ESTE ES OTRO RETAZO DE POST REZAGADO… BONUS FORESTAL

Ok, de lo que se nos quedó por ahí coleado tenemos esto que se viene así…

 01 03 04

Su mente volaba fuera de los límites que demarcaba la habitación donde se pasaba las tardes, iba en compañía del viento que surcaba los caminos y los campos libre y sin limitaciones, iba tanto corriendo en compañía de los caballos, como en las corrientes de los ríos que cruzaban la propiedad de la familia de Romina, acaudalados luego de unos cuantos años de duro trabajo y de tener un negocio de cría de caballos que hizo que la familia saliera de la pobreza,  la pasión de los caballos pasó del padre a la hija, que tuvo una muy buena época donde ganó unas cuantas competencias de carreras de caballos, con obstáculos y algunos ejercicios, donde desde niña con mucho esfuerzo, se hizo una competidora de gran caché y con muchos títulos y diplomas obtenidos con premios y eso.

Claro, pero eso ya ha sido cosa pasada, aunque de solo unos meses, de ellos para acá, ha sido todo una especie de oscuridad muy profunda para Romina, porque esa última carrera que hizo, ese mal amarre que no revisó, ese saltó con gran dificultad que logró hacer, pero justo cuando el caballo cayó al suelo, la amarra de la silla de Romina se soltó y al final ella cayó muy mal al suelo, de allí al hospital de emergencia, donde sus sueños de ser una gran jinete se vieron cubiertos de oscuridad, una lesión de columna, que no la dejó en silla de ruedas de vaina, pero redujo su movilidad de las piernas en gran parte, por eso desde ese día se la pasa en muletas y andadera de un lado para otro de la casa, sin querer salir de la misma, más que todo por vergüenza, no quiere ver a nadie, no siente deseos de hacer algo, solo estar en la casa vegetando y esperando, a veces puede ser a la muerte, a veces puede ser el mesías que la despierte de esa pesadilla, o no se, esperando algo que no sabe qué es, pero solo le queda esperar, porque los progresos que había experimentado en la movilidad de sus extremidades inferiores, y que la habían llenado de esperanza de volver a montar, hace rato que desaparecieron.

 06 07 08

Como había que hacer algo para medio matar el tiempo, pues en la gran biblioteca familiar, hay montones de libros, algunos que nunca se habían leído y otros que nunca se supieron cómo llegaron a esa biblioteca, en general habían muchos títulos de relleno, Romina con las sirvientas llegaba a ese lugar y mandaba a que le bajaran libros de las enormes estanterías al azar y luego se los colocaran enfrente, ella los agarraba los empezaba a leer ya revisar, si el libro no le lograba enganchar pues volvería al olvido, y si enganchaba a Romina seguía la lectura, hasta que le perdía el interés al pasar las páginas y los capítulos y también se iba al olvido con los demás, porque Romina tampoco es que fuera de esas chicas que leen, lee porque bueno no le queda otro  remedio mejor.

Pero hubo un libro que agarró y le llamó la atención hablaba de un bosque encantado con muchos seres milenarios y fantásticos, el bosque estaba escondido en una parte que solo se podía llegar siguiendo unas pistas en el camino de la entrada, aparte que ese bosque era muy apetecido y solicitado por la gente de la industria, por eso hubo guerras, peleas y saqueos en sus tierras cercanas buscando sus recursos muy valiosos, hasta que llegara el día en que la industria se diera por vencido y abandonara la empresa de buscar las tierras perdidas y el bosque encantado, ese que atrajo a muchos hombres cuando eran niños en forma de leyenda y luego de varias exploraciones hubo mucha gente que pensó que si era cierto. El final de la historia, bueno no había, porque le faltaban las páginas del último capítulo del libro que pareciera que cuando lo fueron a empastar se había perdido entre otras miles de páginas sin importancia, por eso le extraño que no había último capítulo.

Lo intentó buscar por Internet, pero no había ni información del autor del libro ni del título, Romina revisó el libro de atrás para adelante y luego para atrás también para encontrar alguna pista, tuvo que encontrar que una de las páginas que había leído se encontró con unas letras cambiadas, lo notó porque ella era muy pendiente de los detalles, vio las letras que no eran las mismas de la primera vez, y las anotó, siguió leyendo y revisando, encontrando letras y números que parecían coordenadas, eso le hizo pensar a Romina, coordenadas de qué, se dio cuenta luego de un detalle que no había reparado, eran coordenadas que estaban dentro de la casa, eran marcas de números en las piedras, al ser una mansión traída del otro lado del mar, así como la desarmaron la volvieron a hacer.

 10 12 13

Es por eso que Romina a pesar de sus dificultades de movilidad, empezó a irse por todos los rincones de la casa empezando a buscar los números de las piedras que estaban visibles en algunos casos, le tomó un par de días encontrar la primera piedra, que estaba en uno de los sótanos, y de allí se fue a los pisos de arriba y abajo, no tardaría su padre y madre en darse cuenta que su hija iba de arriba hacia debajo de forma sospechosa, más cuando la vieron intentar llegar al último piso, una especie de ático que solo se llega por una escalera vertical, le reprendieron no muy duramente, pero le hicieron ver que esa clase de cosas podrían hacerle daño, por eso decidieron que las sirvientas se le quedaran más pendientes y evitara que se la pasara de aquí para allá, que era mejor que estuviera más quieta y no se la pasara haciendo tanto esfuerzo físico…

Estaba metida en una de las tinas del baño, rodeada de agua caliente y algo de vapor, estaba sola, porque ella no le gustaba que la vieran bañarse, tu sabes una cicatriz muy fea que adorna su espalda en contra de su voluntad que no le gustaba para nada que se la vieran, pero nada estaba ya bastante adormecida y perdida en sus pensamientos, cuando vino el sueño.

Era un bosque, enorme, muy bello, en donde ella parecía ir con el viento, tanto por el camino como por el medio de los árboles y los ríos, la vista parecía ser de alguien que iba corriendo, como huyendo de algo, luego la vista se iba al suelo y luego un negro, como pastoso, denso y asfixiante, cuando todo se fue a negro, ella abrió los ojos intentando respirar, vio a los lados asustada, pero con una especie de pálpito, más cuando vio al espejo luego de ponerse de pie y se encontró las palabras “encuentra el camino” con un símbolo que siempre recuerda, de esa vez que fue a jugar a las escondidas con sus primitos y ella era la más chiquita, terminó encerrada en un armario abandonado en un cuarto del cual se metió pero no pudo salir, hasta que pidió auxilio por horas, un armario que le tuvo mucho miedo por años, hasta que lo olvidó, hasta ese momento. Cuando la servidumbre la fue a buscar ya el símbolo y las palabras habían desaparecido.

Espero a que todo el mundo se haya ido a dormir y la oscuridad había invadido todos los rincones de la casa, cuando Romina estuvo segura, se puso de pie con esfuerzo y se fue con sus muletas al viejo cuarto cerrado del otro lado de la casa, unos minutos después estaba entrando al cuarto, lo cerró y camino hacia el armario, al estar lejos de él no parecía pasar nada, pero mientras iba acercándose algo dentro del armario parecía reaccionar y hacer cosas, incluso crear algo, cuando Romina se paró enfrente del armario, del otro lado de la puerta estaba pasando algo grande, puso la mano en la puerta y esta se abrió, fue tanta la impresión que se encontró al frente de ella, que no se dio cuenta, hasta luego de entrar a lo que estaba dentro del armario, que estaba de pie y moviéndose sin la ayuda de las muletas…

 14 17 20

Iba caminando asombrada, tanto por poder caminar sin nada de dificultad, como por la belleza que veía a su alrededor, mucho verde, plantas, árboles, ríos cascadas y algunos animales, los árboles pletóricos de frutos maduros y comestibles con sabrosos, ella al tomar uno y probarlo la explosión de sabores la embargó, estaba tan extasiada que no se dio cuenta que a los lejos se oía una especie de crujir, cuando se volteó vio los árboles caer rápidamente al suelo y vio las máquinas ir hacia ella con toda la intención de arrasarla, justo cuando creyó que se la iban a llevar por el medio sintió que la había agarrado y la habían rescatado, cuando se volteó vio a los seres, parte humana, o parecida a humano, y otra parte bueno natural, agua, tierra, aire y fuego, acompañados por una especie de Fauno, solo que cambiaba de color como los camaleones, no le dio tiempo de saber más porque vino una especie de resplandor, solo pudo escuchar, algo como, sabes como venir, regresa.

Cuando abrió los ojos, estaba rodeada de las sirvientas que la estaban buscando por no estar en su cama, intentó ponerse de pie, mientras las sirvientas le decían que tenía que regresar a su habitación, estaba muy arrecha cuando se dio cuenta de que al volver a la casa, no podía caminar y tendría que volver a ponerse las muletas y usar la andadera para caminar.

 25 23 24

Obvio que Romina no se iba a quedar con esa, intentó conseguir de nuevo entrar al bosque encantado, cosa un poco complicada porque le cambiaron el sitio por donde podía meterse y obvio tendría que burlar a las sirvientas que estaban vigilándola, pero lo logró de nuevo, ahora la entrada estaba en uno de los hornos que estaban en un sótano.

Luego, fue que se encontró a los seres del bosque encantados liderados por el fauno terrícola, y luego de mostrarle el lugar fue que entendió, que los seres naturales estaban peleando contra el avance del mundo industrial que se devoraba los recursos del planeta por todos lados de forma contínua y voraz, que estaba escrito en la tierra que cuando la industrialización terminara de acabar con el último resquicio natural, todo se detendría en seco y luego todo colapsaría sin remedio, hasta una especie de reinicio de todo, donde como un deja vu, todo volvería a ser como antes y se empezaría la batalla otra vez como si nada. Romina estaba pensando en cómo poder detener esa guerra cuando tuvo que volver de nuevo a la mansión, a ponerse las muletas y la andadera, qué ladilla vale.

 31 32 33

Así que vino el día, en que no se pudo detener más el avance de la industrialización, los seres naturalmente humanos lo intentaron con todo, pero sencillamente el poder era ilimitado y eso era una ventaja que les pesaba a la parte natural, por eso cuando todo estaba casi perdido el fauno tierruo le dijo a Romina que mejor se regresara a su casa, que no podía hacer más nada por este mundo, ella lo pensó y estuvo a punto de hacerlo, pero cuando se pasó por el portal, se regreso a último minuto.

Es por eso que en vez del bosque, terminó en el medio de la ciudad industrializada, vio a su alrededor los edificios cancerosos, las fábricas automatizadas sin alma, el cielo ya rojo oscuro lleno de humo y la gente que parecían robots, que solo estaban por la labor de trabajar, trabajar y seguir trabajando hasta no poder ser más productivos, solo de allí les quedaba morir.

Romina pudo caminar por las calles desoladas de la ciudad industrializada, porque no hacía falta policía ni milicia al estar todo los componentes bajo control, vio a lo lejos la mansión, muy parecida a su casa, la que presidía todas las fábricas, decidió irse para allá.

Cuando iba caminando por las calles todos a su alrededor se detenían y se quedaban viéndola, nada más eso, porque se quedaban paralizados, la vieron ir en camino a la casa del mandamás industrial y nadie le puso reparo o le impidió hacer eso, llegó al frente de la casa y las enormes rejas que resguardaban la propiedad se abrieron de par en par, caminó entre los caminos de concreto y los árboles de plástico, cuando se dio cuenta estaba en la entrada de la mansión a la cual entró.

Mucha opulencia, oro, obras de arte, caviar, esculturas, fuentes de agua enormes, aparatos de última tecnología, pero la casa estaba vacía, vio la escalera que daba al piso superior y por allí se fue, camino a la habitación principal, pasó por allí mismo y allí vio al dueño de la fábrica, era solo un niño vestido de traje, que estaba muy ensimismado viendo una pantalla, como le dio curiosidad se acercó a la pantalla donde vio con algo de horror como estaba cerca de arrasar con el último resquicio de naturaleza que le quedaba al planeta, donde veía al fauno tierruo cercado por todos lados y con toda la intención de terminar todo de nuevo. No se dio cuenta que el niño le había hablado a ella. Por favor detenme, te lo pido, yo no puedo tu si.

Vio la palanca que tenía al lado, que estaba a toda velocidad, con rapidez y miedo, tomó la palanca y la echó para atrás hacia el número cero, escuchó como una especie de apagón general, como si todo se hubiera detenido en seco, vio que el fauno en la tele se quedó sorprendido, Romina le preguntó y ahora qué????

El niño le dijo que esto es un ciclo que nunca se acabará, la única forma de detener esto es hacer un break y hacer las cosas de otro modo, Romina vio la palanca y una especie de reversa, el niño le dijo que si va a hacer lo que sabe que va a hacer, salga lo más pronto posible de la ciudad antes de que se vea rodeada por la regresión. Antes de irse el niño le dijo, que le mande saludos a su hermano, y que lamenta lo malo.

De allí salió volando a toda chola hacia las afueras de la ciudad, a lo lejos veía las montañas y los árboles regresando a la tierra de las cuales habían sido arrancados, vio una especie de portal, no sabemos cómo pasó, pero antes de llegar el fauno apareció y le dio algo que quedó en la mano, que se lo coma antes de entrar al portal, y que gracias por todo, que sabía que ella podía salvar este peo, que nunca supo como coño empezó.

 35 41 42

Despertó, pero esta vez en su cama, con un dolor de cabeza medio ladilla, como si hubiera agarrado una resaca mundial, puso los pies en el suelo de forma automática, sin darse cuenta se puso de pie, cuando espabiló, estaba de pie y sin apoyo y ayuda de nadie, con un gran susto movió el pie izquierdo hacia delante y dio un paso, y de forma exitosa, no se lo terminaba de creer, y más cuando una de las sirvientas la vio y pegó elo grito al cielo, terminando abrazada a ellas, a su madre y a su padre, luego se corrió la voz como una especie de milagro, la muchacha había vuelto a caminar.

Obvio que la muchacha le hicieron unos exámenes, una parranda, no pudieron explicar como la muchacha se curó de las lesiones, la niña Romina volvió a salir por allí, a dar vueltas pasear y demás, lo único es que la equitación, le daba como cosita, a pesar que le dijeron que tenía luz verde para empezar de nuevo cuando quisiera.

Estaba un día sola viendo algunos libros abandonados, cuando al abrir un libro ya familiar, vio que el último capitulo todavía faltaba, pero había un símbolo, uno familiar que reconoció y se acordó de donde estaba.

Se fue a ese armario, que al acercarse empezó a reaccionar, y luego se abrió, ella entró por curiosidad, vio el bosque, mucho más bello y verde, estaba el fauno y los seres naturales que le saludaron, hablaron un poco, y luego le hicieron señas a Romina, vieron un caballo, enorme, imponente y precioso, era una especie de regalo, y una especie de deber, que debía montarlo para que se le quitara el cague de volver a montar, como le pasó al pasar el primer minuto luego de montarse sin silla en el caballo, eso fue a puro pelo, y de allí todo más fácil, el fauno la vio cabalgar libre por los caminos de tierra y pensó, coño al final cumplió la profesía que le sembré en los sueños, eso fue toda una sorpresa, cosas de la fe pues, que la final mueve montañas, pero hay que echarle una mano.

 43 45 47 48

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: