ESTE ES UN RETAZO DE POST SUCIAMENTE EN PEDAZOS Y PUEBLERINO PUES

Esto te viene es así…

 62889_Valhala_Shootemup_123_49lo 62880_Valhala_Shootemup8_123_504lo 62876_Valhala_Shootemup7_123_253lo

I

Es una leyenda que ha corrido de generación en generación en todos los pueblos del estado, desde lo que son casi asentamientos rurales, hasta los pueblos más civilizados, pero que no cruzan la frontera a lo que son las ciudades, en los tiempos de la guerra fue el guerrero más valiente y bravo de su generación, con una temeridad casi suicida y sobretodo con un halo de líder que muchos de sus contrincantes quisieran para sus ejércitos, este tipo ganó muchas de las batallas en la época de la revolución libertaria, ganando terreno de forma brutal y efectiva, haciéndose una leyenda…

Obvio que las leyendas para hacerse a si mismas tienen que morir y este pana fue emboscado por sus enemigos que habían infiltrado a gente en su círculo cercano para echarle paja, era solo cuestión de tiempo, el detalle es que primero al ser capturado, torturado de forma inmisericorde y por fin asesinado, el tipo no se dejó joder así como tal y tuvieron que caer unos cuantos para que la sangre del tipo se derramara, y el segundo detalle es que la caída del tipo en batalla en vez de desmoralizar a sus hombres los llenó de valor y fue el espuelazo definitivo para que los hombres de la nación tomaran el camino de la libertad, así sea por medio de las balas de mosquetes y el filo de la espada, aunque nunca encontraron el cuerpo del revolucionario, por lo que se dice que su espíritu se haya vagueando por allí, más dormido que vagando, esperando el momento necesario para salir, cuando su república, y sobretodo su pueblo que lo venera y cree en él, otra vez se vea en peligro, tanto físicamente como en su libertad…

 62868_Valhala_Shootemup5_123_519lo 62855_Valhala_Shootemup44_123_110lo

II

Ya habían pasado unos cuantos de eso, diríamos que centurias y otra vez la oscuridad se cierne sobre estas tierras, en forma de un ambicioso terrateniente que poco a poco, y sobre las cabezas y la sangre de sus adversarios logró subir de dueño de una enorme hacienda, hasta gobernado y ahora presidente, piénsalo, un país completo solo para ti, para espatillarlo y usar los recursos para hacerte lo más jodidamente rico que puedas, piénsalo, pero no mucho porque esas oportunidades no se aparecen todos los días en la vida verdad?.

Por eso el tipo se aferró al poder, uso todo lo que tenía a la mano, dinero, fuerza y chantaje, tomó todos los poderes y los plegó a su servicio, mientras tanto, el pueblo que votó por él que se mame un guevo, se hizo pobre y la crisis les llegó a todos, pero el aparato de poder y seguridad alrededor del terrateniente se hizo bien poderoso y se encargó de mantener el orden a la fuerza, así sea con algunas torturas, algunos desaparecidos, algunas compras, lo necesario pues…

Si, lo necesario, Ramirito estaba pensando mucho en lo mucho que estaba pesando esas palabras en su vida, mientras tenía el amuleto en la mano y con la otra mano tenía una aguja con la cual se puyó un dedo, la gota de sangre cayó en el interior del mismo y lo cerró, era una especie de relicario que en su interior había algo más, luego de cerrarlo, dijo las palabras que el brujo le había dicho que tenía que decir, y luego se acercó sigilosamente a la muchacha que desnuda y cubierta por una sábana dormía plácidamente en la cama que compartía con él, la besó en los labios y se despidió le dijo que le tenía un regalo, algo para que lo recuerde… porque lo más probable es que no la pueda volver a ver… de allí tomó la escopeta que siempre llevaba a todos lados, único recuerdo de su padre, que muy probablemente se encontrará con él en el otro mundo, estaba pensando eso, mientras agarraba su escopeta y la recargaba con las balas que le quedaban encima.

 62736_Valhala_Shootemup13_123_553lo 62741_Valhala_Shootemup14_123_422lo 62753_Valhala_Shootemup17_123_548lo

III

Ramiro Anderson Hernández, siempre fue un hombre testarudo, terco, medio loco, soñador y sobretodo ajeno a la injusticia, así como su padre que fue uno de los primeros que hizo los comités de tierras productivas que le había pedido el terrateniente a sus muchachos para organizar a las personas, cuando vino el enroque de poder y la compra, su padre se negó, y eso le costó la vida a él y a su familia la desgracia, su madre quedó pobre y trabajando en un burdel para sobrevivir, sus hermanos se fueron a la ciudad a buscar suerte de forma infructuosa y su única hermana siguió el camino de su madre, pero Ramirito, como siempre se le llamó, decidió tomar otros caminos, los estudios, las utopías, la revolución y la rebeldía.

Intervenía en las protestas estudiantiles que se hacían a cada rato en contra del gobierno, se metía en los mítines que se hacían de forma clandestina para buscar desestabilizar, tirò piedras, objetos contundentes y bombas molotov a los polis represores, ese poco de cosas, que le hizo ganarse unos cuantos enemigos, y obvio muchos admiradores, tanto masculinos como femeninos, de estos últimos primero consiguió a la madre de sus tres hijos, pero cuando las cosas se pusieron bien feas y el pana se tuvo que ir a la guerrilla, era mejor que no los viera más, no le dio tiempo ni de despedirse de ellos, porque la policía y los servicios secretos iban por él.

Pero en la guerrilla tuvo sus amantes, adoradas, cuando las balas y las explosiones desaparecían ante el silencio el se entregaba a los encantos de una mujer desnuda, como si adorara al mismísimo Dios y les hacía el amor como una especie de exorcismo de sus pecados y sus culpas, a lo mejor era eso que le daba la fama de ser un gran amante que podía fornicar hasta al amanecer y luego se iba a echar plomo a los campos y a las selvas dependiendo del sitio donde se encontraba.

Claro que esto no podía durar para siempre, porque una de las jevas del último burdel a donde iba, y donde tenía una querida que visitaba cuando tenía tiempo, mientras ella lo recibía con besos y se lo llevaba a un cuartico donde se entregarían a los placeres de la carne, ella daba el parte, pero había que esperar a la madrugada cuando todo estuviera tranquilo, para dar el zarpazo definitivo.

A las 2:45 de la madrugada de ese día, unos minutos pasadas la gran cópula donde ambos se cogieron hasta la saciedad, Ramirito abrió los ojos , sintió que el pecho se le trancaba y que no podía respirar, había visto con gran claridad el futuro, su futuro, y su muy próxima muerte de la cual no había manera de escapar, por eso solo pudo pensar en actuar rápidamente, haciendo el conjuro que los brujos le habían dicho que podía hacer en caso de emergencia, tenía las cosas en la maleta, por lo que fue rápido… ya luego vendría el turno de la pistola y la escopeta que siempre fueron sus compañeros de viaje desde que se internó en la revoluciòn

Eran ya las 4 de la mañana cuando escuchó que irrumpían en la parte baja del burdel, tomó a la chica que todavía estaba dormida y la cargó envuelta en las sábanas de la cama, había como una especie de medio ascensor que estaba al lado de la ventana y que se encontraba abandonado y casi de adorno, allí la colocó suavemente y se dio cuenta que los engranajes para subir y bajar todavía funcionaban, le dio para bajar lentamente, y en ese momento la chica despertó, más que todo por las detonaciones que sucedían en las cercanías de las habitaciones, lo vio alejarse de ella, le dijo que volvería, no le dio tiempo para más, porque llegó al suelo, y se bajó rápidamente, iba corriendo con rumbo desconocido, cuando escuchó una gran cantidad de detonaciones que venían de la habitación que compartía con Ramirito, luego silencio. Mientras la muchacha con el recuerdo en las manos sentía que las lágrimas bajaban por sus mejillas

IV

El cortejo fúnebre fue multitudinario, mucha gente fue a despedir a Ramirito, al cual dijeron que lo habían matado en un ajuste de cuentas por parte de alguno de sus subalternos, pero se sabía de calle que el gobierno se lo cargó, la jeva que le echó paja terminó de amante de un ministro y salió de abajo, el caso es que mucha gente fue a despedir al pana, cuyo funeral extrañamente fue financiado por el mismo gobierno, y lo llevaron al panteón, que estaba algo descuidado, mucha gente lloró, muchos lo despidieron, muchos bebieron por la salud de él, mientras tanto ella, la misma que tenía el relicario que le regaló él, estaba cerca del entierro, vio a la señora esposa de Ramirito llorar inconsolablemente, acompañada por sus hijos, ella le vio, le respondieron la vista, ambas se reconocieron, de esposa a amante hubo un punto de conexión, por unas décimas de segundos, antes que ella decidiera irse, no es cosa que la fuera a reconocer.

Unos días después hubo una ola de represión bien brutal, como mucha gente fue a los funerales y al entierro, los ficharon, luego de algunas investigaciones los empezaron a buscar, encerrar, tortura y si era posible matar, era la oportunidad perfecta para terminar de una vez con la rebelión, que se había vuelto un dolor de cabeza bien ladilla  para el terrateniente, ya presidente con unos cuantos años en el cargo y con ganas de seguir montado en el poder.

Pero cuando ya todo parecía hecho, se encontraban varios presos pesados metidos en una de las cárceles de la costa, donde eran sometidos a distintos vejámenes y aberraciones, a la cual estaban los guardias haciendo las rondas de costumbre, cuando poco a poco estos fueron cayendo, uno por uno y las jaulas estaban abriéndose como por arte de magia, los prisioneros salieron como extrañados, vieron al tipo, alto, con la cara tapada por una pañoleta oscura y con una escopeta en la mano, les dijo que no tenían todo el día para largarse, así que era mejor que se movieran rápido si no querían que los volvieran a coger, como esa vez por ir a ver a alguien que no valía la pena ver, uno de ellos le agradeció, pero le preguntó el nombre… le dijo que lo llamaran el sin nombre, y que van pronto a saber más de él.

 62777_Valhala_Shootemup23_123_593lo 62785_Valhala_Shootemup25_123_364lo

V

Lo que vino a continuación fue rápido, una serie de atentados que habían alcanzado a personalidades afines al terrateniente, a varios de sus batallones y varios objetivos, explosiones, tiros a distancia y algo de vandalismo, nadie se atribuía las acciones, varios de los que estaban en las cárceles sabían que algo se estaba cocinando y era algo grande, más cuando en una noche hubo un ataque a tres de ellas casi al mismo tiempo, se fugó un poco de gente de allí y salieron en todas direcciones, mientras la gente en los pueblos estaba esperando, tenían miedo de meterse en la pelea, porque igualito las fuerzas especiales y la policía hacían allanamientos de forma infructuosa, porque nadie sabía lo que estaba pasando, pero por lo menos lo intuían.

Y bueno llegamos a ese día, donde arrestaron a la esposa de Ramirito, con sus hijos y los llevaron a donde estaba en terrateniente, para un interrogatorio general, además también dieron con Arabella, la última mujer que lo vio con vida, la trajeron también y se la presentaron al general, la vio, como quien un hombre de poder le gusta ver a las putas y le detalló el collar que tenía en el cuello, se lo arrancó lo abrió y vio la foto de Ramirito, le dijo que era bien pendeja por andar enamorándose de un revolucionario que además tenía rato que estaba bajo la tierra, la mandó a que se la llevaran a rastras a una de las habitaciones donde vería lo que es ser fornicada por un hombre con poder, mientras tanto el collar en el suelo empezó a soltar la gota de sangre que estaba en su interior.

 62789_Valhala_Shootemup26_123_224lo 62797_Valhala_Shootemup28_123_1119lo 62818_Valhala_Shootemup34_123_249lo

En un par de horas empezaron las explosiones, los tiros y los gritos, él llegó caminando a la entrada de la mansión/fortín donde estaba el terrateniente con sus no invitados, apenas le dieron la voz de alto, el hombre enmascarado sacó unas armas y empezó a disparar a discreción y con gran puntería, de allí entró y empezó la fiesta de plomo, parecía como encaminado y que sabía por donde ir, el camino tenía muchos soldados, armados obvio, pero a él parecía no acabársele las balas y lo peor que las balas parecían no llegarle a la humanidad y mira que no escatimaron en dispararle. Y cuando las balas de las pistolas por fin se le acabaron, sacò de su espalda una escopeta que cuando echaba plomo, parecía escupir balas de bazooka

Mientras tanto la gente se enteró y salió a las calles a mostrar su apoyo al tipo, además que el terrateniente se intentó coger a la amante de Ramirito y ella le arañó la cara, cuando le iba a entrar a coñazos (y a guevo también) una explosión lo puso en alerta, vio entre las flamas caminando al enmascarado se le hizo familiar, por eso agarró a la chica y se la llevó, como forma de garantía.

El enmascarado primero sacó a la mujer con los hijos del sitio donde las tenían encerradas, no les habló, pero ella lo reconoció, le preguntó si era Ramirito, ella lo vio a los ojos, lo reconoció por un segundo, pero luego los ojos se pusieron vacíos y se fue por el camino, mientras le dijeron que era mejor salir de allí. Había que rescatar a la otra chica, que estaba con el terrateniente, que se había fugado de la casa y estaba camino al aeropuerto.

Una vez llegado allí se la llevó a donde estaba su avión privado, le dijo que se iba con él, como recuerdo de lo que había en este país decadente, ella se negó y recibió una buena cachetada, cuando fue a rematarla, una explosión a lo lejos se escuchó y como una exhalación apareció el enmascarado, el terrateniente intentó tomarla de la mano a la fuerza, pero no lo pudo lograr, terminó iéndose en el avión hacia un destino paradisíaco donde no había extradición y tenía los reales que se ganó con el sudor de sus guisos y sus robos, era momento de vivir de las rentas.

 62811_Valhala_Shootemup31_123_16lo 62799_Valhala_Shootemup29_123_414lo 62824_Valhala_Shootemup36_123_231lo

VI

La muchacha estaba algo desorientada, y vio al hombre enmascarado, que la tomó y la sacó de allí, ella lo vio extrañada y le preguntó si era Ramirito, él se detuvo y la vio mientras se quitaba la máscara que se quitaba, no era él, le dijo que lamentaba que no era lo que esperaba, pero así era la vida, pero le dijo que algo de él lo llevaba ella en su ser, señalándole el vientre, le dijo que tenía que cuidarlo, porque era la esperanza que quedaba en caso de que el pueblo otra vez viera la oscuridad… y solo por si acaso le dejaba otro recuerdo, la escopeta de su amado, con algunas municiones, sería la que pasó de padre a hijo y así seguiría. Luego de irse de allí a caballo pasó por un valle, donde se detuvo, se arrancó la máscara de piel y se sacó los lentes de contacto antes de seguir con rumbo desconocido

Mientras el muchacho crecía en la barriga de la chica, hubo manifestaciones, nuevos gobiernos, juntas militares, transición a la democracia, y transformación en democracia corporativa, que solía ser mucho más injusta que las propias dictaduras y a las cuales había que pelearles cara a cara, fusil a fusil, pero eso se lo dejamos al hijo de Ramirito que salió como el papá, más o menos igualito que el abuelo, la única gran diferencia que este si le fue mucho mejor que a los primeros.

Ah pero el terrateniente se encontraba en una paradisíaca isla, acompañado de unos compinches que habían salido del país con mucho dinero y propiedades en el extranjero, estaban celebrando con unas chicas que estaban casi desnudas, porque había que celebrar, había plata, tenían la credibilidad de ser unos gobernantes que fueron derrocados y habían sido expulsados, e incluso la junta de gobierno de transición les había extendido la invitación de regresar para discutir ciertas cosas, lo pensaron un poco, pero sabían que habían ciertos elementos que les daban temor, era mejor no tentar a la suerte.

Y bueno estaba el terrateniente buscando algo de caña para sus invitados y les estaba a punto de hablar de unos planes de inversión en el extranjero, cuando se dio cuenta que no le respondían, de pronto se escucharon unas detonaciones y se hizo el silencio bien denso mientras estaba escondido en uno de los cuartos, cuando por fin se acercó a donde estaban sus invitados, se dio cuenta que todos estaban muertos, de un tiro de gracia por cada uno, se les cayó las bebidas que tenía en la mano y al voltearse se dio cuenta que detrás de él estaban unos explosivos conectados en un reloj que le quedaban unos segundos, mientras estos llegaban a 0, una lancha se alejaba rápidamente manejada por un hombre enmascarado, detrás estaban las jevas dormidas en topless montadas una encima de otra, no dejaba de sonreír, pensando en las cosas divertidas que puede hacer ahora que ha terminado el trabajo que se le había encargado. Cuando una de las muchachas se levantó desorientada, vio a lo lejos la lancha donde estaban ella ardiendo en llamas y en proceso de hundimiento, estaban las otras chicas que se estaban despertando y se preguntaban que pasó, no había más nadie… era mejor irse pal coño y que nadie sepa.

 62828_Valhala_Shootemup37_123_174lo 62836_Valhala_Shootemup39_123_488lo 62842_Valhala_Shootemup40_123_246lo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: