ESTE ES UN RETAZO DE POST SUCIAMENTE REZAGADO… FEATURING THE GOOD BAD TOUCH

Ok, de las cosas que tenemos pendiente para sacar, vamos con esto…

 02 04 08 09

Este par de dos se encontraron por casualidad en la entrada del consultorio abandonado, se vieron uno al otro, con un poco de duda y también algo de desconfianza, obvio nunca se habían visto uno al otro y venían de caminos de la vida diferentes, pensaban preguntarse uno al otro, quién era??? De dónde venían? Qué hacían allí, pero al final no se hablaron, solo se vieron fijamente un buen rato, y cuando uno de ellos iba a preguntar al otro, uno era un hombre y la otra era un chica, oyeron la puerta abrirse y vieron a un tipo vestido de doctor, él los vio algo sorprendido, preguntó si buscaban al doctor Franklin, por el aviso del periódico de sucesos de la página 13 y ambos dijeron casi al unísono que si, que venían por el periódico, que habían llamado y una secretaria los citó a la misma hora, 13 horas y media, en ese sitio, el doctor pensó que la loca esa que botó par coño el día anterior no podía ni hacer una agenda, una cita doble en la misma hora y ahora qué coño, al final les pidió que pasaran, luego los sentó a cada uno en una silla y les pidió que les mostraran las manos, ambos quedaron un poco asustados, porque ambos tenían guantes, el doctor les dijo que podían tener confianza en él por el secreto profesional, ahora también, pensando en lo que venía a continuación, que a pesar de no conocerse, tendrían que aprender a confiar uno en el otro así sea a ciegas, ambos se vieron a los ojos y casi al mismo tiempo se quitaron los guantes con los cuales cubrían sus manos y las mismas todas coñaceadas y esperoladas, las pusieron en la mesa en frente de los ojos del doctor, ah… excelente dijo el doctor, esto será tremendo, mientras los invitaba a pasar a la sala de al lado, donde pasaría el procedimiento que vinieron a probar, pero antes…

 10 11 15 16

He… fractured (antes).

Ramsés siempre había tenido mucha suerte con las mujeres, como no tenerla si tenía un buen toque con ellas, perdió la virginidad a los trece con una chamita de 17, a la cual le entró a guevo en banda hasta hacerla gemir como loca, y de allí donde ponía el ojo, metía la cabecita y luego el resto del machete de forma frenética, lo único malo de eso, es que no tenía otras habilidades, sus estudios iban palo abajo y eso de trabajo pesado no iba con él, por eso a los 17 cuando medio pudo terminar los estudios con notas mediocres, la universidad le pintó una paloma bien pintada, pero le llegó una oportunidad medio extraña, una de las jevitas que se cogió, trabajaba en un Spa de masajes relajantes y como más de una vez el niño Ramsés se metió allí a meterle pipe en banda, un día de esos la muchacha le dijo que porque no intentaba probar como masajista allí, total si a ella la ponía a ver estrellas, primero con la yema de los dedos y luego con la cabeza del guevo erecto, podía sacar algo de real con sus habilidades, Ramsés no es que estuviera muy de acuerdo con eso, pero como necesitaba algo de dinero, pues probar no costaba nada verdad?

Y luego de las primeras reservas, vino su primera cliente una chica gordita que no le gustaba, a esa la sobó y masajeó, a pesar de todo y el desgano, le muchacha se relajó y obvio que se erizó y se excitó un poco, allí supo que bueno, había futuro, llegó otra tipa, una cuarentona que no es que le gustara mucho, pero al hacerle los masajes, hecho el paisa la había achinado y la Bejuca estaba bien durita, lástima que a él no le interesa ese tipo de mujeres, porque sino le hubiera brincado encima, eso si cuando se le apareció la primera presa, una ejecutiva de unos 24 años bien buena, esa si no la peló.

Primero unos masajes relajantes que iban desde el cuello bajando por la espalda, mientras la iba sobando y relajando, no dejaba de verle el culo redondo y grande que la chica se gastaba, bajó a los tobillos y a los pies, los cuales con unos buenos toques y unos aceiticos la pusieron bien relajada, hecho el paisa levantó uno de los pies y con eso la muchacha separó un poco las piernas, no peló el chance de ver unos labios grueso y una profundidad apetecible, al cual se acercó poco a poco mientras se afanaba a masajear los muslos, le muchacha estaba ronroneando y bien relajada no opuso resistencia cuando las manos se metieron debajo de la toalla para acceder a las nalgas y luego cuando rodearon la vagina, que obvio fue cuando Ramsés volteó a la muchacha para que ya totalmente desnuda, recibió un masaje más profundo, con dedos, manos, boca, lengua y falo, unas buenas sacudidas, unos mordisqueos de pezones, lamidas de clítoris y una buena cogida en cuatro patas, la muchacha gimió en banda y salió bien livianita, por eso le pagó un poco más y salió con la determinación de que iba a regresar para tener otra sesión, pronto muy pronto.

El boca a boca se medio extendió por allí, por eso Ramsés empezó a tener clientela, chicas lindas que a veces ni siquiera se molestaban en ponerse la toalla y se le entregaban al muchacho que le hacía toda clase de diabluras, rubias, morenas pelirrojas, negritas, tetonas, culonas, altotas chiquitas, hubo de todo un poco, con lo cual el chico no se podía quejar, tenía una gran variedad de parejas sexuales y además ganaba mucho dinero con eso, qué más podía pedir y qué coño podía salir mal.

Bueno, cómo las cosas que van muy bien no nos sirven, pues un día de esos de trabajo apareció ella, explotada como ella sola, operada, tetona, culona, bembona, con el cabello hasta casi las caderas y una figura envidiable, obvio que no la peló, en menos de lo que canta un gallo la había achinado, se estaba relamiendo los labios con ese papo mamarruo al cual le iba a hincar la cabeza del pipe, esos pechos que les iba a poner las manos encima con todo y los pezones oscuros y gruesos que se iba a mamar y a chupar y bueno, eso fue plomo en banda hasta altas horas de la noche, gemidos, gemidos y más gemidos.

Y bueno obvio que se repitió, una y otra vez, cada vez más durareros y placenteros, donde algo pasó, el muchacho empezó como que agarrarle cariño a la muchacha, cosa que nunca le pasó con otra clientes, y la muchacha peor aún pues como que le correspondió pues, en una de esas sesiones de sexo en banda, mientras el muchacho se movía salvajemente dentro de la vagina caliente y aguadita de ella, a la muchacha se le salieron las palabras que moverían cielo y tierra entre los dos “te amo” ay chamo… de allí ese par cruzó un umbral al cual no le había giro de regreso.

Un par de días después llegaron unos polis buscándolo a él, según por unas averiguaciones, él salió y se lo llevaron, le dieron una vuelta por ahí para perderlo, hasta que llegó a un sitio, donde estaba un tipo y tenía muy mala cara…

Así que tu eres Ramsés verdad…

El muchacho tragó grueso, sabía que estaba en un peo bien arrecho…

Si, eres el coño e su madre que se ha estado cogiendo a mi mujer… y agarrando mis reales…

El muchacho no respondió…

Bueno, qué más da, lo único malo es que ya no te la vas a coger más, tu sabes que esa vaina de que a uno le estén cogiendo a la mujer es como muy arrecho, porque no joden más los cachos, sino que aparte del chalequeo, te lo vengan a decir así muy en cara y burda de boleta.

Sacó una foto de la chaqueta y se la mostró a Ramsés, este abrió los ojos como platos y una lágrima salió sin resistencia, el dijo que lo que le pasó le dolió mucho más a él que a ella, y mira que se aseguró que ella sufriera como la puta que siempre fue, pero que se acuerde que todo esto fue por su culpa, y que él se asegurara de que así sea, pero antes…

Hizo una seña y agarraron a Ramsés y lo obligaron a poner las manos en la mesa, el hombre dijo que antes de morir su mujer decía que tenía unas manos mágicas, bueno es momento de ver que magia había allí, o mejor dicho era momento de marchitar la magia.

Sacó un martillo y le reventó las manos a coñazos, los gritos de dolor de Ramsés se hicieron más fuertes, cuando el tipo terminó, tenía los dedos todo deformes y fracturados, y así se lo llevaron, preso por el asesinato de la muchacha, que apareció reventada a coñazos y desmembrada metida en un basurero cerca de su casa, un caso que conmocionó la opinión pública y que hicieron que la cara de Ramsés apareciera en el periódico y lo quisieran linchar cuando lo llevaron a la comandancia, intentó dar su versión pero se la negaron, y estuvo además unos meses metido en la cárcel, por retrasos en el proceso, obvio que intencionales.

Pero justo cuando Ramsés pensó que estaba listo para la ejecución, ya estaba hasta haciendo de bruja a un pran, mientras poco a poco se iba curando de las heridas de las manos, cosa bien arrecha por las condiciones en las cuales estaba, bueno pues el tipo cayó por un caso de una siembra de evidencias para unos asesinatos y para más ñapa le echaron paja, que él mismo había asesinado a su mujer y había pichado al amante, un peo que también conmocionó a la opinión pública.

Así que el mismo día que el tipo lo estaban llevando a la prisión, Ramsés estaba saliendo, sin disculpas, sin palabras, sin dinero, que agarrara sus mierdas y se fuera par coño antes que se arrepintieran, y mientras salía por el pasillo hacia la salida, del otro lado iban llevando al tipo, que iba esposado y con una cara, la cara de alguien que sabía que apenas lo metieran a donde lo iban a meter, no iba a durar mucho tiempo con vida, mientras iba saliendo, es escuchó un par de detonaciones y unos gritos de alegría, además de unos cuchillos sonando como picando carne y huesos…

 17 20 21 24

She… burned (before).

Ah, Mariela, siempre había sido muy buena con las manos, como no lo iba a ser, si aprendió de su madre los oficios de la peluquería donde por décadas ella se mamó la vida echándole bolas para sacarla adelante a ella y a sus 8 hermanos menores, al ser la mayor, casi crió a sus hermanos mientras su madre se partía el lomo como una esclava, y cuando la muchacha tuvo edad para salir a echarle bolas, pues se puso a trabajar como ayudante en la peluquería, aprendió el oficio, pero a ella no le gustaba esa vaina de cortar cabello ni secar, era demasiado ladilla, pero le agarró el gusto a la manicure y a la paticure, y como esa vaina empezó a dar real que jode, pues la muchacha empezó a darse con furia, trabajando como una esclava, tanto como su madre, lo bueno es que ambas se partieron el lomo pero agarraron real en banda, y eso hizo como falta, porque tres de los hermanos de Mariela salieron con carajitas preñadas, uno salió preso un marido de la madre de la jeva se metió en un peo bien feo y bueno, así como vinieron, bueno bien arrecho vino y muy fácil se fue. Luego la madre de Mariela cayó enferma y tuvo que la muchacha fajarse más todavía, y aún así produjo mucho más real, lo cual ayudó a que la familia se mantuviera a flote, a pesar de su gran fragilidad.

Pero obvio que tenía que pasar algo que torciera las cosas, la peluquería donde Mariela trabajaba, tenía algunos problemas con unos peluches, a los cuales el dueño les debía unos reales que les había estafado, y como le dieron un tiempo para dar los reales y el pana se fue con la cabuya en la pata… ah bueno.

Estaban todas las muchacha terminando de recoger, luego de un día de duro trabajo, cuando desde las afueras empezaron a llover un poco de bombas molotov, las llamas empezaron a invadir el sitio, y todo empezó a arder y a explotar de todos lados, Mariela con todo y eso, logró ayudar a todas las muchachas a salir del sitio antes que se derrumbara por la flamas, pero vino una explosión que la sorprendió y de forma instintiva puso las manos para que no le quemaran la cara, no se quemó, pero las manos, agarraron toda la candela, saliendo corriendo con las manos en llamas, le echaron agua para apagarle las llamas, pero las manos quedaron muy dañadas por las quemaduras.

Luego de que la atendieron le dijeron que mucha de la piel de las manos, en conjunto con tendones y demás habían quedado en muy mal estado, eso fue un peo demasiado arrecho, porque ya no podría trabajar más de manicuristas, sus habilidades habían sido atrofiada, además que las manos le quedaron horrorosas por las quemaduras de 2° y 3° grado, la madre por lo menos se recuperó y pudo volver al trabajo a medio marchas forzadas, pero Mariela no quería quedarse como una soberana inútil, unos meses después encontró un anuncio que le llamó la atención.

 28 33 34 36

Ahora ambos están sentados en una mesa con las manos extendidas ante el doctor, él sacó una especie de jeringa, tenía un líquido que cambiaba de color mientras pasaban los segundos, le explicó que todo el líquido es una nueva tecnología que era muy avanzada, que al momento de introducirla en sus cuerpos, iban a mejorarse por la tendencia de reparación que había programado en los microorganismos, claro que todo esto era experimental, lo había hecho en animales, pero era la primera vez que lo hacía en un ser humano, si querían podían echarse para atrás, si no se sentían seguros pues.

Mariela pensó en retirarse, pero como vino Ramsés y decidió echar para adelante, total no tenía nada que perder, ella también le echó bolas, el doctor hizo una revisión de los lados más dañados de las 4 manos y con la jeringa les daba un pinchazito, fueron 6 pinchazos por mano para Mariela y 7 para Ramsés, luego de eso, les dijo que estaba listo, que era cuestión de un par de horas para que todo empezara a funcionar, ahora si le disculpan tenía un asunto que atender, por eso los despidió con algo de prisa, ambos se vieron a la cara y se despidieron, estuvieron a punto de darse la mano, pero algo los hizo no estrechar las manos, cada uno se fue por su lado mientras sentían un cosquilleo intenso que les tomaba todas las manos, se rascaron burda, pero la sorpresa vino al día siguiente cuando ambos se encontraron con las manos totalmente curadas, como si hubiera sido un milagro, se sorprendieron de forma bien arrecha y se alegraron mucho también.

 38 40 42 44

She (after)

Mariela, sin perder mucho el tiempo decidió volver a su trabajo, sentía una especie de euforia o como aceleramiento que no tenía antes y que le extrañó, pero no le paró bolas, como el anterior local de peluquería estaba hecho cenizas, consiguió otro donde con algo de recelo la aceptaron, un lugarcito y a trabajar  se ha dicho.

Empezó como manicurista, como si no hubiera pasada nada de la última vez que trabajo, solo que tenía en las manos, una habilidad más arrecha, hacía los arreglos más rápido y podía hacer diseños bastante difíciles, tu te acuerdas de la verga esa del nombre en un grano de arroz, bueno ella podía hacer casi el nombre completo en una uña, y habían unos nombrecitos…

Un día de esos, estaba la muchacha haciendo su trabajo, cuando vino una amiga a hacerse sus uñas, el detalle es que tenía el brazo enyesado casi completo, por andar jodiendo con un mototaxista y atravesarse a una camioneta, como le quedaron los dedos descubiertos, quiso pintárselos, aunque sea para pavear, Mariela le vio y le dijo que le hacía esa vaina, casi gratis, solo que cuando tomó el brazo de la amiga para acomodarlo y empezar…

Con el toque del brazo Mariela empezó a sentir algo más de lo común, sintió la piel debajo del yeso, la carne y los tendones, bajando hasta llegar al hueso, y por el hueso sintió todo el calcio hasta llegar a la fractura, luego parecía sentir como los dedos entraban por allí hasta llegar a la fractura para sanarla, todo eso en menos de 4 segundos, luego ella soltó y se medio asustó, acomodó y se puso a pintarle las uñas un poco nerviosa, porque ya había sentido esas cosas cuando agarra la pared, sus cosas personales y su ropa, un ser vivo no, cuando la muchacha fue al día siguiente a su control, para su sorpresa estaba curada, como por arte de magia, milagro pues.

Como Mariela estaba hundida en deudas, aparte de manicure, también hacía sus cortes de cabello, vainas sencillas, lavados entre otras cosas, un día estaba en su trabajo, cuando llegó una de esas clientes histéricas y bien molestas, que quería que la atendieran inmediatamente, Mariela se ofreció a hacerlo, que le diera un par de minutos, ya bien molesta estaba la doña cuando se sentó, le pidió un corte, con lavado y secado, ella con mucho gusto.

Cuando la acomodó para hacerle el lavado, puso sus manos en la cabeza de ella y sintió como entró por debajo de la corteza craneal, vio en segundos como la vida de la señora había sido muy dura, esposo que la dejó por cachos, los hijos que se le habían ido al pire entre otras cosas, pero de un lado de la cabeza sintió como un bultito, ese mismo que le ocasionaba dolores de cabezas frecuentes, ataques de pánico y mucho mal humor con insomnio, llegó allí y sintió como con el contacto con ella pareció desaparecer, la doña le dio una vaina loca, como un orgasmo que se escuchó en toda la peluquería, lo que hizo que Mariela se desconcentrara, pero al final la dejó que se curara pelo a pelo y le hizo el resto del servicio, la doña salió más feliz que si se hubiera ganado un apartamento y su vida fue más alegre desde ese momento.

La dueña del sitio luego de ver esa vaina, la llamó, le dijo que tenía un buen toque, que porqué no se pasa a la vaina de masajes, donde le bajan las revolveras a las mujeres y cura calambres entre otras cosas, se gana bien y no se jode tanto, Mariela aceptó, necesitaba los reales.

La semana relajada fue la primera, porque la muchacha era tan buena reduciendo grasa y curando dolores de espalda y articulaciones, solo con tocar y apretar poco a poco, dejando que sus manos se metieran hecha la paisa por debajo de la piel y se lanzaran el trabajo; pues que la clientela de Mariela se creció rápidamente, tanto como sus ganancias, muchas chicas con un poco de barriguita, salían casi planas, jevas que tenían unos dolores que las tenían todas verdes, salían como si acabaron de echar 4 polvos seguidos de los buenos, la niña tenía milagros entre los dedos y ella parecía darse cuenta.

Claro que como todo no podía ser bueno una compañera envidiosa la espió y luego de ver como los dedos se le estiraban y entraban en el cuerpo del cliente salió corriendo y le echó paja con la dueña, que la vio y le dijo que dejara la envidia, porque ella ahora es la que gana los reales y no tú, que no jodan.

Sin embargo vino un día, vio a una de sus panas que la iba a ir a buscar para salir por allí luego de una semana brutal de trabajo, pero la amiga no vio a las bandas que se encontraron y decidieron dirimir sus diferencias a punta de plomo, una bala perdida se le metió en el pecho y la tumbó al suelo, Mariela salió corriendo y la agarró, estaba ahogándose en un mar de sangre y ella la veía mientras la vida de sus ojos empezaba a ausentarse, por eso ni lo pensó.

Le abrió la blusa y vio el agujero de bala enchumbado de sangre, con mucho miedo, pero sin detenerse llevó los dedos a la entrada de bala, los dedos se volvieron como pequeños tentáculos que entraron en el cuerpo de su amiga y viajando por la herida llegaron a la bala alojada que estaba al lado del corazón que estaba latiendo muy débilmente, la bala fue retirada y Mariela sintió como sus dedos estaban reconstruyendo rápidamente le herida hecha por la bala, en un minuto y medio luego de que la chica pareció irse de este mundo, salió de regreso por un suspiro, vio a Mariela con incredulidad y bueno, la gente que vio la vaina se volvió loca con una algarabía, de allí apareció la policía que se la llevó de forma preventiva y luego esa gente, mientras la amiga de Mariela se abotonaba la blusa y no dejaba de acariciarse con los dedos la pequeña cicatriz que tenía un poco más arriba del medio de los pechos, casi al lado del corazón.

 45 48 51 53

He (the After)

Ramsés salió del consultorio un poco desorientado, sus dedos estaban en perfecto estado y se encontraba sano, ahora el detalle era qué demonios iba a hacer para ganarse la vida a partir de este momento, ya no podía salir a la calle a pedir real, con esa pinta de sanote le iban era a mentar la madre y no le iban a dar un coño e su madre, había que pensar.

Pero cuando estaba pensando mucho, no se dio cuenta que un malandrito de esos le llegó y le puso una navaja en el cuello, le pidió todo lo que tenía porque sinó lo iba a puyar bien puyado, él dijo que no tenía nada y sin darse cuenta puso una de las manos en contacto con la del malandro y bueno, como por arte de magia, lo parecía controlar, el malandro lo soltó y le dejó los reales que se había robado, vaya vaya pues.

De allí fue fácil, solo era cuestión de conseguir una víctima con real, llegar, controlar y listo, solo tenía que conseguir dinero, no mucho, la gente se lo daba sin resistirse y se iban, parecían como dos amigos que se pagaban una deuda, no era que los espalillaba y los dejaba limpios, porque no era su estilo, también se acercaba a chicas, más que todo por motivos carnales, las tocaba y controlaba para llevárselas a un sitio, donde las cogía bien rico y luego las dejaba ir como si nada, pero nada, pasó esa chica que le recordó muy bien a esa jeva, si esa infame, y cuando ya le tenía desnudita mientras le mamaba y la cogía, pues el recuerdo de ella se metió en su mente y empezó a molestarle que jode, recordó y le pareció doloroso, por eso dejó de moverse dentro de la cavidad vaginal de su víctima, le sacó el guevo de la cuchara y para no dejara caliente, le llevó las manos al papo, con un toque de los suyos, le ocasionó un orgasmo muy intenso que la sacudió de la punta de los pies hasta la cabeza y ya luego de eso, Ramses la vio totalmente desnuda, con la piel brillante y los pezones bien endurecidos, le dijo que era mejor que se fuera a su casa.

Dejó de andar cazando jevas para tirar, pero tenía que comer, así que solo robaba a los adinerados cuando era necesario, agarraba lo necesario para comer y pagar la pensión donde se hospedaba entre otras necesidades básicas, solo eso, no tenía mucha ambición, porque ser ambicioso y creerse sobrado le había costado caro, pero un día de estos cuando iba siguiendo a una chica para pedirle plata, le cayeron encima unos polis, no les dio tiempo de tocarlos, porque tenía los protectores, lo agarraron y luego de un par de coñazos lo montaron en una patrulla.

Cuando estaba en la oficina con el comisario de la prefectura se lo encontró de frente, el mismo de la otra vez, que le dijo que lo estaban pillando, que estaba robando, que no había aprendido la lección, que no sería mala idea meterlo preso unos días, total no necesita pruebas y lo puede poner en prisión preventiva, Ramsés lo vio, se acordó de cuando le mostró la foto esa, y le extendió la mano, como constancia de que no había resentimientos de su parte, el comisario lo vio y sonriente le dijo que era bien pendejo y que estaba pelado si creía que no se iba acordar, él le dijo que el tampoco olvida antes de estrechar la mano. El comisario dejó de sonreír, Ramsés se sentó en la silla, con su mano hizo como que tuviera una pistola, y así se la llevó a la sien, como hizo el comisario con la pistola que sacó de su cinturón, solo escuchó decir algo como salúdamela de mi parte, que lo siento tanto… luego vino la detonación, los sesos volando con sangre estampándose contra el vidrio, los polis, sacar al tipo y luego los tipos esos, que lo pidieron llevárselo, luego de ver como había controlado a la celda de castigo donde estaban un poco de peluches, que intentaron llegarle para joderlo y luego estaban mansitos.

 54 56 57 59

Le Finale: estaban los dos encerrados en dos habitaciones separadas por una especie de pared de vidrio, los habían traído en contra de su voluntad y los encerraron allí pues, mientras averiguaban que coño sabían, el doctor loco que habían conseguido no dio nada de información sobre la gran tecnología que había inventado antes de suicidarse al verse acorralado con un potente veneno que tenía en la lengua, su creación era muti uso, tanto así que por igual podía crear, reparar al igual que destruir y desintegrar con gran facilidad entre otras utilidades que se iban desarrollando por si solas, dando un valor bélico inigualable a quien pudiera tener esa tecnología, buscada por muchas casa armamentistas para la venta y alquiler, ahora que no había nadie que pudiera trabajar con eso, estaban ese par de dos, que eran las últimas personas que lo vieron con vida.

Y Mariela con Ramsés se vieron y además se reconocierons, sintieron un pequeño cosquilleo en las manos que se les hizo familiar,  vieron a los militares que se les quedaron observando como muy fijamente y se vieron uno al otro y recordaron lo que el doctor les dijo, que iban a tener que confiar ciegamente uno en el otro, por eso ambos luego de asentir uno al otro y casi al mismo tiempo levantaron las manos y se las acercaron a la separación que había entre ellos mientras se volvían un pocote de tentáculos que se pegaban a las paredes del vidrio, en menos de unos segundos un campo de energía se armó poco a poco pero muy poderoso el cual los rodeó a los dos, los agentes vieron la vaina, pero no les dio tiempo de hacer nada porque primero la división que había entre ellos se desintegró para que se acercaran más cerca y cuando las 4 manos se unieron por completo, un tremendo resplandor y explosión se sucedió, dejando a todos locos, cuando se dieron cuenta ninguno de los dos estaban…

A unas cuantas millas de allí cayó un rayo, cuando se dieron cuenta, Mariela y Ramsés estaban en el medio de la nada, se preguntaron qué pasó, no se respondieron, y al momento de preguntar y ahora qué hacemos uno le dijo al otro, no se tu, pero creo que es mejor que por el momento nos perdamos y estemos juntos, porque uno nunca sabe cuando hagan falta usar las manos mágicas, estuvieron de acuerdo y se fueron caminando, uno vino y de jodedera le tomó la mano al otro y bueno cayó una centella de gran poder, que no les hizo nada malo, solo un sustico por si acaso se presentaron uno al otro, pero sin tocarse con las manos solo por si acaso, y siguieron caminando por rumbo desconocido hasta desaparecer de la vista, peor fue cuando por fin ambos tuvieron sexo y se agarraron de las manos en la penetración casi llegando al climax, eso fue tormenta con terremoto y tornado incluidos, literalmente en la cama y en la tierra debajo de ellos a unos 20 kilómetros a la redonda… se tuvieron que ir corriendo de allí, porque en menos de una hora los militares habían llegado para capturarlos, cosa que no pasó… ni esa vez, ni cuando el tornado del mar, o del terremoto en las montañas, o la avalancha en los picos… tu sabes mientras ambos aprendían a controlar el poder que tenían entre manos. Ya cuando eso pasó pudieron tener una vida más tranquila y solo le sacaban a la vida lo necesario, de resto a sudarse las manos para ganárselo, más bueno pues.

 60 61 64 65

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: