RETAZO DE POST MECANICAMENTE SUCIO QUE PISA LA CHOLA HASTA EL FONDO

De las cosas que se nos ocurren, tenemos esto pues…

 Bummer - Classic Dirty (1) Bummer - Classic Dirty (2) Bummer - Classic Dirty (4) Bummer - Classic Dirty (9)

El silencio que se adueñaba de la carretera fue interrumpido por él, que iba en ese muscle car lleno de Hps, gasolina y mucha testosterona, aprovechaba que la carretera estaba sola, para hincarle la chola a su vehículo y este rugiera como bestia en cacería que iba a marcar su territorio, mientras pasaba los 180 kilómetros por hora, pasó por el lado de una señal, detrás estaba una patrulla de policía, la cual salió en su persecución, cuando el chico vio la patrulla por sus retrovisores solo le dio más al pedal de aceleración, la bestia mecánica rugió más fieramente y aceleró, haciendo que la patrulla se desapareciera de su vista, mientras tanto el muchacho pensó un poco de cosas y sonrió, en ese momento pasó por al lado de otra señal, detrás de esta había una vieja grúa de 10 ruedas negra, la persona que estaba dentro de ella, luego de unos segundos se incorporó y luego de encender el vehículo, empezó a moverse a la carretera y a acelerar, todo mientras un casetico de megadeth puso a sonar…

Unos minutos después estaba el muchacho, aparcado en un costado de la carretera, luego de una buen rato de mucha velocidad, el carro empezó a toser y querer apagarse, hasta que se quedó sin potencia y sin ruido, la velocidad amainó rápidamente y el muchacho no tuvo más remedio que estacionarse en un lado de la carretera, apenas se detuvo salió del carro y abrió el capót del mismo, pero no pareció encontrar nada anormal, tomo su celular y cuando fue a marcar el número se dio cuenta que no tenía señal, estaba en el medio de la nada, y no tenía forma de comunicarse, cuando fue a activar la alarma de localización del seguro, fue que se dio cuenta que no lo tenía, porque le había dicho a su padre que no le hacía falta, que bocón era, se reconocía pues, ahora si estaba en problemas, porque era de tarde y solo en esa carretera podía ser víctima bien fácil del hampa, se encontraba bastante complicado, y un poco miedoso, tu sabes el muchacho cuando no estaba dentro de su bestia poderosa, en general no se sentía mucho.

Por eso se alegró mucho cuando a lo lejos se veía, un camión grúa que venía a buena velocidad, se iba acercando a donde estaba él y cuando lo vio, el camión empezó a disminuir la velocidad y se detuvo al lado del vehículo, el muchacho se alegró, le dijo que gracias a Dios se llegó, porque no sabía que hacer, que si fuera mujer, hasta lo besaría…

Entonces aléjate de mi guevon, que yo no beso a gente que apenas conozco…

El muchacho se quedó lelo, del camión se bajó una chica, llevaba un mono mecánico amarrado a la cintura usando las mangas, de la cintura para arriba tenía una camiseta negra, tenía una cinta de varios colores amarrada al cabello, además de un poco de grasa en la cara, de un trabajo matutino, tenía botas negras, manchadas de restos de aceite y gasolina…

Pero… pero… y tu compañero??? Dijo el chamo.

Que compañero??? Dijo la chica, soy quien maneja la grúa y el encargado de todo y a ti parece que te hace falta mi servicio, porque te quedaste varado como un idiota en medio de la nada.

Ehm no se, no hay un gruero hombre por ahí, dijo el muchacho, a los dos segundos se arrepintió…

Ah no mijo, si quieres me voy par coño y te dejo aquí varado, que es lo que te mereces por machista, eso si te advierto que no hay otra grúa en unos cuantos kilómetros a la redonda, porque esta carretera es poco transitada, así que estarás aquí un largo rato, igual no es mi peo…

El muchacho le dijo que no, que mejor no, que por favor lo lleve al pueblo más cercano, ella le dijo que por bocón ahora le cuesta el doble de la tarifa y pagados chin chin por adelantado, el chico no pudo hacer más nada que soltar los cobres y resignado subirse al camión mientras la chica se acomodaba para remolcar el vehículo. A los minutos arrancaban camino al pueblo lejano más cercano.

 Bummer - Classic Dirty (10) Bummer - Classic Dirty (13) Bummer - Classic Dirty (16)

Mientras iban en el camino, la muchacha iba escuchando una banda de rock pesado que al muchacho le medio desagradaba, porque al ser un muchacho común y corriente y ladilla, pues era más de reaggeton pues, cuando le dijo que si podía cambiar esa música, ella dijo que terminantemente que no, que ella pone lo que le da la gana y si no le gusta ah bueno, el muchacho no pudo sino poner cara de ponchado y seguir su camino.

El muchacho empezó a tener curiosidad por la conductora de la grúa que a pesar de ser bastante menudita podía llegar a los pedales del camión y veía bien por el parabrisas, era de altura bastante normal, flaquita, pero con brazos musculados que daban a entender que no tenía dos días manejando ese monstruo de diez ruedas de color negro que a pesar de tener sus años, todavía era que le sobraba la potencia y la fuerza. Por eso le intentó sacar conversación, que cómo se llamaba y eso, ella solo le respondió así porque quería que se callara que se llamaba Elisa, de resto que no pregunte…

 Bummer - Classic Dirty (19) Bummer - Classic Dirty (24) Bummer - Classic Dirty (25) Bummer - Classic Dirty (28)

Inciso del escribidor, esto lo tenemos que poner así…

Elisa, a ella siempre le han gustado los carritos, de todos los colores y sabores, debió ser porque ella se suponía que iba a ser varón y a último minuto hubo un cambio no planificado en el sexo del bebe, lo que hizo que su padre, un machista bien básico que estaba muy orgulloso de su muchacho varón que venía por allí, se encontrara en vez de un pipicito una raja cuando lo fue a ver entre sus piernas. El chaparrón de agua fría no fue nada normal.

Lo que eso provocó fue una arrechera del padre y otra de la madre, que no era muy amiga de las niñas, más que todo porque la criaron a los coñazos, y por eso la muchacha a pesar de ser la segunda de 8 hijos, parecía más bien la criada de la familia, porque cocinaba, limpiaba y hacía mandados a todo el mundo, para luego tenerla negreada, no le daban regalos de navidad y siempre la regañaban por cualquier estupidez, y como estaba rodeada de varones sin juguetes de hembra pues jugaba con los carritos que estaban por allí, a escondidas, porque su madre lo último que necesitaba era una marimacha en la familia.

Y bueno, la muchacha tuvo que crecer y hacerse señorita, aprendió todo del oficio por una amiga, ya que su madre era una soberana cero a la izquierda que no le dijo un coño, mientras los hermanos cada vez servían menos para un coño…

Un día llegó a su pueblo una demostración de carros modificados, usando la calle principal del pueblo se hicieron varias picas y competencias que hacían las delicias de los chicos y no tan chicos, Elisa también fue a ver los carros y se quedó impresionada por la potencia, el tamaño de las ruedas y los accesorios de lo motores y como los hacían rugir como bestias de la mitología antigua.

Luego de las demostraciones, mientras estaban recogiendo las cosas del escenario, Elisa se coleó entre la gente de la compañía y se puso a fisgonear por allí y por allá, hasta que sin querer entró un trailer, no sabemos para qué, cuando entró escuchó el ruido de una ducha que estaba escupiendo agua, cuando intentó salir se encontró de frente con un chico, bastante guapo, mojado y sobretodo desnudo, ella era la primera vez que veía un guevo que no era ni de su padre ni de sus hermanos, este estaba mucho mejor…

Por eso se regresó y él la recibió entre sus brazos y la llevó a la ducha, donde luego de despojarla de las ropas, le besó, acarició y luego se cogió, allí fue que se dio cuenta que la muchacha era Virgen, aunque ella no gritó ni se quejó mucho del dolor producto de la penetración, ni la primera ni la segunda ni las otras dos veces que el muchacho se la cogió, porque el muchacho como que le gustó lo que sintió en la cabeza del pipe, porque como le dio pues, debió ser por eso que ella no regresó a la casa y se fue con él de gira por el país en las demostraciones de carrera, donde aprendió de sexo, motores y mecánica.

 Bummer - Classic Dirty (30) Bummer - Classic Dirty (31) Bummer - Classic Dirty (34)

Luego de una hora y media de camino, por fin llegaron al pueblo, se lanzaron a buscar un taller mecánico para buscar una solución al carro, y se encontraron que los mecánicos, o estaban curdos de la fiesta del día anterior, o no sabían nada de esa clase de mecánica, que tenía algo de electrónica y otras cositas, o sencillamente no tenían ganas de trabajar, el muchacho estaba algo apesadumbrado, hasta que Elisa le dijo que a lo mejor ella podía ayudarle con eso, total ella sabe algo.

El muchacho la vio con incredulidad, ella le hizo una apuesta, lo que le cobró por el traslado si ella revisa el carro y logra ponerlo a funcionar, pues le paga el doble, sino ella le devuelve los reales y lo lleva a donde él desee, qué le parece??? El muchacho algo extrañado, no pensó que ella podía hacer algo, por eso aceptó, se quedó de piedra cuando ella abrió la capota, vio por encima, se metió por debajo del vehículo, le ajustó un par de piezas, sacándolas y poniéndolas de nuevo, se metió dentro del vehículo, le dio a la suichera y cuando ese carro se encendió, el muchacho no lo podía creer… sabes que me debes verdad????

Aja y ahora como hago, te quedaste con todo mi dinero y no tengo como pagarte….? ni siquiera se dónde me encuentro.

Bueno, a donde vas bebeh, que tenías como mucha prisa???

El muchacho le dijo que iba a la gran ciudad porque tenía una competencia de piques que se había inscrito.

Bueno, le dijo la chica, pues iremos, te llevo a la gran ciudad y ahí tu me pagas lo que me debes… no tienes otra opción, total el vehículo todavía esta amarrado a la grúa que es mía. El muchacho no tuvo más remedio que aceptar, total, por lo menos le habían revivido el vehículo.

A las horas llegaron los dos en la grúa a la pista de carreras de la gran ciudad, estaba en desarrollo un campeonato de carreras bien bueno con muchos participantes en distintas categorías, el muchacho estaba inscrito en la categoría de Rookie, llegó con el tiempo justo, se inscribió, salió con una gente que conoció y regresó con el dinero de Elisa, que además tenía un poco más, por todo lo que había hecho por ella, que se lo agradecía, ella le dijo que de nada, que si le molesta se iba a quedar viendo unas carreras ahí antes de irse de regreso a su pueblo, que como se había hecho las locas, no tenía tanta prisa.

Por eso iba caminando por los pasillos de exhibición cuando vio ese carro enorme con ese tremendo motor, lo que ella se quedó viendo como muy fijamente fueron el efecto de las llamas que lo cubrían casi por completo, se quedó viendo fijamente, parecía que en su cerebro las flamas cobraran vida y se hicieran muy calientes.

 Bummer - Classic Dirty (36) Bummer - Classic Dirty (37) Bummer - Classic Dirty (39) Bummer - Classic Dirty (40)

Segundo inciso del escribidor, esto sigue así.

Elisa y el corredor se hicieron inseparables, la muchacha aprendió de un poco de gente las cosas de mecánica y carreras, mientras proveía a su pareja de incontables horas de sexo bien bueno, que hacía que el muchacho saliera livianito del trailer y corriera demasiado de pinga, ganando unas cuantas competencias y un buen dinero que le servía a los dos para mantenerse tranquilamente en una vida modesta pero suficiente, cuando llegó el momento en que a ella le empezó a faltar el periodo, se lo dijo con no poco miedo al corredor, él se lo tomó con mucha alegría y le dijo que bueno, debía evitar que se llenara de grasa, el abrazo y el beso parecía salido de las novelas.

Pero como a la vida y a nosotros no nos sirven los finales felices, vino ese fatídico día en el circuito del desierto, el corredor tenía que haber comprado unas gomas nuevas para su vehículo, pero se le pasó, pensó que con las usadas que tenía de reserva le bastaban, por eso las montó.

Ya en la final de la categoría frente a millares de personas, estaban los dos vehículos listos para la carrera final, los motores rugían como bestias enjauladas esperando la liberación que vino cuando el semáforo pasó de rojo a amarillo a verde, y las llantas picaron.

El carro del corredor picó adelante y le estaba sacando ventaja a su oponente, el muchacho se sintió ganador justo en ese momento una de los cauchos estalló e hizo que el corredor perdiera el control del vehículo a alta velocidad estrellándose contra uno de los muros y volando por los aires, cuando se detuvo el vehículo terminó de dar vueltas quedó en el medio de la pista hecho pedazos su ocupante estaba inmóvil, hacia allá se dirigía Elisa corriendo a pesar de que la barriga estaba crecida, y la detuvieron para que no se acercara, ella pedía a gritos que la dejaran rescatar a su chico, cuando la explosión fue inminente, Elisa se quedó de rodillas, con las lágrimas bajando por sus mejillas, mientras los bomberos llegaban rápidamente a extinguir las llamas y a rescatar al ocupante…

Una parranda de quemaduras de tercer grado y un panorama desolador, la muchacha estaba hecha un manojo de tristeza cuando, le llegó un señor mayor y burda de canoso, le preguntó si era la mujer de Raymundo, que era como se llamaba el corredor, ella dijo que si, y preguntó quién era él, la respuesta la dejó helado, era su padre, el mismo del que él no hablaba casi, digamos que tuvieron algunos roces bien feos, por la testarudez del muchacho en ser corredor y la negativa de los padres en evitarlo y bueno, vaya forma de conocerse, al final el padre le dijo que ella era lo que le quedaba de conexión con su hijo, que era casi imposible que saliera con vida de esta, que estaba dispuesto a acogerla a ella con su barriga, que él tiene una grúa con la que hace muchos traslados y le va bien, si quiere… ella al final aceptó y cuando el viejo enfermó a los dos años y no podía manejar, ella se encargó de le grúa, total la había manejado varias veces cuando hacía falta.

 Bummer - Classic Dirty (41) Bummer - Classic Dirty (43) Bummer - Classic Dirty (44)

El muchacho en la carrera, bueno, siendo amables le fue mediocre, en una competencia de triple eliminación había perdido las dos primeras carreras por más de medio segundo, estaba pensando en dejar eso así, porque creyó que eso no era para él, cuando la muchacha le dijo que de pana era muy malo arrancando, que si lograba corregir eso, a lo mejor tenía chance, uno de los chicos que estaba con el pana, le dijo que qué sabía ella de carros, el muchacho le dijo que no se metiera con ella, y Elisa le dijo, bueno bebeh, vamos a apostar, unos reales, si gano bien y sino te pago pues, te parece.

Todos los muchachos la vieron incrédulos, pero bien alegres aceptaron, todos menos el muchacho que antes de que la carrera empezara, les dijo que no apostaba en contra de ella, porque ya le había sacado toda la plata, todos se quedaron de piedra, mientras la muchacha se metió en el motor del carro y vio, ah es que esta manguera está mal puesta, la ponemos como es y listo, de allí a la pista, a la línea de partida y de allí a la meta, de primero, de aquí a las preliminares, clasificatorias, hasta las finales, donde estuvo a punto de ganar, pero levantó el pie del acelerador y dejó que su oponente ganara, total ya había logrado mucha atención por ser mujer y patearle el trasero a un poco de tipos que maquillaban su falta de hombría con motores de alta potencia, cauchos gruesos y perfiles bajo.

Luego de repartirse el premio del segundo puesto, 50 – 50 entre el chico y Elisa, se despidieron, ella le dijo que fue un placer ganarse unos cuantos cobres y él dijo que fue un placer conocerla, que ojalá algún día se volviera a ver, ella le dijo que bueno, si se vuelve a quedar accidentado en la carretera, a lo mejor lo piensa.

Luego de poner un bolso con los reales del día, dentro del camión, lo enciende y sale del complejo de carreras, acelerando y sintiéndose mejor, en camino a que la carretera la desapareciera de la vista del muchacho, que se quedó pensando, que mujer!!!!! Y que no le había pedido el número de teléfono, es que igual no tenía celular. Mejor así pues, total esa chica parecía muy problemática.

 Bummer - Classic Dirty (45) Bummer - Classic Dirty (46) Bummer - Classic Dirty (47)

The bonus: unos meses después el muchacho estaba en la misma carretera, pero no accidentado sino haciendo una parada, se encontraba acompañado de su novia que conoció hace unos meses, luego de comer copiosamente, salieron para incorporarse a la carretera, estaban a punto de entrar al carro, cuando escucharon un pique de cauchos…

El carro salió de una de las esquinas a gran velocidad, deslizándose con agilidad y corrigiendo la trayectoria, se dirigía a donde estaba la estación de servicio ante la mirada atenta de los dos, el carro luego de llegar a donde estaban ellos, picó y quedó de lado, al detenerse la puerta se abrió y al bajarse, bueno, era Elisa vestida de shores, botas y top además de lentes oscuros, luego de reconocerlo y saludarlo afectuosamente, él le preguntó de donde sacó ese carro????.

Bueno chamo apostando pues, mira que soy buena ganando cosas no????

Él se rió y pensó que esta niña nunca aprende, ella le dijo que porque no echan una carrerita, tu sabes por los viejos tiempos, sin apostar, solo por correr, él dijo que como no?? Por eso encendieron los motores se pararon en el cruce del pueblo, esperaron que el semáforo cambiara de rojo a verde y en ese momento pisaron el acelerador a fondo y los cauchos volvieron a chillar arrancando a toda velocidad…

 Bummer - Classic Dirty (48) Bummer - Classic Dirty (49)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: