la ven, porque ellos saben que los puede ver, ella intenta cerrar los ojos, pero los siente más cerca, su corazón se la va a salir del pecho, mientras los demás están bien cagados por los ruidos que se oyen a los lejos, ocasionado por los muchachos de la fraternidad que estaban echando vaina para que los aspirantes tuvieran una larga noche, mientras tanto ya la bolsa que hablábamos hace rato se ha abierto y el que estaba adentro pues ya no está.

Y llegamos cerca de la una de la mañana, que los aspirantes llegaron a donde estaban los cadáveres armados de los palos de escoba para ver qué eran esos ruidos, salieron sorprendidos como por cuatro bichos disfrazados que los asustaron y bien feo, se les rieron en la cara y les dijeron que eran unas mamitas, pero se dieron cuenta que Fernanda no se asustó y se quedó estática, viendo hacia el rincón, donde algo le dijo que viera a su espalda, cuando se volteó sintió que algo la atrapó, la salida de un tipo deforme y en ropa interior que no era ningún conocido, primero pensaron que una obra, luego se dieron cuenta que era verdad y los hizo a todos correr, cuando el hermano de Fernanda cayó en cuenta, y su hermana?????

 0 (8) 0 (10) 0 (11)

La habían arrastrado a pesar de toda la resistencia que pudo poner hacia donde estaban depositado los cuerpos, mientras el hombre decía que estaba harto que lo vinieran a molestar, ahora verá que le va a dar una buena lección e inolvidable, la chica pedía auxilio, pero nadie la oía, el hombre la pegó contra una pared y se le acercó mucho, cuando se le iba a acercar más se dio cuenta que estaba viendo a una esquina y estaba asustada, mucho… vaya vaya, con que la vez verdad??? Esa es mi amiga, la que me recibió la primera noche de guardia, así que creó que voy a hacer algo mejor contigo, será divertido.

Le metió un carajazo en la cara para aturdirla, la arrastró hacia donde estaban las bóvedas, abrió una donde estaba una bolsa y la colocó allí, cerró la bóveda con candado y le dijo buenas noches, se fue lejos un rato pensando… bueno no sabemos.

La oscuridad se hizo bien intenso, más la energía que había dentro del sitio, la chica estaba acurrucada como podía llorando bajito y alejada de la bolsa que tenía a su lado lo más posible, pero a los minutos escuchó como el cierre de la bolsa se abría lentamente, ella cerró los ojos con toda la fuerza que podía, pero escuchó la voz, le dijo que no podía huir, no podía esconderse, que era mejor no resistirse, sintió que una mano la agarró por el cuello, la apretó duro y le dijo que abriera los ojos, vio la cara blanca y pálida con los ojos quietos, le dijo que tenía dos opciones o se hace a la idea o se volverá loca, puede terminar como ella que se terminó la vida, tomó una de sus manos y se la pasó por el cuello para que Fernanda pudiera sentir cada centímetro de la cortada del cuello que se hizo, de lado a lado casi llegando a las orejas, su corazón latía rapidísimo, pero poco a poco logró contenerse, vio a su alrededor y sintió los cadáveres que estaban en las bóvedas cercanas y un poco más allá, en eso sintió que la tomaron por la cara, era la muerta que le dijo que había aprendido, eso estaba bien, solo le dijo que es mejor temerle a los vivos, total los muertos solo pueden asustar… por ahora, sintió que sus labios se unieron con los del cuerpo y se quedó dormida. Solo escuchó la cerradura de la bóveda abrirse y ella un poco aturdida fue sacada de ella, era el mismo hombre, que le dijo que se fuera, que es libre, le diría que no volviera nunca más por aquí, pero sabe que eso duda que se cumpla…

Al amanecer estaba el hermano de Fernanda que volvió, con todo y lo cagado que estaba, pero tenía que ver qué le pasó a su hermana, se la encontró de frente en la salida de la morgue, él la vio y ella la saludó, pero al verla a los ojos, él sabía que su hermana, bueno ya no era su hermana, era su hermana y alguien más, más cuando le dijo, sabes que me abandonaste verdad????? Bueno, tampoco fue tan malo, no fue bueno, pero ni modo, su hermano intentó decirle algo, pero Fernanda dijo que necesitaba dormir un poco, solo un poco.

 0 (13) 0 (14) 0 (20)

Ya han pasado unos cuantos años de eso, Fernanda creció, estudió, se graduó, tuvo unos cuantos problemas sociales y algunos inconvenientes, lo que le hicieron que estuviera en varios trabajos de oficina, pero no por mucho tiempo, al final estaba ladillada de la compañía humana, siempre tan molesta, tan ladilla, tan… humana, necesitaba un cambio, y vaya que le vino en el momento justo.

La encontraron al amanecer metida en su cuarto, según se había metido un coñazo de pastillas con alcohol y había muerto de sobredosis, parecía por un desacuerdo con su novio y cosas de esas, nadie quería entrar a reconocer el cuerpo, cuando Fernanda apareció vio a esa presencia familiar que vio aquella vez, le dijo, tu amiga quiere hablar contigo, porque ella era una de las pocas que sabía,  por eso pasó a reconocer el cuerpo.

Entró a la habitación y le mostraron el cuerpo desnudo de su amiga, ella contuvo las lágrimas, mejor dicho no lloró, pidió un momento a solas para despedirse, el forense y sus asistentes salieron y la dejaron sola, ella se acercó a la cara del cadáver y acercó su oído y en ese momento los labios de la muerta se empezaron a mover.

Salió del cuarto de la morgue, y pidió ver a la policía, y luego salió casa de su amiga, entró al cuarto con dos policías y debajo de la cama en una caja había una cinta de video, la cual sacó y se las puso en el reproductor, lo suficiente para que encerraran al tipo por asesinato, y ella pudiera ver a su amiga partir al descanso eterno. Mientras tanto uno de los forenses la vio y le dijo que era buena, que si quería entrar a trabajar allí, mala paga, turnos de sobrecarga de trabajo, muchos muertos, muchos trámites y grandes dolores de cabeza, ella aceptó, entrando como su aprendiz, aprendió rápido, con unas cuantas clasecitas de anatomía, clase a las cuales entraba de oyente y prestaba más atención que los alumnos de medicina, eso obvio que hizo que uno que otro se pusiera molesto.

 0 (22) 0 (24) 0 (26)

Inciso del escribidor: tenemos esto por aquí, y lo metemos porque podemos, eso dice así…

En una de las clases que hicieron en la parte de anatomía, había un chico, que le costaba un poco la clase, quería ser doctor, cirujano como su padre, pero le costaba burda la parte de los cadáveres y estudios de anatomía, por eso se estaba quedando rezagado, pero además le gustaba Fernanda, la veía mucho rato y ella se hacía la loca para que pensara que no sabía, hasta que un día en un examen le dijo que si necesitaba ayuda, le puede echar una mano, eso si tendría que venir a la morgue, si lo hace, quien quita que le tenga un premio.

A las horas llegó y ella lo recibió, caminó por todos los pasillos hasta llegar a un cuarto, donde estaba un cuerpo tapado por una sábana, le dijo que ella sabe que él sabe de anatomía, pero si no deja el culillo no va a llegar lejos, ahí tiene un cuerpo, ya preparado y listo para enviarlo a las prácticas de la universidad, así que le puede echar cuchillo, si lo hace bien habrá premio, sino le tocara practicar de nuevo. Cuando el muchacho preguntó qué premio, ella abriéndose la bata que cargaba encima, dejó ver que no llevaba nada abajo, le dijo que el premio era ella, es más si quiere algo de motivación se puede quedar sin la bata, él pidió que bueno, se despojó de la bata y solo cargaba las botas, desnuda se le acercó, rozó sus labios con los de él y le dio el bisturí, le dijo que empezara. Obvio que lo hizo muy bien, obvio que ella lo vio y le dio la aprobación, obvio que se lo llevó a las duchas, donde le lavó la sangre que lo manchó mientras trabajaba, luego de limpiarlo, lo besó en la boca, le mamó el guevo como una posesa y luego le puso un condón, para que él sintiera la vagina de Fernanda cubrir su falo erecto y moverse encima de él, lo que siguió fueron gemidos, gemidos y más gemidos. El chico saldría de la morgue listo para arrasar con la clase, y la chica ya no le hacía falta seguir iendo a clase, como le dijo a él, no debes temerle a los muertos, a los vivos… ese es otro beta.

 0 (31) 0 (34) 0 (35)

Los cuerpos empezaron a aparecer en distintos puntos de la ciudad, chicas jóvenes, que no tenían  nada en común, las muertes eran por apuñalamientos, pero sin un patrón determinado, a veces eran violadas, a veces no, a veces eran aprisionadas por un tiempo y otras eran asesinadas en poco tiempo, al policía estaba loca, la opinión pública estaba aterrorizada y bueno Fernanda estaba al margen, hasta que un detective la llamó, nunca supo como fue que él se enteró, pero la llamó y le dijo que la única persona que podía ayudarle con el caso, era ella, por eso a su pesar fue a donde estaba el detective, la llevó a donde estaban los cuerpos, le dijo que hiciera que le hablaran, ahí podía decirle quién puede ser el asesino. Pidió que la dejaran sola, respiró hondo y antes de abrir las bolsas y acercarse a los cuerpos, vio que una de ella movió los ojos y le dijo que esto era muy peligroso, más de lo que podía imaginarse, ella se acercó y le dijo, no tenía opción, por eso se acercó a ella y le dijo que le dijera lo que tenía que decirle.

Salió a los minutos, le dijo que sabía quien era, pero no le va a gustar, porque era policía, que estaba asignado al caso y que sabía bien de los avances y las cosas que había hecho, cuando dijo el nombre el detective le dijo que no lo creía, ella le dijo, o mejor dicho que le mandaba a decir que si no cree, que se acerque al escritorio, segundo cajón un compartimiento falso, allí hay unos trofeos, los reconocerá apenas los vea. El detective se quedó petrificado, pero se fue a resolver el peo, era uno de sus mejores amigos, que le gustaba coleccionar víctimas y que había quedado averiado por el último caso de serial killer que trabajo, fue un peo arrecho.

Mientras tanto la muchacha le pidieron que organizara los cuerpos porque se los iban a llevar para su preparación y entrega a los familiares, mientras arreglaba unas cosas apareció un tipo dijo que era parte de la funeraria, que había venido a ayudar, ella no le paró bolas, le preguntó unas cosas y él respondió, mientras ella terminaba de cerrar, vio que una de ellas dijo algo, no lo oyó porque no estaba cerca pero leyó los labios, dijo que tuviera cuidado, él no mataba solo…

De aquí esto se divide en dos partes que dicen así…

 0 (44) 0 (45) 0 (51)

Alternative 1: al oír eso, la chica preguntó algo al chico, no le contestó sintió la sombra que se le venía encima con un cuchillo y ella lo esquivó, pero aún así le pudo golpear físicamente, ella se tuvo que defender, tomó lo primero que tenía a la mano, un bisturí que proyectó hacia su atacante y se metió en su pecho y bien profundo, el hombre cayó al suelo mientras ella veía como la vida y el alma abandonaban el cuerpo, el alma fue arrastrada hacia abajo, le extendió la mano pidiendo ayuda, ella vio al resto de las chicas, todas negaron con la cabeza, se dieron la vuelta y desaparecieron… vendrían unas cuantas explicaciones y un poco de papeleo, necesitaba un poco de café.

 0 (52) 0 (53) 0 (54)

Alternative 2: sintió el coñazo detrás de la cabeza que la dejó noqueada un rato, solo sintió que la agarraron y se la llevaron.

Cuando volvió en si, estaba en el viejo cementerio, cerca de donde estaba la morgue donde comenzó todo, estaba amarrada a un árbol y amordazada a unos metros estaba una fosa común donde estaban los muertos que nadie reclamó, vio a su atacante que le dijo que fue muy lista, pero igual no podía dejar que se saliera con la suya, ya que lo dejó sin ayudante o compañero, ni modo, tendrá que parar un tiempo, pero antes podía tener un poco de diversión.

Se acercó a ella con un bisturí, con el cual empezó a cortarle delicadamente las ropas para desnudarla, le dijo que estaba bien rica, mucho mejor que la mayoría de sus víctimas, sintió el filo del bisturí recorrerle la piel sin cortarla, le dijo que lamentaba hacerle esto, pero es que es la única forma en que aprendió a hacerlo, por las malas, que por cierto era la manera más rica, se acercó mucho a ella recostándole el falo erecto ya fuera de los pantalones, mientras ella detrás de su atacante vio a alguien conocido, ella dijo algo y ella asintió

Justo cuando el hombre la iba a coger, sintió que de la tierra salió una mano que lo agarró por el tobillo, luego vino una más y otra más, la tierra debajo de sus pies se desapareció y el hombre sintió que lo estaban jalando, vio que eran muertos, que ahora lo querían a él, se aferró a Fernanda con todas su fuerzas y solo hizo que ella se soltara del árbol, cuando ella levantó la cara vio como el atacante se lo estaba tragando la tierra, Fernanda no le paró bolas, vio la ropa, se la puso y se largó.

 0 (55) 0 (56) 0 (57)

Desde entonces Fernanda se ha encerrado más en su mundo, sigue desconfiando de las personas y se la pasa trabajando en la morgue, hablando con los muertos y a veces ayuda resolviendo casos policiales, pero hasta allí, cuando termina de trabajar se va a una de las bóvedas donde los cadáveres esperan su destino final, la abre, se acuesta en ella y luego se cierra, para esperar el descanso, que algún día, todavía lejano, será el descanso eterno.

Bonus: estaba descansando en la bóveda, cuando sintió que alguien entró al cuarto de las bóvedas, y abrió justo la que estaba con ella adentro, se molestó un poco, pero cuando se dio cuenta era el chico, ese de las prácticas, lo saludó. Le dijo que lo habían enviado a trabajar para allá y que estaba a su cargo, ella no lo creía pero detrás de él estaba la presencia familiar, se encogió de hombros y le dijo que no podía estar hablando con los muertos todo el tiempo…

 0 (58) 0 (59) 0 (60) 0 (61)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: