ESTE ES UN RETAZO DE POST… QUE FLOTA ENTRE MIS NEURONAS

Uhm… veamos como nos va con esto…

 0104

Es viernes en la noche y la rumba es a todo dar, en el puerto, la gente está alborotada, los carros tienen música a todo volumen, la curda corre a raudales, y los cuerpos, con poca ropa, bailan entre ellos o en soledad al ritmo del pastiche musical ensordecedor que domina el lugar.

Obvio que la gente se está montando en los yates, de distintos tamaños, modelos, formas, en cada uno hay una fiesta, donde el exceso de lujo está presente y los muchachos y muchachas. Jóvenes en general, se la están pasando muy bien, porque es viernes en la noche, es momento de rumbear, olvidarse de todo y pasarla de lo mejor.

Y tenemos a uno de nuestros muchachos, que está llegando al sitio, camina por el pasillo donde están estacionados los yates a ambos lados, viendo a la gente por ahí, algunas chicas están ya tomadas en exceso y se les nota que no saben mucho donde están, otros están aprovechando el sitio, para comprarse unas líneas blancas para aliñar la rumba, otras personas aprovechan el bullicio, para hacer negocios bajo cuerda, con mucho dinero de por medio, la autoridad, solo pasa de cuando en cuando, cobra su vacuna y se va sin molestar ni hacer mucho ruido.

Ya todo esto, lo tiene visto mi muchacho, no es la primera vez que viene a este lugar, no es que le guste, pero malo no es, se encamina al yate que está al final del puerto, el único que no tiene música ni fiesta, más bien desentona con el resto, pero es el yate que busca mi muchacho, y el pana se va caminando relajado, cuando está llegando al yate y lo va a abordar, le llegan unas muchachas, le dicen que el yate es muy chico, que el de sus novios es más grande, él les sonríe, dice que con ese le basta y sobra, las muchachas se pierden por allí.

Entra al yate, ve el papel pegado en el timón, tiene unas coordenadas, las revisa, justo cuando va a encender el motor, ve los polis acercarse, no les para mucho, le preguntan si todo está en orden, y él dice que si, que se está iendo, tiene asuntos que atender, pregunta si necesita mostrar sus papeles, los azulillos, lo piensan, y al final dicen que no, se despide cortésmente, mientras enciende el motor, luego se acerca a donde está el depósito y ve el coñazo de lingotes de oro que hay allí, sonríe, menos mal que no se les ocurrió subir, sino hubiera tenido que usar la pistola con silenciador que tenía al lado del timón, justo en el lado que no se puede ver desde afuera. Pero como se dice a si mismo mientras se va encaminando lentamente al mar… las cosas se usan cuando es justo y necesario.

 0709

Una linda parejita se encuentra en alta mar, están solos, algo quesudos, algo curiosos pues, ella fue la de la idea de irse al mar un rato y pasear en el barquito del papá, porque según eso es romántico, el muchacho al final le agradaba la idea, porque bueno la soledad con la chica que se le tiene queso siempre es bastante aprovechable, y más si es ya tarde en el atardecer, por eso al estar unas millas mar adentro, se detuvieron y se acomodaron, el silencio del mar a veces alborota ciertas cosas, el muchacho lo sabe, pero quiere ir paso a paso, bueno no mucho, es la muchacha que le dice que se le cayó un objeto, lo ve flotando un poco espaciado del bote, que por favor se los busque y se lo traiga, el muchacho, ya con una erección por debajo de la ropa, algo fastidiado, pues decide ir a buscarlo, ya luego habrá tiempo de seguir lo que tenía metido entre ceja y ceja.

Se lanza al agua y con algo de desgana se va acercando al objeto que flota y se va alejando poco a poco del bote, lo toma y se va a regresar, pero se puede quedar unos segundos, flotando en el mar, pensando cualquier cosa, en eso ve la muchacha que le hace señas y le pega gritos, él piensa que no se… algo, pero cuando le lee en los labios, la palabra “tiburón” se espabiló.

Se volteó y vio la aleta ya no tan lejos de él, por eso empezó a nadar tan rápido como sus tiempos de nadador en la selección B se lo permitió, pero digamos que iba un poco lento, el tiburón fue recortando la distancia entre ellos, con gran facilidad, mientras la muchacha pegaba gritos diciéndole que se apurara cada vez con más desesperación, mientras el muchacho parecía ver el bote más y más lejos, pero puso el resto y con el mismo impulso se montó en el boye justo a tiempo, porque un par de segundos más en el agua y el tiburón le hubiera dado un mordisco bien grande.

Al caer dentro del bote, la muchacho lo agarró y lo abrazó, él obvio que correspondió el abrazo, obvio que hubo besos, besos y más besos, con algunas caricias y despojos de ropa, luego de unos cuantos minutos, bien sexys y morbosos, el muchacho se estaba poniendo el short, viendo a su compañera desnuda y ya no tan ansiosa, también vio el objeto que seguía flotando a lo lejos, porque lo había soltado para nadar más rápido, esta vez que lo vaya a buscar ella, pensó sonriendo, aunque mejor no le digo nada, se lo pensó.

 1216

En pleno asueto, estaban las muchachas, como locas buscando fiesta, la playa estaba a reventar de gente que se había largado lejos de sus ocupaciones y responsabilidades para poder despejar la mente y pensar que todo a lo mejor podía mejorar.

Una de ella estaba como loca tratando de buscar rumba en un yate, porque “allí están los chicos más lindos y más ricos, de billete pues” decía ella por lo cual se lanzó a un yate que estaba estacionado y tenía un rumbón armado de padre y señor cristo, se podía ver por la cantidad de gente que estaba bailando y jodiendo relajado. Pa allá se fueron.

Como las muchachas eran bien bonitas, las dejaron subir, ayudó también que los trajes de baño eran diminutos y dejaban a la imaginación solo lo justo y lo necesario, apenas subieron se consiguieron unos tragos y unos chicuelos que estaban por allí jodiendo, obvio que pegaron allí y se empezaron a beber unos tragos, para alegrarse pues, y cómo que se alegraron porque se bebieron unos cuantos traguitos de esos.

Obvio que se aburrieron de los muchachos, que estaban más pendiente de hablar de carros, deportes y otras cosas de muchachos, que de pararles bolas a dos carajitas buenas en bikini diminuto; y decidieron andar por allí, se encontraron con un concurso de baile caliente, y obvio que se apuntaron, el premio en metálico era bastante apetecible.

Eran varias rondas, iban eliminando chicas al pasar las mismas, y entre las rondas había una invitación a unos tragos, a una de las muchachas la eliminaron rápido, porque no bailó mucho que digamos, pero la otra le echó pierna, el detalle es que había una chama en competencia que lo estaba haciendo como muy bien, ella le caía mal, y no parecía soportar que ella fuera a ganar, así que había que hacer algo.

Estaban ya en las finales, solo quedaba ella y la competencia, ella pensaba cómo podía ganarle la competencia, en ese momento llegó un chico y le dijo, que si quería ganarle, que se tomara este trago de un solo golpe, que ya verá que le va a ir muy bien. La muchacha lo dudó un poco, pero al ver a la chica que la miraba de arriba abajo con cara de sobrada, obvio que decidió beberlo, y de un solo coñazo, de ahí se le formateó el cassette duro.

Cuando se despertó era de día, más bien mediodía, no estaba en su casa, no sabía donde estaba, tenía toda la ropa tirada en el piso y estaba desnuda, se dio cuenta que había tenido sexo por el olor en el lugar, se volteó y vio a un chico sentado frente a una computadora, que estaba alegre, ahí se vio…

Si se vio a si misma, bailando totalmente desnuda, perreándole a un chico también desnudo con una caja que tenía una sonrisa dibujada encima de la cabeza, vio como se puso casi a gatas para menearle el bote bien sabroso justico ahí, y como el muchacho la agarró por las caderas para meterselo, se puso la mano en la boca, mientras el muchacho se volteaba y sonriendo le dijo, chama de verdad eres un ciclón… como te desataste allá en el bote.

Y ella como estaba petrificada, él la abrazó y la besó en la boca, recordó el sabor a pene, al pene de él girándole por la lengua, mientras sus pensamientos estaban dispersos, en que no sabía como se llamaba el muchacho que estaba con ella y que la había cogido en la noche, que iba a tener tremendo peo si la reconocen en el video donde estaba bailando toda desatada, que además tenía que dejar esa mala costumbre de agarrar tragos así de buenas a primeras y por último, le habrá ganado el concurso a la perra esa????? Eso lo averiguaría pronto.

 1820

Se habían puesto de acuerdo para verse en el yate de uno de los dueños de la compañía, había que hacer una reunión relámpago, porque el guiso se había descubierto, desfalco, despido de muchos trabajadores, venta de acciones, contención… lo normal que había que hacer en las empresas cuando se van a la quiebra, se toman correctivos, se gana un buen dinero y se retira de la palestra un rato, para cuando baje la marea volver al ruedo.

Y bueno, así estaban los chivos, los chivos que más mean, hablando de cómo se iba a proceder, había que vender algunas empresas, salir de algunas acciones, mandar un comunicado de esos estériles que nadie lee en los periódicos, y bueno, el resto que lo paguen los ciudadanos, con sus impuestos y con los puestos de trabajo que hay que recortar para garantizar las ganancias que soportaran el crucero de fin de año, infaltable para los socios, como siempre.

Y bueno, luego de dar las directrices que habían que hacer, empiezan los brindis, por las nuevas compañías que vienen en camino, por el nacimiento de nuevas sociedades y el término de una etapa, porque ustedes saben que para hacer una buena tortilla hay que romper uno que otro huevo verdad????

Y entre esos estaba ese nuevo ejecutivo, el que siempre es medio pensante, que le da cosa que vayan a despedir ese poco de gente, porque serían muchas familias que quedarían en la calle y no ayudaría a la pobreza galopante que estaba azotando la ciudad, pensó en decir algo para que no hicieran esas acciones, pero era mentira, no le iban a parar bola, total estaba muy jojotico para esas cosas de los negocios, su padre se lo había dicho, en estas grandes ligas había que tener muy poca contemplación si quería subir, porque para subir, hay que encaramarse por encima de otros.

Pero nada siguió tomando, pero el muchacho tiene mala bebida, pero siguió bebiendo, justo hasta que dijo que necesitaba ir al baño, se sentó en la poceta para poner sus pensamientos en orden, y solo cayó en los brazos de morfeo.

Se despertó con un soberano dolor de cabeza, todo le daba vueltas, como pudo se puso de pie a pesar que quedó en posición incómoda y estaba como tullido, como pudo se salió del diminuto baño donde se había quedado encerrado.

Se encontró con una escena espeluznante, estaban todos los ejecutivos tirados en el piso, muertos con un tiro en la cabeza cada uno, ya había pasado un tiempo porque el manchón de sangre que soltaba cada uno era más o menos grande, le dieron ganas de vomitas de la impresión, pero no pudo, escuchó un motor irse a lo lejos y decidió ver que era. Era una lancha pequeña que se estaba alejando de allí con una persona, la cual se volteó y la vio, le hizo señas de saludo y le mostró un control remoto, el cual apretó, haciendo que el joven saliera volando por los aires a causa de una explosión que voló en pedazos el bote, cayó al mar y allí se agarró a uno de los restos del malogrado bote, ahí lo encontraron un par de horas después. Dio su historia, se la creyeron, porque así trabajaba el hombre de la etiqueta, un justiciero especialista en criminales de cuello blanco, y bueno a causa de la emergencia de la empresa, lo nombraron ejecutivo principal de manera interina, tenía que hacer algunas cosas para salvar la empresa y su pellejo, y tenía que hacerlo bien, porque en uno de los primeros días de trabajo encontró un regalo en su escritorio, una etiqueta blanca con un mensaje, “felicitaciones por su nuevo puesto de trabajo, que esperaba que lo hiciera bien, que lo estaba vigilando, que no fuera a terminar como sus compañeros”, leyó y guardó el regalo, pensando en que era bueno para su salud mantenerse lejos del mar.

 222425

Bonus: esto aparece unos días después producto que una idea se nos vino a la mente, obvio que no aguantamos y lo escribimos de una, dedicado al Mister Roberto Echeto, su relato del Dragón fue la inspiración inicial de estas líneas que se vienen a continuación.

Mi personaje no iba a salir para ningún lado, porque, se siente cansado de unos días duros de trabajo contínuo, no le gustan mucho los tumultos, ni los escándalos y estaba más por la labor de descansar y quedarse un rato con la buena y necesaria compañía de la soledad, por ello se iba a quedar en su casa, oyendo su rocksito a buen volumen y bebiéndose un par de tragos para relajarse normalito, pero justo cuando estaba a punto de prender el equipo de sonido, se vio en el espejo, y ahí estaba el mutante, el que es igualito a Ernesto, que es así como se va a llamar mi personaje, pero con la mirada de maldad, se vio sonreír en el reflejo y ya sabía lo que venía, 5 segundos después vio su celular sonar, reconoció el número, no lo tiene que guardar en el teléfono, porque sabe quién es… Adriana, respiró hondo, se sonó los huesos del cuello, se relamió los labios antes de otro suspiro y contestó, hola buenas noches… cuéntame… no estoy haciendo nada todavía.. cuánto es la apuesta???… quién es el competidor???.. cuánto me queda si gano?????….. Y si pierdo????… uhm ok, me interesa… cuando y donde???… ok está bien voy saliendo para allá…

Ernesto respiró hondo, menos mal que no se había cambiado, lo único que se cambió fue la camisa con que llegó y se puso su acostumbrada franela de Fear Factory, esa de negro con mlilitar con el logo en toda la espalda se puso sus jeanes anchos y sus botas altas militares en conjunto con su correo metálica y un par de cadenas gruesas en el cuello, tomó el repro de mp3 y con una buena dosis de death metal, se colocó los audífonos, para salir de su casa, con paso lento y seguro se acercó al muelle, donde lo esperaba su bote.

Si un bote largo, con par de buenos motores de gran poder, de colores negro con verde oscuro, digamos que fue lo que le quedó del divorcio de sus padres, de su padre agarró la pasión y la pericia de manejar botes con motores fuera de borda de gran poder, porque él fue corredor de estos vehículos, lástima que las apuestas, la caña y unos culos que ninguno era de su esposa, lo condenaron a un final prematuro de su carrera y casi de su vida, su madre al ver a su hijo, intentó por todos los medios que no agarrara el bote, pero hijo de gato caza ratón, igual el pana vive solo y lleva una vida más o menos en lo que puede, ganando lo justo con su trabajo de oficina y redondeándose los gustos corriendo su bote en carreras clandestinas, porque un poco de emoción y peligro nunca cae mal verdad????

 2628

Tomó el bote y se dirigió a las isletas, donde se reunían los muchachos y muchachas que se la pasaban muy bien en fiestas y jodederas, Ernesto como siempre llega sin hacer ruido, se estaciona al lado del muelle, donde Adriana hace rato lo ve llegar, como siempre ella concentrada y siempre pendiente de todo hasta el más mínimo detalle, está acompañada de su hermano Lázaro, total hacían una buena llave, ella llevaba las apuestas, coordinaba y cobraba, si hacía falta usaba la fuerza, porque no se crean la muchacha a pesar de ser una muchacha flaca y de mediana estatura, tenía poder en los nudillos y por si acaso un par de navajas guardadas, pero por si acaso no era suficiente Lázaro guardaba un revolver un su morral y otro en la cintura, porque el poco de plata que manejaban (y ganaban) tenían demasiado amigos de lo ajeno, de esos que quieren cobrar dividendos sin trabajar.

Ernesto saludó a ambos, Adriana lo recibió como siempre con un trago de ron puro, le dio dos coñazos para aclararse la garganta y un poco la mente, luego de dar las gracias preguntó sobre el competidor, un chico nuevo, que quiere mostrarse como un macho a los mandos de una nave, como era parecida a la de él, por eso lo llamó, pagó la inscripción y la apuesta sin chistar, que ya viene en camino. Cuando preguntó cuánto tenía que pagar por la carrera, Adriana lo vio y sonriendo le dio la palabra a Lázaro, que le dijo sencillamente algo como “como siempre Ernesto, si ganas, y nos haces ganar dinero, no tienes que pagarnos nada, si pierdes, bueno ahí arreglaremos las cuentas, pero mejor es que te concentres en ganar, te conviene… porque si nosotros ganamos, tu ganas”

Iban a hablar otra cosa, cuando un sonido de fiesta se acerca rápidamente, era el competidor, en una lancha preciosa de colores blanco y azul marino, tenía varias chicas en su interior que acompañaban a un muchacho alto, catire y de ojos azules, el cual al presentarse para terminar de cuadrar, lo ignoró, Ernesto solo se encogió de hombros y se dirigió a su bote para ponerse en posición de arranque.

 2930

La carrera consistía en salir de las isletas, hasta llegar al faro del sur y regresar al punto de partida, serían más o menos unas 30 – 34 millas náuticas, la mayoría eran en paralelo a la enorme costa que había bendecido la región, solo había una parte en alta mar para acercarse al faro, que estaba en una pequeña isla de poco más de 5000 habitantes, daban la vuelta a la isla y se regresaban por el mismo camino, era simple.

Ambos botes se acercaron al punto de partida, que estaba siendo demarcado por la misma Adriana la cual en un pequeño bote esperaba a los competidores, el escándalo del bote oponente de Ernesto se escuchaba a lo lejos, cuando volteó a ver, se encontró que las muchachas que acompañaban al oponente, que vamos a llamar Jhonny, estaban allí jodiendo y bebiendo, una de ellas, al ver Ernesto, le dijo… oye bebe… si quieres algo de esto, gánale… te animas… se había bajado la parte de arriba del traje de baño, mostrando unos senos de buen tamaño morenos de aureola marrón oscura y pezón grueso, y que sorprendentemente para Ernesto eran naturales, una rubia oxigenada y explotada hizo lo mismo, pero a esa no le paró bola.

Adriana señala a Jhonny, le hace la seña y el corresponde positivamente, Ernesto luego hace lo mismo, la señorita levanta el brazo al cielo, donde tiene apuntando una pistola de bengala que acciona, ambos botes arrancan, Ernesto tuvo un pequeño pelón y por eso Jhonny se le fue adelante, y así estuvieron la parte paralela a la costa, Jhonny iba rápido, mientras Ernesto estaba lo suficientemente cerca para oír la música tropical que sonaba por las cornetas que había en el bote contra quien estaba compitiendo. Igual se lo tomó con calma, ese trecho se lo conocía muy bien, era mejor que Jhonny estuviera adelante, así analizaría su forma de conducción y terminaría de pulir su estrategia, solo se aseguró de mantenerse cerca de su oponente para encontrar el punto exacto donde atacaría y lo rebasaría.

 3435

Luego de terminar la parte de la costa era momento de cambiar de rumbo, se enfilaron en dirección al faro, Ernesto tiene su teléfono celular al lado del volante y llegó un mensaje, solo le dio a ver, y decía que tenía que estar mosca que había oleaje fuerte y por ello debía maniobrar con cuidado, en sus memorias se pasó por el momento cuando vio a su padre tomar mal una ola a toda velocidad en una carrera que él lo había llevado, y además de todas las consecuencias posteriores que llegaron hasta ese mismo momento, por eso Ernesto sacudió la cabeza a los lados, bajó un poco la velocidad y vio como el bote azul y blanco se iba alejando un poco vio a la muchacha acercarse a la parte de atrás del mismo y le volvió a mostrar sus razones, debía estar un poco curda, porque ya estaba como oscuro, eso le hizo acordarse algo como las palabras que le dijo su madre a Ernesto, “ya se que te gustan las carreras clandestinas, pero ten mucho cuidado, porque es peligroso, las cosas cuando se hacen entre las sombras suelen tener enemigos ocultos esperando que te descuides para sin vacilaciones intentar arrastrarte a la eterna oscuridad…”

Sus pensamientos volvieron al volante, porque vino un oleaje algo alto viniendo hacia él y tuvo que corregir para no salir volando, no le gustaba para nada eso, porque no podía controlar bien el bote, justo cuando volvió a tener dominio del mismo, vio a unos metros como el bote azul con blanco hizo como si pasara por una rampa y luego estaba en el aire haciendo un 360 por una ola mal tomada y a la acción de las masas de aire chocando de frente con la parte de abajo del mismo, en cámara lenta Ernesto vio como integrantes del bote, piloto y muchachas acompañantes salieron volando por los aires antes de caer al mar…

Eso lo hizo detenerse, buscó la linterna que tenía a la mano y empezó a dar vueltas lentamente acercándose al bote que quedó volteado, vio que las muchachas salieron a la superficie, les lanzó unos salvavidas con cuerdas para jalarlas y subirlas a su bote, al igual que el muchacho que todavía estaba asustado y bien cagado, porque había escoñetado el bote de su papá que había agarrado a escondidas por supuesto, les estaba preguntando si se encontraban bien, cuando cae en cuenta, pero ya va le falta algo, se dio cuenta, falta la muchacha morena, no había salido, una de las muchachas la vio cerca pero estaba boca abajo flotando sin moverse, Ernesto en menos de lo que canta un gallo se quitó la franela, las cadenas y las botas y se lanzó al agua, llegó rápidamente a donde estaba ella, la tomó por la cintura, dirigiéndose al bote y la sacó, la vio que no respiraba, por eso primero le aplicó respiración de boca a boca, no le paró bolas al sabor de los labios de la muchacha ligadas con la sal y que tampoco tenía una teta al aire, porque estaba bien ocupado tratando de rescatar a la muchacha de las garras de la muerte, así que luego de meterle aire por la jeta le aplicó un RSP que fue suficiente, para volverla a la vida con un estertor, eso le alegró en conjunto con las amigas, pero no pudo celebrar mucho, un mensaje que reconoció el ringtone… Adriana… regresa de inmediato, la carrera se aborta… reporte reciente de piratas en las cercanías. Oh shit!!!!

 363738

Ernesto toma los mandos de la embarcación, y se apresta a llegarse lo más pronto posible a la costa antes que lo vean los botes chicos que siempre están por allí que son rápidos y llenos de malas intenciones, lo vieron en pleno regreso del faro y se escucharon dos detonaciones, mandó a todos a que se cubrieran en el bote, mientras el conducía, se oía una que otra detonación, pero el oleaje del mar, le resultaba muy útil, para el que estaba apuntando no le diera, pero había un detalle, las lanchas chicas, son más rápidas que el bote grande, sino se inventaba algo, lo iban a alcanzar y lo iban a obligar a detenerse, eso no sería nada bueno, para un Ernesto, que ya había escapado un par de veces de los buitres de Altamar.

Por eso lo vio a lo lejos, el sitio donde una vez cruzado ya los piratas no se atreverían a seguirlo, pero había un pero, una embarcación grande de chatarra y basura que iba jalada por un remolcador, y estaba  en su camino, si lograba pasarla antes que las lanchas, tenía la ventaja, pero sino se iba a estrellar directo contra ella o con los cables de remolque que son bien gruesos y cortaban lo que sea como el cuchillo y la mantequilla, Ernesto estaba bien concentrado en el punto justo a donde tenía que dirigir el bote para escaparse cuando en ese momento sintió un pinchazo muy agudo y estridente en su hombro izquierdo, de allí sintió una especie de manantial caliente salió y bajaba por un costado de su cuerpo, y además una especie de dolor o pitido que le llegó al cerebro, Ernesto abrió los ojos como platos y vio a su lado, vio a la mismísima muerte sonreírle con las alas negras abiertas volando al lado de él, le dijo… quién pasara primero Ernesto… tu o yo??? luego vio a la morena que le decía algo, pero con el ruido del motor, no le entendió, solo se quedó viendo sus ojos, que estaban llenos de temor.

Ernesto apretó los dientes y apretó los mandos del bote, con la misma fuerza que le dio el dolor del disparo recibido en el hombro, que era superficial, pero sangrientamente escandaloso,  por eso aceleró con todo los caballos que los motores fuera de borda que estaban a su servicio le podían dar a su embarcación, se encaminó al punto donde estaba el remolcador, le pasó bien cerca pero pasó primero, vio a la muerte quedarse atrás del bote y como, antes de desaparecer le decía algo como será la próxima, las muchachas que lo acompañaba y el chamo que era su contendiente, se cagaron, pero Ernesto solo se concentró y pasó justico, las otras lanchas solo tuvieron que detenerse y dar la vuelta de regresa y cuando la embarcación pasó ya Ernesto se había pirado lejos camino a la meta y ya a salvo.

Llegó a los minutos al muelle, lo recibió aparte de algunos jóvenes que seguían en la rumba, un pocote de policías que lo estaban esperando, mientras le cosían la pequeña herida y se la lavaban, Ernesto se vio preso de nuevo, ya le pasó una vez, pero no había problema, Adriana intercedió, dijo que una embarcación tuvo un accidente y le avisó al muchacho para que los fueran a rescatar, cosa que Ernesto hizo porque estaba cerca y luego le tocó huir de los piratas que estaban merodeando al bote azul con blanco, porque tenían el escándalo, el resto de los ocupantes de la embarcación asintieron cuando Adriana les preguntó si era verdad, salieron muy agradecidos del bote, menos Jhonny que a lo lejos vio a su papá que lo estaba buscando, se notaba bastante molesto, y ya no tenía explicaciones y excusas.

Cuando los polis se fueron a seguir cazando piratas, Adriana acompañado como siempre de su mano derecha Lázaro le llegó a Ernesto con un par de pacas de billetes, la paga por haber ganado la carrera, porque oficialmente Ernesto había ganado la pica, él solo tomó una, la otra se la dejó como agradecimiento por haberle cubierto las espaldas, ella le tiró un beso y un guiño, estrechó la mano de Lázaro que le dijo que se cuidara las espaldas, porque por ahí los demonios siempre están acechantes, Ernesto asintió y se despidió relajado, mientras se regresaba al bote vio en su camino a la chica morena, que lo esperaba acompañada por una de sus amigas, sonrientes le saludaron y le pidieron la cola, a donde??? Preguntó nuestro muchacho, Bueno amor, dijo la morena, a un sitio donde podamos estar solos y podamos agradecerte por habernos salvado el pellejo, si era una buena ocasión para regresar a su casa, dejar el bote y visitar la vieja cabaña de papá que estaba a unos metros, donde habrían suficiente privacidad el resto del fin de semana y donde podría quitarse la ropa mojada y salada y quitarle la ropa y la sal del mar, con agua y lengua, a dos ninfas que lo estaban acompañando desde ese momento.

 3940

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: