ESTE ES UN RETAZO DE POST BURDA DE LO FOXY… THE RETALE

No hablemos mucho, esto se viene así. Ah y antes que se me olvide, agradecimientos al Convive Oscar Ch, quien fue que sin querer pichó la idea.

Jopeel - Moments (1) Jopeel - Moments (3) Jopeel - Moments (5)

Ah, no sabemos mucho como a Martín le empezó a dar esa especie de fijación medio loca por las chicas de la vida fácil, como a él les gusta llamarles, o meretrices, a lo mejor cuando leyó el libro de Gabriel García Márquez (memorias de mis putas tristes) o cuando una vez estaba en una reunión de chicos queriendo ser hombres, y uno de ellos se puso a hablar y a contar su primera vez con una meretriz, que fue lo mejor de su vida, que lo hicieron en muchas posiciones y que ella gimió y acabó varias veces haciéndolo sentir demasiado macho, fue un cuento, bastante exagerado, demasiado estridente y sobretodo demasiado mojonero y mentiroso, como si de verdad el hubiera hecho la gracia, porque el pana una vez pasó por una vaina de esas de zona roja y cuando una chica que solo llevaba una diminuta pantaleta y los pezones cubiertos con unas chapitas le dijo que si quería estar pendiente de una salida, el man se puso rojo y salió fue volando.

El caso es que de allí a Martín le encantaban las mujeres y quería más que todo una mujer que tuviera experiencia y más que todo malicia en la vida y en la cama también pues, cosa que bueno se le hacía complicada, porque el muchacho solo tienen 21 años, ha tenido un par de novias que no han carburado bien, sus recostones han sido bien promedios, con la noviecita o algún culito que saliera por allí, y en general al ser tecnológico el muchacho no conoce de esas canciones de desamor y de cantinas y de borracheras, tan presentes en esos locales donde están las mujeres que él quisiera tener contacto, y de las cuales no conoce nada, de vaina una canción de Romeo Santos, pero mejor no hablemos de eso porque no viene al caso.

Jopeel - Moments (6) Jopeel - Moments (10) Jopeel - Moments (11) Jopeel - Moments (14)

Como estaban las modas de los tatuajes, él se quiso hacer uno, pero sus padres no es que estuvieran muy de acuerdo con eso, tuvo que venir la negociación y al final se pudo tatuar, pero tenía que ser solo uno y de un tamaño moderado, con esas indicaciones el man se fue a la tienda de tatuajes que le habían recomendado, empezó a ver diseños y se encontró uno que le llamó la atención, era un zorrito, se veía sencillo, pero quedaba como coqueto pues, lo pidió en el brazo derecho y la chica que estaba tatuando le dijo que ese tatuaje ya se había hecho hace poco, que si no tiene problema con eso, él muchacho se quedó sorprendido, pero el que lo hizo vio el diseño y le dijo que el anterior era el zorro con unas llamas y otras cositas, que se lo había hecho en la chica en una pierna, así que lo podía hacer si quería, la chica le preguntó a Martín si aún quería hacerse ese diseño, o por el contrario estaba a tiempo de escoger otro antes de iniciarlo, el muchacho luego de pensarlo un poco decidió hacerse el mismo que había seleccionado, total le había gustado desde hace un buen rato.

Ya un par de horas después, el muchacho estaba embelesado con el pequeño zorro que tenía en el brazo, se lo estaban untando con cicatrizante y colocándole la respectiva protección para que no se le botara la tinta y manchara la ropa, porque le tocaban unos días con esa vaina tapada y no debía dar mucha cuenta de eso en la universidad ni en el trabajo, en el primero lo mostró que jode, en el segundo no tanto porque no tenía tanta confianza con esa gente.

Jopeel - Moments (16) Jopeel - Moments (20) Jopeel - Moments (23)

Martín tuvo alguna que otra novia en el ínterin, pero tampoco no es que durara mucho, se la pasaba metido entre libros y películas, algunas subidas de tono y viendo cosas que a veces no concordaban con lo que se veía y sentía en la vida real, sus parejas se quedaban un poco extrañadas con las posiciones sexuales que el quería experimentar y como el muchacho tampoco es que fuera muy ducho la cosa salía muy mal pues, eso hacía que el sexo no fuera malo, sino un poco aburrido o líneal, según él porque sus parejas decían que se afocaba mucho, se volvía loco, metía y sacaba con gran fogosidad y luego acababa como un poco rápido para lo que se esperaba, el caso es que el muchacho estaba como un poco insatisfecho, tu sabes cuando ves que la vida práctica no es como tu la ves en la vida teórica, y Martín estaba como ese personaje del cine que dijo que su vida había sido mucho más teórica que práctica.

Un día el muchacho andaba por el parque haciendo ejercicio, porque según él tenía mucha energía que llenar, estaba haciendo carreras por el parque, en una recta se le soltó una trenza y el decide detenerse y amarrársela, cuando levanta la cara para empezar a correr de nuevo, le pasó por el frente, era un tobillo bastante a tono, tenía un zorro de buen tamaño, el cual parecía estar rodeado de flamas y cerca de una cueva, le cubría casi todo el tobillo derecho, bueno lo que vio, porque como su dueño, estaba corriendo no pudo ver más.

Por eso el muchacho decidió alcanzarla porque estaba seguro de que esa era la chica que le habían referido en la tienda de tatuajes, cosa que no estaba muy fácil porque la chica estaba corriendo a buena velocidad y como tenía unos audífonos que tenían buen volumen, no podía hablarle para que se detuviera, por eso se lanzó a correr detrás de ella, sin perderle la vista a su cola de caballo con cabello de color castaño, pero la muchacha agarró por un camino de subidas y bajadas y se lanzó sin bajar la intensidad de la velocidad de carrera, cosa que Martín no pudo hacer porque el muchacho no tiene esa pericia, tampoco ayudó que luego de unos 17 minutos de carrera la tenía en vista todavía, pero se le está alejando, hasta que vio a la muchacha meterse un grupo de 10 personas que estaba trotando, se metió entre ellos y allí pareció desaparecer, porque cuando Martín rebasó al grupo la muchacha no se veía por ningún lado, siguió corriendo ya con toda la rapidez que pudo, luego se detuvo a ver si no andaba por allí, pero no la vio, pasó el grupo trotando y Martín se puso las manos en la cabeza y vio a los lados, hasta que una voz femenina le dijo… disculpa, me estás buscando a mi??????

Jopeel - Moments (25) Jopeel - Moments (27) Jopeel - Moments (28) Jopeel - Moments (30)

Inciso del escribidor, tenemos que poner esto aquí.

Ah, nuestra bella Marianne, creció en una familia que podíamos decir era bien nula, una madre autoritaria con ella, pero no con sus dos hermanos menores que hacían y deshacían cuando le daban la gana, y un padre al cual su madre se doblegaba sin esfuerzo, machista y coño e madre, pero que no sabemos coño, ella se volvió su gran amor, incluso por encima de su esposa.

Obvio que Marianne creció y se hizo adolescente camino a mujer, eso no debía ser mucho problema, pero los padres la sobreprotegieron más aun, porque debía ser la señorita de la casa, la chica que solo debía salir de su casa camino a la casa de su marido, según su madre, claro que las cosas no salían así, más que todo gracias a una mala junta, la cual llamaremos Ricci.

Ricci era la chica más inteligente del salón, aplicada, con varias actividades extracurriculares y con un aprecio de los otros padres que querían que sus hijos fuera como ella, y la madre de Marianne siempre le decía lo orgullosa que estaba de que fuera su amiga, pero quitando esa máscara de niña casi perfecta, había una jeva que fumaba y bebía a discreción, que había perdido la virginidad a los 14 años con un hombre de 32 (fueron unas vacaciones inolvidables) y que bueno entre sus actividades extracurriculares estaban algunas fiestas donde ella no debía estar, pero como tenía la confianza de sus padres.

Bueno resumimos, Ricci tuvo una amiga, que fue con quien empezó a portarse mal, pero a diferencia de ella, ella no le salió bien la gracia, más que todo porque no sabía controlarse, eso le acarreó varios problemas, se metió en una fiesta donde se metió un poco de drogas y curda, unos muchachitos mala conducta la pescaron y la violaron o casi, porque cuando ya la tenían desnuda y con las piernas abiertas, se armó una balacera en la fiesta y todos salieron corriendo para todos lados, cuando no estaban echando plomo, el caso fue que quien la encontró fue la policía, estaba ella en uno de los cuarticos, burda de drogada pero viva, lo que no podían decir de los 11 que estaban abajo con plomo en el cuerpo y ausencia de vida, el peo fue arrecho, más que todo aunado a la infección de por vida que agarró por andar puyándose con jeringa ajena, bueno la lección ya estaba aprendida pues.

El caso es que con Marianne la cosa no funcionó así, porque la muchacha se portaba mal, pero lo hacía bien lo cual libraba a Ricci de preocupaciones, se hicieron amigas de las buenas y compartían tareas, actividades, tragos, cigarros y amantes a veces con intercambios tipo swinger cuando se daban las oportunidades, Ricci estaba allí cuando Marianne tuvo la pérdida de la virginidad y le ayudó con ese sangrado incómodo de ese momento, ya desde ese momento  cuando Marianne vio a Ricci a los ojos mientras le rompían el himen dolorosamente se hizo una especie de conexión.

Jopeel - Moments (31) Jopeel - Moments (33) Jopeel - Moments (36)

Pero estamos dando demasiadas vueltas y explicando demás, la familia de Marianne estaba por una crisis, el marido se estaba echando a perder, no mostraba interés por su mujer y sus hijos, aparecía curdo y amanecido, empezaron a aparecer llamadas de gente que su mujer no conoce y el pana se le notaba a leguas que estaba cansado del matrimonio y nos cortábamos una bola a que había un tercero, o mejor dicho una tercera, la mujer le reclamó varias veces, pero el hombre la paraba en seco, más que todo con un argumento que ella no podía rebatir, que si se iba se iba a quedar mamando, porque ella no produce plata, solo se la pasa viendo la televisión y chismeando. Mientras tanto los hijos se veían las caras, los varones se decían muy seguros que no se iban a separar sus padres, pero por dentro estaban era bien cagados pues, Marianne veía todo desde la distancia con una sensación de indiferencia combinada con asco, pero igual le incomodaba, porque todavía no había terminado los estudios, y le faltaba un par de añitos para poder lanzarse a trabajar para ser económicamente independiente y mandar a ese poco de machistas inútiles, empezando por su madre, para la verga.

Mientras estaba pensando no sabemos en qué verga, le llegó un mensaje de Ricci “marica necesito que te vengas para el point ya!,” ella le respondió que no podía fugarse ese día porque estaba ocupado, le respondieron que no es para una vuelta, que su padre estaba aquí, ella le dijo a su madre que necesitaba salir, ella aunque no estaba muy de acuerdo andaba tan aguevoneada que no pudo decir nada.

Marianne llegó a los 10 minutos, Ricci la estaba esperando, obvio que no andaba sola, pero el acompañante estaba en posición de no meter mano. Cuando ella llegó la chica le saludo con un beso en la mejilla, al oído le dijo que se sentara a su lado y viera a sus 11 en punto, cuando ella se sentó y miró…

Allí estaba su padre, sentado en la barra con una chica que podía ser su hija, o podía ser Marianne con unos cuantos años más, estaba muy cerca, estaba la muy familiar mano del hombre puesta en el muslo de la muchacha buscando subir a donde la gloria o el susto esperaba a los incautos, hubo besos, algunos abrazos, caricias y la ida al hotel, ese mismo a donde Marianne ha ido un par de veces caleta, y donde se fue a una distancia bien discreta siguiendo a la linda parejita, donde mientras el hombre andaba curdo y medio happy porque iba a comer papo, la muchacha sabía que la estaban siguiendo.

Pasaron tres horas, el hombre sale de la habitación acomodándose la ropa y con prisa, cuando desaparece por las escaleras del otro lado del pasillo Marianne camina lentamente hacia la misma habitación, al pararse enfrente de ella y justo antes de tocar, la puerta se abre, la muchacha se le para enfrente, todavía está desnuda, disculpa te puedo ayudar en algo??? La niña Marianne sorprendida por la apertura imprevista de la puerta y la vista del cuerpo desnudo de la ocupante, recupera el aplomo y le dice que querría hablar con ella, la ninfa le dice que eso cuesta plata, ella saca un paquetito, le dice que está completo, por lo que la muchacha desnuda la invita a pasar luego toma el teléfono de la habitación y le dice que si puede pagar otro rato, a los minutos tocan la puerta y ella entreabre, pasa los billetes y luego tranca, mirando a la chica fijamente a los ojos, le pregunta, aja y que quieres saber??? Ponte cómoda porque tengo el presentimiento de que esto va para rato.

Y estuvieron un buen rato conversando, Marianne le explicó que ese hombre que se está cogiendo es su padre y que esos escapes están excavando a su familia, la muchacha, la cual llamaremos Nany, le explicó que llegó a ella hace un par de meses, luego de estar ya con varias mujeres, es un hombre bastante hablador, bastante echón y que habla demasiada paja de su mujer, pero de sus hijos habla maravillas, que se imaginaba que ella era la muchacha que le va muy bien en el colegio, que no ha reprobado materias y que tiene menciones de honor verdad??? Ella asiente, que no estaba nada mal, teniendo en cuenta que se la pasa con Ricci, que ella sabía de las andanzas de su amiga y que se había portado muy mal, pero demasiado ricamente, ella sin perder la compostura le dijo que había que hacer algo con relación al problema de su padre, ella le dijo que en esos líos no se mete, porque siempre se pierde y que no tiene la culpa de que a ella vengan a buscar las cosas que no consiguen en su casa, pero algo se le ocurrira. Hablaron un poco más y ella le dijo que había sido un placer hablarle y que se tiene que ir… Nany la ve y le dice que no se tiene que ir, que todavía le quedan un par de horas, porque no se desnuda ante ella??? Total se le nota desde hace rato que no es inocente criatura que su padre le ha dicho muchas veces que es. Marianne se siente en terreno inestable y pierde toda la seguridad que ha transpirado ante el cuerpo desnudo y los ojos intensos de Nany que hace rato le proyectan deseo y lujuria, y que se hace cuando el plan se va para abajo??? Improvisa se dice a si misma… con la voz algo entrecortada y algo de nervios…

Y por qué… no… me desnudas… tu????

Jopeel - Moments (39) Jopeel - Moments (40) Jopeel - Moments (41) Jopeel - Moments (43)

La muchacha se sorprende la ve y no puede disimular la sonrisa, se acerca lentamente a ella y Marianne retrocede sin dejar de verla hasta que siente la pared pegar con su espalda, ya luego de cercada Nany le cierra la distancia y muy cerca de la boca antes de besarla le dice con una sonrisa, con mucho gusto, y junta sus labios con los de ella en una unión lenta y eterna, antes de que ambas empiecen a besarse apasionadamente, entrelazando las lenguas y acariciándose una a la otra, mientras Marianne recorre la espalda de Nany para bajar a las nalgas redondas, siente como Nany le recorre el cuello con la lengua mientras le mete las manos por debajo de la franela para apretarle los pechos por encima del sostén, obvio que Marianne se despoja de la franela y ella aprovecha para soltarle el bra y lamerle los pezones a Marianne que hace rato los tiene endurecidos, la lengua y los dientes de Nany en la piel elástica de sus pezones hace ronronear a Marianne mientras agarra a Nany por el cabello para que se quede pegada, pero ella no lo hace, la lleva a la cama y la acuesta para despojarle de los zapatos jeanes y bluma, cuando termina de desnudarla, Marianne la agarra y se la monta encima, para seguirla besando, luego de una ronda de buenos besos, terminan ambas de lado, frente a frente para poder besarse, mientras Nany lleva sus dedos a la entrepierna de Marianne antes de introducirlos en sus adentros, le dice al oído, si tu papá supiera que no eres virgen, ambas se ríen estruendosamente antes de volver a besarse más apasionadamente mientras Marianne se siente bien jorungada en su entrepierna con esos movimientos que aprenderá y pronto usará cuando se vaya a masturbar en la soledad de su habitación o cuando se bañe, luego de los dedos, la lengua de Nany será la que tome el control hasta hacerla estremecer de placer, porque el climax le vino de un solo coñazo y agarrada de la cama y apretando los dientes evitó gemir como una loca, cuando se repuso del orgasmo, escuchó las palabras “tu turno” cuando se le quito el aguevoneamiento vio encaramarse a Nany encima de ella y como le abrió las piernas para tener cerca su vagina de labios gruesos con un capuchón grueso, Marianne se relamió los labios antes de abrir la boca y unir sus labios húmedos con los vaginales de su pareja ya bien húmedos también, luego vendrían la lengua que luego de recorrer el interior de la feminidad de Nany pues se irías a la parte externa recorriendo el capuchón hasta que el clítoris hiciera su aparición bien inflado y recibiendo la punta de la lengua de Marianne que no se cortó en prodigarle caricias con saliva, mientras los dedos con agilidad hacían el trabajo encomendado tanto en el interior de la vagina de Nany, como pellizcándole y acariciándole los pezones, los cuales luego mordería y chuparía con mucha hambre mientras la terminaba de masturbar hasta hacerla acabar a gritos y tiritar de placer unos minutos antes que se acabara el tiempo de la habitación.

Al padre de Marianne le llegó un mensaje de la otra a su teléfono, que necesitaba urgentemente hablar con él de un asunto inaplazable, por eso al mediodía en el punto de reunión previamente acordado llegó el man, cuando este llegó vio a la muchacha bien vestida y con mucha seriedad, cuando el hombre le preguntó que pasaba, ella le dijo que no podían verse más por un largo tiempo, el hombre obvio que se puso a la defensiva y le dijo que eso no debía ser, que él la quiere seguir viendo, que no importa el matrimonio, ni los hijos, que nada de eso, que solo la quiere ver a ella, Nany le dijo que eso de la familia y que esta se rompa solo por unos encuentros sexuales por dinero, a ella por lo menos no le cuadra, pero de eso mejor que lo hable directamente con Marianne… qué???? Marianne????

Cuando escuchó la voz de si papá… al hombre le dio una parálisis completa y le recorrió un escalofrío brutal por todo el cuerpo, la muchacha pasó por al lado de él y se sentó sin quitarle la vista junto a Nany, el hombre, mientras se preguntaba qué? cómo? Cuándo? Y otras más, sintió que todo su mundo se le estaba derrumbando a pedazos muy rápidamente, obvio que no estaba sola, su amiga del alma Ricci apareció también viéndolo con mucho asco y se sentaron las tres juntas al frente de él, le hicieron señas de que debía sentarse en la mesa con ella y el obedeció en sus ojos, se le notaba que estaba aterrado. Mientras tanto Marianne se tomó el control de la situación y habló como en un monólogo.

Que ella no iba a permitir que él le echara a perder sus planes de vida por una idiotez, que si él y sus hermanos le gustaban las putas, no tendría problemas con eso, pero que no vengan luego con sus estúpidas peroratas de que la mujer tiene que quedarse en la casa como una buena sirvienta mientras el hombre lo andara metiendo por allí libremente, si él se casó con su madre y la llenó de hijos, no iba ahora a ponerse con la vaina del abandono por un cuerpo nuevo jóven y fresco que coger, que debía ser un hombre y mantener el compromiso adquirido, así que sería bueno para él que dejara un tiempo de estar puteando y gastándose los reales en curda en vez de atender las necesidades de la casa, porque según él, su madre no tenía que estar trabajando porque el iba a ser el proveedor no era cierto eso???

El caso es Marianne le advirtió que si no se queda quieto, pues el hombre perderá doble, porque Nany hace rato que no lo quiere muy cerca que digamos, porque de pana el tipo es bien ladilla y Marianne se irá de la casa, ya tiene un  plan hecho y solo será cuestión de tiempo de que cumpla la mayoría de edad para aplicarlo, pero si se porta mal puede adelantar la fecha de fuga, así que se puede quedar sin sus tres mujeres más queridas en la vida, la esposa, la amante y la hija, de verdad no le conviene.

Y como el padre de Marianne no pudo ni hablar, se sintió vencido, aniquilado y destruido, solo pudo asentir tímidamente, Nany con malicia le dijo que si no le importaba era momento de volver al trabajo porque ellas tenían algo importante que charlar, el padre se puso de pie y se fue sin despedirse, no sin antes vino Marianne y le dejó muy claro que su madre jamás deberá enterarse de este encuentro y de esta conversación. Cuando el padre de Marianne se fue ambas se vieron. Nany le dijo, espero estés satisfecha, sabes que estarás bajo mucha supervisión, y que bueno la extrañaría, porque sus encuentros, que tampoco fueron muchos, fueron bastante terapéuticos, Marianne le dijo que no hay rollo, ella cumpliría su parte, por eso se trajo Ricci, quien a partir de ese momento tomaría por un rato el lugar de ella, Ricci no tendría problema en eso, porque ya lo sabía, total ella una vez las encontró a ambas en una cama entrelazadas adormecidas y desnudas luego de una buena dosis de placer, el cual todavía flotaba en el ambiente y le masajeaba los sentidos a la testigo, que ahora pasaría a ser participante de los encuentros.

Jopeel - Moments (44) Jopeel - Moments (45) Jopeel - Moments (46)

Luego del inciso, que nos quedó como muy largo, seguimos donde creo que nos quedamos.

Cuando Martín se volteó sintió un patadón suave pero firme, el cual lo tumbó en el suelo, cuando miró para arriba vio a la chica que estaba en frente de él, le preguntó quién era??? Y por qué la estaba persiguiendo??? El muchacho se quedó mudo, ella le dijo que empezara a hablar si no quería pasarla mal, pero las palabras no le salían de la boca, ella lo vio y le dijo que si no hablaba que se quedara abajo, mientras por el rabillo del ojo veía al chamo de negro, el cual hace rato la andaba siguiendo, venir hacia ella corriendo.

Pero Marianne lo interceptó antes de que pudiera quitarle el bolso y con un golpe en el pecho lo tiró para el piso, el hombre al caer al suelo como si tuviera un resorte intentó ponerse de pie y ella no lo dejó lo agarró y con una proyección lo sembró contra un pipote de basura, haciendo el escándalo suficiente para que la policía apareciera y se llevara al muchacho, porque era un carterista buscado por unos cuantos robos, unos cuantos transeúntes le agradecieron a la muchacha que había detenido al ladrón y cuando se iba a ir, Marianne se encontró a Martín, ella le dijo, será que esta vez me vas a decir algo. Él le dijo que si, pero primero le iba a invitar a un café.

Allí fue que le dijo que le había llamado la atención el tatuaje que tenía en la pierna, ella le preguntó si era el zorro que tenía y él le dijo que si, ella le dijo que eso era una especie de recordartorio, que la vida y sobretodo en la ciudad era una jungla salvaje, llena de bestias que buscan devorar víctimas y que había que estar mosca en todos lados, el zorro, un animal bien inteligente de cacería era por una persona que le había dicho que había que estar como ellos, atentos y astutos como para la cacería como para la defensa. Él le dijo que se había hecho un zorro hace un tiempo en el brazo, pero otras razones, ella le dijo para verlo y subiendo la manga de la franela, lo observó estaba muy bonito pues

Obvio que salieron un tiempo no mucho, en una de esas salidas nocturnas llegaron a acercarse como mucho, luego del beso que se dieron en la oscuridad de la pista de baile, él un poco curdo y bien excitado, le llegó a decir y conmigo, estás de defensa o de cacería… ella lo besó otra vez y arrecostándose a él, para sentirle la dureza de su excitación, le dijo que ninguna de las dos, porque hace rato que lo tenía atrapado.

Unas horas después, con nada de ropa, envuelto en sábanas blancas ya sudadas, se encontraba Marianne por encima de Martín, todavía le quedaba algo de erección introducida entre los labios vaginales de ella, ella se acostó por encima de él y lo besó con mucho cariño, luego le pasó la lengua por el brazó acariciando las líneas del tatuaje, mientras empezaba a moverse de nuevo, sintió la erección crecer en sus adentros y está vez se dio con todo y sin dudas, hasta que Martín acabó de nuevo y esta vez se quedó adormecido, mientras Marianne aún con el orgasmo recorriéndole la piel con una de sus manos se acariciaba el zorro que tenía en el tobillo.

Cuando Martín se despertó se dio cuenta que estaba solo, se paró buscándola por todos lados, cuando se fue al baño, vio la inscripción en labial en el espejo… ya obtuviste lo que estabas buscando, ahora si puedes concéntrate en lo que realmente quieres para tu vida, cuando Martín fue a ver su teléfono se dio cuenta que todo contacto que le pertenecía a ella había sido eliminado, se quedó como tieso, y volvió a ponerse las manos en la nuca algo contrariado, mientras Marianne en un café se tomaba uno, pensando, a lo mejor eso no estuvo bien, pero qué coño estuvo del carajo, mientras Ricci hacía su aparición y ella le hacía señas para que llegara a su mesa y se dispusieran a charlar “ah que Nany te envía saludos”.

Jopeel - Moments (47) Jopeel - Moments (48) Jopeel - Moments (51) Jopeel - Moments (52)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: