ESTE ES UN RETAZO DE POST… POST VACACIONAL Y BIEN CALUROSO PUES

Con este calor de la verga que nos tiene derritiéndonos, pues nos acordamos de esto en un viejo libro y lo revisamos y lo intervenimos pues, dice así.

01

02

03

Ah nuestro pana Carlitos, con sus 14 y 15 años se había vuelto un barullo de emociones combinadas con hormonas de forma inflamable, como buen hombre birriondo por la juventud, el sentido de la vista era una gran fuente de placeres para su cerebro y su pene, siempre pendiente de algún descuido, unas buenas piernas, algún picón que le dejara ver el color de unas pantaletas marcando los labios de una vagina, el tirante de un sostén a punto de caerse, o la copa dejando su trabajo para medio mostrar la belleza de la aureola de un pezón y a veces un pico en plena relajación… cada vez que su vista en modo de cacería lograba pescar algo, su cuerpo vibraba, se ponía tenso y le venía un cúmulo de sensaciones que lo hacía estremecer y disfrutar, lo cual lo hacía ser adicto a ese pequeño placer que lo recorría de los pies a la cabeza en espera de un nuevo nivel de placer, estuvo por meses tocándose cuando vio aquella vez en el apartamento de uno de sus tíos… ese regalo de los dioses…

 04

05

15

Estaba en una noche sin dormir, estaba en problemas porque no había cable y por lo tanto no tendría acceso a esas películas para adultos que le pasaba ese canal de películas luego de la media noche, por ello se sentía contrariado, como estaba como un león enjaulado, salió a la terraza del apartamento a ver si la paz de la ciudad desde lejos y sus calles ya durmientes en espera de otro día de trabajo lo lograban calmar…

Pero allí la vio, en el edificio de enfrente, estaba un par de pisos más abajo y en el apartamento a la derecha de él, había llegado de la rumba, se imaginaba él, y estaba cansada, por eso agarró y al prender las luces de la sala, empezó su show.

Primero se había quitado la chaqueta con que había salido, luego las sandalias que la tenían esperolada, dejando al descubiertos unos bellos y delicados pies. Luego franela y jeanes, quedando en brassier y pantaletas, así se mostró en la ventana de forma algo desinteresada haciendo que Carlitos se pusiera tenso y además sintiera ese crecimiento y palpitar en su entrepierna, en ese momento sonó el teléfono de la habitación y ella lo tomó, quedando cerca de la ventana, recostándose de un sofá.

La conversa parecía ponerse caliente o pasada de tono, porque al pasar los minutos, ella con la mano que tenía libre empezó a recorrerse, primero el pecho, pasando por encima de las copas del sostén, luego bajando por su abdomen, Carlos sintió un escalofrío como si hubiera sido a él que lo hubieran tocado, la chica empezó a relamerse los labios mientras hablaba de forma un poco más sensual y con los gestos de su rostro parecía decirle cosas muy sucias a su interlocutor, mientras la mano libre hacía diabluras y juegos con su sexy humanidad, como por ejemplo meterse uno de sus dedos dentro de la copa del sujetador sin dejar de hablar por el teléfono aunque con la voz un poco agitada, y él lo vio como el dedo parecía hacer círculos por encima del pezón, hasta que luego de endurecerse ella con un movimiento lo dejó descubrir bajando la copa, la visión de ese seno endurecido y parado para Carlos pareció ser la misma visión de Dios, su pene de vaina no se fue en semen…

Luego del seno, fue el otro, los cuales acariciaba de forma intercalada, mientras le hablaba cosas perversitas a su interlocutor, mientras Carlos se acariciaba y se prensaba el miembro viril imaginándose primero siendo el escucha de la conversa telefónica y luego estando allí para tomar el lugar de esas manos en su cuerpo, cuando ella luego de tener los senos descubiertos y erectos, bajó con la mano a su entrepierna, con la cual se tocaba y acariciaba con los dedos gimiendo a la bocina del teléfono, mientras Carlitos se tocaba más y más rápido sin poder controlarse, acabando unos segundos antes que la chica, la cual luego de soltar unos cuantos gemidos, se despidió de su interlocutor y trancó, luego se asomó por el balcón en topless, para sentir el fresco de la ciudad luego de esos momentos tan calientes, y de pronto vio hacia el balcón donde estaba Carlitos que quedó sorprendido, pero también paralizado, ella le sonrió, con la misma mano que se masturbó se la llevó a los labios y le mandó un beso, antes de darse la vuelta, entrar al apartamento y cerrar puertas y cortinas, mientras el muchacho Carlos agitado, se quedó patidifuso un rato antes de irse a la cama, ya Morfeo lo estaba llamando a dormir.

07

16

19

Era ya verano, el calor estaba cada vez más arrecho, con una temporada de altas temperaturas que hacía que las autoridades recomendaran la hidratación y el resguardo en sitios frescos y ventilados, porque cualquier persona mal atravesada podía quedar afectada por un golpe de calor.

Esos dias calurosos fueron la delicia de Carlitos, muchas chicas en franelillas, shorcitos y hasta parte de arriba de trajes de baño, total estaba cerca de la playa en casa de sus otros tíos, iba de un lado para otro dejando la vista pegada en muchos culos, pechos y piernas, logrando algún que otro reproche de la buceada en cuestión, total no a todas les gusta ser observada de forma tan sexual aunque inocente.

El caso es que era hora de volver a casa, el calor tenía a Carlitos bien mamado y por eso llegó a casa rápidamente y decidió ir al cuarto a echarse aire, pero la vista de unas pantaletas tiradas en el suelo lo hizo detenerse en seco, como mosca atraída a la miel, se acercó al cuarto que tenía enfrente y vio, unos jeanes, unos sostenes y una franelas, haciendo que el muchacho entrara, en ese momento la regadera sonó… era su prima Marina de unos 17 años, que había estado presente en varias de sus más ocultas fantasías, que para más ñapa había dejado la puerta casi abierta y estaba de espaldas a ella mientras se echaba agua en banda para calmar el calor que la tenía toda sofocada…

 20

24

26

Inciso del escribidor: esta vaina la metemos a los coñazos así.

Marina Torrealba Carvajal siempre fue una chica demasiado bella, tan bella que incluso rayaba lo pecaminoso, siempre se la pasaba en la playa, tenía uno que otro novio, con el cual se daba los besos y a veces dejaba que las manos la tocaran indecentemente, ya había perdido la virginidad a los 13 años, cuando ya parecía de 15, con un chico mucho mayor que ella, y había tenido sus acercamientos esporádicos al placer carnal con buenos resultados, este caso ahora era un chico demasiado apuesto, demasiado seguro, que la había enganchado por completo y la había encucado en banda.

Por eso ese día estaba en un sitiecito seguro y solitario en el parque, donde se daban los besos de forma muy apasionada, él ya libre de recatamientos le tenía la mano por debajo de la franela y le estaba masajeando los pechos con toda la intención de mamárselos mientras ella se aferraba a él y aprisionaba su vagina contra el falo erecto rozándolo por encima de la ropa para aumentar la temperatura, justo cuando ella no aguantaba más y decide tomar la acción y bajarle los pantalones, pasa las manos y siente ese bultico demasiado familiar, no estamos hablando del pene erecto a punto de enervarse y pidiendo papo, estamos hablando del anillo de compromiso, ese que siempre se esconde en el bolsillo al momento de ver al cacho, ella con una mano sacó el falo erecto para acariciarlo, mientras con la otra mano de forma ágil entro en el bolsillo y sacó el anillo, allí todo se paró en seco, lo dejó con el guevo bien tieso le tiró el anillo a la cara y le dijo que no se le ocurra volver a verla, porque sino se acercará a su prometida, que ya más o menos había ubicado mentalmente, y le iba a echar paja, mientras se iba caminando a su casa, más que las lágrimas de la arrechera se haber sido engañada… estaba pensando, y ahora como coño me sacó este calentón que me tiene loca????? Me iré a bañar con agua muy fría… los dedos harán el resto

272832

El agua le cayó como un refrescamiento brutal, había corrido las cortinas, porque vio que no habría nadie por un rato, dejó que el agua la recorriera y la acariciara, mientras con los ojos cerrados se dejaba bajar un poco la temperatura corporal, dejó que se mojara completamente, aunque el agua fría al bajar por su espalda le dio un escalofrió bien sabroso que hizo que sus pezones se endurecieran de inmediato, se dio la vuelta para que a los mismos les cayera agua fría mientras se los pellizcaba con los dedos sentía un dolorcito bien sabroso por eso repitió y se apretó los pechos mientras el agua la seguía acariciando sabrosamente, empezó a sentirse mejor mientras el agua le seguía cayendo, al momento de enjabonarse, pasó por los pechos y el roce del jabón con los dedos y la piel del pezón le dio un cosquilleo que la estremeció, mucho más cuando bajó a su entrepierna, primero fue el roce circular con el clítoris y luego la introducción de uno a veces dos dedos mientras gemía y con la boca abierta y los ojos cerrados, dejaba que el agua fría cayera en la punta de su lengua como el sabor de un elixir exquisito.

Carlitos estaba como una estatua sin respirar sin perder detalle de la escena, había movido hacia delante un poco la puerta del baño para abrirla y la vio enfrente, estaba de lado con el agua cayéndole como cascada mientras se tocaba, la vio cuando se introdujo los dedos y parecía que su erección latía al mismo ritmo de cuando ella se tocaba, y asimismo el se estaba acariciando, lentamente tratando de no acabar, pero justo el cuerpo le traicionó y no pudo soltar un suspiro justo cuando ella estaba acabando…

 33 39 42

Ella la vio, se sintió sorprendida y hasta demasiado expuesta, él como cosa rara al verse sorprendido se quedó paralizado y mudo, ella lo reconoció y así mismo en un par de segundos se acercó a él, intentó explicar algo, pero ella le puso la mano en la boca para que no hablara, con la otra mano lo agarró bien duro por el guevo, le sintió el latir de las venas, la babita que le salía por la cabecita y la dureza… ella luego de un momento de molestia sonrió, lo miró a los ojos, le dijo que si le gustó lo que estaba viendo, será mejor que disfrute lo que le va a hacer, eso si que ni se le ocurra acabar.

Así mismo lo jaló para la ducha y sin quitarle la ropa se encaramó a él, introduciéndose el falo erecto de él, no sin antes enjabonarse un poquito más el papo, la sensación del jabón y la calidez vaginal arropándolo era algo indescriptible además de que todavía estaba contraccionando un poco por la acabada anterior, ella como sabía que el muchacho no era un experto que digamos, se movía lentamente para que él se acostumbrara a lo húmedo y caliente de su sexo unido al de él, mientras lo besaba con lengua y se ponía las manos de él en sus pechos para que se los acariciara y apretara, le preguntó si le gustaba lo que sentía, él obvio que no respondió, porque hace rato estaba por allá volando en las estrellas.

Se siguió moviendo, un poco más rápido, hasta que él no pudo aguantar más, ella le dijo que no había rollo que acabara porque ella ya estaba tomando pastillas, sintió el volcán de placer llenarla lo que la ayudó a acabar de nuevo, cuando sintió el primer prensón de la vagina en su miembro se quedó lelo, mientras ella lo seguía besando y seguía moviéndose con el falo dentro de ella, total, era joven, era cuestión de un par de minutos antes que el muchacho volviera a la vida y se endureciera de nuevo para seguir administrándose placer, que bastante le hacía falta….

43

44 45Ya en el último polvo, luego de un par de horas, ella ya había acabado, pero el no, por eso ella se le puso detrás de él y con la mano ensalivada agarró el falo en erección y lo empezó a masturbar rápidamente él sentía que le venía otra vez la acabada, mientras sentía los picos de los pezones erectos rozarse con su espalda, hasta que volvió a acabar soltando los últimos tacazos de semen y quedando ya bien mamado, ella lo agarró y lo besó en la boca, le dijo que estuvo muy rico y le hacía mucha falta… se lo llevó a la cama y le dejó durmiendo.

Cuando despertó, ya tarde, se dio cuenta. Marina se había ido a casa de unos primos, a terminar de pasar las vacaciones, dejando al chamo solo, y algo sorprendido, ya no la vería más, porque a la semana el volvería a casa de sus padres, donde regresaría a sus labores y vida de todo los días, a pesar de todo, siempre la recordaría, esas manos, esa, boca, esos pechos divinos y esa entrepierna resbalosa y caliente como el infierno donde arden los pecadores.

Pasaron unos meses, casi un año, y el muchacho había pasado sus clases con buena nota, aunque esta vez no había viaje, porque se había inscrito en un curso para agarrar ya entrenamiento para la universidad, llegó de ese curso una tarde, cuando vio que había una gente en la casa, unos tíos de visita por unos días que lo saludaron, se quedó de piedra cuando vio a su prima Marina saludarlo y abrazarlo muy afectuosamente, cuando los mayores les dijeron que se quedaran solos para que hablaran de sus cosas de muchachos, ella le metió la mano en los pantaloncitos, y ya acariciando la punta de su erección le dijo al oído antes de besarlo en la boca…

Ni te imaginas cuantas veces me he imaginado el repetir lo que hicimos ese día Carlitos, cuando ellos salgan de cena vas a saber lo que es bueno…

46

47

50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: