ESTE ES UN RETACITO DE POST REZAGADO… POSEÍDO POR EL MAL Y LA CODICIA

De las cosas que tenemos pendiente, tenemos esto, dice así…

El grupo de las populares estaba ya un poco ladilla de Griselda, la chica no es que fuera fea, porque no lo era, solo era un poco espalomada, insípida, despistada y burda de ladilla, también un poco indiscreta, pero ya más o menos saben, el problema es que las muchachas del grupo no la han terminado de volar del grupo, al cual ha entrado como aspirante, porque bueno su padre era un reputado empresario exitoso, como los padres del grupo de las jevas exitosas, y coño, habían unos negocios de por medio, que eran necesarios para seguir teniendo cobres que jode, y bueno los padres que habían sido informados de varias novatadas que le habían obligado a hacer a la muchacha, les dijeron que no era conveniente, sobretodo esa donde sin querer terminó cubierta de un poco de líquidos mezclados que eran medio asquerosos en una fiesta del colegio, y que si seguían con la vaina y se les caía el negocio, pues que se fueran olvidando del viaje ese en crucero por Europa, ese mismo que les han pedido por los años y que los padres les habían prometido, pero si no habían negocios, no habría reales para que se fueran ese viaje tan querido desde que lo vieron en una insípida revista de moda.

Por eso las chicas se quedaron pensativas, de pana no soportaban a la muchacha, si fuera por ella la mandarían a comer mierda y bien lejos, pero a pesar que le habían hecho unas cuantas vainas bien feas, la niña Griselda no renunciaba, que era lo que las muchachas querían que Griselda renunciara al ciclo de iniciación y con eso se lavaba las manos, porque había un pequeño problema con ese ciclo, durante ese ciclo a los novatos los podían joder, y joder y rejoder, pero cuando este se cumplía y los que quedaban no habían pasado, había que decidir, o se quedaba o se iba para el coño, y ese momento para las populares les iba a ser muy incómodo, porque ya las otras novatas sabían que la niña Griselda no iría para el baile, aunque no podían hablar, porque eso era salida del grupo automática, pero que no podían botarla, sino hacerla renunciar, y cómo lo harían??? Ya lo han intentado todo o casi todo, una de ellas estaba caminando por las calles en las afueras de la ciudad y vio la vieja casa abandonada de la calle de sangre, y pensó, por qué no?????

Inciso del escribidor, esto viene así.

La mansión de sangre no siempre tuvo ese nombre, anteriormente era la casa de una familia muy acomodada, que se dedicaba a la ganadería, pero esta familia cayó en desgracia de un día para otro, perdieron los negocios, el ganado, las cosechas y casi la cordura, porque un día de esos, el padre de la familia llegó de no se sabe donde y mató a toda su familia, menos a su hijo menor, luego de que este fue colgado, otra familia tomó posesión de la casa y adoptó al chico, esta familia le fue muy bien a lo largo de los años, aunque todos sus miembros morían de enfermedades penosas, menos el hijo mayor, que se perdió al estar viejo y no se supo más de él.

Ya unos siglos después, la casa fue comprada por un millonario medio excéntrico, y burda de loco, el cual llevaba a sus amigotes y amantes para hacer fiestas que duraban días y días, había alcohol, drogas, sexo, excesos, lo normal de aquellos años, iban y venían los hombres y mujeres que entraban y salían como por pedro por su casa.

Y eso duró muy poco, había una noche, donde la luna estaba llena, y era casi la medianoche, habían consumido una gran cantidad de drogas y alcohol, por lo que todo el mundo estaba como ido en otro mundo, menos el dueño de la casa, que estaba con alucinaciones y viendo un poco de cosas locas caminar por las paredes y techo, vio venir a esa chica hacia él, era hermosa, estaba desnuda y sus curvas eran peligrosas, ella se acercó lo besó en la boca con mucha pasión y luego de ese beso se fue directo al falo del chico, que luego de manosearlo para que se le parara, se lo metió a la boca y se lo mamó poniendo al tipo a gemir y respirar fuerte.

Luego de unos minutos la chica estaba encima de él, jineteándolo intensa y de forma contínua, mientras el tipo le agarraba las tetas paradas y se las metía en la boca para mamárselas mientras sentía el calor intenso de la vagina de ella arroparle el guevo, se empezó a mover más y más rápido mientras recibía una que otra nalgada cada vez más fuerte y que hacía que sus glúteos se pusieran un poco más rojitos, hasta que ella lo hizo acabar, a pesar que él intentó contenerse para seguirla sintiendo, sintió el semen salir descontroladamente de su pene hacia el interior de ella, porque en ese momento no había condón.

Cuando el muchacho se relajó un poco y abrió los ojos, se dio cuenta que la chica que todavía estaba encima de él, tenía un cuchillo, cuando abrió los ojos como platos, ella se abrió una de las venas de las muñecas y la sangre empezó a brotar, antes que él dijera algo, ella lo agarró por los cachetes y le echó la sangre que salía de su herida, obligándolo a tragársela hasta casi ahogarse, luego la muchacha se puso de pie, mientras el chico todavía estaba tosiendo e intentando hablar, se puso una especie de sobretodo negro que estaba tirado por allí y antes de irse le tiró el cuchillo, el cual el chico al terminar de toser tomó se puso de pie y miró a todos lados, vio a la gente adormecida en la sala y los cuartos y luego vio el cuchillo y su propio reflejo en él, no se reconoció.

Cuando la policía fue a ver la casa, luego de ya varias denuncias y unas cuantas llamadas, pidiendo que pararan el trote en la casa, entraron y tocaron la puerta, nadie respondió y había un silencio sepulcral en la casa, estuvieron a punto de irse allí, pero cuando uno de los polis se asomó vio un rastro de sangre cruzando el vidrio en la ventana.

Por eso al entrar a la casa luego de patear la puerta, se encontraron a un poco de cuerpo tirados en el suelo, muertos por la acción del cuchillo, mucha sangre en el suelo y las escaleras, los policías estaban caminando horrorizados, pensando qué coño pasó aquí, cuando entraron a la habitación principal, vieron al dueño, terminando de acuchillar a una víctima, cuando le dieron la voz de alto, él solo se cortó el cuello, los policías lo lograron salvar de la muerte, solo para mandarlo a juicio y mandarlo a la silla eléctrica, la casa fue clausurada y nadie quiso volver a habitarla.

A esta misma casa mandaron a Griselda, como última tarea para aceptarla en el grupo, le dijeron que tenía que pasar una noche a solas en la casa abandonada, ellas estarían allí esperando que no saliera de allí hasta el amanecer, si lo lograba entraba al grupo de las populares, sino, pues fallaba y listo, eran las 7 y 36 de la noche estaba bien oscuro, Griselda llegó a la entrada y vio la casa totalmente a oscuras, un poco mal para ella, porque Griselda le tiene medio cague a la oscuridad, pero cuando vio a las muchachas paradas y esperándola, debió se por eso que al verlas, se envalentonó y decidió entrar a la casa, mientras tanto tres chicas más aparecieron y tomaron el lugar de las tres que la esperaron, mientras estas agarraron unas bolsas que les llevaron y se metieron a la casa, mientras iban caminando decían que si esto no era como demasiado, que ya irían demasiado lejos si intentaban detenerla, la más dominante de las tres dijo que Griselda no iba a pertenecer al grupo, por lo menos mientras ella estuviera allí, así tenga que joderla ella misma, pero no lo iba a permitir. Mientras las tres entraban a la casa, habían otras sombras y estas empezaron a moverse en dirección de la casa.

Mientras tanto Griselda estaba en una de las habitaciones de la casa, la que menos frío le daba, estaba sentada en una de las paredes viendo el reloj a cada rato, le ladillaba ver que el tiempo cada vez caminaba más lento, mientras iba pasando el mismo, una serie de ruidos empezaron a hacerse presentes en varias partes de la casa, algunos crujidos, algunos golpes y otros más, que hicieron que Griselda se pusiera un poco más nerviosa de lo que estaba, hasta que armándose del poco valor que ella tenía en su cuerpo y en compañía de una linterna salió de la habitación a dar una vuelta y ver qué coño había allá afuera de donde ella se había refugiado.

Los pasillos estaban totalmente oscuros, la linterna a pesar de tener las pilas completas no podía iluminar mucho, solo se veía el piso con algunas grietas y que sonaba cuando pisaba alguna que otra, y las paredes desconchadas con algunas puertas mohosas con las bisagras oxidadas, como pudo bajó a la planta baja de la casa, justo donde estaba la sala principal, allí vio las paredes y el suelo color rojo sangre, lo cual le impresionó, pero luego las vio de nuevo y no había nada, escuchó unos ruidos y preguntó quién andaba por allí, obvio que el silencio fue lo que le respondió.

Y unos minutos después vio que habían tres figuras que estaban cubiertas con unas sábanas blancas, a las cuales el viento hacía que estas se movieran y estuvieran casi levantadas, paralizada vio como una de ellas se levantó y empezó a moverse hacia ella, Griselda pegó un grito y salió corriendo hacia la puerta, pero tropezó y cayó al piso antes de la puerta que estaba abierta, en ese momento se escucharon unas risas que Griselda reconoció, vio a las muchachas quitarse las sábanas y reírse de ellas, le dijeron que había fallado, porque iba saliendo de la casa y eso contaba como que quería huir y era suficiente, Griselda estaba en el piso y quería llorar de la impotencia.

En ese momento la chica que estaba más atrás, sintió como una especie de frío que se estaba haciendo más intenso, vio a los lados y vio una especie de velo oscuro, cuando ella lo fue a tocar el velo se le fue encima y la atrapó arropándola, cuando las otras chicas se dieron cuenta la chica había sido arrastrada, y vieron como eran atrapadas por otras figuras ante la mirada de Griselda que se puso de pie y salió de la casa, pero al segundo paso que dio en el porchecito que tenía, el piso se abrió y ella quedó atrapada, sintió luego como algo la agarró de los tobillos y la jaló para abajo, del golpe quedó inconsciente unos minutos.

Cuando volvió a abrir los ojos estaba en el sótano de la casa, oscuro y oloroso a humedad con óxido, cuando intentó moverse se encontró de que estaba sujeta de tobillos y muñecas además de amordazada, empezó a ver a los lados y se dio cuenta que habían como varias velas, las cuales como por arte de magia empezaron a encenderse al mismo tiempo que empezó a escucharse unas especies de cantos en idioma ininteligible.

Unos minutos después vio la sombra salir del fondo del sótano, era una chica que estaba cubierta con una especie de velo, del cual se despojó quedando desnuda, con la mitad de la cara cubierta como una máscara de tela, se le acercó y le vio la navaja en la mano, con la cual le cortó las trenzas de las sandalias que tenía puestas, le cortó la franela sin mangas para arrancársela, le cortó el mono por los lados y por el medio, para luego cortarle las tiras del bra y los broches para descubrirle los senos a los cuales la chica el puso las manos encima apretándolas y acariciándolas, mientras la chica intentaba pedir auxilio con la interferencia de la mordaza, luego fue bajando por su abdomen, lamiendo su ombligo y bajando a la pelvis, la cual descubrió al cortar la bluma que llevaba puesta y tirarla a un lado, con los dedos acarició la vulva y los labios de la vagina antes de empezar a mamarla.

Mientras Griselda estaba prisionera y empezaba a sentir la excitación producto de la estimulación que le estaban haciendo vio a la segundo chica que también se desnudó y se colocó encima de ella, para empezar a lamerle los pezones, pellizcándoselo y mordiéndolos suavemente, mientras con uno de los dedos bajó a donde la estaban mamando y colocándolo encima del clítoris abrió el capuchón para que la otra chica la mamara ahí mismo, pegando la lengua muy intensamente, haciendo que la muchacha empezara a gemir.

Luego vio que la chica que le mamaba la cuchara empezó como a subir de nuevo por su cuerpo y llegó a sus pechos, con la otra le empezaron a mamar las tetas de nuevo, mientras ella veía que aparecía otra muchacha más que venía hacia ella, pero cuando se desnudó vio que tenía una especie de dildo amarrado con un cinturón, se acercó lentamente a ella, cuando estuvo casi encima de Griselda, una de las chicas se acercó al dildo y lo mamó para ensalivarlo mientras le estimulaba la totona a quien los llevaba con los dedos y la otra la besaba en la boca con mucha lengua y saliva, unos minutos después, la jeva con el dildo se puso de rodillas entre las piernas de Griselda la tomó por las caderas y le dijo que eso lo iba a disfrutar mucho, así como ella también, en ese momento la penetró con el dildo, entrando con furia entre los labios vaginales de su cautiva mientras sentía que le apretaban las tetas bien duro y le jalaban los pezones, de allí la empezaron a coger más y más duro mientras le lamían los pechos le estimulaban el clítoris para que sintiera más placer, así llegó el climax bastante rápido, el cual ella no se lo esperaba, sacudiéndola bien intenso y dejándola medio aturdida, lo cual aprovecharon las muchachas para cambiar de posiciones, el dildo pasó a otra chica que se lo puso, y colocándose encima de Griselda se lo metió, esa segunda vez entró más fácil, mientras las otras dos chicas se agarraron a besos y caricias encima del cuerpo de la cautiva el cual acariciaban mientras ellas se tocaban y Griselda era penetrada más y más duro, hasta que la chica estaba berreando como loca y acabó de nuevo, estaba toda ida del mundo, cuando sintió que le quitaron la mordaza y la tomaron por los cachetes, para que mantuviera la boca abierta, la otra chica que quedaba, se puso el dildo, el cual se lo metió, pero con el cuchillo se cortó una muñeca y la sangre empezó a caerle en el rostro y la boca, más y más hasta que Griselda vio todo rojo y el sabor a sangre se hizo muy presente porque le estaba ahogando, porque las otras dos también se hicieron cortes y la sangre cayó encima de ella.

Ya al amanecer, estaba Griselda tirada en el suelo del sótano, abrió los ojos y como pudo se puso de pie, vio las marcas de sangre seca en su cuerpo, que no era su sangre, vio la cubeta con agua y un trapo, el cual usó para limpiarse, vio las ropas en la mesa y con ellas se vistió lentamente, luego de ponerse los zapatos, salió caminando de la casa, no sin antes pasar por un lado de los tres cadáveres de las muchachas, que estaban blancos bien pálidos y sus expresiones dan a entender que vieron algo horrible, al salir de la casa y dar unos pasos vio a las muchachas que estaban en la parte de afuera, les hizo señas que había cambio de guardia, ahora la que mandaba en las populares era ella… y habrían algunos cambios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: