RETACITO DE POST… CON UN POCO DE GULA

 pig

Dedicado al pana Joaquín Ortega… que nos dio la inspiración de esto.

Cuando el restaurante abrió en medio de una de las zonas mas ricas de la ciudad, fue una gran sensación, total, un local que te de todo lo que quieras comer y beber a un precio irrisorio siempre será algo brutal.

Por eso las colas para sentarse a comer en cualquiera de las mesas eran kilométricas y las esperas casi eternas, todos querían comer, es que apenas te sentabas, te preguntaban qué querías, pedías y llegaba a tu mesa, en cantidades exorbitantes, si querías repetir, no había adicional que pagar, podías tomar toda la bebida que te diera la gana y al final pagabas un precio irrisorio.

Pero hubo un día en que el espectáculo era atroz, gente pudiente entre los pudientes, de esos que les gusta economizar plata, pero despilfarrar en placeres se llegó al sitio, tomaron todas las mesas y empezaron a comer, pedir y comer.

Agarraban de un plato, no lo terminaban de comer y pedían el otro, los tragos pasaban de mano en mano, se perdían y pedían refuel, porciones de comida obscenas que al final no se comían completa para esperar a probar el plato siguiente, mientras tanto las personas que se las tiraban de muy elegantes y finas, pues sacaban todo su instinto animal comiendo como si fueran cerdos en un chiquero.

Y al rato aparecieron, era él, ella y tres muchachos, muy humildes, demasiado pobres y con el hambre carcomiéndoles las entrañas, se acercaron como quien no quiere la cosa a pedir si podían agarrar algo de las sobras que estaban a punto de botar a la basura, el encargado los vio y preguntó, regresó y les dijo que podían tomar todo lo que quieran, es más que había una mesa disponible, si quieren la podían tomar para no comer en el suelo, ah sin pagar.

Cuando la familia entró al restaurante, el silencio invadió la sala de comida que estaba siendo musicalizada por el sonido de la voracidad de los ricos, no lo podían creer, mientras tanto la familia se sentó, les preguntaron si no querían comida recién hecha, ellos dijeron que no, que las sobras… las sobras eran suficientes, se las sirvieron y empezaron a comer, luego de dar gracias por el pan conseguido luego de no poco caminar y buscar, comieron lo justo y necesario, preguntaron si se podían llevar comida para la cena, y les dijeron que como no! La que gusten… dieron las gracias y siguieron comiendo, debemos decir que muy comedidamente, con buena educación y sin hacer ruido.

Obvio que uno de los comensales se acercó a uno de los mesoneros y se quejó de tener que compartir espacio con esa gentuza, que eso no debía ser, que ellos pagaban por tener su espacio privado lejos de esa gente tan incómoda y tan ladilla, que ellos no tienen la culpa que hayan tantos pobres en el mundo y que no les interesa, el encargado estuvo a punto de decirles algo muy molesto, pero en eso el humilde hombre le interrumpió sus pensamientos al decirle, esta bien señor entendemos, igual ya nosotros, sobretodo mis hijos comimos lo suficiente y nos retiramos agradecidos por la caridad recibida, salieron tranquilos y en silencio, sin mirar atrás y sin vacilaciones.

Al salir ellos, la algarabía y las burlas se hicieron presentes en todo el lugar, en eso el encargado del sitio vio el espectáculo decadente y solo se dijo… en mi sitio come el que tiene hambre y necesidad de comer, porque el que no tenga necesidad de comer y solo come por gula, al final será comido…

Y uno de ellos que estaba en plena jodedera se empezó a sentir mal, cuando empezó a hablar, solo hizo el ruido que hacen los cochinos de forma continua ante el horror de los demas se transformó en un cerdo, y así empezaron los demás, a caer al piso, empezaron a mutar rápidamente de forma y luego de unos minutos todos los presentes en el restaurant se volvieron cerdos, su forma natural pues, como dijo el encargado.

Se oyó la orden, recójanlos a todos, que los necesitaremos para el menú de mañana, mientras tanto llegaba otro desposeído, preguntó si había algo de comer para él llevarse, le dijeron, chamo de pana no tenemos más comida hecha porque la gente arrasó como todos los días, pero si te esperas un rato, te podemos hacer unas chuletas de cerdo con salsa y guiso que siempre nos quedan de muerte lenta… te animas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: