ESTE ES UN RETACITO MONETARIO

bolita

No hemos tenido mucho tiempo de escribir, pero esto viene así…

Siempre había sido un estafador de manos rápidas y mente supersónica, con una gran cantidad de incautos a los que había ruchado sin siquiera poder defenderse, tenía una buena calidad de vida sin tener que trabajar de 8 a 5 de lunes a viernes, pues siempre tenía plata.

Todo lo que tenía que hacer es salir un poco más temprano y estar en la calle, como dice una de sus canciones favoritas, los reales están en la calle y solo tiene que buscarlos, en esta ocasión es el juego de donde está la bolita, como el muchacho era rápido de manos, venía y mostrada la bolita  los presentes,  al meterla debajo de unos de los conos, con un movimiento rápido de manos terminaba en la palma de su mano, por lo que podías escoger cualquiera de los conos y la bolita no iba a estar allí, así siempre sacaba unos buenos reales, y tenía buena clientela, porque ofrecía que si adivinabas la bolita, ganabas 10 veces lo que apostaste, obvio que nadie ganaba y él se hacía las lucas, fáciles y bien deshonestas.

En uno de esos días flojos, él lo vio venir, tenía la cara de pendejo y la ropa de perdedor que se veían a 300 kilometros a distancia, se le acercó y muy seriamente le preguntó si se sentía con suerte, luego lo rodeó, lo endulzó y lo invito a jugar, le dijo que era sencillo, adivinar la pelotica y ya, él tuvo dudas, pero las palabras correctas solo hicieron el resto del trabajo, a los 5 segundos estaba parado enfrente de la mesa, y puso un par de billeticos, ganó la primera y la segunda, de resto cuando ya lo había enganchado, lo pulverizó, le sacó todos los reales y lo dejó rucho, la cara de desilusión que tenía era de campeonato, el muchacho una vez más había salido triunfante.

Había sido un día bastante bueno al final con esa víctima, por eso decidió recoger temprano, unas buenas cervezas frías, pero en ese momento apareció un tipo encorbatado y lo abordó, le dijo que tenía unos buenos billetes para apostar, que si se animaba, el hombre estuvo a punto de decir que no, que ya había terminado por hoy, pero la llamada del billete, era muy fuerte. Por eso jugó.

Por eso puso los tres conos en la mesa, le dijo “y Donde estaba la bolita?” el hombre sonrió y la vio, quitando los tres conos, le dijo que en ninguna de los tres conos estaba, que la tenía en la mano derecha, en ese momento sintió como varios hombres lo agarrarón y le obligaron a poner la mano en la pesa, el encorbatado se sacó un martillo y se lo estrelló con tremenda fuerza en la mano, haciéndosela verga, te lo dije, ahí está, mientras el hombre estaba pegando un alarido de dolor y cayó al suelo…

Sabes qué gané, me debes un poco de plate… págame, poniéndole una pistola en la cara.

El hombre bien cagado dijo que si, que tiene los reales en un bolsito, pensando que menos mal que ruchó al otro pendejo porque sino…

En ese momento se puso blanco, el bolsito estaba vacío ni medio, sintió que se le iba todo a los lados y casi se desmayó, por eso lo agarraron, y lo metieron en la camioneta, a él, todavía medio conciente, le pareció ver al primer tipo viéndolo, le sonrió diciéndole con la sonrisa, que el que fue engañado fue él, todo mientras se lo llevaron a un sitio desconocido, donde de dolor lo hicieron gritar hasta que no pudo gritar más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: