RETAZO DE POST… ESPECIAL PARA EL DIA DE LOS ENAMORADOS

Se nos vino esta idea, así que la lanzamos…

 01

Mi personaje masculino se levanta el 14 de Febrero muy temprano luego de una noche algo pesada como siempre, la fecha le da disgusto, así que decide hacer todo temprano, antes que la marea de plasticidad amorosa que siempre invade esta fecha le salpique, consigue algo de comida, algunas provisiones y de regreso a la casa, logró cambiar días libres en el trabajo y por lo tanto el día de hoy lo tiene totalmente libre, le parece muy bien, total no tiene ganas de salir a ningún sitio, el plan es quedarse en la casa todo el día, viendo series y películas todo el día, nada de radio, nada de televisión, y nada de redes sociales, no le hacen falta ese día. Por eso ya se había preparado con días de anticipación para la fecha y todo lo tenía cubierto, bueno casi todo, había una variable que siempre le quedaba al azar y esta vez esperaba que hiciera lo que él esperaba, obvio que no sucedió, porque a las 10:26 de la mañana sonó el teléfono, mi personaje masculino volteó a ver y sintió una extraña sensación de incómodo deja vu, por eso se acercó pesadamente al celular, lo vio, reconoció el teléfono y suspiró mientras se sonaba los huesos del cuello, el mismo mensaje de siempre… “hola, voy saliendo, puedo llegar allá?”

Mi personaje masculino lo pensó mucho, ideó mil y una excusas para decirle que no, que estaba enfermo, que estaba de viaje, que incluso estaba con una chica porque se había empatado y estaba muy feliz celebrando el día de los enamorados, pero se vio al espejo, encogió de hombros y tecleando lentamente el teléfono escribió “ok, está bien vente” cuando le dio al botón de enviar, sintió un vacío en el estómago, bien parecido al que le da todos los años cuando le da send al mensaje que le envía a mi personaje femenino respondiendo el mensaje que este le envía cada 14 de febrero en la mañana desde hace unos añitos.

 12

Mi personaje femenino y mi personaje masculino, se conocieron hace unos años, al inicio de todo se cayeron muy bien y salieron varias veces, obvio que con el tiempo hubo besos en la boca, agarrada de manos compartires de tiempos que parecían infinitos, e intercambio de fluidos muy íntimos acompañado de gemidos y arañazos con mordidas y gritos descontrolados, pero luego del inicio desenfrenado pues el tiempo puso todo en su sitio y eso no duró casi nada, porque bueno, las relaciones suelen ser complicadas y a veces las complicaciones de la vida complican las complicaciones implícitas en eso de compartir el tiempo y la vida con otra persona, así que ambos terminaron cada uno por su lado, pero el 14 de febrero, mi personaje masculino recibió un mensaje, que mi personaje femenino le mandó, quería verlo ese día, total estaban solos los dos, recién botados, y bueno solo era para coger pues. Y como el muchacho todavía tenía las marcas de sus labios en su piel, de sus dientes en su boca y de su papo en el machete,  aceptó recibirla en su casa y en su cama, mientras ella aceptaba recibirlo entre sus brazos y entre sus piernas una y otra vez, aferrándose a él como la primera vez. Luego de eso, mi personaje masculino pensó primero que a lo mejor había un chance de volver, pero mi personaje femenino lo detuvo en seco, mucho mejor, pero cuando mi personaje masculino pensó en que no la vería más nunca, al año siguiente varios mensajes, qué hacía, que si estaba soltero, que si podía ir. Por eso cada 14 de febrero mi personaje masculino se debate entre esperarla o no, ni modo si ella contacta con él, como ha hecho este día, pues le diría que si… aunque hace rato espera que no.

 21

Se vistió de nuevo y salió a la esquina, compró chocolates y chucherías, pasó por el restaurante, pidió una pizza y unos refrescos, subió rápidamente a su apartamento, vio a la parejita del piso de arriba muy acaramelados, eso le dio ganas de vomitar, por eso apenas llegó a su apartamento, eso fue, servirse un ron puro, poner un poco de Death Metal a toda pata y fumarse un par de cigarros, que las guitarras y las baterías estridentes acompañadas por la voz gutural del cantante le limpien el cerebro de estorbos amorosos innecesarios, mientras se acomodaba los recuerdos de jevas pasadas en el cerebro para que no le molesten en la jornada.

Mi personaje femenino llegó luego del mediodía, él la fue a buscar a la entrada del edificio, ella lo vio y lo saludó con un beso en la mejilla que el respondió con pocas ganas, se preguntaron como estaban y más o menos conversaron mientras subían al apartamento. Entraron y cerraron la puerta.

Como siempre mi personaje femenino vio el apartamento de mi personaje masculino, estaban las mismas figuras a escala en la sala, que eran de su padre que estaba fuera del país, vio el mismo televisor esperolado conectado a un reproductor de Dvd, a su lado una ruma de películas, algunas ya vistas y otras no, el equipo de sonido en el fondo de la sala, conectado a unas buenas cornetas oyendo como siempre la misma banda de metal extremo que ella no le gusta pero a él le parte la madre como es (y que él se lo demostró una vez ligàndola con una cópula bien brutal), de resto un par de habitaciones usadas como depósito de peroles, el cuarto donde dormía mi personaje masculino, con una cama matrimonial que se le notaba que había recibido una buena pela a lo largo de los años y las amantes, al lado en la sala estaba una mesa que mi personaje masculino usaba para comer y trabajar en Internet, unos muebles para ver películas en la sala, lo normal.

 26

Cuando mi personaje femenino volteó, él le entregó un chocolate, de esos que no se consiguen y a ella le encantan, ella sorprendida y agradecida, le ofreció, él le dijo que no, él nunca ha sido dulcero, mejor que coma ella, y ella lo estuvo comiendo lentamente disfrutando cada pedacito como si no hubiera mañana, recordando que èl siempre le sorprendìa con uno al verse, incluso la última vez antes del colapso le regaló uno extra grande, él le dijo que tenía hambre, que se iba a servir el almuerzo, ella al principio no quería, pero luego de ver como mi personaje masculino comía con apetito y hambre, como siempre ha comido (y cogido también), mi personaje femenino se antojó de comer, el interrumpió su ingesta de alimentos y fue a la cocina para servirle, ella comió aunque no tanto como él.

En la tarde se pusieron a ver películas y series, porque en general tenían los mismos gustos, todo mientras conversaban de lo que habían hecho en los 364 días que pasaron desde la última vez que se vieron; ella sigue estudiando su carrera universitaria, la tesis de grado sigue en su camino, y espera defenderla a mitad de año, sigue viviendo con sus padres, aunque ellos han tenido muchas peleas y varias veces ha habido tentativas de separación siempre se han salvado en la raya, es que como decía una vieja canción que ella a veces detesta, la costumbre de ha hecho más fuerte que el amor, por eso siguen juntos, ha intentado alguna que otra relación, pero es que ella está demasiado ocupada y en general ella no consigue alguien que esté para lo que ella busca, por eso las relaciones no le han durado, por eso sigue iendo a ese apartamento.

Mientras tanto él, bueno el año ha sido complicado, recortes de personal, salidas de trabajo, resuelves por aquí, resuelves por allá, algunos problemas personales, algunos meses de restricciones de gastos, un par de enfermedades que lo han noqueado en la cama y de resto, jevas… jevas que llegan, lo besan, se le desnudan, lo reciben de piernas abiertas, se aferran a  él gimiendo mientras él las mama y  las penetra, acaban una vez, acaban de nuevo, y otra vez más, se visten, se despiden agradecidas y sonrientes y se van a veces vuelven a veces no… sencillamente mi personaje masculino está tranquilo mientras tenga cerca una vagina a la cual penetrar, unos pechos a los cuales se pueda aferrar y succionar, y el resto ya lo saben, no se ha planteado una relación seria, porque él, hace rato se dejó de eso, todavía es joven, y tiene tiempo para perder, bueno eso dice él.

 40

Mientras siguen hablando los rones van y vienen, la pizza llega a la tarde, la cual comen con gusto, terminan en la cama de la habitación hablando de temas que se resbalan por las sábanas ya no tan lisas, hasta que se hacen las 7:19, hora en que los labios de ambos se entrecruzan. De allí vendrían besos más apasionados, las manos empiezan a perderse en la piel del otro rodeando telas y broches, la ropa pronto sobra y es quitada mutuamente.

Besos en la boca, caricias en partes pudendas, roces de boca y lengua en zonas erógenas y mucha lujuria en el momento dela unión copular, donde ambos se dieron como si nunca hubiera mañana, fue cuestión de tiempo antes que viniera el primer orgasmo, el primero de varios, porque mi personaje masculino tan caballeroso y atento como siempre se iba a asegurar de que la dama que compartiera cama y gemidos con él, siempre se llevara unas cuantas llegadas placenteras en el cerebro y en la piel durante toda la noche.

 42

Ya cerca de las 2:27 de la madrugada está mi personaje femenino enfrente de uno de los ventanales del apartamento, le ha abierto las cortinas y se ha puesto a ver la ciudad, la cual duerme entre oscuridad, silencio y algo de viento que pasa entre los animales nocturnos que deben andar de cacería por allí, la vista de los edificios y las calles, tan lejanas y cercanas la abstrae, mientras tanto mi personaje masculino que se había quedado algo dormido se despertó al ponerse de pie, camina a la sala y la ve, se acerca mientras ella lo ve por el reflejo sobretodo el mástil fálico que se va poniendo erecto, él se abraza a ella, mientras el falo erecto de él se acomoda en la raja que tiene en las nalgas de ella, ella lo toma por el rostro y le pregunta… que nos pasó??? Él sabe muy bien lo que pasó, lo recuerda demasiado bien, pero antes de responderle prefiere besarla en la boca, mientras con las caderas recuesta y presiona buscando excitación. Ella termina recostada de  la ventana con las manos, mientras siente la entrada indiscreta de un falo en su vagina, mientras los suspiros dejan las correspondientes marcas en el vidrio que da a la calle, que se ves mas lejana y màs borrosa

Y bueno, ya en el último polvo, ella con él encima moviéndose rítmicamente, lo ve con mirada profunda como se fuera la primera vez de hace un tiempo, le parece tan bello como siempre lo ha sido, y por ahí se le quieren colar las dos palabras fatídicas, esas a las que se le tiene miedo que jode, porque marcan una línea que al cruzar no se da marcha atrás, se les forma en el medio del pecho con el corazón latiendo a mil y tienen toda la intención se subir por la traquea y salirle por la boca, pero justo cuando él la hace llegar al orgasmo, estas se le quedan trancadas en la garganta, le cuesta respirar y por eso se las traga al momento de abrazarse con él, las mismas palabras las tiene él en el cerebro, pero el mismo recuerda las veces que las ha dicho, y lo que ha pasado después de decirlas, por eso lo que hace es moverse más rápido para acabar con ella, moviendo la cabeza a los lados co los ojos cerrados y los dientes prensados mientras llena el condón de semen, para que las palabras se dispersen dentro del mismo, por si acaso se funde con ella en un beso para que el aire salga en forma de otra cosa que no sean esas palabras, de allí luego de un par de besos más se quedan dormidos abrazados, así los sorprende la mañana del 15.

4546

Se despiden en la puerta del edificio, ella tiene que ir ala universidad para trabajar en sus materias, él tiene que ir al trabajo y luego a buscar su paga, se despiden con un abrazo que ella cortó para que no se extendiera más de lo debido, él se volteó y se fue caminando al resto de su vida, mientras ella seguía su camino iba a voltear hacia èl, pero no lo hizo, reteniendo una lágrima imprudente que quería salir y echarlo todo a perder, él seguía en sus pensamientos del día, sobretodo recordando la confirmación de que esta vez iba ser la última que iba a estar con ella, porque antes de que ella llegara le había llegado una comunicación de una aceptación de que muy pronto durante el transcurso de ese año él se iba a largar a otro país en búsqueda de algo que aquí no consigue, pero claro esa información él se la reservó para si mismo, tu sabes, para decirla en un momento más adecuado… que obvio nunca vendría.

 49

Anuncios