ESTE ES UN RETAZO DE POST REZAGADO… POR LA PEA Y EL EXCESO DE ALCOHOL

De las cosas que tenemos por ahí por desarrollar pues ahora venimos con esto.

 01 03 04

I

Una, una y otra vez, otra más, una más y otras cuantas más…

Siempre aquí allá y un poco más allá…

Siempre con amigos, o amigas, o desconocidas.

Con una botellas, con unos tragos o unas cervezas.

El caso es que bebes, bebes y vuelves a beber, y por si acaso la del estribo te bebes también.

Poco a poco sientes los sentidos, adormecerse, luego el entendimiento y unas cuantas veces tu cerebro.

Una bella forma de desconectarse, ahogando la realidad en alcohol, más que todo en exceso de alcohol, o refugio de alcohol.

Pero siempre luego de que el alcohol pasa, la resaca viene, para recordarte que luego de un buen gusto, a lo mejor no un susto, pero como una cachetada con una manopla, la que me agarras y me soplas, abres los ojos sintiendo un buen disgusto, o la falta de gusto.

 09 06

Mi personaje se levanta de la cama, se siente demasiado esperolado, el cuerpo le pesa unas cuantas toneladas más de lo que cree que pesa su cuerpo, su cerebro piensa en unas ideas y unas órdenes para mandarlas al cuerpo, pero el cuerpo sencillamente no obedece, se niega a ponerse en movimiento o por lo menos en posición de sentado, le toma unos cuantos minutos, primero poner en orden la tormenta de ideas inconexas y muy locas que dan vuelta en su mente, y luego empezar a mover cada parte de su cuerpo, sentado en la cama, se pone las manos en la cabeza, porque siente que le va a explotar y se le puede despegar de la base de la columna, se mira al espejo, no le gusta para nada lo que ve, ve su rostro y al lado de él, ahí está, verde o veces marrón, deforme, no le ve rasgos ni ojos ni extremidades, un mutante, el mismo que lo ve a cada rato cuando se va de farra y se pasa de la bebida, no le dice nada, no se mueve, solo está allí a su lado, juraría que lo está viendo fijamente, y que incluso lo increpa por sacarlo de su descanso para venir a trollearlo un rato por la acabada de trapo, pero como ya está acostumbrado, ya ni le para bolas.

Luego de poner en orden sus ideas, se da cuenta, está solo, y en su habitación de su apartamento, eso es una buena señal, porque más de una vez amanece en habitaciones de hotel, y acompañado, por féminas, cosa que no debería molestarle, pero cuando las ve y no se acuerda de sus nombres, de cómo se conocieron, de lo que se bebieron, de las cosas lindas que se dijeron mientras se preparaban para lo que siguen, ni como llegaron a la habitación ni como se besaron, mamaron, cogieron y a veces acabaron; pues siente una gran incomodidad, tu sabes cuando se te pierde una archivo en la computadora de tu memoria, y tu tratas desesperadamente de conseguirlo, como si allí estuvieran los números que van a salir en el kino o la cura del cáncer o el Sida, y bueno cuando la muchacha se despierta, viene el lenguaje operativo y la despedida con las palabras, te estoy llamando, nunca lo hace.

El caso es que esta no es ninguna de esas veces, el muchacho se fue de farra con sus compañeros de trabajo, celebrando el fin de año de la compañía, un año donde hubo ganancias, records y sobretodo mucho trabajo que mi personaje sacó, no con poco esfuerzo y bueno el día de reunirse y hacer la fiesta, mientras bebía se acordaba de sus compañeros de trabajo, muchos decían que solo querían beberle los reales al dueño, que querían chulearlo un poco, por el poco de trabajo que les ha metido por poco sueldo y demás, mi personaje solo quería beber, beber para ahogar los recuerdos de las últimas semanas de trabajo, que han sido estresantes y necesitaba relajarse.

Por eso mi personaje bebió, bebió y bebió con todo, aguantando los coñazos que el alcohol le metía en el cerebro desde temprano, bailó con las compañeras de trabajo, aunque todas le caían mal y les provocaba media repulsa, pero ni modo, podía ser hipócrita por un día y pasarla bien, luego de allí se fueron a un local, donde bebieron, siguieron bebiendo, jodieron y bueno la bebida a mi personaje llegó a un punto en que ya no podía más, vomitando en el baño con prisa y de allí vacío…

Por eso ahora mi personaje está sentado en el espejo, le pareció ver al mutante acercarse un poco a él, cerca de él se llegó a su oído, y con mi voz preguntó… chamo, para qué bebes?? Como mi personaje no consiguió la respuestas que quería dar el mutante solo dijo, me lo suponía y desapareció.

Justo en ese momento su teléfono celular sonó, lo medió asustó por la impresión, luego de ello lo tomó y contestó, dijo aló.

Eran sus compañeros de trabajo que luego de que él se fueran se lanzaron a otro local, y están apenas saliendo, cuadraron una salida a la playa, todos, con un poco de caña, para seguir la rumba hasta el mismo domingo, y obvio que él hacía falta pues, como parte del alma de la fiesta.

En ese momento el vació se hizo como más pronunciado, vio al espejo y no vio nada, por eso respiró hondo y dijo que no podía, que se sentía muy mal, dijo un par de palabras y colgó.

Se puso de pie con un poco más de energía y pensó que era momento de bajarle dos a la vida de acabada de trapo, porque al final no deja nada, y pensó en dejar de tomar por un tiempo, 17 segundos, que fue lo que le tomó llegar a la nevera y ver una cerveza fría, la agarró y se la bebió de un solo coñazo para matar la resaca, las que le siguieron, esas si tardaron un tiempo en beberse y no fueron muchas.

 12 14 16

II

La muchacha iba caminando a paso apuradito, porque había salido tarde de la universidad y esa parte donde ella vive no es nada bonita, pero ni modo, le tocó pues, por eso agarró su camionetica y fue a la parada, lo que estaba fuera del cálculo que ella hace de sus variables, es que la camioneta que la llevaba se puso a picar con otra y la dejó un poco más lejos de su casa, que ya estaba medio botada pues, se bajó no sin ponerse a discutir con el camionetero, y cuando le carrito se fue vio a los lados, estaba sola y alrededor estaba muy oscuro.

Se puso a caminar con paso volando, porque por allí habían muchos elementos de mal vivir, borrachos, ladrones y demás, sus padres un poco sobreprotectores, le decían que tenía que tener cuidado, porque ya no podían ir a buscarla a la universidad y a su pesar su niña ya era una mujer hecha y sobretodo bien derecha, caminó por el medio de la calle, evitando las esquinas oscuras, mientras sus sentidos se agudizaban y aumentaban sus percepciones, se le cayó un cuaderno, y ella no le paró bola, más cuando escuchó una voz que decía, ey se te cayó un cuaderno, no le paró bola y lo más aún, no vio a las 3 sombras que la habían visto entrar a la calle y se había colocado estratégicamente para cortarle el paso y no pudiera echarse para atrás.

 19 20

Cuando se dio cuenta tenía la cercanía de los 3 elementos oscuros que le dijeron que se quedara quieta que esto era un simple atraco, que si se portaba bien no pasaría nada, si les daba lo que ellos pedían no pasaría de un susto, le pidieron los cobres y ella se los dio, pero no era mucho dinero, porque ella no tenía real, uno de ellos  preguntó por el resto del dinero y ella dijo que no había nada más, uno de ellos se molestó y dijo que esperaban más, así que habrá que agarrar algo más.

Por eso la agarraron por los brazos y la cintura y se la estaban llevando a un callejón, ella pedía auxilio, pero nadie en los edificios parecían oírle, hasta que le taparon la boca y con el filo de una navaja haciendo contacto con su rostro le dijeron que si no se callaban tendrían que hacer algo que no les gustaría hacer.

Cuando la muchacha cayó al piso, vio una sombra del otro lado de la calle, vio que caminaba con dificultad y con mayor dificultad la costaba ir en línea recta, iendo de un lado al otro a trompicones, uno de los malandrines preguntó quien era, la sombra decía que solo quería algo de real para seguir tomando, le dijeron que se fuera que no había nada para él allí, la sombra, o mejor dicho el borrachín dijo que los que debían irse eran ellos, porque allí estaba su hogar y se lo estaban echando a perder.

 24 26 27

Iba caminando, hacia ellos, que tenían toda la intención de enfrentarlo con los cuchillos que tenían a la mano, cuando pegó un traspié y se cayó de bruces contra la dureza de la acera, los hombres lo vieron y empezaron a reírse, muy ruidosamente, mientras el borracho se ponía la mano en la cara y veía que la tenía llena de sangre, provocada por una partidura ocasionada por la caída, dos de los malandros se acercaron al tipo para burlarse de él, y en ese momento el borracho levantó la cara, no parecía estar tan borracho, porque se les fue encima a los dos que le fueron a ver, le metió una mano a uno para aturdirlo, mientras el otro intentó llegarle con el cuchillo, fue infructuoso, pero el borracho le quitó el cuchillo y le rompió la mano de forma muy dolorosa, cuando el otro malandro  fue a buscarlo, lo recibió con una coñamentazon que pasó muy rápida, y cuando se dieron cuenta el chamo estaba de rodillas en el piso recibiendo una patada en el pecho para terminar de quedar K.O., el que quedó se aferró a la chica y le dijo al borracho que no se acercara sino le iba a hacer algo malo a ella, el caminaba y los veían sin entender, se volvió a caer de un tropiezo, cuando se puso de pie el borracho tenía algo en la mano, el malandro solo se dio cuenta cuando vio ese objeto, una piedra de tamaño mediano, estrellarse contra su cara, haciendo que soltara a la muchacha, luego vino una parranda de coñazos que lo dejaron noqueado.

La muchacha luego de caer al suelo, se quedó como paralizada, fueron unos segundos eternos donde escuchó un escándalo y luego el silencio, cuando le fueron a tocar y ella pidió que no le hicieran nada, vio al borracho que tenía sus cosas, se las dio, incluyendo el cuaderno que se le cayó, ella lo tomó con algo de temor y luego le dio las gracias antes de irse a su casa, llegó rápidamente.

Ya la semana siguiente, la muchacha había salido temprano de la universidad y se fue para su casa, en el camino pasó otra vez por la calle, al cruzar lo reconoció, estaba sentado en el suelo, con sus cosas al lado con la mirada ida, como si estuviera en otro mundo, vio la botella que tenía en la mano, estaba vacía, ella caminando lo vio, y luego…

Cruzó la calle y se acercó a una de las licorerías que estaban vendiendo alcohol para todos los presentes, preguntó por el precio de una de la botellas que tenía él, como tenía los reales, la pagó, el dependiente le dijo que estaba un poco pequeña para beber esa clase de bebidas, ella tomó y solo dijo que no era para ella.

Se acercó a donde estaba el borracho, que cuando sintió la cercanía de la chica pareció regresar del mundo a donde se encontraba y la vio, sonriendo le dijo que le gustaba su perfume, ella le sonrió y le entregó la botella con el líquido alcoholizado, él la tomó y le dijo gracias, ella dijo de nada y siguió su camino, el borracho la vio caminar a su casa y levantando la botella brindó por ella y siguió tomando.

 30 28

III

Y pensar que solo quería que dejara de tomar…

La esposa estaba un poco ladillada, cuando eran novios su maridito bebía, pero no demasiado, solo unos tragos constantes cuando no estaban juntos, luego de que vivían justos, fue que se dio cuenta que su marido bello y querido, le gustaba empinar el codo, bebía constantemente y aparecía los fines de semana con ese olor a caña en banda, tuvo sus sospechas de que había algo más, pero no encontró pruebas que pudiera sustentar sus acusaciones y él negaba todo, cosa que a ella le molestaba que jode, porque en su yo interior sabía que él ocultaba algo, tu sabes cuando ves que tu pareja como que cuida los detalles para evitar salidas de información.

Un día, una de sus amigas le dio un dato todo loco, una vez ella agarró unas claras de huevo y cuando su marido vino todo curdo en banda y se tiró en la cama a dormir, ella se los puso en el interior, cuando el marido se despertó y se sintió el culo mojado, metió la mano y vio, se puso de muy mal humor, mentó madre que jode y se juró y perjuró que no tomaría más, porque eso que le sucedió y que no se acuerda pero tiene idea de que pasó, no le volvería a pasar, ella estaba como feliz, porque su marido no bebió más. La esposa agarró consejo.

 31 33 35

Esperó que el muchacho apareciera, se quedó dormida y todo, por eso se despertó cuando el esposo iba llegando tropezándose con todo y llegó a la cama y terminó boca abajo, cuando ella aprovechó y le puso la vaina en la raja que está en el medio de las nalgas, y luego se echó a dormir.

Cuando se despertó, estaba sola, la muchacha se quedó algo extrañada, se puso de pie y vio que su marido estaba hablando como guillado, abrió los ojos, cuando te encuentras con la respuesta que pediste, pero no es la que pediste, cuando se acercó, estaba su marido hablando bajito, decía que se había caído con los kilos, que ahora si la había cagado, que se sentía culpable, que no debía salir con esos amigotes y que nada, por fin le habían llenado el culo con leche, y que nada, con eso se pondría ya con su esposa y le diría la verdad, ella estaba detrás, las palabras se le habían secado, no lo podía creer, y él al final solo dijo ups… ya lo sabes.

 39 42

IV

Luego de unos cuantos minutos de pasión y mucha lujuria, se encontraba esta linda parejita, estaban desnudos metidos ambos en un Jacuzzi, donde el agua tibia ayudaba con la penetración de él hacia ella, ella dándole la espalda, le daba toda la cancha posible para que el viniera por detrás y la embistiera con furia una y otra vez, mientras ella berreaba de placer y le pedía al chico que le diera más y más duro, cosa que el muchacho hacía casi sin tener que pedírselo, la tomó por el cabello y ella se movió con el más y más rápido, hasta que ambos llegaron al climax, él no lo sacó de una, dejó que la vagina de ella, con sus contracciones le masajeara el guevo con las contracciones.

Luego de unos minutos estaba el tipo metido en el jacuzzi, y ella se acercó, con dos botellas que abrió enfrente de él y le dijo que escogiera una, esa se la dio, pero el hombre cambió de idea y ella le cambió la botella con gusto, brindaron y bebieron, el hombre dijo que no era nada personal, pero siempre debía ser precavido, y le dio otro jalón, porque tenía enemigos en todos lados y esas debilidades podían picharlos en un momento en que se descuide, ella lo entendió e incluso le dijo que como muestra de que podía confiar, bebería de las dos botellas para que vea pues, y así lo hizo, primero bebió de la de ella y luego de la de él, brindaron y bebieron.

Cuando él le dio el cuarto guamazo de la botella, se empezó a sentir adormecido, como si el cuerpo no le respondiera como el quisiera, ella le dijo que si, era bastante descuidado, que la próxima vez no se pusiera a andar por allí con cualquier jeva que se le atraviese, porque podría ser una como ella que lo ha estado estudiando y solo era cuestión de tiempo.

Cuando se dio cuenta el tipo estaba dormido en el jauzzi y se estaba poniendo boca abajo, ella lo sacó con algo de esfuerzo y lo dejó desnudo en el piso de la habitación, ella empezó a vestirse y justo cuando se estaba iendo, llamó a un número apenas dijeron aló, ella dijo que aquí estaba su muchacho y se fue de allí no sin antes pasar por el bar, cobrar sus reales por el encargo solicitado y llevarse una cerveza para el camino hacia la casa y el siguiente objetivo, esta si le sabía bien, no como la verga esa toda amarga que tenía allá arriba, menos mal pues

 43 45 47

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: