ESTE ES UN RETAZO DE POST BIEN MOJADO Y JABONOSO PERO ESO NO LE QUITA LA SUCIO

Uhm bueno, esta vaina la tenemos hecha así wey…

 Aymi - Watch me wash me (1) Aymi - Watch me wash me (2) Aymi - Watch me wash me (4) Aymi - Watch me wash me (5)

Habían llegado desde muy lejos, eran 5, 5 monjas que había sido mandadas de no sabemos donde coño para catequizar y dar la palabra de Dios, cosa un poco complicada en esa ciudad pecaminosa y llena de mala gente, por eso les costó un poco, mejor dicho les costó que jode nada más el primer paso, léase conseguir un buen sitio para quedarse y establecerse para empezar las labores, no tenían mucho dinero, por no decir que no tenían un coño, así que la cosa estaba bien jodida.

Pero como cosa rara la ayuda apareció del lado donde menos la esperaban, había un viejo local bien decadente de ficheras, que bailaban y luego consolaban las necesidades carnales, no sabemos como coño una monja apareció por allí, la rodearon un poco de tipos bien quesúos que pensaron que era una jeva para cumplir fantasías, tuvo que salir una de las encargadas para poner órden y echar a los tipos lejos de la monja, ella la vio y le dijo, hermana, me quiere decir qué coño hace usted por aquí????

Luego de unas horas de charla las monjas terminaron metidas en una casa, donde las ficheras llegaban a dormir, una vaina demasiado loca, pero era lo que hay, hicieron una especie de trato, les ayudaban con el orden de la casa y algunos servicios, y a cambio se quedaban de gratis, para hacer la vaina más equitativa y como eran 6 cuartos, fue obvio que en cada cuarto dormía una fichera y una monja, como había una sola cama, pero grande, se pensó que dormirían juntas, pero las monjas se negaron, como las otras eran las que llevaban la rosca que durmieran en la cama, ellas dormirían en el piso, cosa del auto sacrificio y la humildad ante el altísimo que se les exigía, más que todo de ellas mismas, que les enseñaron en el convento antes de mandarla al mundo exterior, al final varias hicieron una especie de acuerdo, se turnaban pues, si la fichera no venía muy molida, podía dormir en el suelo, ahora si llevó rosca de la buena se iba a la cama directo. Fácil pues.

El caso es que por unos cuantos meses, casi un año, las muchachas ficheras, la pasaron con las monjas, no es que dejaron el oficio más antiguo del mundo, porque las monjas entendieron que las cosas no eran como decían los libros y visto el entorno, eso no se podía cambiar a menos que se hiciera un milagro, pero por lo menos se confesaban regularmente, trataban de portarse bien, y por lo menos evitaban el pecar en exceso, por lo menos con todos los pecados que no eran la fornicación porque obvio ya sabes, y hasta iban a misa a la única iglesia que había en la ciudad, era un poco loco eso, más cuando empezaron a confesarse, mensualmente, el padre las veía y trataba de no darles demasiado penitencia, solo la justa y balanceada, pronto esa iglesia aceptó a esas monjas que venían de no se sabe donde y le logró hacer un huequito bien justo, pero suificiente, se lo ofrecieron y las monjas primero lo rechazaron, pero las mismas ficheras, les dijeron que era lo mejor, ese sitio de bueno no tenía nada y se merecían algo mejor, a pesar que se la pasen auto flagelándose de gratis y con ñapa, que no se preocupen por ellas, porque la habían pasado mucho peor antes que llegaran, son como unas hermanas y se cubrirán las espaldas y los papos como siempre lo han hecho. Se las arreglaran y de seguro se verán en la iglesia de cuando en cuando

Así las cosas, las monjitas se despidieron de las ficheras camino a la iglesia donde trabajarían de aquí en adelante, las vieron irse en la destartalada camioneta de la iglesia, que una de las muchacha tuvo que arreglar porque no encendía, el arranque que había que cambiarlo aunque no hubiera plata para eso, las monjas al final desaparecieron por la calle mientras las jevas se vieron a las caras, y ahora???? Bueno marica hay que descansar que hoy de seguro nos toca heavy, bien heavy.

 Aymi - Watch me wash me (7) Aymi - Watch me wash me (17) Aymi - Watch me wash me (16)

Claro pero el cuento no acababa allí, eran tiempos bien jodidos, la contaminación, el consumismo y la división habían entrado en el corazón y la mente de los hombres y mujeres de por allí, por eso fue que poco a poco, pero inexorablemente los valores que se habían inculcado por años y años, se habían ido, desplazados por la búsqueda de los placeres rápida y si se podía al menor costo posible, la industrialización se había vuelto salvaje y desmedida creciendo dentro del corazón de las ciudades, mientras los habitantes se fueron quedando sin naturaleza y sin opciones de humanidad, encerrada en edificios cancerosos parecidos a celdas de prisión, con cama, televisión, computadora y mucha comida pre fabricada, y programas hechos con toda la intención de que dejes de pensar y solo creas lo que te dicen los demás.

Por eso es que el avance de las empresas se fueron hacia los sectores más desposeídos, pero no para ayudar a esa gente, sino para quitarlos de allí un poco más allá, y hacer más fábricas y más empresas para seguir sacándoles la mierda por poca plata y sobretodo mucha ganancia.

Había un oscuro empresario, que era dueño de casi toda la ciudad, la había comprado con mucha parte de la gente, y bueno se creía poderoso, tenía esa parte bien fichada para hacer un conjunto de edificios, pero había un pequeño problema, estaba la iglesia metida en el medio, y al muchacho le daba como muy ladilla las cosas de Dios y derivados, por eso decidió quitar a esa iglesia del medio, que la gente no le hace falta Dios porque él lo dicta, así que se puso a revisar y bueno encontró la grieta por donde entrar.

 Aymi - Watch me wash me (22) Aymi - Watch me wash me (26) Aymi - Watch me wash me (31) Aymi - Watch me wash me (38)

El intendente entró en la iglesia justo cuando estaban dando la ostia a los poco feligreses que estaban iendo a la iglesia todavía, pasó entre las viejas repisas y sillas y se acercó al padre con las monjas, sin dar muchas explicaciones les entregó el papel que daba aviso que debía desalojar el recinto pronto, por falta de pago en varios impuestos y cuotas, el padre le dijo que esto es una iglesia, que eso se lo habían eximido, el intendente lo vio y le dijo… aquí hasta los hijos de Dios deben pagar padre, así que pónganse las pilas.

Y bueno las monjas y el padre se pusieron manos a la obra, para intentar recaudar algo de dinero y buscar pagar la vaina, que eran unos cuantos cobres por cierto, por medio de bazares, ventas de garage, algunas reuniones pagas y unos eventos, pero la cosa no caminaba muy bien, había poco interés en querer salvar a iglesia y eso no daba mucha plata, así que las cosas estaban medio complicada.

Lo último que intentaron fue un negocio de autolavado de autos, pero las muchachas no eran muy diestras para eso, en eso aparecieron las ficheras, que estaban pasándola mal porque el sitio donde descansaban luego de la maraca fue clausurado y las echaron sin derecho a pataleo, pasaron a saludar y vieron que la iglesia estaba en peligro, no les dio tiempo de preguntar cuando el dueño, como llamaremos al malo de esta historia, apareció a darse una vuelta por el sitio y vio a las monjas, y como cosa rara para tirársela de malote, mandó a lavar las camionetas, las monjas con una buena arrechera lo hicieron y él les pagó, pero lo justo y les dijo que lo usaran para comprarse otro sitio para dormir, si es que les alcanza, agarró y marcó la milla, las monjas quedaron bien mal paradas y las ficheras se vieron a las caras, había que hacer algo, se acercaron y dijeron, nosotros podemos ayudar, pero no va a ser muy adecuado… el padre las vio y solo se santiguó y dijo, que Dios nos perdone… y que además nos ayude.

 Aymi - Watch me wash me (30) Aymi - Watch me wash me (33) Aymi - Watch me wash me (34)

El revuelo y el boca solo tuvieron que hacer lo suyo, las ficheras decidieron encargarse del autolavado, solo que bueno lo hicieron un poco más subido de tono, o mejor dicho, burda, mientras más real pagara el cliente la muchacha que le tocaba, pues le lavaba el carro, con menos ropa y mucha más sensualidad, ver a una de esas niñas que por tarifa máxima se achinaba y se enjabonaba completica mientras te enjabonaba tu nave, para luego echarse agua bailando sensualmente mientras, te lavaba el vehículo, oh lala, había strip y luego showcito mientras enjabonaban ese carro de punta a punta, las muchachas se fajaban con todo y lo mejor era que no era tan exigente físicamente como el anterior trabajo, por lo menos trabajaban de día, eso si todo el día, y podían dormir en la noche como unas niñitas, obvio dentro de la iglesia, porque como no tenían donde quedarse, las monjas obvio les dieron alojamiento y les daban la comida, las camas pues también, eso era lo de menos así las monjas podían dormir en el suelo como a ellas tanto les gustaba, bueno eso parecía…

El caso, es que el autolavado tenía un éxito arrechísimo, una cola enorme de carros que esperaban turno para echar su lavadita, las muchacha trataban a los clientes bien, y las monjas hasta ayudaban con algo de comer, que no caía nada mal, y bueno como era la iglesia la que estaba en juego, hasta las mujeres mayores iban para allá, era un poco loco que una vieja viera su carro ser lavado por una chica en poca ropa, pero se hizo una buena vaina, como habían muchos tipos alrededor pendiente del espectáculo, se empezó a pedir colaboración, lo que fuera, y los tipos por ver ese mujerero desnudo y mojado, pagaron que jode, lo único que no hubo fue sexo, el padre eso si se negó y las ficheras lo tomaron que era mejor así, para evitar problemas, la policía pasó un par de veces, pero con unos bailecitos y unas lavadas, todo se arregló. La cola se hacía más y más largas, y las chicas se fajaban hasta altas horas de la noche, para producir real, llegando un punto en que ya ni hacía falta que se vistieran, venían así como Dios las mandó al mundo y luego de mucho agua, jabón, movimientos bailes y sensualidad, usando hasta los postes cercanos tipo batitubo, lograban sacar unos buenos reales para la colecta, de lunes a lunes, lo que fuera necesario.

Y los reales se completaron en tiempo record, las monjas estaban en plena alegría y fueron al organismo de impuesto a pagar todo, la deuda, intereses y multa por mora, cuando fueron al Intendente, este les dijo que no podía hacer nada, que esa deuda fue pagada por un privado, el cual decidió comprar el inmueble para su uso personal, era el dueño, que apareció y les dijo que estaban jodidos, porque como fuera iba a derribar esa iglesia para usar ese terreno para sus proyectos, ahora si se quieren atrever a intentar cambiarle de opinión que se lleguen todas las ficheras a su casa en la montaña…

 Aymi - Watch me wash me (40) Aymi - Watch me wash me (41) Aymi - Watch me wash me (42) Aymi - Watch me wash me (43)

Allá se fueron todas las muchachas a la enorme mansión del dueño al día siguiente, fueron recibidas por el dueño que les abrió el garage de su casa, no menos de 40 carros estaban estacionados, les dijo que si logran lavar todos esos carros en el día, pues lo pensara un poco pues, las muchachas se vieron a la cara, y pensaron que era una locura, sabían que les diría que no y que el esfuerzo, que era bien importante sería inútil, pero qué coño había que intentarlo, no habían mas opciones

Todas se quitaron la ropa, toda la ropa y tomaron las cubetas de agua con jabón y a trabajar se ha dicho, durante las lavadas, empezaron cada una con un carro, pero luego pensaron que era momento de intentar algunas locuras y divertirse un poco más pues, se echaron agua unas a otras, se encaramaron en los carros para enjabonarse unas a las otras, hubo coqueteos, roces, nalgadas y baños con mucho agua entre ellas, unas veces se tocaron y se dieron unas buenas tusas, todo ante la mirada del dueño que intentó acercarse y le dijeron que no, no hay acercamiento si no hay paga, que eche para allá, que esto es un negocio y que no se las tirara de listo.

Ya con el último vehículo, el favorito del dueño, una de las muchachas estaba montada en el capot, con las piernas abiertas y otra de las chicas estaba metida entre ellas mamándola y haciéndola gemir, mientras le acariciaba los pechos con las manos llenas de jabón y mucha espuma, luego de hacerla acabar, llegaron las demás que había terminado con los otros carros, y las bañaron con mucho agua, ya la tarea estaba lista y eran apenas las 5 de la tarde, y bien, le dijo una de las chicas, la que se había mamado la totona de la otra, ya cumplimos nuestra parte, ahora es tu turno.

Ok, dijo el dueño, lo pensaré… lo hicieron bien, pero igual no cambiaré mi parecer, despídanse de la iglesia, porque va para abajo, y ustedes, no se, les puedo hacer un club nocturno para que me hagan ganar dinero, pero las monjas, esas se tendrán que ir, porque no puedo hacer nada por ellas, así que lo siento, fue divertido, pero ya me aburrí, lárguense antes de que las mande a sacar con seguridad… las chicas lo vieron con odio, pero se vistieron luego de secarse y se largaron. Iban a pie por la colina que coronaba la mansión del dueño cuando empezaron a hablar

Bueno, lo intentamos no????

Si, no valió la pena, porque nos vieron como las propias pendejas…

Bueno, es que siempre lo hemos sido… meternos por causas nobles.

Bueno qué coño, no nos ganaremos el cielo por esto, pero algo hicimos…

Ajá y ahora que vamos a hacer, porque ahora si nos jodimos…

Bueno nos tocará portarnos mal, pero bien mal…

Si, será…

El dueño había dormido plácidamente y se sentía muy bien, por eso salió con mucha energía de su casa y se metió en su convertible último modelo importado desde lejos, se sentó en él y respiró hondo, hoy sería un gran día, por fin completaría la tarea que se había impuesto desde que empezó a comprar las propiedades necesarias para armar su imperio de poder, entró en el vehículo y lo encendió, pero no prendió, eso lo extrañó un poco, le dio de nuevo y nada, pero que co… cuando le dio de nuevo el vehículo estalló en pedazos con el adentro consumido en una gran bola de fuego, nunca se supo quien fue, pero como tenía muchos enemigos declarados, dejaron esa vaina de esta manera.

Y así, como el dueño nunca fue a dar el inicio a la demolición de la iglesia, pues no la destruyeron, y quedó para las monjas y el padre, que con los reales que recaudaron las ficheras, pudieron hacer unas cuantas refacciones y reparaciones, poco a poco la gente fue volviendo a la iglesia y se hizo otra y otra y unas cuantas más…

Mientras tanto nuestras amiguitas las ficheras, consiguieron un contacto, al cual le vendieron el resto de los carros que quedaron en la mansión del dueño, recibieron un coñazo de plata y se la repartieron a partes iguales, lo suficiente para tomarse unas merecidas vacaciones, habían trabajado como unas burras desde casi carajitas, era momento de vivir de las rentas, aunque sea por un ratico, se lo merecían.

Pero unos meses más adelante, se abrió un local de autolavado, ya más espacioso y con unas cuantas chicas más que estaban interesadas en divertirse, había una larga fila de carros esperando para entrar en uno de los 10 puestos disponibles, entraron los primeros diez y se colocaron en posición, sonó una canción muy sexy y aparecieron nuestras 10 amigas, con ropas muy cortas que se podían transparentar con el agua y armadas de manguera y cubeta, se pararon enfrente de los carros y luego de lanzarles un besito los señalaron…

Están listos, es hora de mojarse y ponerse muy húmedos, pero limpios… para eso es que nos pagan no?

Y ese coñazo de agua empezó a salir y esas niñas a bailar, mientras a lo lejos estaba una de las monjas que no dejaba de sonreír, es que estas carajitas son una vaina seria, se dijo mientras se persignaba e iba a la iglesia para avisar a las demás.

 Aymi - Watch me wash me (44) Aymi - Watch me wash me (45) Aymi - Watch me wash me (47)

The Bonus: estaban ya las muchachas descansando un rato luego de un dìa bien heavy de trabajo en banda, cuando a una de las encargadas les sonò el teléfono, no reconoció el número y con algo de suspicacia atendió, alo?

Luego de unos minutos la muchacha estaba un poco loca, o sorprendida, las otras muchachas se le acercaron y le preguntaron, marica qué pasó???

La chama, nada que un cantante de rock ultra pesado nos vio haciendo unos shows de los nuestros y que nos quiere contratar para su próximo video, real en banda y publicidad gratis….

Todas las demás… marica  NO TE CREO!!!!!!!!! El resto… una vaina loca, eso si por si acaso las monjas aparecieron para bendecir la filmación, uno nunca sabe, agua, tetas, jabòn movimientos lésbicos metal a todo volumen…

 Aymi - Watch me wash me (48) Aymi - Watch me wash me (49) Aymi - Watch me wash me (51)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: