ESTO ES UN RETACITO DE POST… MINI BONUS

De lo que todavía tenemos coleado por allí y estamos matando, te tenemos esto…

I

Mi personaje llega a la vieja cafetería, a la cual no es que no tenga tiempo sin ir, es más tiene ya mucho rato iendo, solo que las circunstancias eran, por decirlo de alguna manera, un poco más felices, tu sabes una jevita, novios, cariño, besos, sexo, el combo completo y con ñapa.

Pero todo eso se fue a la mierda en cuestión de meses, que si eran muy diferentes, que la relación no iba para ningún lado y demás, mi personaje se dijo que no quería volver más nunca a este sitio, porque pasaron muchos cafés y palabras cruzadas entre ambos sentados en esas mesas, pero ahora solo hay vacío, una dependienta que a veces tiene mal humor, otra que es más de pinga y como más comprensiva y algo de café que sigue siendo una buena razón para regresar, o por lo menos monta el paro pues. Claro y ella… pero de ella volveremos en un momento.

II

Mi personaje llega siempre temprano, porque siempre tiene esa disposición de llegar temprano al trabajo y con eso llega la cafetería donde se queda un rato, porque le queda muy cerca del trabajo, y al frente en más concreto, leyendo el periódico, tomando café con un poco de azucar, y bueno esperando que ella aparezca, siempre los suele hacer de 7:02 a 7:06 de la mañana, esa vez apareció cuando su reloj marcaba 7:07 y nuestro personaje estaba ya nervioso, tu sabes cuando algo de lo que tu has planeado milimétricamente y al pelo no sale como tu quieres, pareciera que todo tu mundo, que lo has puesto como una sucesión de mecanismos y engranajes infinitos relacionados unos con otros y que andan en funcionamiento infinito, se derrumba en pedazos como si le hubieras metido una peñona a un cristal, en este caso no pasó.

Entró como con prisa, llevaba un sweater que le cubría los brazos y el torso, un gorrito que le tapaba el cabello y unos jeanes metidos en botas negras, una vestimenta que no es la usual, o por lo menos para lo que mi personaje está acostumbrado a ver, pero la reconoció por el peluche que lleva amarrado en el mismo bolso con un poco de parches de muñequitos, así como entró, pasó por el mostrador, pidió el mismo desayuno que pide todos los días (panquecas con queso y nata con un huevo frito y jugo de parchita), solo que para llevar porque tiene prisa, mi personaje como ya iba saliendo se quedó a un lado de la puerta de salida como petrificado, como si ante sus ojos estuviera la escena cumbre de una película que había estado esperando por meses, la muchacha luego de pagar dio las gracias y se encontró con mi personaje, que estuvo a punto de ser descubierto, se espabiló y evitó el choque de miradas, pero pudo reaccionar para abrirle la puerta para que ella saliera del cafetín, como sus sentidos estaban algo nublados no supo si lo que dijo al aire fue un gracias para él u otra persona, él igual se quedó como pegado por unos segundos, cuando se regresó al mundo y se volteó… ups…

III

Escuchó un hola y su nombre, su voz muy familiar, era su ex que no sabemos que coño hacía por allí en la cafetería, pero apareció justo en el momento más desafortunado, por unos segundos mi personaje se quedó como con la guardia baja, ella le saludó y lo abrazó, sintió su perfume meterse en sus fosas nasales y llegarle a las neuronas para revolverle las memorias, estuvieron hablando un par de minutos, que había pasado por allí solo por coincidencia, cuando le preguntó a mi personaje estuvo a punto de decir que trabajaba cerca de allí, pero cambió la respuesta a otra, la chica se rió y le dijo que fue un placer haberlo visto, pero que su novio estaba cerca que la iba a buscar, que a lo mejor algún día se reúnen los 4, tu sabes ellos y sus parejas, para salir a compartir, él dijo que por supuesto, claro cuando algún día se digne a salir del hiato en que se sumergió voluntariamente y se ponga a conseguirse una pareja o algún peor es nada.

Y la vio salir de la cafetería cruzó la calle y se encontró con su novio, se veían felices, dichosos y cómplices como hace poco estaban ellos dos, se encontraron y se dieron un besito en los labios, él tenía un café en la mano que no notaba que le estaba quemando la mano, se vieron caminando por la calle y él quiso que el camión de cemento que venía en la calle perdiera el control y se los llevara por el medio, se lo estaba imaginando, pero justo cuando el camión en su imaginación les iba a llegar sencillamente se desintegró, sintió el calor del café y casi se le cae, se dio cuenta que no valía la pena, se espabiló y se fue para su trabajo, mientras le daba la espalda a ellos y se iba, su ex se volteó y lo vio, por un par de segundos.

IV

La flaca apareció un par de veces más y él se le quedaba viendo como embobado, pero luego no vino más, eso fue una especie de destrucción de su mundo, o por lo menos una de las patas de la mesa donde se sostenía su mundo pues se puso un poco corta pues, y estaba en pleno tambaleo, a eso debemos agregar que las cosas en su vida estaban un poco complicadas, pero eso no lo hizo flaquear, total algo de rock matraca con mucho alcohol siempre hace el trabajo.

Hasta que llegó un día a la cafetería, iba tarde, pero se podía dar ese lujo ese día, y cuando entró ahí, pues la vio, estaba sentada en la mesa enfrente a la entrada, con una camisetica, jeanes, sandalias y una gorrita, él de la sorpresa no pudo evitar sonreír, y verla como un idiota, y hasta se echó paja porque ella lo vio viéndola, y no pudo hacer más nada, porque volvió a sentir la voz, esa voz, su ex, que lo saludó, él se volteó con un poco de indiferencia y le saludó, él dijo que estaba de paso porque iba tarde al trabajo, que ya se iba, ella le dijo que se veía muy bien, que estaba chévere, y él le respondió que estaba mucho mejor ella, que la relación le había hecho bastante bien, ella como que carraspeó (ay papá), ella le dijo que a lo mejor algún día podrían ver para hablar de cómo han sido sus vidas y recordar los buenos tiempos, por un segundo mi personaje lo pensó, de pana que lo pensó, pero tuvo una especie de revelación que sabía que algo debía cambiar, y que había llegado a una especie de punto de no retorno, por eso le dijo que en ese momento no, en una semana a lo mejor se cuadra, pero que estaba muy ocupado, ella lo vio como si una pizca de esperanza que tenía se hubiera apagado, pero igual le dio su número, que la llame cuando pueda, él le dijo que si, que cuente con eso, se fue despidiéndose de él, con un beso, hecha la loca fue a la boca, y el puso el cachete y no se lo respondió, ella se quedó como paralizada un segundo y se fue corriendo.

Mi personaje vio el papel con los números escritos, no vio los números porque ella se lo dio doblado, hizo un movimiento negativo de la cabeza y rompió el papel por la mitad, lo rompió de nuevo y otra vez, lo dejó en la mesa con la taza de café que se estaba tomando, ya vacía, cuando levantó la cara, vio a la flaca enfrente de él…

Te conozco le dijo ella a él…

Lamentablemente no chama, dijo él un poco apenado…

Oh que bien dijo ella, porque luego de ver lo que acaba de pasar entre tu y ella, pues nose me dieron como ganas de conocerte vale, así mucho gusto… el nombre le sonó como un coro de ángeles cantando al unísono. El cual le sacó una sonrisa y mi personaje también dio su nombre.

Y con un estrechón de manos bien suave y que les dio como electricada, se da el final de esta parte de la historia, teniendo claro que el fin de unas historias, marcan el inicio de otras, que sean buenas o malas depende de uno… o no????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: