ESTO ES UN COÑAZO DE LETRAS JUNTAS QUE INTENTAN SER UN RETAZO DE POST SUCIAMENTE LETRADO

Ok, ya saben como es esto, o no?????

 01 02 05

Desde que tuvo uso de razón a Luisa le encantó leer, a ella se le inculcó el placer de leer un buen libro por parte de sus padres adoptivos, ya hablaremos de eso en un rato pues, y como esa unión de palabras que forman palabras, que luego esas palabras forman oraciones y esas oraciones suelen formar varios párrafos que tienen el objetivo de desarrollar, un enunciado, una historia o una idea en particular, desde que le leían los cuentos siendo niña que todavía no hablaba, se quedaba prendada de quien le narraba, y muy fijamente, tanto así que muchas veces se quedaban pensando que la muchacha no hablaría, pero parecía entender al pelo todo lo que se le leía. Y unas cuantas veces ya creciendo un poco, para gatear, se le veía iendo en dirección a la gran biblioteca familiar que había en la casa y tratando de alcanzar los libros que les solían leer sus padres, como una especie de magnetismo a primera vista.

Cuando la niña ya tenía más o menos forma de mantenerse en pie, estaba metida en su cuna o corralito, cuando al levantarse vio la estantería de libros, se quedó viendo eso por un rato y se decidió.

Se acercó a donde estaba una de las uniones del corralito, usando uno de sus dedos, logró llegar al botón que tenía que darle para que esa unión se soltara, luego fue al otro lado del corralito y repitió el procedimiento, eso hizo que un lado del corral se abriera y ella pudiera bajarse, pero como era medio alto, ella usó una de las sábanas que estaba amarrada a la colchoneta, como una especie de amarre para llegar al suelo, casi se cae de cabeza, pero llegó bien, empezó a caminar pero lo hacía torpemente, así que Luisa decidió que era mejor gatear hasta que tuviera un mejor control de sus extremidades inferiores., de esa manera la muchachita empezó a cruzar la salita desde su cuartico y llegó a los estantes de la biblioteca, ahora estaba el detalle, cómo coño me subo??? Se pensó.

Pasó a donde estaba el sofá, usando uno de los juguetes de su hermano se subió a él, le costó pasar por los cojines del mismo, porque más que todo no eran sólidos y era como caminar en arenas movedizas, de allí como puso se encaramó en el mueble que usaban para la computadora, pero estaba vacío en ese momento y de allí se llegó al estante, pero todavía estaba como un poco abajito del libro de muñequitos que Luisa quería agarrar, así que se puso de pie, se encaramó en el pisito del estante y así llegó a agarrar el libro, pero el libro no se quería dejar sacar, por eso, a Luisa no se le ocurrió otra mejor idea que usar la fuerza de sus piernitas y el peso de su cuerpo, sacar el libro, lo logró, pero obvio se fue para abajo… menos mal que cayó en el enorme puff que había cerca de allí el cual le amortiguó la caída a la muchacha, por lo que la madre solo la encontró en el puff muerta de la risa con el libro abierto, además cabe decir que lo tenía al revés, y al leer las cosas patas pa arriba creemos que le parecía muy gracioso, ella pensó que era mejor que le dejaran el libro al alcance en vez que intentara sacarlo de nuevo de la biblioteca donde lo guardaban.

 06 08 11 14

Llegó un momento en que la niña creció, pero sin dejar de ser niña, le tocó salir de casa por un tiempo por cuestiones de sus estudios, como estaba bien sola físicamente y a veces se sentía como demasiado sola mental y espiritualmente, una persona que la vio con un libro en la mano, le recomendó que intentara la biblioteca de la plaza de la ciudad, y allí se llegó, se quedó loca al encontrar una biblioteca que era más grande que la de sus padres, obvio que allí se quedó por un rato largo, pasando las horas metida entre libros, tanto en la biblioteca como en su hogar transitorio, se la pasaba quemándose las pestañas en cualquier cantidad de libros, sobretodo esos mamarrúos de aventuras, que le hacían pasar horas abstraída de la realidad imaginando esas aventuras en las cuales se embarcaban los personajes que ella seguía. Era tanta la dedicación que le profesaba a la lectura, que llamó la atención de la gente que se la pasaba por allí, entre ellos algunos visitantes asiduos, el bibliotecario y sobretodo el hijo del bibliotecario, este último se acercó a ella para ver que leía, ella lo vio con medio recelo, pero como se ponía cerca de ella de forma silenciosa, pues lo terminó aceptando.

Debió ser por eso que empezaron a leer juntos, a intercambiarse títulos y de cuando en cuando ya fuera de la biblioteca hablar de los libros que se habían leído recientemente, aparte de eso, a veces se iban a caminar en el parque, para leer allí entre las plazas y las vegetación, tu sabes para compartir letras y tiempo, así que así pasó el tiempo, un par de añitos en que se hicieron amigos, unidos por las letras, sobretodo las impresas en papel, con ganas de decir algo.

 15 17 22

Pero el tiempo pasó, la niña creció y se puso en camino a hacerse una mujer, por medio de la adolescencia, y nada la lectura poco a poco pasó a un segundo plano, más que todo porque se atravesó el interés por los chicos.

La muchacha, fea no era, era bien bonita, pero algo retraída y muy poco sociable, tenía alguna que otra amiga, pero eran demasiado nerds, demasiado looser, pero eran sus amigas pues, aún así un muchacho apareció en la órbita de sus relaciones sociales, nada, que le había llamado la atención bastante y quería tratarla pues, salieron por allí y por aquí, en las limitaciones que le habían puesto sus padres, que les daba sospecha el muchacho pues, parques, calles, algo de cine, algo de teatro, que ella le encantaba aunque a él le daba como ladilla eso, pero había que acompañar; y bueno la muchacha le gustaba el chico, y parecía corresponderlo, como pasó con su primer beso, algo inocente y solo fue un piquito, pero para ella significó mucho, pero de allí no pasó a mayores, cosa que le medio ladilló y molestó al muchacho.

Debió ser por eso, que a pesar de que eran casi novios, el muchacho que cortejaba a Luisa muy lentamente, empezó a frecuentar otra carajita que si le dio su ración de papo, que era lo que él quería, pero tenía una conexión con Luisa que hizo que no quisiera dejarla, obvio que era cuestión de tiempo que el muchacho se cayera con los kilos, eso fue la primera decepción para Luisa, que estaba bien ilusionada con su muchacho.

Por eso estaba encerrada en su habitación llorando como una magdalena, por eso no contó con el gato que se metió en su habitación e iba caminando por allí, de cuando en cuando lo corre, pero ya le da igual, este gato caminaba entre unas repisas con unos libros viejos que se le quedaron ahí fríos, justo cuando pasó por al lado de uno, con una de las patas lo movió y cayó al piso, el ruido despertó a Luisa que se estaba quedando dormida de tanto llorar, medio espalomada se acercó al libro en el suelo, era un viejo libro de poemas bien ácidos de amor, desamor, despecho y esas cosas que le dan un toque agridulce a la vida, lo abrió al azar en una página y empezó a leer, había una radio con un tema de un cantante de moda que cantaba algo parecido a lo que ella tenía metido en el pecho y no la dejaba respirar, unos minutos después ella apagó el radio y siguió leyendo, en las páginas del libro cayeron un par de lágrimas mientras leía los dos primeros versos, ya luego ella se restregaba los ojos y no lloró más.

 23 26 29 33

Ya luego Luisa se volvió una mujer, una mujer muy bella y además extremadamente inteligente, cómo no lo va a ser, si se ha metido de cabeza entre las letras, leyendo libros de todos los colores sabores y grosores, se puso a estudiar psicología y entre sus tiempos libres de cuando en cuando le tiraba a la filosofía, entre otras cositas, por eso agarró un back ground demasiado brutal, además conseguía algunos libros de autores que le encantaban y siempre le dejaban un buen regustillo en la vista y en el cerebro, por eso los leía, y a veces los releía de cuando en cuando, era muy común verla ir en la calle siempre con un libro en la mano, el cual abría y se ponía a leer en cafés, paradas de transporte público y algunas salidas por allí mientras esperaba el evento.

Un día de esos estaba leyendo un libro por allí y se le cayó, cuando lo fue a recoger, una mano se le adelantó, lo tomó y le preguntó, es tuyo??? Ella dijo que si, y vio que era un chico, se quedó impresionado del libro, porque no es muy común ver gente que le guste esa clase de lecturas, ella se lo tomó como un cumplido.

Se vieron de cuando en cuando por allí, y él empezó a intercambiar libros con ella, porque la puso en contacto con una red de intercambio de libros usados, para no tener libros que estén agarrando polvo y moho, es mejor dárselo a otro que seguro se lo iba a disfrutar, así pudo completar y rotar su colección y tener letras de todas las formas y necesidades, con eso refrescó su hambre de lectura evitando que se le estancara la lectura en un solo tema, por eso Luisa nunca había dejado de leer. Una vez un pana de ella, que compartía mucho sus gustos, le dijo que había leído unos ensayos que había hecho de ciertos autores, le dijo que tenía madera, por qué no intentar escribir algo de su autoría e inspiración, ella recordaba todas las veces que escribía cosas en papel y luego de escritas y leídas, por alguna razón las desaparecía, como una especie de necesidad ya saciada y que no hacía falta retomar, ella le dijo que lo pensaría… algún día.

 34 36 43 45

Pasaron unos años y Luisa tuvo que emigrar a otro país, no vale la pena dar las razones, fue un peo, porque tuvo que vender un pocotón de vainas para tener los reales y poder tener un back up económico estable mientras consigue trabajo en el nuevo país, lo más que le dolió vender fueron los libros, fue como dejar un coñazo de hijos, pero se aseguró que las personas que tuvieran los libros fueran gente seria y lectora, el chamo del club de lectura echó una mano con eso.

Pero ahora Luisa está en otro país, en un apartamento bien chico, donde no tendría posibilidad de tener los libros que quisiera haberse llevado, pero ante si tiene un aparatico, una especie de mini computadora, un regalo que le dejaron, le dijeron que es un poco complicado esa nueva forma de leer novelas, pero le puede ser útil, en el regalo habían unas instrucciones para encender la tableta y revisarla, cuando la prendió y revisó, se encontró con muchos de sus libros favoritos pre cargados y listos para ser leídos, con esos empezó, los utilizó para acostumbrarse a leer en la tableta y luego de allí consiguió libros en digital para agregar a su colección, aunque seguía pensando en que preferiría leer los libros como tal, aunque se le hizo más fácil cuando consiguió la computadora, con un monitor bien grande, con la cual podía poner música mientras se sumergía en los bites transformados en letras, palabras, oraciones, párrafos, páginas y capítulos de libros.

 47 50 53

Otros meses después, la muchacha por fin volvió al hogar materno, sus padres aún seguían con vida, pero no estaban tan presente en su vida por cosas de la existencia, se la pasó dentro de la casa, caminando por los corredores y pasando por los pasillos naturales, hasta que volvió al sitio donde estaba todo y fue el inicio, la biblioteca de la familia.

Se sentó en el medio de ella, con un te en la mano y su soledad, cerró los ojos y dejó que el olor a libro le invadiera los receptores de olor, pareció sentir los libros vibrar a su alrededor y ponerse en contacto con los latidos de su corazón, por unos minutos que se hicieron eternos, pasaron por su mente todos los libros que se había leído, como se conectaron con ella y como la influyeron en su vida, muchas veces en positivo.

Cuando abrió los ojos, tenía un libro enfrente de ella, parecía flotar en su cercanía, no lo había reconocido, porque no recordaba haberlo leído, por eso lo tomó con la mano y se lo puso en el regazo, cuando abrió las páginas se encontró un idioma que no había leído en su vida, pero que reconoció por instinto…

 54 55 57

Inciso del escribidor: esto lo metemos aquí, para justificar pues.

Eran seres superiores, demasiado superiores, tan superiores que su caída desde su pedestal superior fue bien dolorosa, toda su dimensión estaba a punto de desaparecer, pero los tres últimos supervivientes de ella llegaron a esa casa, se vieron a los ojos y ellos vieron a su cría, la última que había quedado luego del Apocalipsis que arrancó hace poco, con unos retoques la volvieron humana, le pusieron en una especie de canastilla, la pusieron en la puerta de la casa y luego de tocar el timbre, se vieron de nuevo, extendieron sus brazos unos en dirección al otro y se transparentaron hasta desaparecer.

Cuando la puerta se abrió la pareja que estaba viviendo allí, se quedó extrañada, porque nadie se llega así y mucho menos de noche, vieron a la muchachita que estaba durmiendo plácidamente y decidieron meterla en la casa, el muchacho que vivía con ellos les preguntó si la cigüeña por fin cumplió su deseo de un hermanito y ellos dijeron… mañana te respondemos eso chamo.

 59 60

Luisa se encuentra en su casa, sola y bien cómoda, tenía la tableta a su lado con el puerto conectado y ella en su mano tenía un pequeño bisturí, con el cual se hace un pequeño corte en un lado del cuello, para su sorpresa no está sangrando, toma el cable con el puerto y se lo lleva a la herida recién hecha, se da cuenta que de la herida salen unas cuantas dendritas que se meten dentro del puerto del cable, cierra los ojos y siente como la info de la tableta pasa de ella por el cable y entra en su cerebro, le cuesta un poco acostumbrarse, pero no está mal, le hace como cosquillas, cuando pasa a los libros de esos que le gustan que jode, la sensación es casi orgásmica, mejor dicho, es incluso mucho mejor.

Cuando termina de conectarse y de pasarse la info de la tableta a su cerebro, Luisa está acostada, se relame los labios, porque lo disfrutó que jode,  se pone de pie un poco mareado, porque el cerebro todavía está como acomodando la información que acaba de entrar y le va a tocar acostumbrarse porque se pone de pie y mira la computadora, siente un latido más acelerado de su corazón y un cosquilleo entre sus piernas, por eso camina hacia ella, relamiéndose los labios mientras la enciende y se conecta a la Internet… donde estará ese directorio de libros que le recomendó su pana desde el otro lado del mundo vale????

 61 62 63

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: