NOS FUIMOS… A VER A HANA KOBAYASHI EN LA SEMANA CULTURAL DEL JAPÓN

hana

A esta pana tenemos rato pendiente, no habíamos logrado verla en vivo, pero igual varias cosas de lo que ha hecho nos han agradado como que jode, así que cuando nos enteramos que se iba a lanzar un performance, obvio que nos movimos a verla, porque esta muchacha será algo exótica pero también es demasiado bella, y sobretodo, disfrutar de su poderosa voz.

Así que nos llegamos a Pdvsa La estancia un domingo casi al mediodía, con un catire bien mamarro y calorcito a considerar, que hizo que la gente se refugiara en cuanta sombra hubiera por allí, la mayoría de la buena concurrencia se refugió en el toldo puesto para las sillas y algunos parados, además de los que se fueron acercando mientras Hanna Kobayashi, en un espectacular vestido rojo con flores blancas y plataformas blancas, desgranaba su repertorio, acompañado de unos buenos músicos que tuvieron un complemento del tipo que han tocado juntos varias veces y se conocen bien.

Luego de la presentación por parte del excelentísimo Embajador de Japón, no me pregunten como se llama, porque el nombre es algo complicado, Hanna apareció y cantando un repertorio totalmente en japonés, empezó de menos, bueno no empezó de más a muchísimo más, hablando en japonés y en castellano, mostrando grandes dosis de simpatía y mucho humor fresco, cantó entre piezas tradicionales japonesas y algunas del llamado G-pop muy famoso por allí, de las cuales nos acordaríamos piezas como libélula roja, cerezita, el reencuentro, mi tierra, la casa de barro y camino con la cabeza mirando hacia arriba, aunque sonaría mejor con la cabeza en el alto (ese chinazo vale), además de una pieza que podríamos catalogar como Bolero Japonés y un muy buen cruce entre una canción de cuna en japonés con una en indio, pero de los indios del delta de aquí, muy buena, un repertorio muy bien llevado por la señorita Hanna Josefina Kobayashi Trujillo, chica de padre japonés y madre gochita, una combinación exótica y muy poco común, pero por lo visto muy encantadora.

Y bueno a la muchacha le pidieron otra pieza al final y accedió cantando de nuevo una de las piezas del inicio, que se llama algo con un árbol, de pana no me acuerdo, ah claro todos los nombres eran en japonés, no se vayan a creer, y la muchacha agradecida y muy contenta nos dejó un muy grato sabor de oído, la seguiremos siguiendo por ahí y obvio la admiramos mucho más.

Ahí te lo dejo… llévatelo y Arigato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: