ESTE ES UN RETAZO DE POST… QUE METE LA CHOLA HASTA EL FONDO PUES… ALTERNATIVE BOUNS

Se suponía que no íbamos a escribir por un tiempo, pero ya saben lo que dicen… cuando uno cree que la musa se tirò tres, pues…

Y dice…

 02040508

Mi personaje se despierta pesadamente, respira el olor que predomina en la habitación, olor de prolongado y buen sexo el cual le recuerda los placenteros y salvajes momentos que vivió hace tan solo un par de horas, un ruido lejano y familiar le hace abrir los ojos se despabila y en ese momento escucha el teléfono repicar, cuando se levanta y mira a su alrededor se da cuenta está solo en la habitación, me imagino que debe haberse ido a correr o algo él se pensó, ella siempre se larga sin despedirse, que mala costumbre tiene con eso, cuando al fin contesta el teléfono luego de unos segundos, es una voz familiar y siente un cosquilleo más familiar todavía, es una proposición… una carrera rápida, si gana, hay una buena paca de billetes, si pierde, pues será para otra ocasión, sintió una especie de vahído en el pecho, no era muy buena idea correr a esas horas de la noche y más cuando has gastado una buena cantidad de tu energía y tus fuerzas y tus fluidos corporales y buena parte de tu vitalidad en poseer y hacer gemir a una chica no una sino varias veces, pero qué demonios a mi personaje no le va mucho esas cosas de los presentimientos, por eso acepta y dice que unos 20 minutos llega al sitio, le dijeron que no había problema, que lo esperaban para montar la competencia.

Y en esos 20 minutos, se lavó, se vistió y se fue al estacionamiento a buscar su Dodge Charger Modificado, de color negro con unas rayas verde oscuro, de bajo perfil y cauchos gruesos, con un motor poderoso de V-8 y centenares de caballos salvajes negros de fuerza metálica, además con una unidad de nitro incorporada que hacía a los caballos rugir como bestias infernales y escupir fuego para  correr más rápido cuando se hiciera necesario, sin adornitos superfluos ni luces de neon, a Ernesto, si, porque mi personaje se vuelve a llamar como yo, algún problema?, no le importan esas cosas, lo suyo es la fuerza, la sencillez y la efectividad.  Y luego de montarse en su vehículo y poner algo de Black Sabbath a volumen moderado, porque el rock no tiene que sonar a todo volumen para atronar, salió en camino, vio a una patrulla de policía acercarse y hacerle luces para que se detuviera un momento, lo chequearon y le pidieron papeles, Ernesto los dio sin problemas, los azulillos metiches antes de terminar le preguntaron a donde iba, solo dijo que iba a dar una vuelta por ahí, los polis no le creyeron, pero igual lo dejaron ir.

10131415

Cuando llegó al sitio donde los muchachos solían correr, se estacionó en el lugar de siempre, que estaba vacío, como siempre ignorò a la fauna humana que suele pulular en esos sitios buscando a su gente de interès, pasó al lado de un Mustang (uno de los nuevos y uno de los viejitos, pero con modificaciones de poder), un Corvette, un Camaro, un Trans Am, con todo y halcón en la capota rojo como la sangre y líneas doradas y un Chevy, todos de distintos colores, obscenamente potentes y endemoniadamente hermosos, pero todos esos carros se le esfumaron de la retina, cuando ante los ojos asombrados de Ernesto apareció su adoración y su fetiche eterno, un Lamborghini Countach Negro, 100 % original, el cual se lucía entre lo sublime y lo que sencillamente era inalcanzable para él, sabía quien era el dueño, sabía que jamás lo correría en una carrera, solo estaba allí para lucirse y como anzuelo para féminas que no conocen de carros, pero saben que un carro así solo le puede pertenecer a alguien que tenga plata pareja y que pueda hacer lo que le da la gana.

Ernesto fue sacado de sus pensamientos por una voz femenina muy conocida que le saludó de nuevo, sorprendiéndolo. Era Katherine, la chica con la cual compartía aparte de fluidos corporales y muchos gemidos, la pasión por las ruedas, los motores, aceite y óxido nitroso usados de forma salvaje y obscena, ella lo sorprendió primero con un beso en los labios, porque ellos no se besan en público, pero lo sorprendió otra vez más cuando le dio la noticia, de su participación en la próxima carrera… compitiendo contra ella… Ernesto la miró con asombro… Qué mi amor??? Le dijo ella sonriendo, Te da miedo que te gane como las otras ocasiones… porque ni piense que como él la complació tan salvaje y exquisitamente en los placeres de la carne entre sàbanas blancas y hú iba a darle alguna concesión aunque pensándolo bien le dijo algo “tranquilo al inicio te daré un poco de ventaja para que estés cómodo, como la primera vez que corrimos por la autopista”… si claro, Ernesto se la pensó… acordándose que esa primera vez, antes de hacer un mega polvo épico de toda la noche (porque ella había perdido una apuesta de carreras papel contra papel), ella casi lo medio mata al intentarlo sacar de la carretera en vía a un despeñadero, porque Katherine es demasiado malcriadas competitiva y dominante, tanto manejando un Dodge Charger como el de Ernesto, pero Rojo con flamas amarillas a los lados, como jineteando sexualmente posesa como las amazonas de caballos corriendo por llanuras de placer infinitas, aunque esta vez los caballos sean de metal, aceite, gasolina y nitro.

16171820

Correrían con otros dos competidores de los cuales no vale la pena hablar porque fueron solo relleno, al irse a sus autos ella lo sorprende deseándole buena suerta y besándolo en la boca y agarrándolo duro por el paquete, que estè mosca porque ella va a querer acción luego de que le gane esta competencia porque quiere celebrar a lo grande, así que no se gaste toda su energía, porque ella cuando suele estar satisfecha por lo general suele querer más, Ernesto la ve caminando hacia su vehículo con ese estilo entre lo promiscuo y lo exquisito que muchos hombres desean coger, y  muchas mujeres quieren copiar pero solo unas pocas pueden tener. Respira hondo, enciende y se fuma un cigarro lentamente, mientras se va a donde está su vehículo, pasando entre la gente que lo saluda y le da ánimos para la competencia, al meterse en el mismo se suena los huesos del cuello y las manos, mete lentamente la llave en la suichera y girando la misma enciende el motor, era momento de apagar la música, su concentración y sus músculos debían colocarse en la palanca, volante, acelerador, frenos,  croche y lo que veía a través del parabrisas sobretodo en las curvas y los vehículos que se podía encontrar en la oscuridad de la noche traicionera..

Dieron las tres señales, con la primera encendieron las luces, con la segunda pusieron los 4 a ronronear los motores demostrando poderío, justo antes de que dieran la señal de arranque, sintió que lo estaban viendo, Ernesto volteó una mitad de segundo, Katherine le sonrió y le guiñó el ojo… arrancan.

22232529

Empezaron por la primera prolongación de la autopista, unos 4 kilómetros y medio donde Katherine llevó la delantera porque le picó adelante al resto de los competidores, Ernesto respondió algo tarde por la distracciòn y por eso quedó al último, estuvo relajado viendo a los otros dos competidores que iban demasiado rápido, pero se les notaba que tenían problemas en agarrar las curvas y por eso para no perder velocidad, usaban el nitro con demasiada frecuencia, era solo cuestión de tiempo, cuando terminara la primera prolongación y entraran a la autopista principal haría el primer movimiento solo había que saber esperar.

Cuando los casi 5 kilómetros se terminaron y venía la enorme y peraltada curva para entrar a la principal número 5 Ernesto aceleró para buscar adelantar a los dos estorbos que le impedían darle cacería a Katherine, el primero fue sorprendido y no pudo hacer nada, pero el segundo vio que Ernesto venía por la derecha y le cerró el paso de forma brusca, pero Ernesto viéndolo acercarse muy rápidamente y que ya sabía que eso podía pasar, solo levantó el pie del acelerador suavemente giró el volante hacia la derecha para que el que le trancó el paso patinara por una mancha de aceite que había en el hombrillo y terminara recostando el vehículo muy dolorosamente a las barreras de protección del puente, y Ernesto en vez de pasar por el puente, disminuyendo la velocidad, se metió por una bajada improvisada de tierra que lo hizo caer un poco brusco en la principal pero en sentido contrario, por eso en el acto pisò el pedal a fondo y aceleró, cruzó los 4 canales vacíos de la principal contraria y se incorporó a la otra vía, los dos intermedios estaban fuera de su alcance, ya solo le quedaba Katherine, quien se había confiado, por usar demasiado nitro, estaba sola en la carretera y bajó un poco la velocidad para disfrutar su momento de solitaria victoria y lo que iba a disfrutar cuando se acostara con su amante servicial perverso e infernal que además es su oponente más encarnizado (por ello la relación era demasiado excitante para una chica muy linda y adinerada malcriada y malacostumbrada a tener todo lo que quiere, más cuando lo recibe de un chico duro, muy diferente a ella y que se suda como lo buenos todo lo que se ha ganado, o se ha guisado, porque hace rato mi personaje entendió que ser bueno y honesto en el mundo hace rato que no es suficiente), cuando fue sorprendida por un flash producto del encendido de las luces del Charger de Ernesto que apareció como un espanto cazando a un incauto en el llano. Eso a ella no le gustó, porque se le había olvidado el recordar que a Ernesto le gusta demasiado sorprender y a veces de forma bien chocante con cosas que ella no tiene previstas en el guión, en su propio guión pues.

La persecución duró poco, Ernesto se le pegó a la parte de atrás del carro de Katherine por unos minutos, mientras ambos vehículos rugían con todo el poder que sus motores le transmitían a los dueños de los mismos al devorar metros interminables de asfalto con sus neumáticos ardientes, cuando venía la parte del puente de la entrada a la ciudad, Ernesto se acercó más al vehículo y lo intentó rebasar por la izquierda, justo cuando llevaba medio carro, vio como Katherine le encimó el carro, para sacarlo del camino, Ernesto no pudo dejar de sonreír y relamerse los labios es que esta carajita nunca aprende coño… se acordó de esas viejas frases que le decían que entregar parte del control es la mejor forma de aplicar la dominación.

 31323536

Justo en ese momento, la vía se dividía por una barrera, ahí aprovechó Ernesto por medio de la isla para pasarse a la vía contraria con un movimiento de volante, entró a la división suavemente y salió con un pequeño brinco a la vía del otro lado, activando el radar vio que no había moros en la costa, lo único que tuvo que hacer era hundir el pedal hasta el fondo, apretar con sus fuerzas el volante y los dientes, mientras que al pisar el botón del nitro dejaban que los caballos negros del motor del Charger rugieran como bestias indomables escupiendo fuego salvajemente por las ruedas como si el muchacho estuviera corriendo libre en la autopista al infierno… ella lo vio sorprendida como el Charger de Ernesto escupía fuego por los escapes se levantaba salvajemente por las ruedas traseras rugiendo y le empezaba a sacar ventaja

Pero no se crean Katherine no se dio por vencido, cuando Ernesto se incorporó de nuevo a la vía de su sentido la muchacha estaba muy cerca de él porque tuvo que reducir la velocidad no es cosa que patinara y terminara metido contra una barrera, ella busco de rebasarlo en la curva peraltada que marcaba la entrada a la capital, estaban cabeza a cabeza y rueda contra rueda, ella intentó de llegarle para intentar sacarlo del camino, pero esta vez la fuerza estaba del lado de Ernesto, ya que con el peralte de la curva a su favor y ella estando por la parte externa de la curva, le hacía imposible que ella lo pudiera mover y mucho menos rebasar allí Ernesto solo tuvo que meter el acelerador a fondo y dar la estocada definitiva a las aspiraciones malcriadas de su adorada y odiada amante oponente..

Ya a los 500 metros de la llegada a la meta donde los espectadores esperaban con ansias el final de tan apasionante pica, la ventaja era de Ernesto, medio carro y un poco más era suficiente, pero él levantó la cara un momento y nada, su demonio interno lo vio por medio del retrovisor y con una seña le dio a entender que había sido suficiente su vulgar demostración de poder y dominación, era mejor perder esta batalla para ganar otras batallas posteriores que son mucho más importantes, Ernesto vio a su lado y vio a Kath ella volteó y el le guiñó un ojo, sorprendiéndola cuando levantó el pie del acelerador y bajó la velocidad para que ella tuviera el paso de primero por la meta, que le había sorprendido la multitud presente rugió de emoción por un final cerrado, ella se emocionó mucho y Ernesto estuvo a punto de sonreír y hacer algo, pero solo miró al frente, abrió los ojos y de pronto aceleró de nuevo a fondo.

39424345

Cuando Katherine, dejó la euforia que le dio la victoria inmerecida pero victoria al fin se encontró que de frente tenía un enorme Chuto Kenworth negro que con un remolque se estaba incorporando pesadamente a la autopista justo entrando por su canal y al cual se le estaba llegando a gran velocidad, no le dio tiempo de hacer nada, pero en el justo momento en que iba a ponerse las manos en la cara para no ver lo que venía sintió un golpe fuerte en el costado del carro, era Ernesto que le llegó por un lado, y con el último estertor de fuerza que le quedaba en el tanque de nitro, con un giro de volante movió el carro y lo sacó de ese canal al de al lado salvándola del impacto contra el camión que iba a ser mortal, pero iba tan rápido, que la parte trasera del Charger de Ernesto patinó y se metió contra el parachoques del chuto, que ni lo sintió, pero el carro negro del coñazo giró bruscamente hacia un lado por el impacto y al explotársele un caucho, perdió todo el control que Ernesto intentó recuperar infructuosamente y volando por los aires empezó a dar unas cuantas vueltas de campana por unos cuantos metros ante la mirada aterrorizada de todos, mientras volaban piezas del carro por doquier, hasta quedar rueda arriba, si rueda arriba porque de 4 ruedas 3 salieron volando por las vueltas que dio el vehículo en el aire a más de 140 kilómetros por hora antes de detenerse una parranda de metros más adelante.

Ernesto estuvo inconsciente solo una parte del segundo que le costó volver a su realidad, le dolía todo el cuerpo, porque esa jamaqueda que agarró no fue nada normal (Ernesto se decía a sus adentros luego que ninguna mujer podría darle una redoblona como la que acababa de recibir no joda), como pudo se soltó el cinturón de seguridad, cayó pesadamente sobre su espalda al techo de su Charger hecho añicos y el muchacho bañado en sangre salió del carro a rastras y busco de ponerse de pie mientras veía otros vehículos llegar para darle auxilio, vio el Charger Rojo estacionado con rolo de abolladura en un costado y a Katherine llegar hacia él, él le sonrió como intentando decir que todo estaba bien, pero cuando iba a dar un pasó el dolor de una pierna fracturada le subió por los nervios como un proyectil directo hacia el cerebro y lo hizo abrir los ojos como platos perder las fuerzas e irse directo al piso, Katherine lo atajó, con dificultades por el peso, pero lo abrazó, y mientras ella le daba las mil y una gracias por haberle salvado la vida, antes de recibir el beso en los labios Ernesto vio al Ángel de la Muerte cerca de ellos, le leyó los labios, es que tu nunca aprendes verdad Ernesto?? El solo sonrió e intento negar con la cabeza… “las mujeres… tu amor incondicional por ellas te terminará matando al final” le dijo la pelona antes de despedirse y así desaparecer entre varios curiosos que se estaban acercando para ayudarlo…

“y así morir siempre valdrá la pena amigo mìo, vivir, morir y vivir de nuevo” se dijo callado, cuando la muchacha le preguntó que había dicho, el le dijo que nada, la volvió a  besar en los labios, mientras ella lo abrazaba y se lo llevaba a un vehículo y de allí a un hospital, pasará un rato antes que mi personaje, que se llama como yo, vuelva a manejar un carro de alto poder… pero volverá… yo lo se… la velocidad, las mujeres y el metal son el combustible que hace latir su corazón y lo hacen levantarse día a día, Katherine lo sabe, y el Ángel de la Muerte también lo sabe, por eso lo estará esperando pacientemente, muy bien acompañado de unos cuantos caballos de poder guardados bajo el capot y la mano lista en la palanca para arrancar antes que él. Head to head… Engine to Engine with the Pedal to The Fuckin Metal baby.

46484950

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: