RETACITO DE POST ALGO LOCOTE

Mientras la musa siga de vacaciones, tenemos que echar mano de lo que sea, y a veces ese lo que sea es literal pues.

Rodney y Rosmer se conocieron en el primer día de colegio en primer grado, uno de ellos llegó nuevo de otro colegio y el otro tampoco es que tuviera mucho tiempo allí, se quedaron en puestos adyacentes, uno habló con el otro, y de allí se hicieron panas.

Como ambos quedaron en el mismo colegio de primaria hasta el final de bachillerato, siguieron siendo buenos amigos, hacían las tareas juntos, trabajos también, salían con sus respectivas familias para las fiestas y parques, también se la pasaban en las fiestas del colegio que se hacían hasta final de la tarde y todo eso, las familias estaban tranquilas, porque uno veía en el otro un gran amigo.

Obvio que llegó la adolescencia y las hormonas hicieron su aparición en conjunto con las ganas de hacer cosas de grande, por uno el otro probó el cigarro, por el otro uno tomó su primera cerveza a escondidas de sus padres, también se conseguían revistas para adultos, cuando no se bajaban videos de porno usando el Internet y bueno, allí ambos se veían, viendo a la chica de grandes tetotas siendo cogida por un chico bien dotado, se veían deseando lo que se veía en la pantalla, ahora no sabemos si lo de ella o lo de él, porque el ambiente se puso muy raro cuando uno dijo que ese tipo tenía rolo de macana y el otro asintió… se vieron un poco extrañados, pero igual cada uno ya tenía la mano agarrando el respectivo para ponerlo a escupir semen.

Y siguieron juntos para arriba y para abajo, alguno alcahueteaba al otro cuando había que caerle a una chiquilla y echarle los perros, hubo juego de botellitas donde unas veces solo hubo besitos y otras algo de metedera de mano, aunque solo les quedaba una parazón de machete vergataria que solo podían bajar con una buena paja sin rencor.

Y hubo esa noche en la cual se quedaron los dos, se suponía que se quedarían en otro lado bien acompañados, pero al final se quedaron solitos, se pusieron a oír música, se vieron unas pornitos para caldear el ambiente, uno le veía el guevo al otro mientras se jorungaba el de él, y al final terminaron durmiendo juntos en la misma cama, en interiores, luego de los dos verse acabar luego de un pajazo viendo una loca que era prensada por el papo y analmente por dos negros descomunales, luego en el amanecer, ambos se despidieron, con una extraña sensación de que… pudo pasar algo más y no pasó… por el momento.

Pero luego de eso, no pasó mayor cosa, la amistad se mantuvo, cada uno se fue a estudiar una carrera universitaria y eso conllevó a una pequeña separación que no afectó tanto la amistad, más que todo porque como vivían cerca y se la pasaban rumbeando en los mismos sitios, cada uno con sus amistades nuevas y compañeros de estudio, pero siempre había un tiempo para verse unos minutos hablar paja un buen rato y jalarse unas buenas birras.

También tuvieron sus noviecitas, culitos, jevas para pasar el rato, tirar y demás, en general no había mucho problema con eso, incluso a veces hicieron una vez que acabaron los trapos al estilacho, que se engarzaron dos locas y se las llevaron a una habitación doble, luego de cogerselas, decidieron hacer suiche y las muchachas se pasaron a tirar con el otro, mientras las estaban cabalgando uno de ellos veía al otro prensar a la muchacha y hacerla gemir y empezó a imaginarse cosas, y con eso se excitaba más y le daba más duro a su respectiva amante, al final ambas gimieron como mucho aunque no repetirían la experiencia. Total había esa incomodidad muy familiar de que algo que no debía pasar, podía como suceder.

Pero el punto de inflexión era ella, se llamaba Valeska, era tan bella como posesiva y burda de celosa pues, la víctima fue Rosmer, extrañamente el más culeador y más jodedor, que cayó como un corderito en las garras de la jeva, y luego de enamorarlo y encucarlo no le dejó ni sol ni sombra.

Obvio eso hizo que este par ya no se viera tan a menudo como era antes, no veían los juegos de futbol en los domingos y tampoco se encontraban en las rumbas, y si se veían el muchacho Rodney veía como el otro era como sobremarcado y no tenía tanta libertad de acción, porque la muchacha le tenía el ojo montado, porque como el muchacho estaba como chévere y estaba ennoviado, siempre habría una harpía, una zorra, una coño e su madre que estaba pendiente de tumbarle a su muchacho, y los amigo, o debíamos decir amigotes, lo iban a cubrir, tuvieron más de un peo por estupideces pero esa es otra historia.

El caso es que nuestro amigo Rodney, obvio que no se las llevó muy bien con la carajita, desde el primer momento lo vio como feo y se tuvieron arrechera, igual no había peo porque Rodney tenía su jevita también, una chica insípida y aguada según la novia de Rosmer que la conoció en una salida común que terminó antes de tiempo, pero duraron lo suyo, un poco menos que Rosmer y su jeva, pero cuando terminaron el pobre Rodney terminó muy mal, y andaba como depre y necesitaba a su amigo, pero obvio que eso no pasó… porque según la novia, ese carajito está como muy sospechoso, el amigo intentó defenderlo pero ella le decía que estaba como muy de su lado, en vez del lado de ella, eso era muy raro, el carajo mejor tenía que morir callado.

Claro el lío es que hubo un espacio en el cual los dos enamorados tuvieron un impasse, y parecía que iban a terminar, la diferencia con los anteriores era que el que no estaba para la labor de regresar era Rosmer, el cual había agarrado unos cuantos maltratos y como se comunicaba con Rodney, este le decía que no valía la pena, que habían unos cuantos culos en el mundo, alguno debía hacer el trabajo.

Y bueno, así como la jeva se perdió unos días, volvió y más amorosa que nunca, le encontró en el cafetín de la universidad y lo abrazó luego de saludarlo, le dijo que estaba dudosa de que la cosa iba a caminar, pero le dijo que esta vez lo iba a hacer bien, que iba a confiar en él totalmente y esas cosas cursis que siempre dice la gente enamorada cuando se pone peor.

El lío era que unos minutos antes había recibido un sobre con unas fotos que se suponía era ella, y ella con otro hombre dando vueltas por allí en una rumba y terminando entrando en el estacionamiento de un hotel, por eso le dijo que no, que no lo volviera a buscar y que todo es terminó, se fue sin siquiera permitirle decir una palabra y se quedó opaca, inmóvil y muda, mientras el muchacho iba caminando un poco confundido con el sobre en la mano, cuando iba llegando a la casa se encontró a Rosmer, le dijo que si quería tomarse una cerveza que le quedó en su casa…

Y de allí se bebieron una caja, hablaron de un poco de vainas locas, brindaron por las perras, esas que le provocan los desamores, uno se decía que no iba a conseguir a alguien que lo quisiera y el otro le dijo que era cuestión de tiempo, al final hablaron tanto que sin querer de la curda uno besó al otro, primero hubo como una especie de momento silencioso y tenso, pero luego el beso se repitió y mucho más apasionado, mientras las caricias con algo de timidez que fueron perdiendo se fueron metiendo en las ropas del compañero.

Mientras uno ponía al otro en cuatro para luego de desnudarlo cogerlo, se puso a pensar un poco en la culpa que sentía por haberle hecho fotoshop a esas fotos para incriminar a la jeva en algo que no hizo, pero igual no le importaba mucho, mientras tanto un peluche que ella le había regalado a sus inicios de relación grababa todo con una cámara oculta, las escenas que quedaron registradas eran el material perfecto para una venganza brutal como solo una mujer dolida podía planear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: