NOS VIMOS… WILD O ALMA SALVAJE

 wild

Ok muchachos…

Entre las películas que nos quedaban pendientes por ver, teníamos esta, que un poco de gente me había hablado bien de ella, pero como Reese Witherspoon no nos cae algo así como que bruto, que bien nos cae, pues teníamos nuestras reservas, ayudó que jode que salía que la jeva cuando salía con al mochila de viaje, pues la mochila de viaje era real, que pesaba lo que tenía que pesar y bueno, al final no había nada mejor que ponernos a ver.

Tenemos, en una historia que suponemos que sucedió en la vida real, a Cheryl, una chica que la vida no ha tratado tan bien como debería, algunas perdidas, desengaños desenfrenos y algunos carajazos, un día decide, como forma de hacer una especie de exorcismo, o algo para intentar marcar un antes y después pues una vaina sencillita pues… nada más y nada menos que caminar a pie el Pacific Crest Trail, esa frontera que mide unos 1600 kilómetros, o mil millas, una vaina que la llevara a recordar todo su pasado y enfrentarse con todos sus demonios internos, y los externos, porque ese caminito, no está nada fácil.

Debemos reconocer que la Witherspoon se lanza un solo de actuación demasiado bueno, es ama y dueña de la película, mostrándose tan fuerte como una jeva que solo puede echar para adelante, porque no tiene la opción de renunciar, y tan frágil como una jeva que ha llevado coñazo del bueno, y unos cuantos sinsabores encima, los cuales podemos ver por medio de algunos flashbacks bien puestos y de los cuales no se abusa, además que la chica no está sola en su camino, aparecen algunas ayudas que nunca les cae mal, teniendo en cuenta que la jeva no es una experta que digamos y los primeros pasos, kilómetros y días, son una especie de tour para el nuevo, osea una pasada de roncha monumental, que como dijo uno de los secundarios puestos con pinza, hace rato yo hubiera abandonado, y de bonus, la muchacha sale como Dios la trajo al mundo, y se ve demasiado sersi, más con las cicatrices que lleva en el cuerpo, porque si la vida duele y hiere, pues te regalo mi colección de cicatrices.

Lo único que medio sobró fue esa explicación del final, pero qué coño, es que cuando tu te lanzas por una meta y esta se vuelve el centro de tu vida, al alcanzarla, cosa que a veces suele tardarse mucho más de lo esperado cuando pasa; luego de las celebraciones y la alegría, solo queda el primer día del resto de tu vida… que harás con eso??? bueno es cosa tuya.

Está bastante bien, por eso la recomendamos sin reservas, por lo menos no se pone como uno de esos viajes de autodescubrimiento burda de lo new age y si se acerca, por lo menos se hace lo bastante coño e madre para que no le pierdas la atención, eso es bien importante.

Llévatelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: